Secularizados, mística y obispos

Confidencias al clero COMUNIÓN

06.05.18 | 18:33. Archivado en Confidencias al clero

Comentábamos unos amigos en la mañana de un retiro estival: ¡Qué maravilla la misa y la comunión! Si fuéramos conscientes del todo, sería como para morir de gozo, como para vivir siempre, durante toda nuestra existencia, la maravilla de estar compenetrados del todo con nuestro Dios.
Vamos a fijarnos cada vez más en la comunión. Vamos a recibir.

a Cristo más conscientemente. Viene a nosotros aquel mismo corazón, hoguera ardiente de caridad. Es necesario recitar actos de fe. Fomentar el amor de gran amistad hacia El; la ternura; el embeleso. Poco a poco puede resultar habitual en ti y en mí.
En las peticiones de después de comulgar, una súplica del todo imprescindible es ésta: que nos haga comprender este amor de El; que venga a nosotros como un rayo de luz de lo alto para que nuestro entendimiento vaya penetrando en este gran misterio. Pedirle que nos permita amar a su divina persona. Si se imprime de verdad en nosotros este amor, todo nos resultará fácil, y nos atreveremos afrontar dificultades y tareas apostólicas, antes ni soñadas.

>> Sigue...


Confidencias al clero SACERDOCIO-EUCARISTIA

09.04.18 | 17:49. Archivado en Confidencias al clero

Es maravilloso ser sacerdote, estar siempre junto a la Eucaristía. Cierto, si no se medita y hace oración íntima junto al sagrario, se corre el peligro de dejar languidecer la fe. Yo sacerdote, ¿me he conmovido siempre junto a Jesús en mis manos, he temblado, he adorado, he creído con fe viva?
Esto me pregunto con frecuencia y debo formulármelo más a menudo. Que corre el peligro de acostumbrarse. A este amor de Jesús no debo jamás habituarme. Siempre subir con temblor, con novedad joven al altar de Dios. Siempre va a alegrar mi juventud ya madura.

Me gusta la espiritualidad fundada en el Sagrario. Ha sido un poco mi distintivo desde los años de mi primera conversión. Por otra parte me estimula el ejemplo de personas santas como Sta. Micaela, y en los tiempos recientes el Padre Nieto. Recuerdo mucho a este hombre y de él me hablaban los seminaristas, sus antiguos dirigidos.
Desde sus tiempos jóvenes era aficionado a largas visitas.
El último verano tuve la suerte de permanecer largo rato en la Iglesia de Peñaranda de Bracamonte; el lugar de los primeros amores de Nieto a la Eucaristía.

>> Sigue...


¡COMO LA GRAN AMANTE DE LA EUCARISTIA!

17.02.18 | 16:14. Archivado en Confidencias al clero

Vivir el amor a la Eucaristía, como Santa Micaela del Santísimo Sacramento. ¡Cuántas veces lo he soñado, cuántas lo he deseado! Pido a Dios esa gracia para mí y para ti. ¡Si fuéramos de verdad amantes de Jesús en el Sagrario!

Santa Micaela del Santísimo Sacramento es un alma enamorada de la Eucaristía. A su ejemplo debo mi primera conversión. Ella buscaba su luz y su consejo a los pies del Sagrario; no le satisfacían las horas diurnas, pasadas junto a Jesús, y quitaba para ello tiempo al sueño. A El exponía todos sus problemas para la fundación de su obra de reeducación de la juventud. Le llamaba a Cristo Sacramentado su "quitapesares" su "pasión dominante".

Así vivió esta santa mujer entregada a la oración y a la caridad. Para todo sacaba tiempo. Murió mártir del amor al prójimo, contagiada por la epidemia de cólera.
Cuando veo santos de esta talla y cómo ahora se cierran las
Iglesias a la adoración eucarística...

>> Sigue...


Confidencias al clero ENAMORARNOS DE LA EUCARISTIA

13.01.18 | 17:14. Archivado en Confidencias al clero

Desde mis años infantiles he centrado mi vida espiritual en la Eucaristía. Tal vez sea también éste tu caso. De todas las formas, vamos a ir adentrándonos en el Gran Misterio de de nuestra fe. Si permanecemos delante de Jesús hecho hostia con gesto sencillo de amor y espera, El se nos dará. Nuestra vida será de fervor e ilusión.

