Secularizados, mística y obispos

LA MUERTE NO HA DE SER UN TABÚ

16.12.17 | 11:22. Archivado en Enfermos y debilidad

A los nueve años me enteré de la muerte porque vi en cuerpo presente a una monja de clausura en un monasterio benedictino. Íbamos allí por curiosidad, pero nuestros padres y maestros se encargaron de explicarnos con claridad que en este mundo todos estamos de paso. Hablar hoy de la muerte a los niños es un tema tabú, a pesar de que para los telediarios sea la noticia preferida. A los nietos se les impide con frecuencia acudir al funeral de sus abuelos.

Un chaval moría de repente en mi colegio mientras jugaba de portero en un partido de fútbol. El profesor – entrenador reunió enseguida a los alumnos y les dijo: “Bueno, ya no hablemos más de lo sucedido. ¡Ahora, a olvidar!” Y le parecía que ponía una pica en Flandes. ¡Oh si tuviéramos presente mayores y pequeños esta realidad! A buen seguro no viviríamos aquí como en una morada perpetua.

>> Sigue...


LA CAPILLA Y LOS BUENOS SAMARITANOS

11.12.17 | 11:10. Archivado en Enfermos y debilidad

Cuando entro en un hospital me gusta siempre saludar a Jesús en la capilla, antes o después de haber visitado al amigo o familiar enfermo. La pequeña iglesia de los centros de salud es un remanso de paz, en medio del ir y venir de médicos y enfermeras y de paseantes convalecientes. ¡Sitio muy recomendable en las clínicas! Lugar para orar mientras los cirujanos hacen su labor a nuestro ser querido.

En torno a este núcleo del amor de Jesús a los hombres se mueven los capellanes y voluntarios de la pastoral de la salud. Son gente buena, altruista y caritativa; aman al enfermo. Algunos han consagrado a Dios toda su vida, incluso con votos. Otros dedican varias horas por semana a visitar a decenas de pacientes, con el fin de ayudarles, escucharles, prestarles algún servicio de tipo religioso, sicológico o humano. Entre ellos están organizados pero no son funcionarios. Intentan dentro de la comunidad cristiana cumplir uno de los principales afanes de Jesús: “He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. (Jn. 10,10).

>> Sigue...


Me tocaba revisión médica

06.12.17 | 11:26. Archivado en Enfermos y debilidad

Me tocaba revisión médica y llegué con puntualidad a la cita, pero en aquella ocasión no hubo suerte. El médico salió del despacho y nos dijo: “Lo siento; me llaman a una urgencia. Espero que no sea excesivo el tiempo que haya de invertir. Al regreso volveré por aquí, pero si tienen prisa, pueden pedir hora para otra fecha”.

Opté por quedarme. Llevaba conmigo la carpeta de escribir artículos. Como pensé que tardaría el Doctor, subí a la capilla de la clínica. Estuve allí muy tranquilo, y con Su venia, tomé las notas que ahora me sirven. Me parecía ver en el Sagrario al médico de las almas. Me sentía más enfermo en mi espíritu cristiano que en el cuerpo. ¡Jesús, cuántos años he recibido tu gracia y todavía estoy muy lejos de mis propósitos juveniles! Y recordaba una visita larga que hice al Señor a mis quince años.

Miré a Jesús y le dije con el corazón: “Comprueba, Médico Divino, mi temperatura de amor”. Su termómetro señalaba hipotermia. Por debajo de los treinta y cinco en virtud. El médico de corazón me iba a practicar más tarde un electrocardiograma. Y le dije al Señor:

>> Sigue...


Enfermo, no seas demasiado serio...

01.12.17 | 11:54. Archivado en Enfermos y debilidad

EL HORNO, SÍ ESTÁ PA' BOLLOS
Hay personas demasiado serias, se pasan. No les va el reírse. Son muy amigas del refrán "No está el horno pa' bollos". No les aconsejes que fomenten la sonrisa como un ejercicio de amabilidad. Disfrutan mucho más inventando teoremas.

Hace pocos años se investigó, con la finalidad de elaborar un estudio médico - psicológico, entre veinticinco pacientes que habían sufrido infarto de miocardio. Veintitrés de ellos respondían al tipo de la persona "fuerte" que acabo de describir. La conclusión parece clara: hemos de aprender a orientar nuestra vida por los senderos de la paz interior impregnada de jovialidad. Es mejor disfrazarse en la vida de manso cordero que de lobo feroz. Mejor, sí, para los demás; y también para uno mismo.

>> Sigue...


VENTAJAS DE LA EDAD SUPERADULTA

21.11.17 | 11:05. Archivado en Enfermos y debilidad

Cuanto más me acerco a la edad superadulta, más contento estoy. Y me da alegría constatar que personas de muchos más años que yo tienen la misma impresión.

