Secularizados, mística y obispos

Jesús en la Eucaristía se reviste de sencillez, muy distinto de los que mandan

16.11.18 | 11:22. Archivado en Crítica

Pienso mucho en Jesús Eucaristía; es para muchos cristianos como el motivo, la línea matriz, el enfoque de toda su vida interior. Veo a Jesús Sacramentado todo lo contrario de los reyes y las altas dignidades humanas: ellos gustan de ataviarse con ornatos que los distingan de los demás ciudadanos. Son distintos y superiores.

Y ¿por qué no decirlo? Lo vemos normal; los hemos conocido así de siempre. Se trata de unos disfraces admitidos que, sobre todo a los más débiles e incultos, les llenan de admiración, respeto e incluso veneración.

>> Sigue...


¿Cómo te atreves a escribir a los Obispos? Quedé perplejo. 30 abril 2002

12.11.18 | 11:14. Archivado en Crítica

Querido amigo Don X: Fue para nosotros muy gratificante el encuentro contigo del 8 de abril, cuando estábamos terminando nuestro retiro de Pascua en la capilla del Hospital de Pamplona. Unos días después llegó la noticia de tu cese como obispo residencial, que deseo hayas acogido con el gozo que da el descanso y el poder dedicarse más a la oración, ilusión de todo apóstol, después de largos años de ministerio. Pido al Señor por tus familiares que estaban enfermos; mucho te va tocando a lo largo de la vida, pues sois muchos hermanos.
Quedó pendiente para mí el dar respuesta a una pregunta que me hiciste, porque se desvió la conversación por otros derroteros. Me dijiste, cuando me presenté: "¿Cómo te atreves a escribir a los obispos?"

Es una pregunta que yo mismo me he hecho muchas veces. Y, a pesar de que mis escritos son siempre llenos de respeto y consideración a vuestra dignidad sacramental, me encuentro lleno de apuro interior cada vez que escribo a mis queridos obispos. Pero es como una exigencia, como un impulso y deseo constante de la oración. Durante muchos años lo he hecho en conjunto con Don Félix Beltrán, que firmaba conmigo, y con Don Miguel Sola que, aunque no firmaba, nos estimulaba e incluso él quería colaborar costeando los gastos de envío. Los dos han muerto en olor de santidad, y me he quedado solo con una mayor perplejidad de seguir adelante. Sé que no soy digno de nada, pero me parece que el Señor me lo sigue pidiendo y mis dos amigos me estimulan desde el Cielo. Y es que, aunque sé muy poco de toda la problemática de los obispos, algo sí sé a través de las más de quinientas cartas que conservo de ellos y de algunas conversaciones privadas que he mantenido con varios.
De todos los modos tal vez puedas comprender un poco mi atrevimiento, si te analizas a ti mismo, al comprobar el apuro enorme que te dio aceptar el episcopado. Estoy seguro de que también dirías: "¿Quién soy yo para tal honor y para una misión tan difícil?" Y es que las personas somos tan poca cosa con relación a Dios...

>> Sigue...


La vestimenta clerical: sotana, clergyman, vestido seglar

07.11.18 | 11:50. Archivado en Crítica


El tema siempre es de actualidad, y creo que siempre encontraremos las dos tendencias antagonistas. Existen razones para todo. Yo expreso también mi opinión. Costó sudores y disgustos abandonar el sombrero de teja, la coronilla, la sotana y otros atuendos clericales. Hubo tiempos en que los moralistas consideraban pecado mortal el hecho de dejar por varios meses la cabeza sin tonsura.

Los ordenados de menores, si lo hacían, perdían ya el privilegio de ser clérigos. ¡Casi nada! Hoy ni siquiera los obispos visten sotana por la calle. Lo han sustituido por el traje seglar con alzacuello. Pero la mayoría de los sacerdotes – sobre todo los mayores – visten del todo como cualquier ciudadano.

Un obispo le decía a un cura suyo, ya mayor: “Pareces un camionero”. Y se quedaba tan ancho. Creo que todavía es una exigencia disciplinar el que se distingan los curas de los seglares por su manera de vestir. Pienso que es hora de suprimir este mandato que a nada conduce.

>> Sigue...


Algunos con la capa de santidad… fastidian al prójimo

02.11.18 | 11:56. Archivado en Crítica

Mi padre era un autodidacta. Sin jamás sentarse en los pupitres del aula, llegó a una situación económico – social aceptable. Y sobre todo disfrutaba de un gran sentido común y práctico. De niño nadie le había hablado de Dios; mi madre decía que su primera Comunión la realizó en día de su boda.

