Secularizados, mística y obispos

Confidencias al clero GLORIA A DIOS

20.11.18 | 17:17. Archivado en Confidencias al clero

¡Cuántas veces le he dicho a Dios que le amo! Y, la verdad, cosa buena es. Pero no basta con tomar complacencia de los bienes de Dios. No basta siquiera con desear la gloria y el amor de Dios en todo el mundo. Es necesario ofrecernos a El cada uno de nosotros. Es preciso esforzarnos en cumplir su voluntad. ¿Cómo puede uno con verdad manifestar su deseo de la gloria de Dios, si no la procura en todos los actos de su vida? Este era nuestro comentario después de los últimos ejercicios espirituales. Lo recuerdas. Pero no hemos de olvidar nuestras decisiones de aquellos días de fervor. Las vamos a fomentar con éstas nuestras confidencias.
Por eso en la oración hemos de formar propósitos y deseos de cumplir la voluntad del Señor.

Dios nos quiere comunicar su vida, su felicidad, su luz, su amor. Cada día me convenzo más de ello. El único problema, creo yo: resulta difícil y molesto disponerse para recibir ese tesoro. De lo contrario, habría colas para comprar libros de espiritualidad, para ir a visitar a Jesús, para confesarse.
El problema es la fe, la dificultad, el apego a las mil cosas
entretenidas de nuestro entorno..
¿Qué pueden suponer las riquezas, los puestos distinguidos, los títulos universitarios y de nobleza en comparación de la intimidad con Dios en su Trinidad? Y sin embargo ¡a qué pocos interesa! Debemos ir proclamando nuestra vivencia de fe y amor a Dios. Llevar hacia adelante esta idea maravillosa.
Estamos como desterrados en el mundo en espera de la patria para la posesión completa de Dios. La fe nos permite desarrollar en nosotros el sentido de Dios, el instinto de lo divino. ¿A qué entretenernos tanto en lo efímero? Trabajar, sí. Es necesario. Tratar con personas también; es necesario. Pero nuestro gozo pleno y total, ponerlo en Dios que nos guía y nos espera.

>> Sigue...


Confidencias con.... EL ESPIRITU SANTO

08.10.18 | 15:58. Archivado en Confidencias al clero

Me gusta repetir: "...llena los corazones de tus fieles y
enciende en ellos el fuego de tu amor". El fuego. Es el único elemento que consume y transforma en sí mismo.
¡Qué maravilla ser templo del Espíritu Santo! El va poco a poco santificando nuestras almas. Es como la penetración de su naturaleza en la nuestra. Nuestra santificación no es algo propio nuestro; es asimilada por Dios, absorbida. Pero no somos mendigos; nuestra pobreza también está absorbida por Dios. Somos, sí, enfermos, pero El ha asumido nuestra enfermedad, lo mismo que nuestra pobreza.

Cada vez es mayor mi esperanza. En cosas de esta vida no puedo esperar demasiado. Hay gente jugadora ansiosa de lotería. Esperan algo de la suerte. Todos participan con esa ilusión. Pero ¿cuánto tiempo van a disfrutar de ese dinero que no les va a llegar?
Lo grande es pensar que no nos pertenecemos a nosotros mismos. Le pertenecemos a Dios, porque somos su Casa, su Templo. "Si alguno me ama guardará mi palabra!"

>> Sigue...


Confidencias a un clérigo. ADORACIÓN

13.09.18 | 18:20. Archivado en Confidencias al clero

Hace ya varios años leía estas ideas: no es tiempo perdido el que dedicamos a la adoración del Señor sin pedirle nada, ni siquiera su ayuda para ser buenos; solo estar con El, adorarle.

Contemplar con el entendimiento el ser Infinito de Dios, su Eternidad, su Omnipotencia, su Sabiduría, su Hermosura. A veces, cuando pensamos con intensidad en esto se nos va la cabeza. ¡Qué grande es Dios!
Son momentos de gozarnos en la sublimidad de este Ser, nuestro Padre. De nadie necesita ni de nada. Es Bueno. Santo. Lleno de gloria. Merece la pena adorarle y gozarnos en su grandeza.
Mi ilusión no es ganar dinero ni puestos distinguidos, ni
siquiera ocupar un cargo de cierto honorcillo; mi ilusión eres Tú, Señor. Y si voy a estar más cerca de ti en el dolor y en la incomprensión, llévame por ese camino; pero si ves que necesito para animarme un poco de consuelo y de aprecio de mis compañeros, permíteme este favor.
Pero sobre todo, si lo necesito, envíame algún consuelo
sobrenatural, para que me vaya de una vez desengañando de tantos placeres y gustos del mundo que a nada conducen. Y ayúdame a comprender, a querer y apreciar a cuantos me rodean. Quiero ayudar a todos.
Pedir todo esto es maravilloso. Más aún adorar a Dios en verdad y humildad. Creo que lo habrás experimentado más de una vez.

