Secularizados, mística y obispos

Obispos. Sean misericordiosos los obispos

19.10.18 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los doctores de la letra y no del espíritu, de la muerte y no de la vida, que, en vez de enseñar la misericordia y la vida, amenazan con el castigo y la muerte y condenan al justo. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos de los que juzgan cómodamente a los demás, corazones dispuestos a condenarlos incluso a la lapidación, sin fijarse nunca en sus propios pecados y culpas. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los fundamentalismos y en el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia.

>> Sigue...


BEATO PABLO BURALI D´AREZZO, arzobispo de Nápoles

14.10.18 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

* 1511 Fondi – Gaetta † 1578 Nápoles Memoria, 17 junio
Entre los teatinos destaca, con fulgores de santidad y exquisitas dotes de gobierno, el Beato Pablo Burali d'Arezzo.

En la población de Itri, situada cerca de la costa meridional de Italia, entre Fondi y Gaeta, nacía en 1511 el segundo de los cuatro, hijos que concedió el cielo a los nobles esposos Pablo Burali de Arezzo y Victoria Olivers, siéndole impuesto en el bautismo el nombre de Escipión.

La infancia del gentil retoño de los Burali se caracterizó por precoces manifestaciones de una inteligencia despejada, ardientes muestras de amor a Dios y generosos sentimientos de compasión y afecto hacia los pobres y desgraciados.
Estudió en Bolonia, en su célebre Universidad completó su formación intelectual y cursó con brillantez los estudios de derecho civil y canónico. Fue investido a los veinticinco años con la birreta doctoral en ambos derechos.

El foro napolitano fue la palestra donde, por espacio de doce años, ejerció el jurista su carrera de abogado. Sus excepcionales dotes le denominaban con el sobrenombre de "el doctor de la verdad".

>> Sigue...


Obispos. Sea el sacerdote el primer amigo

09.10.18 | 11:09. Archivado en Para los Obispos

El primer prójimo del Obispo es su presbítero: su primer prójimo. Si tú no amas al primer prójimo, no serás capaz de amar a todos. Cercanos a los presbíteros, a los diáconos, a sus colaboradores en el ministerio; cercanos a los pobres, a los débiles, a los que no tienen hogar y a los inmigrantes. Miren a los fieles en los ojos. Pero miren el corazón. Y que aquel fiel tuyo sea presbítero, diacono o seglar, pueda mirar tu corazón. Pero mirar siempre en los ojos.

Cuiden diligentemente de aquellos que aún no están incorporados al rebaño de Cristo, porque ellos también les han sido encomendados en el Señor. No se olviden que forman parte del Colegio episcopal en el seno de la Iglesia católica, que es una por el vínculo del amor. Por tanto, su solicitud pastoral debe extenderse a todas las Iglesias, dispuesto siempre a acudir en ayuda de las más necesitadas. 18-3-16 A los nuevos obispos papa Francisco

>> Sigue...


D. Manuel Larrain Errázuriz, Obispo chileno

04.10.18 | 11:03. Archivado en Para los Obispos

Un verdadero ejemplo para obispos

Yo creo que D. Manuel fue casi un auténtico retrato de Jesucristo. Jesús pasó por la tierra haciendo el bien, amando a todos los hombres, estando en constante comunicación a través de la oración con su Padre. D. Manuel era un hombre de constante oración. Oración organizada en su oratorio, en su breviario, lectura del Evangelio, de los grandes Santos, sobre todo S. Francisco de Asís, de un constante estar con su maestro Jesús en todos los momentos de su vida diaria, en sus viajes en auto, en avión, en su caminar cotidiano.

Su capilla era su gran refugio para todas sus grandes y pequeñas decisiones. En su maestro sacaba las fuerzas para todas las adversidades de la vida, grandes y chicas. Su vida era una constante comunicación amorosa con el gran sacerdote del cual era su representante en la tierra, su imagen. "Ora et labora" era su quehacer cotidiano. Todo ello hecho con sencillez sin aspavientos, con su eterna alegría.

