Secularizados, mística y obispos

No vivir de las rentas y ser madrugadores

20.06.17 | 11:26. Archivado en Crítica

He conocido a gente de bien a quien el encanta levantarse tarde y trasnochar pegadito a la tele. Si queremos ser efectivos de verdad, no hay más remedio que madrugar y asegurar así un buen rato de oración mental.

Llénate de Dios. Verás cómo calas cada vez más adentro en las almas. Eso es lo más importante. Una vez oí, hace veinte años o más, a un sacerdote hablar. Nunca había oído un sermón así. Luego me enteré quién era: llevaba fama de santo. Vivía en unión íntima siempre con Dios y dedicaba su vida a las personas más marginadas. Yo me decía ¿por qué no tratar con Dios a fondo antes de hablar a los hombres de Dios?

>> Sigue...


IDEALES Y PODER Breve ensayo

15.06.17 | 11:29. Archivado en Crítica

Juventud, palabra mágica. Contiene fuerza, alegría, entusiasmo desbordante. Mas encierra en su seno una serie de pruebas, crisis, incertidumbres, zozobras y tristezas que normalmente no se repiten con esa intensidad en la madurez. Por encima de todo brota en esa edad una flor deslumbrante de belleza, el ideal.

La inexperiencia de los años mozos se forja la ilusión de que la perfección se adquiere sin gran esfuerzo: ser sabio, santo, buen profesional es cuestión de proponérselo. Las dificultades aparecen como montañas lejanas de fácil acceso. No costará demasiado subir la suave pendiente. Mas al acercarnos las fuerzas flaquean. Los aledaños de la sierra no eran tan suaves como parecían, y se llega con fatiga a los primeros repechos, los menos duros. Muchos entonces desisten de la empresa.
Las limitaciones personales constituyen una enorme barrera en la consecución del ideal. Se apodera del ánimo la angustia. ¿Por qué me habré esforzado inútilmente? Tiempo perdido. Es entonces heroico, cuando las primeras canas tiñen de nieve nuestras sienes, continuar avanzando a ritmo más lento, según las medidas de nuestras posibilidades, por terrenos abruptos, aun sabiendo que nunca llegaremos a las cumbres. Resulta tentador dejarse deslizar por la pendiente. La desilusión se apodera de nuestro ser. Hay que sacar entonces fuerzas de flaqueza, serenarse y tal vez por caminos distintos, intentar de nuevo con gran dosis de humildad la escalada, asidos al cayado de nuestro propia experiencia. No marcharemos en solitario.

>> Sigue...


No os agarréis, queridos jerarcas, a vuestros títulos de dignidad...

10.06.17 | 13:40. Archivado en Crítica

A nuestros queridos jerarcas, a los que todavía disfrutan con los títulos de eminencia, excelencia o muy reverendo y otros del mismo tenor, les ruego reflexionen con esta carta que me escribió hace algunos meses una religiosa de clausura de habla española. Ojalá la leáis. Se suplica a quien la lea y tenga un amigo obispo, cardenal o superior mayor, se la remita. No tiene pérdida.

Es contestación a otra que yo le escribí desanimado por ver tanta miseria dentro de nuestros hermanos curas, obispos, cardenales, monjas y demás. Por supuesto nunca me gusta generalizar, pero son fenómenos que se dan y que la gente los ve. Pero, leed:

>> Sigue...


No estamos de acuerdo con ciertos abusos

05.06.17 | 13:37. Archivado en Crítica

a) Celebración eucarística campestre, sin guardar ninguna norma litúrgica, ni reverencia tradicional a la Eucaristía.

b) Obrar y afirmar públicamente su ir haciendo en contra de las normas de la legítima jerarquía de la Iglesia.
c) Retos a la sensibilidad católica y cristiana tradicional con una serie de detalles litúrgicos que llegan a escandalizar.
No juzgamos a las personas que intervienen, de cuya buena voluntad no dudamos, sino sus hechos.
Es verdad que hoy han disminuido los abusos litúrgicos, pero todavía existen. En las celebraciones litúrgicas es preciso observar la normativa, sin que cada uno invente una celebración a su antojo

>> Sigue...


Cuidado con lo que se dice

31.05.17 | 11:18. Archivado en Crítica


Los obispos dicen que la visita del Papa será «un negocio para todos»
Aunque han pasado muchos años siempre tiene actualidad esta crítica que apareció en el periódico el año 2010

EL MUNDO 1-10-10
«Será un negocio para todos». Así de contundente se mostró en el años 2010 el secretario del episcopado, monseñor Martínez Camino, harto de las críticas «cansinas» de algunos políticos al elevado coste de la próxima visita del Papa Ratzinger a Compostela y a Barcelona los días 6 y 7 de noviembre. A su juicio, «será un negocio espiritual y económico» y «lo que se gaste en ella es el chocolate del loro».