>> Sigue...


PAZ Y EUCARISTÍA. Confidencias al clero

15.07.18 | 17:59. Archivado en Confidencias al clero

La intimidad con Jesús trae al alma paz. Si mantengo constante mi relación diaria con el sagrario, a la fuerza me sentiré siempre con una paz inalterable. La experiencia me lo demuestra: épocas de oración intensa, fervorosa, tiempo de felicidad pacífica, aun en medio de problemas o sufrimientos.

Si permanezco siempre con vida interior intensa, la paz se acentúa cada vez más. Dios me sigue dando la misma dulce vida del alma y me ayuda a pensar continuamente en él. Pero si me domina lo creado, las aficiones, el placer... toda esta paz se viene abajo.
La verdadera paz nace en la soledad, en la unión con Jesús. En esa soledad y silencio El me hará encontrar un consuelo, nunca antes soñado. Pero cuando acudo al sagrario no he de ir buscando mi gozo personal, sino añorar a Dios. El me da su mano y me ofrecerá la paz interior. Insisto, no he de buscarme a mí mismo, sino a Dios sólo.

>> Sigue...


Confidencias al clero: GUSTAR AÚN MÁS QUE LA LECTURA

17.06.18 | 18:51. Archivado en Confidencias al clero

Me parece que a ti y a mí nos pasa algo parecido. Hemos leído mucho. Hemos asistido a cantidad de conferencias y participado en numerosas reuniones.

Libros de teología, de espiritualidad, de pastoral, de didáctica, de metodologías diversas. ¡Cuánto hemos leído, de cuánto nos hemos enterado! Tú has asimilado bastante; yo ¡no demasiado! Me acuerdo de muy poco y utilizo, de lo que recuerdo, poquísimo.
Ahora yo estoy experimentando algo distinto. Es lento. Pero cada vez siento mayor interés por ello: Leer menos, acudir a menos reuniones, hablar menos y procurar vivir por dentro más a fondo.
Antes me decía: día sin lectura, día perdido. Hoy pienso: el
día está perdido, si no me he dedicado a la oración.
Con esto no condeno la lectura ni la asistencia a reuniones, sino soy partidario de la selección de lo mejor; de lo útil para alabar más a Dios o ayudar más a nuestros semejantes. Como tenemos experiencia de todo, ya nos damos cuenta enseguida. El tiempo es breve. No nos queda demasiado por vivir y conviene aprovecharlo.

>> Sigue...


Confidencias al clero COMUNIÓN

06.05.18 | 18:33. Archivado en Confidencias al clero

Comentábamos unos amigos en la mañana de un retiro estival: ¡Qué maravilla la misa y la comunión! Si fuéramos conscientes del todo, sería como para morir de gozo, como para vivir siempre, durante toda nuestra existencia, la maravilla de estar compenetrados del todo con nuestro Dios.
Vamos a fijarnos cada vez más en la comunión. Vamos a recibir.

a Cristo más conscientemente. Viene a nosotros aquel mismo corazón, hoguera ardiente de caridad. Es necesario recitar actos de fe. Fomentar el amor de gran amistad hacia El; la ternura; el embeleso. Poco a poco puede resultar habitual en ti y en mí.
En las peticiones de después de comulgar, una súplica del todo imprescindible es ésta: que nos haga comprender este amor de El; que venga a nosotros como un rayo de luz de lo alto para que nuestro entendimiento vaya penetrando en este gran misterio. Pedirle que nos permita amar a su divina persona. Si se imprime de verdad en nosotros este amor, todo nos resultará fácil, y nos atreveremos afrontar dificultades y tareas apostólicas, antes ni soñadas.

>> Sigue...