Eso hizo D. Manuel, " Amar" Amar a todos al que le quería y al que lo odiaba, al santo y al pecador como Jesús, que le reprochaban que comía con los pecadores y se codeaba con las prostitutas. La frase de Jesús que decía que no hay que apagar la vela que aun humea " Don Manuel lo practicó al máximo con todos. Yo puedo dar un testimonio de mí mismo, que abandone el sacerdocio, pero me invito a su cumpleaños y me puso junto a Él en su gran mesa llena de muchos amigos, muchos de ellos extranjeros.
Alojó en casa de otro sacerdote secularizado que no nombraré que según los cánones vivía en pecado. Conversaba con grandes hombres de poder y de riqueza y de sabiduría y con igual naturalidad conversaba con el humilde campesino y su hablar se hacía todo a todos. Se acomodaba a los conocimientos de todos sus interlocutores con sencillez y naturalidad. Como Jesús que lloró ante el sepulcro de su amigo Lázaro, también D. Manuel lloraba. Yo fui testigo varias veces de su llanto.

>> Sigue...


Obispos sed santos como

29.09.18 | 11:11. Archivado en Para los Obispos

Beato Juan Dominici, obispo
* 1355 † 1419 Budapest (Hungría) Memoria, 10 de junio

Era un florentino de origen humilde que vino al mundo en 1376. A la edad de dieciocho años recibió el hábito de los dominicos, en el priorato de Santa María Novella, pese a cierta oposición causada por su falta de educación y su tendencia a tartamudear. Pero aquellas carencias quedaron ampliamente recompensadas por su extraordinaria capacidad de retener en la memoria lo que aprendía y ello le bastó para convertirse, en poco tiempo, en uno de los teólogos más reputados de su época y en un predicador elocuente.

Escribió comentarios a las Sagradas y los «laudi» o himnos en la lengua vernácula. Después de completar sus estudios en la Universidad de París, dedicó doce años a la enseñanza y la predicación, en Venecia.
Más tarde se le nombró prior en Santa María Novella y sucesivamente ocupó otros prioratos. En Fiésole y en Venecia fundó nuevas casas para monjes y, en la última de las ciudades nombradas, estableció un convento para monjas dominicas, llamado de Corpus Christi.

>> Sigue...


Obispos Preguntas

24.09.18 | 11:55. Archivado en Para los Obispos

Cuántas veces pienso que le tenemos miedo a la ternura de Dios, y porque le tenemos miedo a la ternura de Dios, no dejamos que se experimente en nosotros y por eso tantas veces somos duros, severos, castigadores, somos pastores sin ternura. ¿Qué nos dice Jesús en el capítulo 15 de Lucas, de aquel pastor que notó que tenía solamente noventa y nueve ovejas y le faltaba una, que las dejó bien cuidaditas cerradas con llave y se fue a buscar a la otra, que estaba enredada ahí entre los espinos y no le pegó, no la retó, la tomó en sus brazos, en sus hombros y la trajo y la curó, si estaba herida?

¿Hacés lo mismo vos con tus feligreses, cuando notás que no hay uno en el rebaño o nos hemos acostumbrado a ser una Iglesia que tiene una sola oveja en el rebaño y dejamos que noventa y nueve se pierdan en el monte? ¿Tus entrañas de ternura se conmueven? ¿Sos pastor de ovejas o te has convertido en un peinador, en un peluquero de una sola oveja exquisita, porque te buscás a vos mismo y te olvidaste de la ternura que te dio tu Padre, que te los cuenta aquí, en el capítulo 11 de Oseas y te olvidaste de cómo se da ternura? El corazón de Cristo es la ternura de Dios, ¿cómo voy a entregarte, cómo te voy a abandonar? Cuando estás solo, desorientado, perdido, vení a mí que yo te voy a salvar, yo te voy a consolar.
Hoy les pido a ustedes en este retiro que sean pastores con ternura de Dios, que dejen el látigo colgado en la sacristía y sean pastores con ternura, incluso con los que le traen más problemas. Es una gracia, es una gracia divina. Nosotros no creemos en un Dios etéreo, creemos en un Dios que se hizo carne, que tiene un corazón, y ese corazón hoy nos habla así: vengan a mí si están cansados, agobiados, yo los voy a aliviar, pero a los míos, a mis pequeños trátenlos con ternura, con la misma ternura con que los trato yo. Eso nos dice el corazón de Cristo hoy y es lo que en esta misa pido para ustedes y también para mí.

