Secularizados, mística y obispos

Ejemplos de vida Irena Sendler

07.06.17 | 13:32. Archivado en Ejemplos de vida

Irena Sendler
SALVADORA DE LOS MÁS DÉBILES
Cuando escribo estas líneas, Irena Sendler acaba de fallecer con casi 99 años. Ella decía a un entrevistador: "Yo no soy ninguna heroína, no hice nada especial, sólo lo que debía: nada más". Y durante toda su larga vida se ha ido ocultando de periodistas y curiosos. Sin embargo, llevaba consigo el estigma del sufrimiento: desde muy joven caminaba sobre una silla de ruedas, como consecuencia de las torturas infligidas por los nazis para averiguar qué ocurría con tantos niños desaparecidos del gueto de Varsovia en los años 42 y próximos. Salvó de la una muerte segura nada menos que a dos mil quinientos.

Irena trabajaba como funcionaria de lo social en el Ayuntamiento de Varsovia. Era entonces una mujer joven de treinta años. Conocía el gueto de los judíos y pronto supuso que estaban allí refugiados para ser llevados al campo de exterminio. Ella, mujer fuerte y de gran corazón, se decidió a jugarse la vida por los más débiles. A escondidas, sirviéndose de una iglesia próxima, iba sacando de allí a niños de la forma más peregrina y audaz; siempre con la colaboración y asentimiento de los padres, y con el compromiso de buscarles familias para la adopción. Unas veces los metía en cajas de herramientas de los operarios, para sacarlos fuera impunemente; otras, en cubos de basura; en ocasiones los pasaba a hurtadillas a la iglesia próxima, para de allí salvarlos con "pasaporte" de niños cristianos. A algunos los liberaba como si fueran enfermos desahuciados y contagiosos. Su "osadía" llegó al colmo rescatando a varios nenes metidos en ataúdes, como si se tratara de cadáveres. Y así hasta dos millares y medio.

>> Sigue...


Ejemplos de vida: EPIFAFANIO ECHEVERRÍA GARAY,

07.05.17 | 13:34. Archivado en Ejemplos de vida

SACERDOTE MISIONERO
Todos los del clero navarro le llamábamos, Epi. Su nombre familiar. He tenido la suerte de ser amigo de él la mayor parte de su vida. Podía escribir un libro entero: nos conocíamos mutuamente en nuestras virtudes y defectos. Epi tenía muchísimas más virtudes que malas cualidades, pero hay algunas en que destacó más.
Nuestro amigo falleció a finales del 2007, el 14 de noviembre. Tenía casi 81 años y no hubo de guardar cama. La víspera de su óbito estuve con él en una conferencia que impartía el nuevo Arzobispo de Pamplona, Mons. Francisco Pérez González. A todos cuanto asistimos nos llenó el corazón de esperanza este prelado, porque hablaba desde su experiencia de fe. Creo que el fruto que consiga en Navarra ha de ser pingüe. Pues bien, veinticuatro horas más tarde, después de haber asistido Epi a otra conferencia en el mismo salón de actos del Seminario, al subir a su habitación para comer, entregó su alma al Señor. Pero ¿quién era Epi y en qué destacó?

Había nacido de Roncesvalles el 25 de noviembre del año 1926; había sido sastre de profesión; pero después del servicio militar, ingresó – al final de la década de los cuarenta – en el Seminario de Pamplona. Él era mayor y residía en la facultad de Teología con los mayores, aunque asistía a clase con nosotros, los que comenzábamos a aprender la lengua del Lacio. La verdadera amistad con sus compañeros empezó cuando nosotros mismos llegamos al Seminario Mayor. Lo veíamos un hombre profundo; lo suyo era la espiritualidad y el estudio. Destacó sobre todos en las ciencias exactas: era un lince para ello.
Su ilusión por el sacerdocio, enorme. Se preparó a conciencia. Tenía otro hermano mayor también sacerdote. También de mucha talla espiritual. El pobre, cuando preparaba su viaje como misionero a América del Sur, falleció en un postoperatorio de estómago. Epi lo lloró. Nosotros le consolamos. Y entonces formuló el propósito de marchar pronto a donde no pudo ir su hermano: a la evangelización de Hispano – América.

>> Sigue...