Pero yo le conocí siempre como hombre de una gran fe y profundo sentido religioso. Aunque nunca cayó en el pueril papanatismo de algunos meapilas. Me solía decir cuando yo estaba en mis primeros años de Seminario: “Algunos con la capa de santidad joden al prójimo”.Yo casi me ponía rojo; aquello me parecía injusto y tardé muchos años en barruntar que podía tener al menos parte de razón.

>> Sigue...


Con mitra y báculo

28.10.18 | 11:52. Archivado en Crítica

No entiendo demasiado de ornamentos pontificios, y mucho menos de esa otra vestimenta que se otorga a ciertos monseñores y moseñorcillos, premio de un trabajo continuo por el Reino de Dios – generalmente administrativo – , que ha sido reconocido por algún jerarca importante. Siempre tales pequeños honores han de ser propuestos al Vaticano por alguien de gran influencia eclesiástica o política.

Me gusta seguir todos los domingos, durante varios minutos, las misas que televisan por la cadena dos. Son liturgias vistosas, atractivas, casi exquisitas; y benefician a un número considerable de enfermos y ancianos, impedidos para acudir a la iglesia a cumplir con el precepto dominical. Cada vez aparecen más en estos actos nuestros obispos. Me gusta escuchar su palabra, bien preparada y con frecuencia leída, pero he de confesar con pena que en muchos casos me parecen discursos para cumplir el expediente; no transmiten vivencia de fe.

Gran parte de los obispos aparecen con mitra y báculo. ¿Cuándo suprimirán esos gorros tan horribles y ese mazo tan pesado? – “Mira, decía un obispo a un cura algo rebelde – no hagas que pose en ti mi báculo”. ¡Un baculazo! ¡Qué horror! No me imagino a Jesucristo revestido con ornamentos pontificales. Los liturgistas otorgan, eso sí, mucho simbolismo a todos esos cacharros. Y hemos de tener en cuenta que también los han llevado sobre su cabeza y en su mano muchos obispos santos. ¡Nuestro respeto! Pero, por favor, que no los utilicen con tanta frecuencia. El rey de España ostenta el cetro y la corona una vez en su vida: en su proclamación; y ni siquiera los toca: yacen sobre un cojín de terciopelo.

>> Sigue...


Hay que protestar

23.10.18 | 11:45. Archivado en Crítica

¿Por qué no se ha logrado ya la abolición de la antevangélica ley del celibato? Por supuesto que el celibato es de origen evangélico: existen, existirán y han existido siempre vírgenes célibes por el Reino de los Cielos. Pero lo antievangélico es que se haya impuesto a todos aquellos que abrazan el sacerdocio. Esto lo hemos repetido hasta la saciedad. Pero hemos luchado contra esta ley los que estamos fuera del clero; los excluidos; los marginados e insultados por haber contraído matrimonio. Protestan muy poco públicamente los que permanecen en el clero.
Y hay que protestar.

ble que se produzca un cambio si no hay oposición. Y se producirá cuando sean muchos los disconformes. Pero las protestas sean con educación, con respeto, sin alharacas. No como aquella concelebración pública de sacerdotes secularizados de los años 80. No se trata de retar. A nada conduce y a muchos escandaliza.
Los argumentos ecuánimes para abolir la ley del celibato son de mayor peso, humanismo y más acordes con los derechos humanos y con el Evangelio. Así nos parece a muchos.
Matrimonio civil en los sacerdotes.

>> Sigue...


Un arzobispo en el banquillo

18.10.18 | 11:54. Archivado en Crítica

Hace dos o tres años sentaron a un arzobispo en el banquillo. No menciono su nombre, aunque es algo público. Es primera vez en mi vida que he contemplado tamaño bochorno. Tuvo que sufrir el dignatario, a la vez que todos los cristianos. La opinión pública se dividió: unos a favor del obispo, otros, del cura denunciante. El caso es que en el primer juicio apareció como culpable el obispo; en el segundo, el de apelación, salió absuelto.

Yo no recuerdo los detalles. En mi mente está el cura denunciante, a quien tocó sufrir mucho por parte del obispo, y se creyó con derecho a interponer demanda judicial. En mi memoria perdura – y no sé si es exacto mi recuerdo – que el obispo no echaba marcha atrás de sus obras con relación al cura. Y todo llegó a los tribunales civiles.

>> Sigue...


¿Se puede imponer como pecado la ley del celibato?

