Secularizados, mística y obispos

MIS DOS AMORES

20.09.17 | 19:05. Archivado en Eucaristía

Escucho, mientras escribo estas líneas, el monótono murmullo de las olas que se deslizan suaves sobre la arena; entono en mi interior la Salve como oración junto al santuario de la Virgen del Mar. Leo después una inscripción grabada junto a la puerta: “Aunque pequeña me ves, - soy muy grande como ermita, - pues la Reina que me habita , - tiene la mar a sus pies – y otorga a quien solicita, - si pide con interés – aquello que necesita - ¡y no lo olvida después”.

Junto a la imagen de la Virgen todo invita al recogimiento y a la oración, y más aún si, en el mismo altar de la Madre se encuentra la morada del Hijo en el sagrario, nuestros dos grandes amores. Seiscientos años lleva el santuario de la Señora desafiando embestidas del Océano, galernas e intemperie, símbolo de la fe inquebrantable de un pueblo que supo vivir la gran devoción a Jesús y María.

Mientras corazón y mente se regocijan en aquella soledad divina, les pido con humildad que vengan a nosotros y reinen en los corazones, que todos nuestros deseos se dirijan siempre a Jesús y a María, que reaviven nuestra fe, nuestra esperanza y el santo temor de Dios. Y que la Madre sea honrada junto a su Hijo como lo ha sido en todos los siglos pasados. ¡La Reina de los corazones, la Virgen de los Mares!

>> Sigue...


ESTO QUE TENGO EN MIS MANOS

22.08.17 | 17:22. Archivado en Eucaristía

Era yo un niño de diez años, cuando mi vecino, el señor Lorenzo, se encontraba muy enfermo. La ventana de su dormitorio estaba en frente; a seis metros de nuestro balcón. Nosotros le oíamos toser mucho, y una tarde de otoño el párroco del lugar se acercó a administrarle el viático de forma solemne; le acompañaba un grupo de cincuenta hombres con cirios encendidos. Yo escuchaba desde mi rincón la respiración fatigosa del enfermo; y un par de minutos más tarde, se entreabrió la puerta y apareció el señor cura llevando en su manos el divino envoltorio. La voz sonora de nuestro párroco decía:

- Señor Lorenzo: "... Perdonáis a todos cuantos os han ofendido?" Y se escuchaba una voz entrecortada y débil que decía:
- "Sí; perdono"....
- ¿Y crees que esto que ahora tengo en mis manos es el verdadero cuerpo de Cristo, junto con su sangre, alma y divinidad?
- Sí lo creo; sí lo creo... - afirmaba el enfermo -.
- Señor, yo no soy digno de que entres en mi morada, mas decid un sola palabra y mi alma quedará sana. - Imploraban todos los asistentes -.

Aquel enfermo comulgó por última vez de su vida. Yo me decía entonces, y medio siglo más tarde continúo repitiéndolo: ¡Qué bueno es partir de este mundo, después de perdonar a todos, hacer un acto de fe en la Eucaristía, y traspasar la frontera en compañía de nuestro amigo Jesús que será para nosotros juez de gran misericordia!

>> Sigue...


SERMONARIO DE ARS

23.07.17 | 17:28. Archivado en Eucaristía

He tenido la suerte de recibir un regalo de lo más gratificante: el libro de los sermones del Cura de Ars de más de mil páginas. Cuando uno se introduce en ellas, se admira de que puedan juzgar a este hombre como corto de luces intelectuales, porque, tanto del fondo como de la forma, fluye en cada una de las páginas un caudal de sabiduría. Y se necesitaba gran memoria para aprender y recitar aquellos largos sermones de más de una hora de duración.

Disfruto de una manera especial cuando las homilías versan el tema eucarístico. Me gustaría reflejar, aunque fuera pobremente alguna de las luminosas ideas del Santo:

- Desea, hijo, unirte con tus hermanos al banquete eucarístico; deséalo con ardor. Jesús es tan grande como nosotros pequeños y miserables. Parece imposible tanta dicha. Nadie lo creería si no fuese el mismo Jesús quien lo prometió, y después, en la Última Cena, cumplió su promesa.

>> Sigue...


ELEGIDOS

20.06.17 | 13:45. Archivado en Eucaristía

Un día muy lejano en el tiempo paseaba Jesús a la orilla del lago de Tiberíades, y se encontró a Juan y Santiago. Los llamó y les dijo: "Venid en pos de mí; yo os haré pescadores de hombres". Ellos dejaron la barca y le siguieron. De manera parecida fue llamando a todos los demás discípulos suyos. Por eso mismo pudo decir. "Vosotros no me habéis elegido; yo os he llamado".

