Secularizados, mística y obispos

ADELANTAR: SIEMPRE DIOS JUNTO A NOSOTROS

15.10.17 | 17:20. Archivado en Confidencias al clero

Confidencias al clero: masculino y femenino
Me pregunto muchas veces ¿por qué después de tantos años de
creer y de practicar más o menos, he adelantado tan poco en la virtud? Recuerdo que leyendo una vez a Santa Teresa también se preguntaba de modo parecido a éste. Ella lo atribuía a que ponía en sí misma toda la confianza de adelantar. Porque no lo dejaba todo en manos de Dios. Yo además, tengo otras muchas razones: pereza, amor a pequeños placeres, falta de entrega continua.

De pequeño, mi madre me solía decir cuando me escondía para que no me riñera: "Tú mucho miedo y poca vergüenza". Y esto me preocupa ahora. No porque viva en el temor continuo al castigo de Dios, sino por la poca vergüenza de no terminar de entregarme nunca del todo. Hemos de ayudarnos. Pidamos unos por otros al Señor. Que nuestro ideal único sea vivir para Dios. Vivir siempre en la casa del Señor, como quería el salmista.
Vamos a agradecerle al Señor el sentir esta hambre y sed de El y vamos también a ponernos en sus manos para adelantar poco a poco. Y sobre todo: no nos guardemos para nosotros mismos esta hambre u sed de Dios.

>> Sigue...


Confidencias: ABSORBIDOS POR DIOS

08.09.17 | 19:01. Archivado en Confidencias al clero

¡Cuántas veces deseo ser absorbido por Dios, como la gota de agua de lluvia es asumida por el océano! Pero luego me olvido, sigo una visión más natural y humana de todo.
Jesucristo así vivió. Él era el Hijo de Dios. Y veo en la historia de los santos que ellos han permanecido entregados a su Señor cada vez con mayor intensidad.

Vamos a animarnos nosotros mutuamente a vivir centrados del todo con Cristo en Dios.
Lo importante es ir poco a poco aumentando este amor a Dios. Conocerle más y más en la lectura y la oración. Vencer nuestras inclinaciones hacia el placer y la comodidad; renunciar a nosotros mismos. Entrega cada vez más total a Él. Como en aquellos años jóvenes cuando hablábamos de que había que entregarse.

Casi seguro que muchas veces has pensado: no he sido creado para el bullicio y las fiestas del mundo; Dios me llamaba para la santidad, y ésta es difícil alcanzar en los jaleos de mera diversión y pasatiempo. Yo también suelo pensar así.

>> Sigue...


CONSTELACIONES. Confidencias al clero

17.07.17 | 19:15. Archivado en Confidencias al clero

La santidad rara vez se da aislada. Los santos son como las estrellas. Constituyen constelaciones.
Y es verdad. Lo estamos comprobando: cuando surge un hombre de gran virtud: alrededor aparecen otros varios con deseos vehementes de santidad. Muchos luego, perseveran. Otros se quedan en la estacada. El padre Nieto fue uno de esos santos estelares que atrajo y sigue atrayendo, en este siglo XX tan flaco en santidad, centenares de almas con afán continuo de entrega al Señor hasta la donación total.

Yo quisiera que nosotros fuéramos, dentro de este firmamento de la Iglesia, una pequeña pléyade de santidad. Vamos a unirnos y vamos a animarnos mucho.
Porque el ambiente es cada vez más de hedonismo y corrupción. Hemos de unirnos para superar esta tendencia. Estamos trabajando con esta ilusión. Todos los conventos de clausura de España se encuentran en una campaña de oración en favor de la santidad de los sacerdotes y de las personas
consagradas. El Señor nos tiene que escuchar. El hombre providencial que ha influido en este siglo XX de manera extraordinaria, el Padre Manuel García Nieto en proceso de Beatificación, es el protector y guía de esta campaña de santidad sacerdotal y religiosa.

>> Sigue...


Confidencias al clero: cada hora

16.07.17 | 17:21. Archivado en Confidencias al clero

En una carta, hace años, me decía un amigo mayor: mucho he evolucionado. Lo antiguo resulta como las fuentes del río que nace en las montañas y discurre más tarde por el valle. Es el mismo río. Son las mismas fuentes. Pero algo ha cambiado. ¿A mejor? ¿A peor?