“La vida a los 88 años es como la del árbol en invierno: despojada de lo caduco y concentrada en las raíces, en lo secreto y lo profundo, manteniendo en pie una arquitectura de manos tendidas”. Con esta sencilla comparación expresaba José Luis Sampedro su experiencia vital. Él fue catedrático, senador y con cargos importantes en la economía. No añoraba lo pasado y vivía feliz el presente. En esta frase lo resumía todo: “Acepto si pierdo lo mismo que si gano”. La ancianidad da una sabiduría, muy difícil de poseer en la juventud.

Es verdad que con la edad uno se hace más escéptico; se cansa de muchas cosas que en la juventud le entusiasmaban, pero a la vez le basta con menos, y goza con paz de la presencia de Dios amoroso, a quien ahora contempla como más cercano. ¡Bendita ancianidad!

Antiguamente se solía decir que, al finalizar la adolescencia, el cerebro alcanzaba su pleno desarrollo y nuestra inteligencia tocaba el punto culminante. A partir de este momento, hacia los 25 años, el proceso cognitivo y neuronal iría decayendo. ¡Pues nada de eso! El gran neurólogo Dr. Oliver Sacks, de amplia experiencia profesional, afirma sin lugar a dudas que el envejecimiento no conlleva necesariamente una enfermedad neurológica. Él ha trabajado en distintas residencias de ancianos y ha comprobado que muchísimos se encuentran intelectualmente íntegros.

>> Sigue...


EVITAR LA HOSTILIDAD

16.11.17 | 11:10. Archivado en Enfermos y debilidad

Una persona hostil puede llegar a hacer enfermar a cuantos están a su alrededor. Es preciso evitar la actitud gruñona. Hay quienes de la mañana a la noche protestan de continuo por todo. Si nos encontramos en el número de los eternos descontentos, hemos de tratar de remediarlo por nuestro bien y el de cuantos nos rodean.

La frustración y el enfado, ser un continuo cascarrabias, crean mal ambiente en la familia, en el trabajo y en el grupo de amistad. Son emociones contaminantes y contagiosas. A poco que nos examinemos, nos damos cuenta de que, después de hablar largo rato como un gruñón, cuando nos dirigimos a otro ambiente, tendemos a mostrarnos también descontentos e inconformistas.

Es preciso, pues, ponerse en guardia y saber reaccionar a tiempo. Gran parte de los disgustos que sufrimos pueden ser superados positivamente con un poco de humor, sentido común y reflexión. Si analizamos con frialdad las cosas que nos incordian, nos damos cuenta de que la mayor parte de ellas apenas tiene importancia. Más vale no tomarlas en consideración.

>> Sigue...


MINAS QUE DESTROZAN

15.11.17 | 11:34. Archivado en Enfermos y debilidad
De vez en cuando aparecen en televisión o en las revistas los efectos devastadores de la guerra. Llena el corazón de angustia ver personas mutiladas, condenadas de por vida a la minusvalía por culpa de las armas y de las minas sembradas en todos los lugares afectados por la guerra. Hay personas que se entregan para curar víctimas del mal obrar ajeno. El doctor Gino es una de ellas. Durante los últimos catorce años este cirujano ha realizado más de treinta mil operaciones a causa de conflictos bélicos. Las víctimas son principalmente niños, ancianos y mujeres. Decía el doctor Gino en una conferencia con emoción y tristeza: “Tuve que amputar a una joven las dos piernas. Una explosión se las había destrozado y había fracturado el brazo izquierdo. Y peor suerte tuvo su hermana. Una herida en el cerebro causada por un fragmento de metralla, la había dejado inconsciente. No pudo soportar la operación y murió”. Casos similares cientos y cientos. Y añadía el Doctor: “Lo tremendamente duro es que todavía quedarán más de cien millones de minas en sesenta y cuatro países... Hemos creado hospitales y ayudamos a minusválidos a integrarse”.

>> Sigue...


¿ASILOS O CASAS?

06.11.17 | 11:05. Archivado en Enfermos y debilidad

Un amigo mío, Manuel, quedó viudo a los 65, pero nunca lo vi deprimido. “No me siento solo, – me decía – mi casa es como un santuario. Entra y mira”. Y allí pude observar una imagen grande de la Virgen María, en otra habitación el Corazón de Jesús y en otros lugares varios cuadros, copias de arte sagrado. “No me siento nunca solo – añadía Manuel –. A veces toco en el piano canciones religiosas. Y todos los días voy a ayudar a casa de mi hija en el cuidado de los nietos, y les hago los recados”.

Pero Manuel, a lo largo de los años ha caído en la enfermedad de Alzheimer. Ahora también lo veo contento acompañado de su hija, y todavía teclea sus canciones religiosas favoritas. ¡Genio y figura!

No todos los ancianos tienen la suerte y disposición de ánimo de mi amigo. El quince por ciento de las personas de más de 65 años forma el colectivo de los ancianos – golondrina.

>> Sigue...