Han pasado desde entonces más de veinte siglos y Jesucristo sigue dando su voz. A todos se insinúa alguna vez, aunque de manera muy distinta: a unos les pide el seguimiento total en el sacerdocio o vida consagrada, en amor indiviso; a otros, vivir entregados a Dios en el amor compartido; a todos nos llama al fervor eucarístico.

Fue en la preparación de la primera comunión; o fue tal vez en una mañana, después de recibir muy consciente la Eucaristía, o quizás fue en la penumbra dl templo, a la luz parpadeante de la lamparilla del Sagrario: Jesús nos llamó en una ocasión; somos los elegidos de su amor.

>> Sigue...


EL LEGIONARIO QUE MURIÓ MENDIGANDO

21.05.17 | 16:49. Archivado en Eucaristía

Leí no hace mucho, cuando ya el invierno iba a menos, un artículo que se titulaba: "Ha muerto el legionario". Se trataba de un pordiosero que pedía limosna a la puerta de una iglesia del barrio de Salamanca en Madrid. Era un hombre inocente y bueno, nos dice el autor, pero carecía de gancho y simpatía. El servicio municipal de limpieza lo encontró yerto y sin vida, envuelto en un montón de cartones y trapos viejos. Nada nos dicen si entraba o no a Misa; si visitaba a Jesús en la casa misma donde mendigaba.

Sí sacaba el articulista una consecuencia evidente: "Se impone una lucha incesante para proporcionar alojamiento a los sin techo". Y exclamaba: "No se concibe comunidad de orantes que deje morir de frío a un hombre que mendiga en la puertas de un templo.

Pero se me ocurre esta pregunta. ¿Quién se ocupa del alma de tantos mendigos que extienden su bolsa de plástico a cuantos entran en la iglesia? Jesús vino a predicar a ellos el Evangelio.

>> Sigue...


COMUNION: LA VIDA DEL APOSTOL

28.04.17 | 16:10. Archivado en Eucaristía

Jesús oculto bajo las especies de pan es desde mi juventud la razón de mi existencia. El me sostiene y me guía; El me da fuerza e ilusión; El me acoge en mi debilidad; escucha mis súplicas por la salvación del mundo; enardece mi espíritu para que difunda con celo esta gran verdad ignorada por tantos: "En medio de vosotros estoy, aunque no me hagáis caso". ¡Pero la indiferencia se ha de transformar en fervor!

Todos los días se eleva el sol brotando de las tinieblas, y abre las flores y alegra el corazón de los vivientes, porque la luz y el calor mantienen la fuerza de la naturaleza y dan la vida. Todos los días levanta el sacerdote la Hostia Santa desde la penumbra de nuestros altares, y se llena de gozo el corazón de los cristianos, porque la Eucaristía es amor de Dios a los hombres, y este cariño divino nos alimenta, y engendra en nosotros la resurrección y vida eterna. ¡Y nosotros hemos de ser conscientes de esta maravilla!

>> Sigue...


ESTAMPAS EUCARÍSTICAS

13.01.17 | 15:34. Archivado en Eucaristía

No ha pasado el tiempo de las estampas: más bien evolucionan, y a mejor. En la primera mitad del siglo XX abundaban las demasiado tiernas: un Ángel dando la comunión; un niño subido encima del altar pegando su oído a la puerta del Sagrario; unas palomitas revoloteando en torno a la mesa eucarística... Están bien, no las censuro, porque pueden mover a una fe llena de sentimiento.

En la segunda mitad del siglo pasado eran más sobrias, pero con una mayor belleza plástica y litúrgica. Invitan más a centrarse en el misterio; a profundizar con una gran paz en Jesús que se nos entrega en el Sacramento. Nos alientan a corresponder ante la gran generosidad del Señor, hecho alimento, sacrificio y presencia entre nosotros.

Tengo ante mí, mientras escribo, una reproducción envejecida. En ella se representa una espiga dorada, plena de grano; y en la parte inferior de la misma, esta frase llena de sentido: "Amar es hacerse pan para otros".

>> Sigue...


COMUNIÓN EN NAVIDAD

19.12.16 | 13:46. Archivado en Eucaristía

Me he quedado pensativo contemplando a unos niños que preparaban un belén muy tosco: el portal lo formaban cuatro palos con una hojalata; y el suelo eran hojas secas de árbol. Allí, desamparado y desangelado, han puesto un Niño Jesús, lindo él, pero muy pequeño. Casualmente tenía entre mis apuntes una poesía de Pedro Ortega que empezaba así: "¿Y en tan humilde morada, - es posible, Blanco Armiño, - que no tuvieras horror de entrar - siendo Tú tan limpio?"

Ha llegado la Navidad. Los belenes están ya montados con suma delicadeza. Son casi siempre pura idealización de lo real, con mucho arte y gusto; muy distintos del construido por los chavales de esta mañana.