Confidencias al clero SACERDOCIO-EUCARISTIA

09.04.18 | 17:49. Archivado en Confidencias al clero

Es maravilloso ser sacerdote, estar siempre junto a la Eucaristía. Cierto, si no se medita y hace oración íntima junto al sagrario, se corre el peligro de dejar languidecer la fe. Yo sacerdote, ¿me he conmovido siempre junto a Jesús en mis manos, he temblado, he adorado, he creído con fe viva?
Esto me pregunto con frecuencia y debo formulármelo más a menudo. Que corre el peligro de acostumbrarse. A este amor de Jesús no debo jamás habituarme. Siempre subir con temblor, con novedad joven al altar de Dios. Siempre va a alegrar mi juventud ya madura.

Me gusta la espiritualidad fundada en el Sagrario. Ha sido un poco mi distintivo desde los años de mi primera conversión. Por otra parte me estimula el ejemplo de personas santas como Sta. Micaela, y en los tiempos recientes el Padre Nieto. Recuerdo mucho a este hombre y de él me hablaban los seminaristas, sus antiguos dirigidos.
Desde sus tiempos jóvenes era aficionado a largas visitas.
El último verano tuve la suerte de permanecer largo rato en la Iglesia de Peñaranda de Bracamonte; el lugar de los primeros amores de Nieto a la Eucaristía.

>> Sigue...


¡COMO LA GRAN AMANTE DE LA EUCARISTIA!

17.02.18 | 16:14. Archivado en Confidencias al clero

Vivir el amor a la Eucaristía, como Santa Micaela del Santísimo Sacramento. ¡Cuántas veces lo he soñado, cuántas lo he deseado! Pido a Dios esa gracia para mí y para ti. ¡Si fuéramos de verdad amantes de Jesús en el Sagrario!

Santa Micaela del Santísimo Sacramento es un alma enamorada de la Eucaristía. A su ejemplo debo mi primera conversión. Ella buscaba su luz y su consejo a los pies del Sagrario; no le satisfacían las horas diurnas, pasadas junto a Jesús, y quitaba para ello tiempo al sueño. A El exponía todos sus problemas para la fundación de su obra de reeducación de la juventud. Le llamaba a Cristo Sacramentado su "quitapesares" su "pasión dominante".

Así vivió esta santa mujer entregada a la oración y a la caridad. Para todo sacaba tiempo. Murió mártir del amor al prójimo, contagiada por la epidemia de cólera.
Cuando veo santos de esta talla y cómo ahora se cierran las
Iglesias a la adoración eucarística...

>> Sigue...


Confidencias al clero ENAMORARNOS DE LA EUCARISTIA

13.01.18 | 17:14. Archivado en Confidencias al clero

Desde mis años infantiles he centrado mi vida espiritual en la Eucaristía. Tal vez sea también éste tu caso. De todas las formas, vamos a ir adentrándonos en el Gran Misterio de de nuestra fe. Si permanecemos delante de Jesús hecho hostia con gesto sencillo de amor y espera, El se nos dará. Nuestra vida será de fervor e ilusión.

Me emociona la Eucaristía. Es la fidelidad total de Cristo a su promesa de salvación. El sabía nuestra indigencia y se nos entrega, para acompañarnos en nuestra marcha. Y no lo realiza con la lógica de los hombres, sino con la economía de Dios dentro de la fe. Todo celado, oculto en el misterio. Viene a ser la solución a un doble problema: el de un Dios que no se deja descubrir y el de los hombres que buscamos a Dios. Es el choque, el encuentro de estas dos realidades.
La Eucaristía es el gesto de un Dios amigo. Su amor es tangrande que rompe todos los moldes racionales. Si creemos en la Eucaristía, a la fuerza nos atraerá el Sagrario. Dirán: inicialmente se reservó a Jesús para la comunión de los enfermos. Está ahí, yo iré a El; le visitaré porque correspondo a su amistad; porque debo ser agradecido.
El alma deberá ser calentada con la presencia de la Eucaristía, y si se aleja, comenzará a ponerse tibia y después fría como un témpano. Sin la gracia de la comunión frecuente y fervorosa no podemos esperar más que tibieza y desilusión. Pero es preciso huir de la rutina. Porque si abrimos el alma a influencias y aficiones de este mundo hasta que constituyan un total apego, esas cosas nos llamarán del todo la atención y no la Eucaristía.
De la Comunión hemos de conseguir la gracia para llegar a la santidad. Muchas veces me pregunto: cuánta eucaristía perdida, pues no soy santo.
Dios se nos da. No somos nosotros los primeros en amar a Dios, sino El quien nos ha amado. Cuando de una vez nos hayamos dado cuenta de esta realidad, comprenderemos mejor cómo debemos apreciar la Eucaristía. Cada recepción de Jesús en nosotros nos asemeja más a El y, por consiguiente, más nos quiere.
Los mejores ratos de mi vida, los pasados reposadamente junto al Sagrario, hablándole de El, hablándole de mí, confiando en que seguirá derramando su gracia sobre este mundo frío y distante.

