Secularizados, mística y obispos

Obispos fuerza misionera

12.12.18 | 12:02. Archivado en Para los Obispos

Con un solo corazón y una sola alma, podáis llevar a cabo el cometido pastoral que os habéis propuesto de ofrecer a cada fiel una iniciación cristiana exigente y fascinante, que comunique la integridad de la fe y de la espiritualidad, enraizada en el Evangelio y formadora de agentes libres en medio de la vida pública.

Verdaderamente, los tiempos en que vivimos exigen una nueva fuerza misionera en los cristianos, llamados a formar un laicado maduro, identificado con la Iglesia, solidario con la compleja transformación del mundo. Se necesitan auténticos testigos de Jesucristo, especialmente en aquellos ambientes humanos donde el silencio de la fe es más amplio y profundo: entre los políticos, intelectuales, profesionales de los medios de comunicación, que profesan y promueven una propuesta monocultural, desdeñando la dimensión religiosa y contemplativa de la vida. En dichos ámbitos, hay muchos creyentes que se avergüenzan y dan una mano al secularismo, que levanta barreras a la inspiración cristiana. Entre tanto, queridos hermanos, quienes defienden con valor en estos ambientes un vigoroso pensamiento católico, fiel al Magisterio, han de seguir recibiendo vuestro estímulo y vuestra palabra esclarecedora, para vivir la libertad cristiana.

>> Sigue...


Obispos sed santos como

07.12.18 | 14:53. Archivado en Para los Obispos

SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

* Marianella (Nápoles) 1696 + Pagani 1 a agosto 1797

Fue el primogénito de una familia numerosa. Sus padres, pertenecientes a la nobleza de Nápoles, le dieron una formación privilegiada en lo humano y religioso. Estudió la carrera de Derecho. Perdió su único juicio en que la sentencia estaba dada antes de celebrarse el juicio. Dijo entonces estas memorables palabras: "Mundo, te he conocido. Adiós, tribunales!". Al comprobar la mezquindad de la justicia humana no quiso continuar esta profesión. Compuso un código deontológico para el abogado cristiano.

Alfonso pasaba largo tiempo de oración ante el Santísimo en el Hospital de los Incurables. En aquellos días no quiso acompañar a su padre para celebrar el cumpleaños de la Emperatriz de Austria. Decidió quedarse en el hospital a atendiendo a los enfermos. Entonces escuchó una voz interior que le decía: "Alfonso, deja el mundo y entrégate a mí". Aquella voz se repitió. Dejó su espada de caballero en el altar de la Iglesia de la Merced, se despojó de la toga y de la primogenitura y se entregó del todo al Señor. Su padre se oponía, pero ingresó en el seminario. A los 30 años era sacerdote.

>> Sigue...


Obispos. Sobre los abusos sexuales

02.12.18 | 12:05. Archivado en Para los Obispos, Actualidad


Otro asunto que ha llamado mucho la atención en los últimos meses, y que socava gravemente la credibilidad moral de los Pastores de la Iglesia, es el vergonzoso abuso de niños y jóvenes por parte de sacerdotes y religiosos. He hablado en muchas ocasiones de las profundas heridas que causa dicho comportamiento, en primer lugar en las víctimas, pero también en las relaciones de confianza que deben existir entre los sacerdotes y el pueblo, entre los sacerdotes y sus obispos, y entre las autoridades de la Iglesia y la gente en general. Sé que habéis adoptado serias medidas para poner remedio a esta situación, para asegurar que los niños estén eficazmente protegidos contra los daños y para hacer frente de forma adecuada y transparente a las denuncias que se presenten. Habéis reconocido públicamente vuestro profundo pesar por lo ocurrido, y las formas, a menudo insuficientes, con que esto se abordó en el pasado. Vuestra creciente toma de conciencia del alcance del abuso de menores en la sociedad, sus efectos devastadores, y la necesidad de proporcionar un correcto apoyo a las víctimas debería servir de incentivo para compartir las lecciones que habéis aprendido con la comunidad en general. En efecto, ¿qué mejor manera podría haber de reparar estos pecados que acercarse, con un espíritu humilde de compasión, a los niños que siguen sufriendo abusos en otros lugares? Nuestro deber de cuidar a los jóvenes no exige menos.