¡Si cada uno de nosotros preparásemos nuestra alma para recibir a Jesús con el mismo empeño con que los belenistas levantan sus nacimientos! Nos parecemos más a esos pequeños sin arte que, en su inconsciencia, se atreven a jugar con lo divino. ¡Menos mal que Jesús sabe lo débil de nuestro barro, como nosotros el de los pobres niños!

>> Sigue...


Caminar contigo. Puntos de meditación 17-12-16

17.12.16 | 03:32. Archivado en Eucaristía

1.- Que en este tiempo de adviento, Señor, me dé cuenta de que la vida interior la teje el Espíritu Santo. Ven, Señor, Jesús.

2.- Ayúdame a caminar contigo, a hacer camino al andar. Dame, Señor, fervor, dame seguir unido a Ti en paz y con fidelidad. Vivir siempre unido a tu amor.

3.- Saber ser indulgente conmigo y saber proyectar hacia los demás esa indulgencia, esto es un don de Dios. Ayúdame.

4.- Perderme en este Dios que me quiere para Él.

5.- Ser pobre, saber vivir la pobreza de la enfermedad, de la ancianidad, de la carencia de recursos; pedir fortaleza. El Señor da alegría a quienes viven la pobreza.

>> Sigue...


Virgen María, guíanos. Puntos de meditación 8-12-16

08.12.16 | 04:31. Archivado en Espiritualidad - Mística, Eucaristía

1.-Virgen María, guíanos hacia el Señor. Atráenos, Virgen Inmaculada, corremos detrás de Ti, siguiendo el aroma de tus virtudes.

2.- Estrella hermosa que anuncia el día, eres oh Madre, Virgen María, estrella hermosa que anuncia el día.

3.- Ayudado de María penetro en el fondo de mi alma para alabar, adorar, amar a Dios, Uno y Trino que habita en mí.

4.- Ahí, en el fondo de mi alma, allí estoy sin preocuparme, sin disgustarme, allí mora la Santísima Trinidad.

5.- El Niño Jesús se dejaba llevar en brazos de la Virgen María y de José, como hijo pequeño. Llévame, Virgen María, en tus brazos.

>> Sigue...


21.11.16 | 19:43. Archivado en Eucaristía

EN ÉL NUESTRA FUERZA

Me gusta leer la vida de los santos, sobre todo cuando en ellos encuentro profunda devoción a Jesús en el Santísimo Sacramento; y esto ocurre casi siempre, pues el hombre de Dios muy rara vez deja de ser un enamorado de la Eucaristía.

Acabo de terminar en mi lectura espiritual la biografía de Ana Catalina Emmerich, una persona que vivió y murió en olor de santidad, pero su causa de canonización, hasta la fecha, no va teniendo éxito. Para ella el mayor consuelo y la máxima fortaleza se encontraban en el Santísimo Sacramento del Altar. Su alegría sin igual, cuando ingresó en el convento de agustinas de Bülmen; su inmensa dicha, habitar en la casa del Señor, muy cerca del Sagrario. Pasaba en la presencia eucarística gran parte del día. Cuando se alejaba del Tabernáculo, su corazón y sentimientos se quedaban allí. Aunque hubiera entre ella y Jesús encerrado en el copón varios pisos y tabiques por medio, nada ponía límites a su pensamiento y deseo; incluso su mirada se dirigía con frecuencia hacia aquel lugar. A veces su estado habitual de contemplación, aun fuera de la capilla, era tan grande que y su fe tan viva, que caía en éxtasis.

>> Sigue...


ME ASUSTA UN POCO EL NUEVO CURSO

23.10.16 | 16:40. Archivado en Eucaristía

El inicio del nuevo curso siempre me inquieta. ¡Cuánto tiempo perdido en épocas anteriores! Un sacerdote anciano me solía decir: "No me puedo permitir perder el tiempo a estas alturas..." Nunca jamás vendrá la segunda oportunidad de las horas menospreciadas.

Siempre el mismo propósito: ser amante de verdad de Jesús en la Eucaristía para conseguir mayor eficacia en el desarrollo el Reino de Dios; pero nunca lo consigo. Proponer y olvidar: éste parece el sino del hombre "bueno" de nuestro siglo.

Vamos a reconocer en el 2016-17 a Jesús en "la fracción del pan"; vamos a escuchar su grito en el silencio del Sagrario que habla a nuestro corazón en diálogo de amor, en llamada a la felicidad de la Comunión, que nadie más que Dios puede proporcionar. ¿Qué nos ha ocurrido durante tantos años perdidos? Hemos buscado en cualquier otro lugar nuestra satisfacción, y por eso no ha sido completo nuestro gozo. ¡Y nuestra actividad en el Reino, puro fracaso!

>> Sigue...


Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031