Secularizados, mística y obispos

Obispos: comprended a los homosexuales

21.06.17 | 11:21. Archivado en Para los Obispos

"Tenemos que anunciar el Evangelio en todos los caminos, y predicando el evangelio del reino, y la curación, incluso con nuestra predicación, todo tipo de enfermedades y lesiones. Una vez que una persona, de una manera provocativa, me preguntó si yo apruebo la homosexualidad. Entonces yo le respondí con otra pregunta: "Dime, Dios, cuando miró a una persona gay, ni aprueba o rechaza la existencia con cariño que condena?".

Hay que tener siempre en cuenta a la persona. Aquí entramos en el misterio del hombre. En la vida, Dios lleva a la gente, y tenemos que acompañarlos de su condición. Debe ir acompañada con la misericordia. Cuando esto sucede, el Espíritu Santo inspira al sacerdote a decir lo correcto " Así nos dice el Papa Francisco

>> Sigue...


Obispos sed santos como:

16.06.17 | 11:24. Archivado en Para los Obispos

San Amadeo, obispo de Lausana, Suiza
* + (1110-1159) Memoria, 27 agosto

Nació en el castillo de Clermont de Chatte, en el Delfinado. Se educa en Cluny. Luego ingresa en el monasterio de Claraval, donde convivió con san Bernardo. Fue el abad perfecto para los monjes. Después de elegido obispo, enseñó a los jóvenes con ingenio. Formó un clero puro y piadoso. Y ensalzó a la Virgen María con bellos sermones.
Dejó ocho discursos marianos.

María, Reina del mundo y de la paz.- “Mira cuán rectamente, aun sin contar la Asunción, brilló en toda la tierra el admirable nombre de María, y se extendió a todas partes su esplendorosa fama, antes de que llegara su gloria a lo alto de los cielos.
Porque convenía que la Madre Virgen, aun por el honor de su Hijo, primero triunfara en la tierra, y así entrara finalmente con gloria en los cielos; convenía que antes fuera colmada de gracia aquí abajo, para subir después a lo alto con la plenitud de su santidad…
Ella, viviendo en el altísimo alcázar de las virtudes rebosando en el piélago de los carismas divinos, derramaba el abismo de las gracias en que excedía a todos, en abundante raudal para el pueblo creyente y sediento.

>> Sigue...


Obispos: Alentad los corazones

11.06.17 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

Queridos obispos de habla hispana: Los obispos deben ser personas capaces de calentar los corazones de la gente, para caminar en la noche con ellos, saber cómo comunicarse y también para bajar en su noche, en la oscuridad, sin que se pierdan. El pueblo de Dios no quiere obispos ni clero y funcionarios de Estado.

Los obispos, en particular, los hombres deben ser capaces de soportar con paciencia los pasos de Dios en su pueblo para que nadie se quede atrás, sino también para acompañar al rebaño que tiene buen olfato para encontrar nuevos caminos ". "En lugar de ser una iglesia que acoge y recibe mantener las puertas abiertas, tratamos también de ser una Iglesia nuevos caminos, que es capaz de dar un paso fuera de sí misma e ir a los que no asisten, que se ha ido o es indiferente. Así nos dice el Papa Francisco

>> Sigue...


Obispos sed santos como

06.06.17 | 11:15. Archivado en Para los Obispos

SAN CESÁREO DE ARLÉS

* Francia 470? + 27 agosto 543

Parece que era de familia acaudalada. A los 18 pide a su obispo que lo admita en el clero. Poco después se retira a Lerins y allí disfrutó de la vida monástica. A pesar de ser mayordomo de la comunidad, su salud se quebrantó a causa de tanta mortificación. Años más tarde recibe la encomienda de restaurar la disciplina en un monasterio. A la muerte de su obispo recibe la consagración episcopal para sucederle en la sede primada de Galia. Se preocupó mucho de los monjes y monjas y redactó reglas monásticas. También reformó el clero de su diócesis con gran éxito. Se le puede considerar como uno de los fundadores de la Iglesia francesa.

Fue un orador cercano y sencillo. Animaba con gran unción a servir y amar a Dios. Gustaba mucho a las personas de aquella época su manera de enseñar y animar en el servicio de Dios. Era un auténtico catequista y un gran moralista en el sentido de que animaba a todos a practicar la virtud hasta llegar a la perfección. En la consagración de un templo dijo estas palabras: "Hoy celebramos por la benignidad de Cristo la dedicación de este templo; pero no debemos ser el templo vivo y verdadero de Dios. Con razón celebran los pueblos cristianos la solemnidad de la iglesia madre, ya que son consciente de que por ella han renacido espiritualmente".

>> Sigue...