Me emociona la Eucaristía. Es la fidelidad total de Cristo a su promesa de salvación. El sabía nuestra indigencia y se nos entrega, para acompañarnos en nuestra marcha. Y no lo realiza con la lógica de los hombres, sino con la economía de Dios dentro de la fe. Todo celado, oculto en el misterio. Viene a ser la solución a un doble problema: el de un Dios que no se deja descubrir y el de los hombres que buscamos a Dios. Es el choque, el encuentro de estas dos realidades.
La Eucaristía es el gesto de un Dios amigo. Su amor es tangrande que rompe todos los moldes racionales. Si creemos en la Eucaristía, a la fuerza nos atraerá el Sagrario. Dirán: inicialmente se reservó a Jesús para la comunión de los enfermos. Está ahí, yo iré a El; le visitaré porque correspondo a su amistad; porque debo ser agradecido.
El alma deberá ser calentada con la presencia de la Eucaristía, y si se aleja, comenzará a ponerse tibia y después fría como un témpano. Sin la gracia de la comunión frecuente y fervorosa no podemos esperar más que tibieza y desilusión. Pero es preciso huir de la rutina. Porque si abrimos el alma a influencias y aficiones de este mundo hasta que constituyan un total apego, esas cosas nos llamarán del todo la atención y no la Eucaristía.
De la Comunión hemos de conseguir la gracia para llegar a la santidad. Muchas veces me pregunto: cuánta eucaristía perdida, pues no soy santo.
Dios se nos da. No somos nosotros los primeros en amar a Dios, sino El quien nos ha amado. Cuando de una vez nos hayamos dado cuenta de esta realidad, comprenderemos mejor cómo debemos apreciar la Eucaristía. Cada recepción de Jesús en nosotros nos asemeja más a El y, por consiguiente, más nos quiere.
Los mejores ratos de mi vida, los pasados reposadamente junto al Sagrario, hablándole de El, hablándole de mí, confiando en que seguirá derramando su gracia sobre este mundo frío y distante.

>> Sigue...


UNIDOS EN CRISTO. Confidencias espirituales

13.12.17 | 17:16. Archivado en Confidencias al clero

En la Misa de mañana nos vamos a unir del todo a Cristo, y del todo entre nosotros. En un bloque de amor con Dios Uno y Trino. Vamos a pedirle de verdad sentirnos unidos a todos los hombres. Vivir con los ojos bien abiertos para ayudar en cualquier sitio donde se necesite ayuda. Y sobre todo para extender el Reino de Dios.

Yo estoy convencido: se trabaja mucho. Hoy se reúnen las personas en grupo más que nunca. Pero no se cala como antes en las almas, porque nos dedicamos menos a la oración. Y también porque falta la fecundidad del sacrificio bien aceptado, como era costumbre en los santos. Es mi convencimiento: sólo se salvan las almas en la medida en que uno vive con gran paz y amor crucificado con Cristo.

La redención se obró principalmente en la Cruz y en la Resurrección. Ahí la vamos a fraguar.
La gente se puede sonreír de nosotros si procuramos vivir cada vez más sólo para Dios y su causa. ¿Y qué más da? ¡Ojalá se pudieran reír mucho de mí! Sería señal de mi trabajo de verdad y con celo.

>> Sigue...


¿QUIEN DICE QUE LA EMOCION ES MALA? Confidencias al clero

14.11.17 | 12:12. Archivado en Confidencias al clero

Confieso, querido amigo, que yo muchas veces he despreciado la emoción como algo malo para la vida interior. No pienso hoy lo mismo. Bien orientadas las emociones son potentes lanzadoras hacia la altura espiritual.

En los últimos tiempos me ha producido honda emoción la Biografía del Padre Nieto: gran santo del siglo XX, cuyo proceso de beatificación está abierto. Solamente quiero rememorar uno de los pasajes más duros de su vida:

Pensaba yo muchas veces que este hombre de Dios vivió en olor de multitudes. Todos lo tenían por santo. No sufriría marginación ni humillaciones. Pero me equivoqué. Es verdad que su fama de "santidad" nunca la perdió. Pero por los años sesenta comenzaron a buscarse razones para suprimir sus pláticas en la Universidad de Comillas, de la que era Director Espiritual. Muchos se cansaban. Y sufre el Padre al ver cómo se aligeran cada vez más los tiempos dedicados al trato con Dios en la capilla. Protesta con frecuencia, pero no es escuchado. Todo esto le producía profundo dolor. Y no dudo: llegaría a angustiarle. Hicieron mella en los actos piadosos la televisión y el cine-forum.