>> Sigue...


UNIDOS EN CRISTO. Confidencias espirituales

13.12.17 | 17:16. Archivado en Confidencias al clero

En la Misa de mañana nos vamos a unir del todo a Cristo, y del todo entre nosotros. En un bloque de amor con Dios Uno y Trino. Vamos a pedirle de verdad sentirnos unidos a todos los hombres. Vivir con los ojos bien abiertos para ayudar en cualquier sitio donde se necesite ayuda. Y sobre todo para extender el Reino de Dios.

Yo estoy convencido: se trabaja mucho. Hoy se reúnen las personas en grupo más que nunca. Pero no se cala como antes en las almas, porque nos dedicamos menos a la oración. Y también porque falta la fecundidad del sacrificio bien aceptado, como era costumbre en los santos. Es mi convencimiento: sólo se salvan las almas en la medida en que uno vive con gran paz y amor crucificado con Cristo.

La redención se obró principalmente en la Cruz y en la Resurrección. Ahí la vamos a fraguar.
La gente se puede sonreír de nosotros si procuramos vivir cada vez más sólo para Dios y su causa. ¿Y qué más da? ¡Ojalá se pudieran reír mucho de mí! Sería señal de mi trabajo de verdad y con celo.

>> Sigue...


¿QUIEN DICE QUE LA EMOCION ES MALA? Confidencias al clero

14.11.17 | 12:12. Archivado en Confidencias al clero

Confieso, querido amigo, que yo muchas veces he despreciado la emoción como algo malo para la vida interior. No pienso hoy lo mismo. Bien orientadas las emociones son potentes lanzadoras hacia la altura espiritual.

En los últimos tiempos me ha producido honda emoción la Biografía del Padre Nieto: gran santo del siglo XX, cuyo proceso de beatificación está abierto. Solamente quiero rememorar uno de los pasajes más duros de su vida:

Pensaba yo muchas veces que este hombre de Dios vivió en olor de multitudes. Todos lo tenían por santo. No sufriría marginación ni humillaciones. Pero me equivoqué. Es verdad que su fama de "santidad" nunca la perdió. Pero por los años sesenta comenzaron a buscarse razones para suprimir sus pláticas en la Universidad de Comillas, de la que era Director Espiritual. Muchos se cansaban. Y sufre el Padre al ver cómo se aligeran cada vez más los tiempos dedicados al trato con Dios en la capilla. Protesta con frecuencia, pero no es escuchado. Todo esto le producía profundo dolor. Y no dudo: llegaría a angustiarle. Hicieron mella en los actos piadosos la televisión y el cine-forum.

>> Sigue...


ADELANTAR: SIEMPRE DIOS JUNTO A NOSOTROS

15.10.17 | 17:20. Archivado en Confidencias al clero

Confidencias al clero: masculino y femenino
Me pregunto muchas veces ¿por qué después de tantos años de
creer y de practicar más o menos, he adelantado tan poco en la virtud? Recuerdo que leyendo una vez a Santa Teresa también se preguntaba de modo parecido a éste. Ella lo atribuía a que ponía en sí misma toda la confianza de adelantar. Porque no lo dejaba todo en manos de Dios. Yo además, tengo otras muchas razones: pereza, amor a pequeños placeres, falta de entrega continua.

De pequeño, mi madre me solía decir cuando me escondía para que no me riñera: "Tú mucho miedo y poca vergüenza". Y esto me preocupa ahora. No porque viva en el temor continuo al castigo de Dios, sino por la poca vergüenza de no terminar de entregarme nunca del todo. Hemos de ayudarnos. Pidamos unos por otros al Señor. Que nuestro ideal único sea vivir para Dios. Vivir siempre en la casa del Señor, como quería el salmista.
Vamos a agradecerle al Señor el sentir esta hambre y sed de El y vamos también a ponernos en sus manos para adelantar poco a poco. Y sobre todo: no nos guardemos para nosotros mismos esta hambre u sed de Dios.

>> Sigue...


Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930