ALEJANDRO ZUZA, EL CURA DE LOS NIÑOS

09.04.17 | 17:58. Archivado en Ejemplos de vida

Si viviera, don Alejandro Zuza tendría ahora ciento cuarenta años. Fue el sacerdote que más influyó en mi fervor eucarístico y mariano, entre mis nueve y doce años. D. Alejandro Zuza, el gran predicador de la Virgen María que a todos nos subyugaba; era también el cura de los niños. Supo imbuirnos el amor a nuestra Madre del Cielo y el amor a la Eucaristía.

Sí; era el cura de los niños. Él nos animaba: - Mañana a la "misica" de ocho. Los chavales más finos asistíamos. No importaba el madrugar. Veíamos el ejemplo de Don Eulalio, el maestro, que siempre acudía. Allí aprendí unas fórmulas de preparación y acción de gracias antes de comulgar. Hoy todavía en ocasiones me son válidas: "Alma de Cristo, santifícame..." "Miradme, oh mi amado y buen Jesús..." "Ahora, oh Jesús mío que estáis dentro de mí, me postro a vuestros pies, confiado en que nada me negaréis. Os pido vuestra gracia que es el mayor bien; y el don de la perseverancia, para no perderla jamás. Os pido por la Iglesia, por el Papa, por la conversión de los infieles y pecadores, por los agonizantes, por las almas del purgatorio, por mis padres, por mi familia y por mí mismo. Os pido también por la paz del mundo. Oh dulce Jesús, permaneced Vos en mí y yo en Vos en esta vida y luego en el Cielo. Amén."

>> Sigue...


CARMELO VELASCO MORENO, DIRECTOR ESPIRITUAL Y CANÓNIGO

07.01.17 | 16:14. Archivado en Ejemplos de vida

Cuando me he enterado del tránsito al seno de Dios de Don Carmelo Velasco Moreno, me he dicho: mucho y muy bueno debiéramos escribir de él, pero redactar tan solo una línea casi me resulta enojoso. Mi deseo sería dedicarle un libro entero, investigar un poco en su vida que me parece apasionante tanto desde el punto de vista pastoral como psicológico y humano. Don Carmelo ha sido un hombre profundo en su piedad y en su pensamiento, brillante en su inteligencia, de carácter ascético, temple de acero, amante de la soledad y del estudio, deseoso siempre de ayudar en cualquier campo católico. Y a la vez de rostro un tanto serio pero incapaz de traicionar a nadie; y en el fondo de su corazón era profundamente humano y sereno. Inspiraba confianza, a pesar de que hubo muchos que no supieron comprenderle y se quedaban un poco en su corteza externa, juzgándolo – a mi parecer sin razón – distante y huraño. ¡Nada de eso!

Nació don Carmelo en Peralta el 13 de julio de 1914; fue ordenado sacerdote en el año 1938, en plena guerra civil. De muy joven fue coadjutor de Villafranca; más tarde, párroco de Peralta. De allí ya pasó al Seminario de Pamplona hasta el año 1965; primero, director espiritual de teólogos, después rector. Dirigió la escuela de magisterio de la iglesia. En su ancianidad, capellán de las Hermanitas de los Pobres, donde residía. Este es su breve currículo, además de haber obtenido una canonjía en la catedral de Pamplona, donde se distinguió por su espíritu de piedad.

>> Sigue...


SANTIAGO ZUBIETA, ENFERMERO EUCARÍSTICO, SACERDOTE

11.11.16 | 15:14. Archivado en Ejemplos de vida

Me he enterado muy tarde de la muerte de Santiago Zubieta, sacerdote enamorado de la Eucaristía, nacido en Arguedas. Su vida ministerial discurrió en Navarra, América y Alicante. Lo considero un padre en la fe.
Santiago era un estudiante de lo más sencillo y amable; estaba próximo a terminar la carrera sacerdotal en el Seminario de Pamplona en el curso 1948-49. En aquellos años, los propios alumnos desempeñaban el cargo de enfermero, y Zubieta lo hacía con gozo y celo. Caí yo en cama al finalizar mi curso tercero de latín; aquel estudiante, buen samaritano, me visitaba al menos dos veces cada jornada; tenía yo entonces catorce años. Él me instruyó estando yo enfermo en el fervor del espíritu, en el deseo constante de Dios. Me hablaba del amor a Jesús en la Eucaristía; me enseñaba a hacer visitas al Sagrario; me contaba sus entrevistas con el Divino Prisionero:

Ahora voy a la capilla. Le voy a pedir a Jesús por ti; verás cómo lo notarás.
¡Y de veras lo noté!