Obispos sed santos como

01.06.17 | 11:09. Archivado en Para los Obispos

San Sidonio Apolinar, obispo
* c. 432 - †: c. 479 Francia Memoria, 21 de agosto

Gayo Solio Apolinar Sidonio, soldado, poeta, hombre de Estado, caballero de la corte y obispo, nació en Lyon hacia el año 430. Pertenecía a una de las más nobles familias de la Galia. Su padre y su abuelo, ambos llamados Apolinar, habían sido prefectos del pretorio.
Sidonio tuvo los mejores maestros de artes y ciencias y llegó a ser uno de los más célebres poetas y oradores de su tiempo. Sus cartas muestran que fue siempre muy devoto, extraordinariamente afectuoso, bondadoso y compasivo. Por otra parte, no era un censor exagerado, ya que no levantó la voz contra las iniquidades de su época, en tanto que Salviano escribía páginas incendiarias contra la corrupción de la Galia.

San Sidonio contrajo matrimonio con Papianila, de la que tuvo un hijo y tres hijas.
Sidonio, después de tiempos largos de explicar, abandonó la corte y se retiró a Auvernia. Poco después, la Iglesia llamó a Sidonio a su servicio. La diócesis de Arvenum, que desde entonces empezó a llamarse de Clermont en Auvernia, quedó vacante, y el pueblo y los prelados de la región eligieron obispo a san Sidonio.

>> Sigue...


Obispos sed santos como:

27.05.17 | 15:27. Archivado en Para los Obispos

Y III San Luis de Anjou-Sicilia, que murió siendo obispo de Toulouse a los veintitrés años,
El día de la Asunción recibió los santos óleos y, a pesar de que estaba muy débil por la enfermedad y las austeridades, cuando vio a su Señor que entraba a visitarle se levantó de su lecho y, adelantándose a él, puesto de rodillas, recibió por última vez al huésped amado que le tenía preparada una unión eterna en los cielos. Sus labios repetían sin parar: «Te adoramos, Jesucristo Señor nuestro, y te damos gracias por haber querido rescatar el mundo por tu santa cruz». Pronunciaba también las palabras de la salutación angélica, y contestaba a su compañero que le preguntaba por qué: «No tardaré en morir; la Virgen Santísima acudirá a mi amparo».

Murió el 19 de agosto de 1297. Su santidad, su pureza heroica fueron puestas de manifiesto por los milagros que acompañaron su tránsito: uno de los religiosos que le asistían vio a su alma subir al cielo en medio de los espíritus bienaventurados que cantaban: «Así suele tratar el Señor a los que han vivido con tanta inocencia y pureza».

>> Sigue...


Señores Obispos: Vemos cada vez menos afición a la oración

24.05.17 | 11:15. Archivado en Para los Obispos

A nuestros queridos Obispos: Vemos cada vez menos afición por la oración personal; por la meditación que tantos años hemos practicado. Resulta a muchos aburrida. Nos parece que hacemos bastante algunos sacerdotes y obispos si rezamos juntos laudes o vísperas y celebramos la Eucaristía con dignidad.

Y éste es el gran mal de nuestro tiempo: que la gran mayoría de los hombres no ama a Dios y aun el sacerdote, religioso u obispo le amamos muy poquito. El trabajo apostólico rinde poco por falta de este amor. (P. Nieto)

Lo cierto es que si los apóstoles y los primeros cristianos hubieran sido igual a nosotros, con la mentalidad de gran parte de nosotros (obispos o sacerdotes), hoy no seríamos cristianos.

Como punto positivo observamos en los sacerdotes jóvenes, en estos que algunos llaman “entirillados” porque siempre llevan su clergyman, mucha ilusión por la oración y por la confesión frecuente. Buena señal. A seguir por estas sendas.

>> Sigue...


Obispos: Retratos y tumbas

22.05.17 | 11:27. Archivado en Para los Obispos, Breves

Sed muy humildes, obispos. Jamás seáis pretenciosos.

Lo de retratos, tumbas distinguidas y mausoleos es la punta del iceberg, porque ¿qué piensan bastantes dirigentes cuando un pobre cura da un patinazo en cualquier terreno? Como el caso del desgraciado sacerdote, denunciado (no sé si con vedad o con mentira) del abominable crimen de pederastia. Cuando acudió a su obispo, sin siquiera escucharle le dice: "Apártate de mi vista y vete al pueblo donde naciste". Caso real con nombres y apellidos que omito por respeto.
Por amor a nuestra fe, queridos obispos, pedimos por vosotros, pero poned de vuestra parte toda la ilusión en ser santos, humildes y misericordiosos.

>> Sigue...