Muchas veces me he repetido, aplicándolo a mi caso, esta
imagen tan bella. Y me alegro al constatar que yo también sigo bebiendo de aquellas sanas fuentes primitivas. Pero me asusta y trato de purificar tanta contaminación como se va acumulando en mi vida según pasan los años. Es pena que hoy nuestros ríos se encuentren tan sucios. Pídele al Señor por mí. Ahora limpian los ríos de las grandes ciudades. ¡Cuánta falta me hace a mí limpiar el mío! Y que no se seque. Vamos a orar unos por otros. Vamos a ayudarnos mutuamente. Cada hora, en cada momento, purificar nuestro corazón.
Leía en la vida del P. Nieto que solía proponer para todos como ideal mínimo recogerse interiormente al menos una vez cada hora.
Recuerdo los años de mi formación: con algunos profesores
rezábamos un ave María, cuando el reloj sonaba las horas. Pero era tan rutinario que no valía la pena. Lo importante es precisamente lo contrario: que no se practique de una forma mecánica.

>> Sigue...


A clérigos, confidencias

13.06.17 | 13:38. Archivado en Confidencias al clero

INTIMIDAD CON CRISTO
Como te he dicho varias veces, soy muy aficionado a la lectura espiritual. Prepara de maravilla al alma para la oración. Los que "disfrutamos" de una imaginación calenturienta, no tenemos más remedio que sujetarla a base de leer pocas novelas, pocas revistas, pocas cosas distractivas, y centrar la atención en las lecturas de Dios, en el contacto directo o indirecto con almas virtuosas.

Pues bien, leía hace varios días unas ideas que me gustaron. Ni siquiera recuerdo el libro o folleto. Decía de San Ignacio que cuando estuvo enfermo y se convirtió, su entendimiento fue de tal manera iluminado que parecía otro hombre y con otro entendimiento.
Esto me ha hecho reflexionar. A Ignacio de Loyola el trato íntimo con Dios le obligó a cambiar de tal manera que parecía otro hombre y con otro entendimiento.
A nosotros también nos estimulará hacia el cambio ese trato intimo con Dios. Vamos a intensificarlo en tiempo y en concentración. Dios no nos pide más. El resto corre de su parte.

>> Sigue...


Confidencias al clero, frailes, curas, monjas... MI CASA, MI CASTILLO INTERIOR

17.04.17 | 15:03. Archivado en Confidencias al clero

Amigo del alma: Te escribo estas consideraciones que me hago a menudo por si te pueden ser útiles para algo.

Muchas veces pienso cómo después de tantos años en que me decidí a seguir a Cristo he avanzado tan poco en la virtud. A estas alturas tendría que ser un santo de verdad. Y a cuánta distancia me encuentro. A estas horas tendría que ser un alma de oración, y qué lejos estoy de ello. ¡Cuántos santos han vivido menos años que los míos de ahora! Todo esto no ha de ser causa de desanimarme, sino por el contrario de acelerar más, de poner del todo mi confianza en el Señor.
Cuando el miedo pretenda desalentarme, me abrazaré del todo a Cristo en quien he puesto toda mi confianza. Me meteré por la puerta abierta de su costado. "¿Quién me hará temblar?"

Me engañaría a mí mismo diciéndome que no sé ser santo o pensando que la santidad es para otros. Yo he de responder al Señor al cien por cien. Ese es mi deseo. El grado de santidad lo dejo en sus manos, en su Providencia. ¡Jesús, intercede por mí! Lo que de verdad me interesa es servir al Señor como El quiere. En el camino de la santidad lo que más me asusta es pensar que deberé ir siempre contra corriente; que tengo que desprenderme de todo lo que sea bienestar y placer, porque de lo contrario me domina lo sensible y me olvido de lo de "arriba". Este es mi problema y pienso que también el de la mayoría. Sacamos tiempo para recrearnos; para conversaciones inútiles; para trabajar; para todo. Pero no nos llega el tiempo para la oración; para el trabajo molesto y difícil de entrega a nuestros hermanos. Así nos va. Y sin embargo los santos de verdad han pasado por parecidas dificultades y las han vencido por la gran fuerza del amor de Dios que llevaban dentro. El mejor remedio, vivir aquello que nos decían durante los años de formación o noviciado: el recogimiento interior.