13.10.18 | 14:39. Archivado en Crítica

Cuantos más años cumplo, menos me cabe en la cabeza la ley del celibato obligatorio a los sacerdotes. 1ª Cor. 7, 27 “¿Estás ligado? No intentes desligarte. Si te casas, no pecas”. Y, sin embargo: prohíben matrimonio y lo dejan nulo a los clérigos. Estos interrogantes son muy serios. Nos parece que deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de volver a elaborar la normativa celibataria.
Por otra parte, la Iglesia es madre (¡ojo! Iglesia no es igual a jerarquía) y lo ha de demostrar. No se trata de ser madre solo en teoría. ¿Resulta concordante esta actuación con la Iglesia madre? ¿No han sido medidas excesivas y arbitrarias? La santa madre Iglesia fue instituida por Cristo para ser la salvación de todos, no para poner leyes que pueden llegar a ser una trampa mortal para muchos. De aquí precisamente habría que partir.

No olvidemos que en la actualidad estamos pidiendo perdón por errores anteriores: el caso de Galileo, incluso se levantan excomuniones a personas que un día fueron calificadas de vitandas. La inquisición está en tela de juicio y prácticamente mirada como una aberración. Incluso han hablado ya las máximas autoridades. Conviene dar marcha atrás cuanto antes en la ley celibataria. El tiempo ha de ser muy severo con ella en el futuro.
Lo normal sería la abolición de la ley.

>> Sigue...


Comunión, dar gracias con paz

08.10.18 | 11:47. Archivado en Crítica

Pocas veces he asistido a una Misa en la que se dé gracias durante un tiempo, después de la comunión. Es de todos conocida la anécdota que se cuenta de San Juan de Ávila: en una ocasión mandó acompañar, a dos monaguillos con velas encendidas hasta su casa, a una dama que salía de la iglesia inmediatamente después de comulgar. ¡Si fuera a continuar hoy esa práctica!

A muchos curas les encanta extenderse más de lo debido en la homilía; el resto de la misa sigue con gran celeridad; a distribuir la comunión les ayudan uno o dos seglares; y en cuanto terminan, reza el preste la oración, y ¡a salir a todo meter!

Entre la comunión a los últimos y la salida a la calle, no pasan ni dos minutos. ¿Dónde están los monguillos acompañantes con cirios encendidos?

>> Sigue...


EL CELIBATO EN NUESTROS TIEMPOS

03.10.18 | 11:31. Archivado en Crítica

En nuestros días vivimos el último movimiento anticelibatario, como floración de la oposición a la "Ad catholici sacerdotes" de 1935 y la "Sacra Virginitas". Se revaloriza el matrimonio; se desea compartir en todo, la vida de los hombres y la libertad evangélica. ¡Cuánto ha perdido la Iglesia en estos años de celibato! Apostasías, escándalos... ¿Cómo evitar el descrédito de la jerarquía? ¡Cuántos pecados innecesarios! ¡Qué hipocresía en quienes hacen las leyes, pues ellos conocen la realidad! ¡Cuánto pobre cura tarado a causa del celibato! ¡Cuántos buenos ministros se han perdido a causa de esta ley!

Ha sido la primera vez en 800 años que de forma masiva se han concedido dispensas al celibato. Además, existe una duda generalizada sobre la justificación teórica de la ley y sobre la conveniencia práctica. Esta crisis es una de las más graves de la tradición. Un indicio de la duda es lo que dijo el Sínodo 71: "Existe el peligro de hacer sospechar que el Sínodo ha perdido de vista el problema del sacerdocio en su visión general para fijarse de forma exclusiva sobre el celibato. Incluso la duda ha prendido en un sector amplio de la Jerarquía. La misma propuesta de las Conferencias Episcopales en bloque es otro de los indicios de una duda”.
Año 1970. Molinaki. Comienza a disociarse el celibato con relación al sacerdocio. Existe hoy una nueva concepción de la sexualidad y una nueva concepción de lo místico. Se aboga hoy día por una espiritualidad distinta de la de los monjes. Sería una gran ventaja para la Iglesia la existencia de dos tipos de clérigo: el célibe y el casado ¿Sería preferible el sacerdote que pueda casarse libremente antes que lanzarse a la ordenación de hombres ya casados? Sin embargo, la postura de Paulo VI fue contraria en este sentido. Y hoy la jerarquía se lanza a comenzar a ordenar a los viri probati.

>> Sigue...


