Secularizados, mística y obispos

PASO A PASO

13.01.19 | 11:12. Archivado en Espiritualidad - Mística

En una mañana de sol, en la plenitud de la primavera, me encuentro sentado sobre un banco de un paseo público. Transita mucha gente silenciosa por la calzada. Caminan tranquilos; sin prisa. Algunos charlan entre sí. Los jubilados mantienen esta ruta invariablemente día tras día. Merece la pena permanecer aquí un cuarto de hora, y escuchar retazos de la conversación que sostienen mientras deambulan: el tiempo; la lotería; la última noticia; el precio de los chalés que están construyendo... Intrascendencias normales.

Algunos pasean solos; como ensimismados en sus pensamientos: "A mis soledades voy; de mis soledades vengo; que para hablar conmigo, me bastan mis pensamientos." ¡Qué necesario es caminar para lograr mantener en forma el cuerpo y guardar el equilibrio interior!

>> Sigue...


DOMINGO DEL BAUTISMO DEL SEÑOR CICLO C

13.01.19 | 09:31. Archivado en Homilías

13 ENERO DEL 2019. Lc. 3, 15-16
1.- Como de golpe, de la infancia de Jesús pasamos hoy ya a su vida adulta; a cuando comienza su labor de predicar la Buena Nueva. La vida es así; enseguida viene el trabajo. Pero no nos desanimamos porque estamos con Jesucristo. Hoy nos dice el Evangelio que el Pueblo estaba en expectación cuando oía predicar a Juan el Bautista y pensaban que era el Mesías. Juan dijo que no. Cristo, antes de comenzar su predicación, quiso ser bautizado por San Juan, como para indicarnos a nosotros la necesidad del Bautismo. Por eso, al Bautismo no lo miramos como un rito más, sino como el Sacramento del todo necesario para salvarse.

2.- Se nos descubre en el Bautismo de Jesús el misterio de la Santísima Trinidad: El padre, en la voz que se escucha: "Este es mi Hijo muy amado en el que he puesto mis complacencias". El Hijo era el que tomaba el bautismo; el mismo Jesús. El Espíritu Santo apareció en forma de paloma. No vamos a mirar la Santísima Trinidad como algo abstracto, sino lo más concreto e importante para cada uno de nosotros. Porque dijo Jesús: "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y vendremos a él y haremos morada en él". Por consiguiente, somos como templo o morada de la Santísima Trinidad. Dentro de nosotros habita el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Que no sea el gran desconocido. Recogernos profundamente de vez en cuando y darnos cuenta de esta maravilla. Dios habita dentro de mí. Y decirle de corazón: "Me entrego a Ti, Dios Padre, me entrego a Ti, Dios Hijo; me entrego a Ti, Dios Espíritu Santo". Adorado sea.

>> Sigue...


Bautismo de Jesús. Puntos de meditación 13-1-19

13.01.19 | 05:10. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Termina la Navidad con el Bautismo de Jesús. Me uno al Bautismo del Señor y deseo vivir el mío; la base y fundamento de todo cuanto voy recibiendo en mi vida cristiana. Gracias, Señor, por el bautismo; gracias por todo cuanto mes has concedido.

2.- ¡Padre, glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te glorifique! El Hijo que es imagen del Padre, y de la unión fecunda del Padre y del Hijo procede el Espíritu Santo.

3.- Gloria a la Santísima Trinidad que se manifestó en el Bautismo de Jesús. Ordenarme a Dios por amor a la Santísima Trinidad. Aspirar a este Altísimo Don de Dios que es el Espíritu Santo.

4.- Descienda Él sobre la Iglesia y sobre cada uno de nosotros; Él que es fuente vida, fuego que calienta y elimina la tibieza; caridad de amor a Dios y al prójimo.

5.- Ven sobre nosotros y danos fu fuerza poderosa para que ayudemos a este mundo a cambiar. Obrar con ese instinto superior y de tal manera que sea trascendente para este mundo que se aparta de Ti.

6.- Quiero vivir hoy y en toda mi vida sumido en la influencia del Espíritu Santo, Gloria a Ti, Señor.

>> Sigue...


Domingo, 17 de febrero

BUSCAR

Editado por