>> Sigue...


Los sacerdotes secularizados ayer y hoy

26.05.17 | 13:19. Archivado en Crítica, Actualidad

Con tenacidad, sin violencia ni estridencias, así hemos caminado la mayor parte de los sacerdotes secularizados; nuestro sacerdocio es de Cristo, in aeternum. Lo hemos ejercido en el trabajo sencillo, en la evangelización diaria en familia, en la catequesis, en el ambiente propio, en lugares de encuentro.

No hemos actuado en un sacerdocio clandestino ni subterráneo, al margen de la jerarquía. Dialogamos con ella y decimos constantemente que, si somos sacerdotes, para siempre lo seremos, y que teológicamente no se puede mantener sine die, alejados del ministerio a quienes fuimos ungidos con el sacerdocio de Cristo. Por algo imprime carácter el sacramento del Orden. Mientras tanto esperamos, oramos y elevamos nuestra voz sin violencias, pero constante.

Nos hemos relacionado en encuentros, en correspondencia ordinaria y electrónica, en llamadas telefónicas. Ha sido asidua nuestra comunicación, pero ahora va a menos; muchos han pasado a la otra vida; otros somos muy mayores. Desearíamos que muchos sacerdotes célibes se encontraran con el mismo espíritu de gran parte de los sacerdotes casados. Y que los jóvenes que salen del clero, tomen la antorcha.
Hoy ya hablan de la inminencia de la ordenación de hombres casados y lo celebramos, pero lo nuestro sigue sin respuesta. La verdad es que los de mi generación nada o poco podemos ayudar; pero todavía queda mucha gente joven; la mies es mucha y los obreros pocos.

>> Sigue...


Clero rural: posibles soluciones a un problema punzante

21.05.17 | 11:39. Archivado en Crítica

¡Así vivíamos nuestros primeros años de sacerdocio!

Recuerdo que un fraile nos decía hace algunos años en un retiro: "Yo ante un cura de pueblo que viva en gracia y conserve la ilusión sacerdotal me arrodillo". Y, la verdad, merece que nos arrodillemos ante él. Si es difícil y heroica la vida de todo sacerdote, es veinte veces más la de un cura rural.


El sacerdote de pueblo pequeño no tiene otro trabajo pastoral que celebrar la Misa, explicar el catecismo y asistir a un moribundo cada dos años. Va pasando el tiempo, y aquel joven sacerdote que salía hace tres o cuatro años del seminario lleno de ilusión y ganas de trabajar, se dice: "¿Y para esto me he hecho yo sacerdote?"

>> Sigue...


FALTA CARIDAD EN EL CLERO

16.05.17 | 11:07. Archivado en Crítica

De verdad me ha impresionado siempre la falta de unión e incluso de caridad en el clero. Hace casi medio que dejé de pertenecer a esta institución, pero hoy tampoco luce esta virtud como algo característico de los sacerdotes.

Comentaba yo con un compañero cura la desgracia e infortunio de un tercero, la soledad angustiosa en que se encontraba. Le sugerí un acercamiento en amistad. Toda respuesta suya fue ésta: "No somos de la misma línea; más bien de líneas opuestas; no me voy a acercar a él." ---¡Y pensar que el sacerdote marginado le había dado, años ha, al bien situado, amistad, casa, mesa, familia, de todo...! Así nos va. Y así vemos dramas íntimos por nadie atendidos. Y así observamos que, por falta de una elemental santidad, de un sencillo amor de amistad, se malogran vocaciones preciosas.

Afortunadamente algunos se salvan por la gracia exclusiva de Dios y su heroísmo personal.
¿Cómo cumplimos aquello que predicamos de San Pablo?: "Que cada uno lleve las cargas de los otros, y así cumpliréis la ley de Cristo"

>> Sigue...


Clarificar la postura en las misiones

11.05.17 | 10:31. Archivado en Crítica


He conocido este caso doloroso y también triste entre misioneros: un sacerdote ejemplar, de vida fervorosa e íntegra, se deshacía en obras de caridad. Mas no le parecía suficiente esta labor, como al resto de sus compañeros. El había escuchado en su corazón la frase de Pablo: "Ay de mí si no evangelizare".