Francisco 13-6-15

>> Sigue...


Obispos sed santos como

19.09.18 | 11:14. Archivado en Para los Obispos, Espirtualidad mística

San Guillermo Fitzherbert, obispo de York
†: 1154 Memoria, 8 de junio
Se trata de un episcopado azaroso y muy curioso

Guillermo Fitzherbert, conocido también como Guillermo de Thwayt, fue, según se afirma, el hijo de una hermanastra del rey Esteban, llamada Emma y del conde Herbert, tesorero de Enrique I.
Desde su temprana juventud, se dice, Guillermo fue nombrado tesorero de la iglesia de York. Al parecer, en su trabajo fue un tanto indolente, pero en lo personal era simpático y gozaba de una gran popularidad, por lo cual, en 1140, a la muerte del arzobispo Thurston, de York, se le eligió para ocupar el puesto vacante.
Acusaban a Guillermo de simonía, de faltas a la castidad y de haberse valido de una indebida influencia por parte del rey. Esteban lo invistió con los poderes temporales de la sede, pero Teobaldo, el arzobispo de Canterbury, no se atrevió a consagrarlo; las partes en disputa llevaron el caso a Roma.

Guillermo Fitzherbert, al fin, pudo dar las satisfacciones pedidas por Enrique de Winchester, quien lo consagró debidamente.

Los clérigos y el pueblo de York le dieron una calurosa bienvenida, y gobernó su diócesis relativamente bien, con la preocupación principal de mantener la paz entre sus fieles, sin que por ello fuese capaz de conservarla para sí.

>> Sigue...


Obispos

14.09.18 | 11:50. Archivado en Para los Obispos

Los pastores mundanos hablan demasiado y escuchan poco
Les falta “la roca del amor de Dios, la roca de la Palabra de Dios”. Y sin esta roca “no pueden profetizar, no pueden construir: aparentan, porque al final todo se derrumba”. “Son los ‘pseudo pastores’, los pastores mundanos; también los pastores o los cristianos que hablan demasiado, tienen miedo del silencio, quizá hacen demasiado”. Pero no son capaces de escuchar, hacen lo que dicen, hacen de lo propio, pero no de Dios”:

“Recordemos estas tres palabras, son un signo: hacer, escuchar, hablar. Uno que sólo habla y hace, no es un verdadero profeta, no es un verdadero cristiano, y al final se derrumbará todo: no está sobre la roca del amor de Dios, no está firme como la roca. Uno que sabe escuchar y de la escucha hace, con la fuerza de la palabra de otro, no de la propia, ese permanece firme. Si bien sea una persona humilde, que no parece importante, ¡pero cuántos de estos grandes hay en la Iglesia! ¡Cuántos obispos grandes, cuántos sacerdotes grandes, cuántos fieles grandes que saben escuchar y de la escucha hacen!”
25-6-15 Papa Francisco

>> Sigue...


Obispos sed santos como

09.09.18 | 11:11. Archivado en Para los Obispos

SAN MEDARDO Obispo Vermand

* 457 + 545 Memoria, 8 junio
San Medardo es un gran santo milagrero. Es uno de los primeros santos que produjo la Francia recién convertida por San Remigio, quien hizo bautizar al rey Clodoveo en Reims.
Había nacido en Salency en la segunda mitad del siglo V. Sus padres Néstor y Protagia, también ellos cristianos, educaron lo mejor que pudieron a su hijo. Este estaba llamado por la Divina Providencia para algo muy grande. Eran muchos los prodigios que desde muy pequeñín se realizaban sobre él para poder presagiar de este modo.

Sus padres lo encomendaron a los monjes para que le dieran una digna educación. En las letras y en las artes progresó maravillosamente siendo la admiración de sus mismos maestros hasta tal punto que ya no sabían qué enseñarle porque sabía más que ellos.

Pero más aún que en las ciencias se le veía progresar en la santidad. Se le veía absorto en la oración. Pasaba largas horas en la Iglesia y entregado a obras de caridad. Más de una vez su padre hubo de reñirle porque había entregado a los pobres hasta su misma cabalgadura. Su padre intentó encaminarlo por la carrera militar, pero pronto se dio cuenta que la suya era la de clérigo. Estudió teología y en poco tiempo los superiores le vieron preparado para ser ordenado sacerdote.