>> Sigue...


Obispos. Sed santos como

17.11.18 | 11:23. Archivado en Para los Obispos

San Deodato de Nevers, obispo
†: c. 679 Francia Memoria, 19 de junio

Un obispo que se hizo monje
San Deodato llegó a ser obispo de Nevers alrededor del año 655 y, en 657, asistió al sínodo de Sens. Tras de ocupar la sede episcopal durante varios años, renunció a ella y se trasladó a los Vosgos para llevar una vida de soledad y mortificación. Fue obligado a abandonar el sitio que había elegido para vivir, a causa de la hostilidad de las gentes de la comarca; entonces se refugió en una isla, frente a Estrasburgo, donde ya se habían instalado otros solitarios. Todos reunidos llevaron vida comunitaria, dedicada a la oración y la penitencia. San Deodato llegó a ser el superior y, con la ayuda del rey Childerico, construyó una iglesia.

Aquella comunidad fue el núcleo del que surgió, posteriormente, la abadía de Ebersheim. San Deodato, que sólo anhelaba entregarse a la contemplación, decidió apartarse de aquella existencia activa, para buscar un sitio donde pudiese servir a Dios sin otras preocupaciones. Sin embargo, a donde quiera que iba, se encontraba con la oposición y aun la persecución de los habitantes del lugar.

No tardaron en acudir los discípulos y Deodato fundó para ellos un monasterio que fue llamado «Jointures». No lejos estaba Moyenmoutier, donde otro obispo retirado, san Idulfo de Trier, gobernaba a otro grupo de ermitaños. Los dos santos se hicieron amigos y periódicamente visitaban sus respectivos monasterios. fuente: «Vidas de los santos», Alban Butler

>> Sigue...


Obispos. Misericordia

03.11.18 | 15:02. Archivado en Para los Obispos

Los Obispos, dijo el Papa tienen la misión de ofrecer pastoralmente la misericordia. Es una misión no tan fácil señaló el Papa, es importante hacerla accesible, tangible y presente en las iglesias particulares a ustedes confiada, de tal modo que sean casas donde esté presente la santidad, la verdad y el amor. “El mundo está cansado de seductores mentirosos.

Y me permito decir: de sacerdotes a la moda o de Obispos a la moda. La gente se da cuenta – el pueblo de Dios tiene la percepción de Dios – la gente se da cuenta y se aleja cuando reconoce a los narcisistas, los manipuladores, los defensores de sus propias causas, los promotores de banales cruzadas”. Francisco 16-9-16

>> Sigue...


Obispos. Sean testigos del amor

29.10.18 | 11:18. Archivado en Para los Obispos

En el fondo hay un profundo desprecio al santo pueblo fiel de Dios: “este ciego qué tiene que meterse que se quede ahí”. Parecería lícito que encuentren espacio solamente los «autorizados», una «casta de diferentes» que poco a poco se separa, diferenciándose se diferencia de su pueblo. Han hecho de la identidad una cuestión de superioridad.

Esa identidad que es pertenencia se hace superior, ya no son pastores sino capataces: “yo llegué hasta acá, ponte en tu sitio”. Escuchan pero no oyen, ven pero no miran. Me permito un anécdota que viví hace como. - año 75, en tu diócesis, en tu arquidiócesis- yo le había hecho una promesa al Señor del Milagro de ir todos los años a Salta en peregrinación para El Milagro si mandaba 40 novicios. Mandó 41. Bueno, después de una concelebración - porque ahí es como en todo gran santuario, misa tras misa, confesiones y no paras- yo salía hablando con un cura que me acompañaba, que estaba conmigo, había venido conmigo, y se acerca una señora, ya a la salida, con unos santitos, una señora muy sencilla, no sé, sería de Salta o habrá venido de no sé dónde, que a veces tardan días en llegar a la capital para la fiesta de El Milagro: “Padre, me lo bendice” -le dice al cura que me acompañaba-.

>> Sigue...