>> Sigue...


ADELANTAR: SIEMPRE DIOS JUNTO A NOSOTROS

15.10.17 | 17:20. Archivado en Confidencias al clero

Confidencias al clero: masculino y femenino
Me pregunto muchas veces ¿por qué después de tantos años de
creer y de practicar más o menos, he adelantado tan poco en la virtud? Recuerdo que leyendo una vez a Santa Teresa también se preguntaba de modo parecido a éste. Ella lo atribuía a que ponía en sí misma toda la confianza de adelantar. Porque no lo dejaba todo en manos de Dios. Yo además, tengo otras muchas razones: pereza, amor a pequeños placeres, falta de entrega continua.

De pequeño, mi madre me solía decir cuando me escondía para que no me riñera: "Tú mucho miedo y poca vergüenza". Y esto me preocupa ahora. No porque viva en el temor continuo al castigo de Dios, sino por la poca vergüenza de no terminar de entregarme nunca del todo. Hemos de ayudarnos. Pidamos unos por otros al Señor. Que nuestro ideal único sea vivir para Dios. Vivir siempre en la casa del Señor, como quería el salmista.
Vamos a agradecerle al Señor el sentir esta hambre y sed de El y vamos también a ponernos en sus manos para adelantar poco a poco. Y sobre todo: no nos guardemos para nosotros mismos esta hambre u sed de Dios.

>> Sigue...


Confidencias: ABSORBIDOS POR DIOS

08.09.17 | 19:01. Archivado en Confidencias al clero

¡Cuántas veces deseo ser absorbido por Dios, como la gota de agua de lluvia es asumida por el océano! Pero luego me olvido, sigo una visión más natural y humana de todo.
Jesucristo así vivió. Él era el Hijo de Dios. Y veo en la historia de los santos que ellos han permanecido entregados a su Señor cada vez con mayor intensidad.

Vamos a animarnos nosotros mutuamente a vivir centrados del todo con Cristo en Dios.
Lo importante es ir poco a poco aumentando este amor a Dios. Conocerle más y más en la lectura y la oración. Vencer nuestras inclinaciones hacia el placer y la comodidad; renunciar a nosotros mismos. Entrega cada vez más total a Él. Como en aquellos años jóvenes cuando hablábamos de que había que entregarse.

Casi seguro que muchas veces has pensado: no he sido creado para el bullicio y las fiestas del mundo; Dios me llamaba para la santidad, y ésta es difícil alcanzar en los jaleos de mera diversión y pasatiempo. Yo también suelo pensar así.

>> Sigue...


CONSTELACIONES. Confidencias al clero

17.07.17 | 19:15. Archivado en Confidencias al clero

La santidad rara vez se da aislada. Los santos son como las estrellas. Constituyen constelaciones.
Y es verdad. Lo estamos comprobando: cuando surge un hombre de gran virtud: alrededor aparecen otros varios con deseos vehementes de santidad. Muchos luego, perseveran. Otros se quedan en la estacada. El padre Nieto fue uno de esos santos estelares que atrajo y sigue atrayendo, en este siglo XX tan flaco en santidad, centenares de almas con afán continuo de entrega al Señor hasta la donación total.

Yo quisiera que nosotros fuéramos, dentro de este firmamento de la Iglesia, una pequeña pléyade de santidad. Vamos a unirnos y vamos a animarnos mucho.
Porque el ambiente es cada vez más de hedonismo y corrupción. Hemos de unirnos para superar esta tendencia. Estamos trabajando con esta ilusión. Todos los conventos de clausura de España se encuentran en una campaña de oración en favor de la santidad de los sacerdotes y de las personas
consagradas. El Señor nos tiene que escuchar. El hombre providencial que ha influido en este siglo XX de manera extraordinaria, el Padre Manuel García Nieto en proceso de Beatificación, es el protector y guía de esta campaña de santidad sacerdotal y religiosa.

>> Sigue...


Confidencias al clero: cada hora

16.07.17 | 17:21. Archivado en Confidencias al clero

En una carta, hace años, me decía un amigo mayor: mucho he evolucionado. Lo antiguo resulta como las fuentes del río que nace en las montañas y discurre más tarde por el valle. Es el mismo río. Son las mismas fuentes. Pero algo ha cambiado. ¿A mejor? ¿A peor?