Mi cuerpo sanó, pero lo más grande fue: mi alma resucitó. Desde entonces seríamos inseparables Jesús y yo. Era continuo mi fervor eucarístico. Leí aquel verano varias veces el librito titulado "Espíritu de Santa Micaela del Santísimo Sacramento". Fue el colofón que me faltaba para vivir un poco al estilo de mi "padre eucarístico", Santiago. En nuestro Seminario aquel buen enfermero "contagió" a todos sus pacientes del "virus de vida eterna"; del amor al Sacramento.
Desde entonces, varias decenas de personas ardemos; pero hemos de arrimarnos a nuestros hermanos para también incendiarlos en este amor. ¿Que la "leña" se encuentra todavía verde y llena de la humedad materialista del siglo? Pues a permanecer más horas junto a Él. Nos dará nuestro Jesús sacramentado tal fuego que Él podría derretir los témpanos de hielo. ¡Oh si hubiera muchos enfermeros como el entonces joven Santiago Zubieta! Y es que la enfermedad, si tropezamos en ella con un alma ferviente, enamorada de Jesús, es tiempo de gracia para quien la padece.

>> Sigue...


PABLO CARRASCAL ROMÁN

09.10.16 | 17:32. Archivado en Ejemplos de vida

UN SACERDOTE SECULARIZADO EJEMPLAR

Conocí a Pablo Carrascal Román en una de aquellas incursiones que hacíamos por Madrid en la década de los setenta. Me impresionó desde un principio su porte distinguido, su conversación profunda y piadosa, su celo por la salvación de las almas. Se sentía sacerdote del todo. Pero no gustaba decirlo a la gente por temor a "escandalizar", ya que se había secularizado. Vivía su sacerdocio desde su nueva misión de profesor y maestro de niños y adolescentes. Les enseñaba todas las áreas preceptivas y tuvo el honor y la suerte de educarles con verdadero interés en católico. Desde que nos conocimos congeniamos de maravilla en nuestro ideal sacerdotal.

Era Pablo algo mayor que yo. Había misionado en lugares lejanos. Me solía hablar de su hermano jesuita que murió en olor de sanidad. Me regaló un folleto sobre el "Alma de Cristo" compuesto por este discípulo de San Ignacio. Lo medité muchos meses y todavía recurro a él para solazarme en aquellas líneas tan sabrosas. Dedicaba Pablo varias horas todos los días a la oración y a la lectura espiritual. En su colegio le consultaban sobre temas de religión y fue alma y líder con niños y profesores en cuanto a enseñanza religiosa. Pero, cosa curiosa, a nadie dijo su condición sacerdotal. Él me lo solía afirmar. Creían que había sido un seminarista adelantado que hubo de abandonar la carrera. Ignoro si al final se supo o no su verdadera condición.

>> Sigue...


JOAQUÍN ROIG, DE LOS KIKOS, SACERDOTE SECULARIZADO

11.09.16 | 16:33. Archivado en Ejemplos de vida


JOAQUÍN ROIG, DE LOS KIKOS, SACERDOTE SECULARIZADO

El 21 de agosto del año 2005, nos dejó nuestro amigo secularizado JOAQUÍN ROIG. Fue un sacerdote de cuerpo entero durante toda su vida; verdadero ejemplo de cuantos un día elegimos el matrimonio y de cuantos permanecen en el clero. Era un hombre formado en Teología por encima de lo normal. Y junto con su esposa e hijas fervientes miembros de las comunidades neocatecumenales, los "Kikos".

Me llamó la atención su total sencillez y entrega a la causa; el fervor creciente de él y de toda la familia dentro de la comunidad. Un día me explicaba las reuniones que ellos tenían cada semana. Él era uno más, sin ninguna distinción por su carrera eclesiástica. Colaboraba, participaba, daba sus opiniones y criterios, pero nunca con un voto de calidad a causa de su sacerdocio. Muchos años duró su andadura, hasta su muerte, en los kikos. Y me enseñaba con ilusión las fotografías del último paso que dan en su formación, revestidos de túnica blanca. Me llama la atención su espíritu de piedad y su gran humildad. Parecía que nunca se acostumbraba a la Eucaristía, a las reuniones siempre vividas a tope. Su esposa e hijas no le andaban a la zaga.