>> Sigue...


DESDE LA EXPERIENCIA DE DIOS

14.01.17 | 15:28. Archivado en Confidencias al clero

Confidencias al clero masculino y femenino
Algunas veces he pensado: la experiencia del amor de Dios sobre mí es lo mismo que recordar los tiempos sabrosos del consuelo espiritual. Y sí, ciertamente, es un modo de experimentar el don de Dios con el gozo de la entrega. Pero también nos damos cuenta del gran misterio de Dios en otros momentos. A veces, cuando recordamos pruebas duras, nuestra perseverancia en medio de las dificultades.

Y cuando vemos que Dios nos ha seguido queriendo aun después de las propias infidelidades.
Simplemente ese diálogo en el trabajo diario con el "Dulce Huésped del alma" ¿qué es sino auténtica experiencia de Dios?
Por eso vamos a proponernos siempre y a animarnos a que nunca
dejemos el tiempo de oración. Que es una petición del Padre a estar con El. No se puede entender que un hijo, invitado a charlar con su padre, rehuya la invitación. Que ¡sí!, resulta a veces difícil, porque nos dominan las aficiones y trabajos, pero El nos espera.

>> Sigue...


EL ESPIRITU NOS TRANSFORMA

11.12.16 | 16:39. Archivado en Confidencias al clero

Por nuestra unión con Dios vamos a vivir cada vez más en olvido de nosotros mismos. Eso es lo que vale. Y así nos resultará más fácil entregarnos a nuestros semejantes.
Delante de Dios nos descubrimos débiles y miserables, y por eso nos apoyamos del todo en su Omnipotencia. ¿Qué importa ser débil, si tenemos un Padre fuerte?

Jesús no ha revelado otra manera de ir al Padre, sino a través de El mismo. Amar a Cristo, vivir en El, resucitar en El, después de la pasión y muerte.

Y vamos a tener en cuenta lo que tantas veces hemos leído: el
Espíritu Santo juega un papel muy importante. El ayuda a toda purificación interior y exterior para unirnos del todo a Jesús.

Que tus potencias y sentidos queden como sepultados en el Señor. Y que permanezcamos sordos, ciegos, mudos, para todo lo que sea ajeno a cumplir su voluntad.
Junto al Sagrario, al pie del Altar recibiremos estas gracias de Dios.

>> Sigue...


Confidencias al clero masculino y femenino

18.11.16 | 19:31. Archivado en Confidencias al clero


FRUTOS DE AMOR

Y no hay que olvidar que lo esencial no es que nuestra oración sea activa o pasiva, que la contemplación sea sabrosa o árida, sino que nuestra oración produzca abundantes frutos de amor, humildad y generosidad. Y si por lo que sea durante alguna temporada Dios nos eleva a una oración superior y luego nos quita esa ventajilla, no desanimarnos ni abandonar el fervor. A ser fieles, vuelva o no vuelva su regalo. Y quitar las causas de nuestro enfriamiento.
Estos días le estoy dando vueltas a aquellos versos de Santa
Teresa de Jesús. "Ya toda me entregué y di,-y de tal suerte he trocado- que mi amado es para mí- y yo soy para mi amado."

Recuerdo también cuando en los primeros años de mis estudios la cantábamos en la capilla. Éramos niños casi, pero yo notaba el fervor en todos nosotros. "Que mi amado es para mí; y yo soy para mi amado."
La oración nuestra tiene que ser ante todo el ejercicio de ese
amor que llevamos dentro de nosotros mismos al Señor.
No sé si recordarás esta anécdota: Lloraba San Bernardo cuando no le dejaban ir a compartir el duro trabajo de la siega con sus hermanos, y decía que había aprendido más para su propia vida interior en el trabajo y mirando los árboles que en los libros, porque trabajaba "Contigo y Contigo conversaba". ¿Qué más da estar en un sitio o en otro?