Muchas veces me he repetido, aplicándolo a mi caso, esta
imagen tan bella. Y me alegro al constatar que yo también sigo bebiendo de aquellas sanas fuentes primitivas. Pero me asusta y trato de purificar tanta contaminación como se va acumulando en mi vida según pasan los años. Es pena que hoy nuestros ríos se encuentren tan sucios. Pídele al Señor por mí. Ahora limpian los ríos de las grandes ciudades. ¡Cuánta falta me hace a mí limpiar el mío! Y que no se seque. Vamos a orar unos por otros. Vamos a ayudarnos mutuamente. Cada hora, en cada momento, purificar nuestro corazón.
Leía en la vida del P. Nieto que solía proponer para todos como ideal mínimo recogerse interiormente al menos una vez cada hora.
Recuerdo los años de mi formación: con algunos profesores
rezábamos un ave María, cuando el reloj sonaba las horas. Pero era tan rutinario que no valía la pena. Lo importante es precisamente lo contrario: que no se practique de una forma mecánica.

>> Sigue...


A clérigos, confidencias

13.06.17 | 13:38. Archivado en Confidencias al clero

INTIMIDAD CON CRISTO
Como te he dicho varias veces, soy muy aficionado a la lectura espiritual. Prepara de maravilla al alma para la oración. Los que "disfrutamos" de una imaginación calenturienta, no tenemos más remedio que sujetarla a base de leer pocas novelas, pocas revistas, pocas cosas distractivas, y centrar la atención en las lecturas de Dios, en el contacto directo o indirecto con almas virtuosas.

Pues bien, leía hace varios días unas ideas que me gustaron. Ni siquiera recuerdo el libro o folleto. Decía de San Ignacio que cuando estuvo enfermo y se convirtió, su entendimiento fue de tal manera iluminado que parecía otro hombre y con otro entendimiento.
Esto me ha hecho reflexionar. A Ignacio de Loyola el trato íntimo con Dios le obligó a cambiar de tal manera que parecía otro hombre y con otro entendimiento.
A nosotros también nos estimulará hacia el cambio ese trato intimo con Dios. Vamos a intensificarlo en tiempo y en concentración. Dios no nos pide más. El resto corre de su parte.

>> Sigue...


Confidencias al clero, frailes, curas, monjas... MI CASA, MI CASTILLO INTERIOR

17.04.17 | 15:03. Archivado en Confidencias al clero

Amigo del alma: Te escribo estas consideraciones que me hago a menudo por si te pueden ser útiles para algo.

Muchas veces pienso cómo después de tantos años en que me decidí a seguir a Cristo he avanzado tan poco en la virtud. A estas alturas tendría que ser un santo de verdad. Y a cuánta distancia me encuentro. A estas horas tendría que ser un alma de oración, y qué lejos estoy de ello. ¡Cuántos santos han vivido menos años que los míos de ahora! Todo esto no ha de ser causa de desanimarme, sino por el contrario de acelerar más, de poner del todo mi confianza en el Señor.
Cuando el miedo pretenda desalentarme, me abrazaré del todo a Cristo en quien he puesto toda mi confianza. Me meteré por la puerta abierta de su costado. "¿Quién me hará temblar?"

Me engañaría a mí mismo diciéndome que no sé ser santo o pensando que la santidad es para otros. Yo he de responder al Señor al cien por cien. Ese es mi deseo. El grado de santidad lo dejo en sus manos, en su Providencia. ¡Jesús, intercede por mí! Lo que de verdad me interesa es servir al Señor como El quiere. En el camino de la santidad lo que más me asusta es pensar que deberé ir siempre contra corriente; que tengo que desprenderme de todo lo que sea bienestar y placer, porque de lo contrario me domina lo sensible y me olvido de lo de "arriba". Este es mi problema y pienso que también el de la mayoría. Sacamos tiempo para recrearnos; para conversaciones inútiles; para trabajar; para todo. Pero no nos llega el tiempo para la oración; para el trabajo molesto y difícil de entrega a nuestros hermanos. Así nos va. Y sin embargo los santos de verdad han pasado por parecidas dificultades y las han vencido por la gran fuerza del amor de Dios que llevaban dentro. El mejor remedio, vivir aquello que nos decían durante los años de formación o noviciado: el recogimiento interior.

>> Sigue...


Jueves, 24 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031