Con esta inquietud acudía a todas las reuniones de pastoral misionera. Exponía su tema de difundir de todos los modos posibles, y sobre todo por la palabra, el mensaje del Evangelio, pero nadie le escuchaba. Hasta llegaron a tildarle de carroza y lefebvrista. Aquellos misioneros trabajaban en su totalidad en tareas de orden civil con dignidad humana. Promocionaban cuanto podía ser cultura y reivindicación de los derechos fundamentales de la persona. Pero nunca hablaban de Dios, si no se lo pedía la gente. Pre-evangelizar llamaban a aquella siembra mezcla de cultura y justicia social. Pero de predicar el Evangelio, nada.

Nuestro amigo optó ante su conciencia y ante Dios por organizar una catequesis, de donde esperaba conseguir un núcleo cristiano. Allí predicaría su mensaje y cumpliría su ministerio. La respuesta de los compañeros fue la marginación indignada. "No sabía unirse al equipo".

>> Sigue...


¿Por qué a unos sí y a otros no? Sobre la ley del aborto...

06.05.17 | 16:00. Archivado en Crítica, Colaboraciones

Recogemos este comentario del año 2010, del blog de sor Lucía Coram, como recuerdo
En su blog de periodistadigital.com Sor Lucía Caram O.P publicó hace siete años el siguiente comentario que transcribimos. Complementa la nota que pusimos en este blog por aquellos días.


No acabo de entender las razones del secretario de la Conferencia Episcopal Española de por qué a los diputados que han votado la reforma de la ley del aborto hay que recriminarles y apartarlos de la comunión y al Rey no.

¿Es que el Rey tiene una bula especial? Creí que lo de esas bulas ya había pasado a la historia, pero por lo visto todavía hay clases. ¿No es para unos y otros –según sus parámetros- el mismo delito? ¿No se trata de un voto a algo que considera reprobable, un delito y muchas cosas más?

>> Sigue...


Profundizando en el celibato sacerdotal.

01.05.17 | 11:33. Archivado en Crítica

En el seminario nos formaron hacia la castidad perfecta. La pureza juvenil, cosa buena. Forja el carácter. Lleva el espíritu de buscar las cosas de arriba, a gustar de las cosas de arriba. La esperanza de un matrimonio cristiano, el ideal de una vida consagrada a Dios, han ayudado a superar la crisis de adolescencia.

Mas en la edad adulta, cuando el celibato no llega a alcanzar dimensiones místicas, el hombre puede volver al vicio solitario, sucedáneo del desahogo normal en la relación de esposos.

Muchas rarezas y enfermedades mentales de clérigos, incluso vicios inconfesables, se deben a una continencia prolongada sin expectativas de matrimonio. A buen seguro que muchísimos de los clérigos encausados por pederastia, en un matrimonio cristiano no hubieran caído en tal crimen pésimo. La tensión emocional producida por el dominio de los instintos no puede ser compensada ni con terapias humanas ni siquiera con la dedicación a la plegaria. Si el don carismático no ha sido dado a la persona, sería necesario un milagro para hacer cambiar la naturaleza de un individuo concreto.
¿Qué solución queda? Renunciar al ejercicio del ministerio sacerdotal pidiendo dispensa, o continuar una existencia penosa hasta la muerte. ¡Qué sencilla sería la solución de dejar en libertad plena al clérigo la opción por el celibato que abrazó o cambiar al estado matrimonial.

>> Sigue...


Mi sacerdocio de secularizado, en la enseñanza

26.04.17 | 11:32. Archivado en Crítica, Actualidad

Testimonio y actualidad

La alegría es algo habitual en mi aula de preadolescentes. Cada actividad larga rematamos con una canción. Gustan mucho de las melodías regionales. Llevan dentro el alma del pueblo. Por eso las entonamos en la escuela. Los días pasan con rapidez. Una mañana dice un niño:
-Don José María, hoy he soñado con usted.
- ¿Y cuál ha sido tu sueño?
- Que se había muerto mi padre, y usted me había tomado como hijo.

El matrimonio resultó nuevo acicate para mi vocación. Mi familia, sí, es lo primero; pero también forman parte de ella estos muchachos pobres, a quienes he de entregar lo mejor de mí mismo.

En una reunión de padres de alumnos decidimos celebrar coloquios sobre educación de los hijos. Los temas a debatir fueron seleccionados con la ayuda de todos. Durante años hemos formado nuestras tertulias, y cuánto hemos disfrutado y aprendido todos.

>> Sigue...


Sábado, 24 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930