En su enfermedad aconsejó a sus hijas que marcharan a Alemania a la jornada de la juventud. El mismo día del encuentro con el Papa, el 21 de agosto, entregó Joaquín su alma al Señor, y sus hijas hubieron de volver con urgencia de aquel encuentro.

>> Sigue...


EL SEÑOR SAMUEL, LABRADOR

12.08.16 | 16:27. Archivado en Ejemplos de vida

Todo el mundo le llamaba así: El Señor Samuel. Era un labrador bueno - santo diríamos -. Vivía en un pueblo de Navarra, del valle de Lana, en Galbarra. Cuando entré en aquella parroquia en el verano del 1959, a la única persona que vi en el pueblo, al Señor Samuel. Se encontraba sentado en el poyo de su casa. Tenía en las manos el libro de los Evangelios, un libro muy usado y arrugado como de dos décadas por lo menos. Enseguida entablé con él una conversación:

Mire, - me dice -, estoy leyendo el Evangelio. Esto si que es bueno. Todos los días le dedico más de media hora. Ahí aprendo muchas cosas buenas.
Samuel Osés era su nombre. Tenía un hijo sacerdote y otro que se estaba preparando para serlo. Era minusválido. En su juventud le dio una hemiplejía y le paralizó la mitad de su cuerpo. Él trabajaba en el campo lo que podía. Sus hijos le ayudaban a cultivar la hacienda. De él no se pueden contar muchas anécdotas, porque toda su vida consistía en ayudar y dar buenos consejos; jamás criticaba de nadie; a todos quería y en todas las partes ponía paz.

>> Sigue...


ANTONIO SUÁREZ MADRUGA, SACERDOTE SECULARIZADO

07.07.16 | 14:39. Archivado en Ejemplos de vida

Conocí a Antonio Suárez Madruga en la década de los setenta. Él era unos diez años mayor. Como yo, era sacerdote; se había secularizado y había contraído matrimonio. Por razones que a nadie atañen, tan sólo a él, su esposa y su conciencia, con el transcurso de los años Antonio vivió como soltero y siguió sintiéndose sacerdote hasta el fin de sus días, pero jamás buscó un privilegio. Los caminos de Dios no son los caminos de los hombres. En esta época de su existencia - entre quince y veinte años - es cuando he tenido más contacto con él. Me relacioné por carta y también lo visité en distintas ocasiones. Nos sentíamos amigos y compartíamos nuestra ilusión por avanzar en la virtud, relacionarnos con Dios y con nuestros hermanos. Así me decía Antonio:
Tenía intensa vida espiritual

"Hablando de espiritualidad, te comunico que sigo entusiasmado con la meditación diaria a través de "La Vida Interior" de Tissot, y la espiritualidad de Francisco de Sales. También leo a José Luis Martín Descalzo, el Kempis y Las Confesiones de San Agustín, además de el maravilloso breviario para seglares "MAGNIFICAT", que ya lleva un año. He renovado la suscripción. Tiene para la hora de Prima y para Completas unos versos maravillosos, que yo no conocía, de los mejores poetas, no solo los místicos, como Teresa y Juan de la Cruz, sino Amado Nervo, Lope de Vega, Calderón, etc. Desde luego los seglares también han sido místicos de verdad".
"No dudes que yo también quiero usar de las cosas de este mundo en tanto en cuanto, como decía Ignacio de Loyola. Ahora me ha dado por hacer una selección en "casetes" de lo mejor que leí en mi vida, muchas ideas de Balmes, de Donoso Cortés, poesías de Rubén Darío (Los motivos del lobo), narraciones de Pérez Galdós, el que me enseñó a odiar la guerra, narrando las guerras carlistas sobre todo. Todo va mezclado con mi música preferida, religiosa y profana. La última terminada hoy mismo, que la dedico a los cantos de catequesis y trozos del evangelio en andaluz, que publicó D. Manuel González, ese obispo malagueño a quien tanta devoción profesas".

>> Sigue...


QUINTÍN HUARTE,

05.06.16 | 19:27. Archivado en Ejemplos de vida

Párroco y fundador

Tuve la suerte de conocer a Don Quintín Huarte por los años sesenta, cuando dirigí, en la casa de Ejercicios de sus misioneras de Milagro, varias tandas a señoritas.Había nacido este gran sacerdote en 1906, en una aldea diminuta de la provincia de Navarra (España), Villaveta. En noviembre de 1931 fue ordenado sacerdote; su primer destino, coadjutor de Falces. La mayor parte de su vida fue párroco de Milagro; durante cuarenta y tres años.