>> Sigue...


Obispos

04.09.18 | 11:51. Archivado en Para los Obispos


Amen de verdad

Amen con amor de padre y de hermano a cuantos Dios pone bajo su cuidado, especialmente a los presbíteros y diáconos. Hace llorar cuando escuchamos que un presbítero dice que ha pedido hablar con su Obispo y la secretaria le ha dicho que “tiene muchas cosas por hacer, pero dentro de tres meses no lo podrá recibir”. El primer prójimo del Obispo es su presbítero: su primer prójimo.

Si tú no amas al primer prójimo, no serás capaz de amar a todos. Cercanos a los presbíteros, a los diáconos, a sus colaboradores en el ministerio; cercanos a los pobres, a los débiles, a los que no tienen hogar y a los inmigrantes. Miren a los fieles en los ojos. Pero miren el corazón. Y que aquel fiel tuyo sea presbítero, diacono o laico, pueda mirar tu corazón. Pero mirar siempre en los ojos.

Cuiden diligentemente de aquellos que aún no están incorporados al rebaño de Cristo, porque ellos también les han sido encomendados en el Señor. No se olviden que forman parte del Colegio episcopal en el seno de la Iglesia católica, que es una por el vínculo del amor. Por tanto, su solicitud pastoral debe extenderse a todas las Iglesias, dispuesto siempre a acudir en ayuda de las más necesitadas.
Preocúpense, pues, de la grey universal, a cuyo servicio les pone el Espíritu Santo para servir a la Iglesia de Dios. Y esto háganlo en el nombre del Padre, cuya imagen representas en la Iglesia; en el nombre de su Hijo, Jesucristo, cuyo oficio de Maestro, Sacerdote y Pastor ejerces; y en el nombre del Espíritu Santo, que da vida a la Iglesia de Cristo y fortalece nuestra debilidad. Que el Señor los acompañe, les esté cerca en este camino que hoy inician.

Francisco abril 2016

>> Sigue...


Obispos sed santos como

30.08.18 | 11:21. Archivado en Para los Obispos

III
San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio
*Ceretta (Italia) 1789 + Piacenza 1846 Memoria, 7 junio
Camino a la plenitud sacerdotal

En otoño de 1837, Gianelli, gran misionero se encontraba en San Bartolomé de la Ginestra. Le llega un pliego, lo abre...palidece y exclama:

"Yo nacido pobre. Yo de la nada. Yo, Yo Obispo: No, No..." Es consagrado Obispo, el 6 de mayo de 1838. Presta juramento, en manos del Rey Sardo. Entre los saludos, oye una maternal: "Hijo mío , Bobbio, no es para ti".

Lo que Gianelli responde: "No tengas miedo, querida mamá. Si los bobbienses son buenos, iremos de común acuerdo. Y si no lo son, yo cumpliré con mi deber, poniéndome en las manos de Dios".

Obispo de Bobbio

>> Sigue...


Obispos Escogidos para

25.08.18 | 11:34. Archivado en Para los Obispos

Y a ustedes, queridos hermanos, elegidos por el Señor, recuerden que han sido escogidos entre los seres humanos para servirles en las cosas de Dios. El episcopado es un servicio, no un honor. Por ello, el Obispo debe ante todo vivir para los fieles, y no solamente presidirlos; porque, según el mandato del Señor, el que es mayor debe hacerse el más pequeño, y el que preside, debe servir humildemente. Sean servidores. De todos: de los más grandes y de los más pequeños. De todos, pero siempre servidores, al servicio.

Proclamen la palabra de Dios a tiempo y a destiempo; exhorten con toda paciencia y deseo de edificar. En la oración y en el sacrificio eucarístico, pidan abundancia y diversidad de gracias, para que el pueblo a ustedes encomendado participe de la plenitud de Cristo. No se olviden que la primera tarea del Obispo es la oración: esto lo ha dicho Pedro, el día de la elección de los siete diáconos. La segunda tarea, el anuncio de la Palabra. Luego viene lo demás. Pero el primero es la oración. Si un Obispo no reza, no podrá hacer nada.

>> Sigue...


Viernes, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031