BEATO PABLO BURALI D´AREZZO, arzobispo de Nápoles (Final)

24.10.18 | 11:25. Archivado en Para los Obispos

Obispos sed santos como él
* 1511 Fondi – Gaetta † 1578 Nápoles Memoria, 17 junio
Obispo de Plasencia
Nombrado en abril de 1567 prepósito de la Casa de San Silvestre, de Roma, el padre Burali pasó a residir en la Ciudad Eterna. El papa San Pío V desplegaba una enérgica actividad apostólica para convertir en sustancia y vida de la Iglesia los decretos reformadores del concilio de Trento. San Carlos Borromeo, cardenal arzobispo de Milán, implantaba en su sede la reforma con celo enardecido. La vecina diócesis de Plasencia vegetaba en franca decadencia religiosa. El padre Burali fue preconizado obispo de la misma en el consistorio de julio de 1568. Esta vez su humildad no pudo hallar escapatoria, Obligado por el Papa, recibió la consagración episcopal el 1 de agosto siguiente en la propia iglesia de San Silvestre, de manos del cardenal de Pisa, haciendo su entrada solemne en la diócesis el 29 de septiembre.

El celo pastoral del prelado, unido al talento y sentido humano del antiguo jurista, transformaron en plazo breve la diócesis placentina, promulgando en ella la legislación del Tridentino. Animado por el espíritu litúrgico de la Orden, restauró la catedral y veló por el esplendor del culto divino, asistiendo cada domingo a la misa mayor y a las vísperas. Llamó a los teatinos, capuchinos y somascos para que fundaran en la diócesis. Pero centró toda su actividad apostólica en tres empresas importantísimas: la visita pastoral, que realizó meticulosamente varias veces; el sínodo diocesano, que celebró dos veces, y la fundación del seminario, uno de los primeros de Italia, y cuyo primer director espiritual fue San Andrés Avelino, el cual se multiplicaba para complacer a sus dos amigos Burali y Borromeo.

>> Sigue...


Obispos. Sean misericordiosos los obispos

19.10.18 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los doctores de la letra y no del espíritu, de la muerte y no de la vida, que, en vez de enseñar la misericordia y la vida, amenazan con el castigo y la muerte y condenan al justo. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que, en vez de despojarse de sus propias ambiciones, despojan incluso a los inocentes de su propia dignidad.

Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos de los que juzgan cómodamente a los demás, corazones dispuestos a condenarlos incluso a la lapidación, sin fijarse nunca en sus propios pecados y culpas. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los fundamentalismos y en el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia.

>> Sigue...


BEATO PABLO BURALI D´AREZZO, arzobispo de Nápoles

14.10.18 | 11:14. Archivado en Para los Obispos

* 1511 Fondi – Gaetta † 1578 Nápoles Memoria, 17 junio
Entre los teatinos destaca, con fulgores de santidad y exquisitas dotes de gobierno, el Beato Pablo Burali d'Arezzo.

En la población de Itri, situada cerca de la costa meridional de Italia, entre Fondi y Gaeta, nacía en 1511 el segundo de los cuatro, hijos que concedió el cielo a los nobles esposos Pablo Burali de Arezzo y Victoria Olivers, siéndole impuesto en el bautismo el nombre de Escipión.

La infancia del gentil retoño de los Burali se caracterizó por precoces manifestaciones de una inteligencia despejada, ardientes muestras de amor a Dios y generosos sentimientos de compasión y afecto hacia los pobres y desgraciados.
Estudió en Bolonia, en su célebre Universidad completó su formación intelectual y cursó con brillantez los estudios de derecho civil y canónico. Fue investido a los veinticinco años con la birreta doctoral en ambos derechos.

El foro napolitano fue la palestra donde, por espacio de doce años, ejerció el jurista su carrera de abogado. Sus excepcionales dotes le denominaban con el sobrenombre de "el doctor de la verdad".

>> Sigue...


Obispos. Sea el sacerdote el primer amigo

09.10.18 | 11:09. Archivado en Para los Obispos

El primer prójimo del Obispo es su presbítero: su primer prójimo. Si tú no amas al primer prójimo, no serás capaz de amar a todos. Cercanos a los presbíteros, a los diáconos, a sus colaboradores en el ministerio; cercanos a los pobres, a los débiles, a los que no tienen hogar y a los inmigrantes. Miren a los fieles en los ojos. Pero miren el corazón. Y que aquel fiel tuyo sea presbítero, diacono o seglar, pueda mirar tu corazón. Pero mirar siempre en los ojos.