La nueva inquisición

28.09.18 | 10:52. Archivado en Crítica

Cuando pienso en la inquisición me estremezco. Me parece increíble que la Iglesia de Jesucristo haya podido caer en tamaña monstruosidad. Me confirmo una vez más en que el don de la infalibilidad que dio Jesús al Papa y Concilios Ecuménicos no afecta a la ortopraxis (coherencia de la normativa con el dogma), sino sólo al dogma, a las cuestiones de fe, no a la manera de obrar ellos.

Me da pena de que personas no muy formadas en Teología abandonen la Iglesia precisamente por la inquisición y otras aberraciones que han existido dentro de la Iglesia, incluso apoyadas por la jerarquía.

Pero ahora me fijo en la nueva inquisición, que nada tiene que ver con la anterior. Una inquisición solapada, muchas veces tolerada por la jerarquía e incluso practicada por ellos mismos. Va dentro del afán de dominar, de aplicar el Derecho Canónico a la letra, sin fijarse en el espíritu; sin admitir otra interpretación que la del jerarca de turno.

>> Sigue...


¿Por qué tan enorme persecución contra la pederastia clerical?

23.09.18 | 11:39. Archivado en Crítica

Las primeras denuncias de pederastia clerical ocurrieron en los albores del siglo XXI. Hasta entonces nada se sabía; todo se ocultaba. Fue terrible aquel descubrimiento. ¿Pero tan extensa es la red de pederastas clericales?

Tenemos fichado algo que ocurrió en el año 2004 y nos sigue llamando la atención después de varios lustros. Hubo un concierto en el Vaticano e invitaron a la cantante Lauryn Hill entre otros. Y esta dama, ni corta ni perezosa arremetió contra el clero en aquella gala navideña. Lo leíamos en “La Vanguardia”.

Ante los cardenales, la intérprete acusó a la Iglesia católica de "explotación y abusos" y llamó a creer en Dios y no en los hombres. La cantante de los EEUU, Lauryn Hill, invitada a actuar en la gala de Navidad que organiza cada año el Vicariato de Roma, lanzó un alegato anticlerical contra la Iglesia católica en pleno concierto, celebrado el sábado por la noche en el Aula Pablo VI del Vaticano: "El santo Dios ha sido testigo de la corrupción de sus líderes, de la explotación y de los abusos, que son lo mínimo que puede decirse del clero – acusó –. No existe ninguna explicación aceptable con la que defender a la Iglesia." La cantante prosiguió: "... ¿Y qué decir de esos niños violados en el cuerpo y en la mente?". La alusión a los casos de pederastia de sacerdotes en Estados Unidos, que condujeron a la dimisión del arzobispo de Boston, Bernard Law, fue explícita. Dijo que hablaba "a título personal" y lanzó una provocativa exhortación: "Nuestro error es adular a los hombres cuando habría que rezar a Dios. No creo en los representantes de Dios en la Tierra, creo sólo en Dios. Los hombres pecan, y son ellos los responsables de la corrupción". La frase final fue desmesurada, propia de un telepredicador: "¡Arrepentíos, arrepentíos!".

El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Camilo Ruini, vicario de Roma (el obispo de Roma es el Papa), que estaba en primera fila, no quiso pronunciarse sobre el suceso. Varios analistas consideran que el golpe de efecto de Lauryn Hill en la gala vaticana tuvo mucho de operación publicitaria.

Lo cierto es que desde entonces en el Vaticano se han tomado tan en serio el tema que creemos que se ha llegado a una caza de brujas. Demasiado si consideramos el volumen que hoy día ha tomado el problema en el mundo. Lo cierto es que estos hechos han disminuido el fervor de muchos cristianos. Por otra parte las indemnizaciones son tan enormes que da la impresión de que hay gente que está explotando el negocio con falsas denuncias. Y clérigos inocentes sufren el temor de ser denunciados. Creemos que el problema se ha desbordado. Que no es tan enorme. Eso sí, también estamos seguros de que la pederastia clerical se reduciría casi a la nada si no existiera la ley del celibato obligatorio para los sacerdotes. De hecho no se dan casos de pederastia entre los diáconos permanentes.

Por otra parte me pregunto: ¿Es necesario hurgar los entresijos de historias recientes cuando han fallecido ya todos los culpables y la mayor parte de las víctimas? ¿No se trata de una insidia contra nuestra Iglesia? Quien esto escribe a sus 84 años, solamente tiene noticia cierta de un caso. Ya murió el transgresor y también la víctima. Ocurrió hace más de 70 años. ¿Para qué revolver en la basura? En aquel entonces, también había métodos para atajar el mal y no era preciso divulgarlo.

José María Lorenzo Amelibiaén
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: https://twitter.com/josemarilorenz2


Domingo, 18 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930