HAY ANCIANOS ADMIRABLES

01.11.17 | 11:45. Archivado en Enfermos y debilidad

Cada día admiro más a estos ancianos que viven felices y siguen persiguiendo objetivos en su existencia. Asunción Balaguer, la viuda de Francisco Rabal, hablando desde su experiencia afirma: “Lo mejor de la vejez es la serenidad que da. Me siento mejor que cuando era joven. Se vive muy bien a estas edades. Tengo buena salud y la cabeza me funciona, y las piernas no me flaquean. Me siento feliz. No me da tiempo para estar triste. Nunca he sentido miedo a perder la capacidad intelectual.”

Siempre, pero de una manera especial en la edad superadulta, el cerebro exige una definición muy específica. Si hemos de permanecer sanos de alma, ha de seguir activa nuestra inteligencia hasta el final: preguntar, indagar, explorar, experimentar, jugar... Procurar tener el cerebro siempre en función. Lo mismo que el ejercicio físico, en el anciano el movimiento de la inteligencia tiene suma importancia. En las personas mayores son frecuentes las distracciones. Y es preciso el esfuerzo diario para mantener la capacidad de estar conscientes en cuanto hacemos o decimos.

>> Sigue...


¿ASILOS O CASAS?

27.10.17 | 11:31. Archivado en Enfermos y debilidad

Un amigo mío, Manuel, quedó viudo a los 65, pero nunca lo vi deprimido. “No me siento solo, – me decía – mi casa es como un santuario. Entra y mira”. Y allí pude observar una imagen grande de la Virgen María, en otra habitación el Corazón de Jesús y en otros lugares varios cuadros, copias de arte sagrado. “No me siento nunca solo – añadía Manuel –. A veces toco en el piano canciones religiosas. Y todos los días voy a ayudar a casa de mi hija en el cuidado de los nietos, y les hago los recados”.

Pero Manuel, a lo largo de los años ha caído en la enfermedad de Alzheimer. Ahora también lo veo contento acompañado de su hija, y todavía teclea sus canciones religiosas favoritas. ¡Genio y figura!

No todos los ancianos tienen la suerte y disposición de ánimo de mi amigo. El quince por ciento de las personas de más de 65 años forma el colectivo de los ancianos – golondrina. Vive de forma itinerante en dos, tres y más hogares. Se desplaza cada trimestre de la casa de un hijo a la siguiente. Estos hombres o mujeres corren el riesgo de contraer enfermedades peculiares, y el tratamiento de sus achaques entraña mayor dificultad.

>> Sigue...


CURACIÓN POR EL PLACER DE APRENDER

22.10.17 | 11:18. Archivado en Enfermos y debilidad

En un cursillo de informática me tocó por compañera una maestra recién jubilada. La veía con ilusión de profundizar en el mundo digital, a pesar de que sus conocimientos eran muy escasos. A lo largo de los días fuimos llegando en nuestras conversaciones a temas personales:

“Hace tres años perdí a mi marido – me decía la señora –. Mientras todavía yo continuaba en la docencia, mantenía a flote el ánimo, aunque con dificultad. Al llegarme el tiempo de la jubilación, poco a poco fui cayendo en un estado de gran ansiedad y angustia. En septiembre, sin ganas pero como último recurso, me decidí a estudiar una carrera universitaria que siempre me había subyugado, pero nunca había dispuesto de tiempo, Bellas Artes”.

El caso de Rosa – mi amiga de informática – es compartido por muchas personas de la tercera edad. Para ellas el estudio es fuente de alegría, de cultura, de entablar conversación con personas cultivadas. Las aulas del campus de setenta y cinco universidades nunca se vacían. Cuando cientos de alumnos jóvenes salen por una puerta, entran muchas decenas de estudiantes que podían ser sus abuelos. En España se sobrepasa el número de veinte mil de estos alumnos mayores.

>> Sigue...


VENTAJAS DE LA EDAD SUPERADULTA

12.10.17 | 11:16. Archivado en Enfermos y debilidad

Cuanto más me acerco a la edad superadulta, más contento estoy. Y me da alegría constatar que personas de muchos más años que yo tienen la misma impresión.

“La vida a los 88 años es como la del árbol en invierno: despojada de lo caduco y concentrada en las raíces, en lo secreto y lo profundo, manteniendo en pie una arquitectura de manos tendidas”. Con esta sencilla comparación expresaba José Luis Sampedro su experiencia vital. Él fue catedrático, senador y con cargos importantes en la economía. No añoraba lo pasado y vivía feliz el presente. En esta frase lo resumía todo: “Acepto si pierdo lo mismo que si gano”. La ancianidad da una sabiduría, muy difícil de poseer en la juventud.

Es verdad que con la edad uno se hace más escéptico; se cansa de muchas cosas que en la juventud le entusiasmaban, pero a la vez le basta con menos, y goza con paz de la presencia de Dios amoroso, a quien ahora contempla como más cercano. ¡Bendita ancianidad!

>> Sigue...


Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031