Cuiden diligentemente de aquellos que aún no están incorporados al rebaño de Cristo, porque ellos también les han sido encomendados en el Señor. No se olviden que forman parte del Colegio episcopal en el seno de la Iglesia católica, que es una por el vínculo del amor. Por tanto, su solicitud pastoral debe extenderse a todas las Iglesias, dispuesto siempre a acudir en ayuda de las más necesitadas. 18-3-16 A los nuevos obispos papa Francisco

>> Sigue...


D. Manuel Larrain Errázuriz, Obispo chileno

04.10.18 | 11:03. Archivado en Para los Obispos

Un verdadero ejemplo para obispos

Yo creo que D. Manuel fue casi un auténtico retrato de Jesucristo. Jesús pasó por la tierra haciendo el bien, amando a todos los hombres, estando en constante comunicación a través de la oración con su Padre. D. Manuel era un hombre de constante oración. Oración organizada en su oratorio, en su breviario, lectura del Evangelio, de los grandes Santos, sobre todo S. Francisco de Asís, de un constante estar con su maestro Jesús en todos los momentos de su vida diaria, en sus viajes en auto, en avión, en su caminar cotidiano.

Su capilla era su gran refugio para todas sus grandes y pequeñas decisiones. En su maestro sacaba las fuerzas para todas las adversidades de la vida, grandes y chicas. Su vida era una constante comunicación amorosa con el gran sacerdote del cual era su representante en la tierra, su imagen. "Ora et labora" era su quehacer cotidiano. Todo ello hecho con sencillez sin aspavientos, con su eterna alegría.

Eso hizo D. Manuel, " Amar" Amar a todos al que le quería y al que lo odiaba, al santo y al pecador como Jesús, que le reprochaban que comía con los pecadores y se codeaba con las prostitutas. La frase de Jesús que decía que no hay que apagar la vela que aun humea " Don Manuel lo practicó al máximo con todos. Yo puedo dar un testimonio de mí mismo, que abandone el sacerdocio, pero me invito a su cumpleaños y me puso junto a Él en su gran mesa llena de muchos amigos, muchos de ellos extranjeros.
Alojó en casa de otro sacerdote secularizado que no nombraré que según los cánones vivía en pecado. Conversaba con grandes hombres de poder y de riqueza y de sabiduría y con igual naturalidad conversaba con el humilde campesino y su hablar se hacía todo a todos. Se acomodaba a los conocimientos de todos sus interlocutores con sencillez y naturalidad. Como Jesús que lloró ante el sepulcro de su amigo Lázaro, también D. Manuel lloraba. Yo fui testigo varias veces de su llanto.

>> Sigue...


Obispos sed santos como

29.09.18 | 11:11. Archivado en Para los Obispos

Beato Juan Dominici, obispo
* 1355 † 1419 Budapest (Hungría) Memoria, 10 de junio

Era un florentino de origen humilde que vino al mundo en 1376. A la edad de dieciocho años recibió el hábito de los dominicos, en el priorato de Santa María Novella, pese a cierta oposición causada por su falta de educación y su tendencia a tartamudear. Pero aquellas carencias quedaron ampliamente recompensadas por su extraordinaria capacidad de retener en la memoria lo que aprendía y ello le bastó para convertirse, en poco tiempo, en uno de los teólogos más reputados de su época y en un predicador elocuente.

Escribió comentarios a las Sagradas y los «laudi» o himnos en la lengua vernácula. Después de completar sus estudios en la Universidad de París, dedicó doce años a la enseñanza y la predicación, en Venecia.
Más tarde se le nombró prior en Santa María Novella y sucesivamente ocupó otros prioratos. En Fiésole y en Venecia fundó nuevas casas para monjes y, en la última de las ciudades nombradas, estableció un convento para monjas dominicas, llamado de Corpus Christi.

>> Sigue...


Domingo, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31