Aquel pueblo se transformaba bajo el cayado de tan buen pastor. - ¡Oh si fueran como él todos los sacerdotes! - Don Quintín obtuvo de la gracia de Dios transformar un pueblo. Todos podían afirmar que aquella parroquia era ferviente, misionera, verdaderamente cristiana. Pero ¡lo suyo le costó! Porque él era sacerdote de mucha oración y penitencia; de aquellos seguidores del cura de Ars.
Recibió del Señor los grandes dones de espíritu de oración y el celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas. Todo ello cristalizó no sólo en poder regir una parroquia modelo, sino en la fundación de una Congregación dedicada sobre todo a vida misionera, las Esclavas Misioneras de Jesús; corría entonces el año 1954.

>> Sigue...


Pedro Ortiz de Zúñiga y Atauri:

07.05.16 | 13:27. Archivado en Ejemplos de vida

De ingeniero, a sacerdote de Cristo

Pedro Ortiz de Zúñiga y Atauri nació el dos de julio del año 1918. Estudió en el colegio de los marianistas de Vitoria. Ingresó en la escuela de Ingenieros, Canales y Puertos. Acabada la carrera ejerció su profesión en la empresa Iberduero. Allí sintió su llamada al sacerdocio. En 1947 ingresó en el seminario diocesano de Vitoria. El 27 de agosto de 1954 fue ordenado sacerdote.

Desde el comienzo surgió en él celo y preocupación por la juventud, y a ellos dedicó toda su vida. Aprovechó para este fin sus conocimientos profesionales. Siguiendo la línea iniciada por otro sacerdote, Pedro Anitua, se hizo cargo de las Escuelas Profesionales Diocesanas. Las desarrolló de tal manera que en la ciudad se crearon distintos centros. También las extendió a distintos pueblos de la provincia. Además de esto desempeñó el cargo de director del secretariado nacional de formación profesional de la Iglesia. Los últimos años de su vida fue delegado episcopal de enseñanza.
Su afición al ciclismo le vinculó más a la juventud. Entre los años 1970 - 1977 fue vocal de la Federación Española de Ciclismo y presidente de la comisión nacional de cicloturismo.
Sumamente delicado y afable, con ojos bien abiertos hacia todo cuanto podía hacer el bien, pasó por la vida siempre derramando una sonrisa, favoreciendo al débil, arrastrando hacia el bien con su buen ejemplo. Fue siervo fiel y útil en el Reino de Dios. Tras larga enfermedad, durante la cual permaneció siempre activo, entregó su alma al Señor el día 14 de febrero de 1986, a los sesenta y siete años.

>> Sigue...


MIGUEL ÁNGEL PÉREZ DE ZABALZA SENOSIÁIN CURA BUENO DE OLITE

14.04.16 | 13:10. Archivado en Ejemplos de vida

(El resto de la biografía de este hombre santo se encuentra editado con este mismo nombre)

Nace en Estella el 29 de septiembre de 1931. Su madre falleció cuando él todavía no había cumplido 5 años. Su padre, don Cándido, tenía fama de hombre justo, fervoroso y santo. Ingresó en el Seminario de Pamplona en el año 1943. Simultaneó sus estudios sacerdotales con la carrera de música. Fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1955. Aquel mismo año fue destinado a la ciudad de Olite, donde desempeñó los cargos de capellán, coadjutor, párroco, y arcipreste, hasta el año 1996. Se distinguió por su facilidad de trato, bondad, mansedumbre, sencillez y humildad, unido todo esto a su piedad y espíritu sacerdotal. Introdujo en Olite las comunidades neocatecumenales, popularmente llamadas "Los Kikos". Se hizo en esta bella ciudad como algo imprescindible. Inesperadamente, en 1996 fue nombrado párroco del pequeño pueblo, lindante con Estella, Ayegui. Unos años más tarde se encargó de las parroquias de Ázqueta y Urbiola. También en el año 2000 fue nombrado arcipreste de Estella. Tras larga enfermedad murió en Pamplona el 22 de septiembre del año 2002.

>> Sigue...


Domingo, 25 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930