>> Sigue...


FERVOR

17.10.16 | 17:36. Archivado en Confidencias al clero

Confidencias a clérigos o próximos

Yo quisiera que el aprecio a la perfección, a la santidad fuera creciendo en ti y en mí cada día más. Yo quisiera que tú y yo nos ayudemos mucho en este sentido. Que nos estimulemos. Siempre se avanza más cuando un amigo mira nuestra andadura que al sentirnos totalmente en solitario. Así somos. Y estos medios humanos son muy de la voluntad de Dios. Ojalá que, sobre todo, nuestras obras nos ayuden a darnos buen ejemplo. Que no sean sólo las palabras.

No nos debe absorber demasiado ni el estudio, ni las aficiones personales. Nunca perderemos nuestro centro: El Señor que está junto a nosotros.

Yo recuerdo que el Padre Nieto solía decir: "Antes debemos olvidarnos de la cena que de la meditación del día." A ver si se nos mete dentro el criterio de la oración y lectura espiritual de tal modo que sea como el instinto de la comida.

>> Sigue...


CONFIDENCIAS A UN AMIGO RELIGIOSO O SACERDOTE

19.09.16 | 17:38. Archivado en Confidencias al clero

DESEOS DE SANTIDAD
¡Cuanto interés he puesto en mi vida en la lectura de obras literarias y de Historia! Y no es que sea perder el tiempo, pero casi lo es, en comparación con lo único necesario!
Leía en San Bernardo esta idea: no hay mayor señal de la presencia de Dios en un alma que el hambre y la sed de El, deseo de ser mejor. A toda costa es necesario. Vamos a fomentarlo con paz.
Yo estoy convencido de que no basta cualquier deseo de Dios para llegar a la santidad. Si esto fuera así, hoy sería yo santo. Pero ¿qué deseos han sido los míos? Totalmente ineficaces. Necesitamos "padecer" verdadera hambre, verdadera sed de Dios, constante, total. Vamos a pedírselo al Señor con humildad. ¿Qué mejor ideal? Esto nos va a comprometer. Nos va a exigir. Nos va a hacer vivir en una tensión de espíritu continua, pero nada nerviosa, sino pacífica y tranquila.

Cuanto mayor sea el deseo, más empeño vamos a tener en los medios. Y a veces habrá que renunciar a mucho: dinero, seguridad, aficiones, y qué se yo cuantas cosas más.
Pero vamos a sentirnos con mucha mayor alegría incluso en este mundo.
Querer. Quererlo con ahínco. Como en los primeros momentos de nuestra conversión. ¿No te acuerdas? Este es, querido amigo, nuestro gran negocio, nuestro único negocio.
Si este deseo es constante, todo se hace fácil. Si es tibio, sin mucha decisión, todo se resultará cuesta arriba.
Vamos a repetirnos varias veces al día nuestro propósito total de seguir de cerca al Señor. --

>> Sigue...


HOY MEJOR QUE MAÑANA. Confidencias al clero

15.08.16 | 16:38. Archivado en Confidencias al clero

¿Te acuerdas de aquellos versos de Lope de Vega? -"Mañana le abriremos, respondía, para lo mismo responder mañana". Ese suele ser con frecuencia el drama propio y ajeno. ¿Verdad? Ir dando largas al asunto. Y la realidad de este engaño es que si ahora soy negligente y perezoso, más tarde lo seguiré siendo, pero en abundancia.

En algún momento hay que romper el círculo vicioso. Además, ¿quién me garantiza el mañana? Leía hace tiempo, y no me acuerdo en qué autor: es necesario todos los días meditar en la muerte y pensar que "hoy" puede ser mi último día; mi última oportunidad de servir al Señor. Y no se trata de terror. No. Más bien de una posible realidad.

Vamos a procurar no aflojar. Conocemos personas de una gran ilusión espiritual en su juventud; han ido aflojando y luego se han aburrido de todo. Que no nos pase lo mismo. Las decisiones concretas que sean ahora mismo, no mañana.

>> Sigue...


Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031