Obispos sed santos como:

17.05.17 | 11:20. Archivado en Para los Obispos

II San Luis de Anjou-Sicilia, que murió siendo obispo de Toulouse a los veintitrés años,
Pronto Dios iba a permitir que realizara su voto. Después de una larga enfermedad curó como de milagro. Seguidamente llegó la hora de su liberación: pronunció estas palabras en las que se retrata su alma santa: «Jesucristo es mi reino. Poseyéndole a Él, lo tengo todo. Desposeído de Él, lo pierdo todo».
De vuelta a Italia con su padre, renunció a la corona de Nápoles a favor de su hermano Roberto. Pensaba vivir escondido en un convento de la Orden franciscana en Alemania. Pronunció, efectivamente, sus votos en el convento de Ara Coeli, de los padres franciscanos de Roma, recibiendo seguidamente las sagradas órdenes en Nápoles (20 de mayo de 1296).

Pero cuando volvió a Roma, el papa Bonifacio VIII le había designado para ocupar el obispado de Toulouse. El día de Santa Águeda, habiendo revestido el hábito de su Orden, atravesó las calles de Roma descalzo desde el Capitolio hasta San Pedro, donde predicó y fue consagrado. En Toulouse su administración fue cortísima, pero muy provechosa: reformó el clero, poniendo todo su cuidado en examinar con esmero a sus sacerdotes; predicaba a menudo dos veces al día y su palabra encendida, que convertía las almas, era acompañada de prodigios que curaban los cuerpos; llevaba una vida austera de ayunos y disciplinas; visitaba, por fin, a los pobres enfermos, recibiendo a diario veinticinco de ellos en su casa.

>> Sigue...


Obispos: el sacerdocio es algo grande

12.05.17 | 11:54. Archivado en Para los Obispos

"El sacerdocio es algo grande. Y el Obispo tiene la plenitud del sacerdocio. No se sabrá lo que es, sino en el cielo. Si lo entendiéramos en la tierra, moriría uno, no de repente, sino de amor" (Ars). Merece la pena detenernos todos los días a pensar lo que supone el sacerdocio.

Y más aún hoy. Señor, danos tu gracia abundante; mira que la mayoría de los hombres no ama a Dios, y aun los sacerdotes, religiosos y obispos tampoco estamos enamorados del Señor; concédenos este amor que diste a tus Apóstoles, cuando decían de ellos los judíos, "de mosto están llenos". Que somos demasiado cuerdos.

>> Sigue...


Obispos sed santos como:

07.05.17 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

San Luis de Anjou-Sicilia, que murió siendo obispo de Toulouse a los veintitrés años,
* 1274 en Brignoles + 1297 Toulouse Memoria, 19 agosto
Nació el año 1274 en Brignoles, hermosa villa de Provenza. Su madre, María de Hungría, era sobrina de Santa Isabel y hermana de tres príncipes que también llegaron a ser reyes y santos: Esteban, Ladislao y Enrique. Su padre, Carlos II de Anjou, rey de Nápoles, Sicilia, Jerusalén y Hungría, era el propio sobrino de San Luis de Francia. El príncipe don Luis brilló desde su infancia por la seguridad de su juicio, su piedad sólida, el desprecio de los honores del siglo y una gravedad que le conciliaban el amor y el respeto de todos. Desde luego, Dios le llamaba para más alto destino que el que la historia política de su tiempo parecía reservarle.

Fue testigo, en sus primeros años, de las sangrientas luchas que oponían su familia a los reyes de Aragón.

>> Sigue...


Obispos: Sacristías catedralicias

02.05.17 | 11:15. Archivado en Para los Obispos, Breves

A lo largo de mi vida me ha tocado ver sacristías catedralicias y museos diocesanos en abundancia. En varias he apreciado una larga fila de obispos en retratos pictóricos. ¡Los obispos como grandes señores! ¡Es curioso! Porque todos estos prelados gustan de hablar de la humildad. Incluso a uno de ellos le oí decir, en nuestros tiempos de seminario: "Cuando yo muera he pedido que me entierren aquí, en la puerta que separa la iglesia del claustro, para que cuando paséis, me piséis todos". ¡Qué afirmación tan grotesca, cuando él mismo encargaba a un pintor de fama provincial le retratara para la posteridad! Así somos… Falleció muchos años después. Hoy nadie se acuerda de él a pesar de haber conseguido su pretensión.

Otro, no sé si obispo, cardenal o canónigo, en el suelo de su catedral, en el lugar en que yace hasta que la iglesia se derrumbe, hizo poner esta inscripción en latín: "Pulvus, cinis, nihil". Si de verdad era humilde, ¿por qué no ordenó ser enterrado en una fosa común o en una sencilla sepultura, aunque indicara su nombre y su apellido?

>> Sigue...


Sábado, 24 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930