Secularizados, mística y obispos

Parroquia SANTA MARIA DE SANDO y el padre Nieto

24.11.18 | 11:42. Archivado en Espiritualidad - Mística

No lo puedo remediar: aquel hombre me ha subyugado. Todos los años, cuando llegan estas fechas, los primeros días de abril, mi pensamiento descansa, como agua fresca remansada, en el Siervo de Dios Padre Manuel García Nieto. Hombre que vivió y murió en precioso olor de santidad. En estos días se cumplen los veintiún años de su paso hacia el cielo. Durante su estancia en el mundo encaminó a cientos de jóvenes al sacerdocio.
Visitar los lugares Sagrario santificados por la presencia de este varón enamorado de Dios, es respirar aire puro de Eucaristía.

Pero hubo una aldea que nos cautiva el corazón por encima de las demás: Santa María de Sando. Cuatro años tan sólo permaneció Nieto en aquel lugar perdido en las llanuras salmantinas como barco en océano. Frío era el pueblo en lo religioso, cuando lo pisaba el joven sacerdote. Contaban que al anterior párroco salieron a recibirlo con cuchillos. A Nieto, en cambio, le despidieron con lágrimas. A gusto lo hubieran retenido entre murallas para que no consiguiera abandonarlos.

>> Sigue...


DOMINGO DE CRISTO REY. CICLO B

24.11.18 | 09:56. Archivado en Homilías

25 NOVIEMBRE DEL 2018. Mc. 18, 33-37
1.- Cuando pensamos en Cristo Rey recordaremos siempre el momento en que Pilatos le preguntó: ¿Luego Tú eres Rey? Y Jesús respondió: "Mi Reino no es de este mundo". Nosotros sí le damos el título de Rey; pero ha de ser en un reinado de verdad y de vida; de santidad y de gracia; de justicia, de amor y de paz. Ahí tiene que reinar Cristo.

2.- Ante todo que reine en nuestros corazones: Señor, danos la generosidad del corazón; reina en nosotros por la generosidad. Reina en nosotros por la bondad; reina en nosotros por el amor a la verdad. Reina en nosotros por la alegría.

3.- Procurar en nuestra vida que reine también en cada momento del día: por la mañana hacer siempre el ofrecimiento de obras y algunos minutos de oración. Que Él nos acompañe todo el día. Que nuestro pensamiento se dirija a Jesús Dios nuestro de vez en cuando durante el día. Cuando caminamos solos, darnos cuenta de que Cristo está con nosotros, de que habita en nuestra alma por la gracia. Y hacerle actos de amor. Y pedirle que nos enseñe a tratar a todos como verdaderos hijos de Dios. Señor, reina en nuestras almas; reina en todos los corazones. Amén.

>> Sigue...


DÍA DE NAVIDAD CICLO C

24.11.18 | 09:30. Archivado en Homilías

25 DICIEMBRE DEL 2018. LC. 2, 1-14
1.- Cuando llega la Navidad siempre me viene el mismo pensamiento, al contemplar al Niño Jesús reclinado en el pesebre: la fe; nuestra fe es necesaria incluso antes que el amor. Para mí es la fe la virtud cristiana más importante, porque el amor, sin fe, poco o nada puede avanzar. Y soy consciente también de que la fe sin amor está muerta en sí misma. ¿Por qué amamos a Dios con tanta flojedad y tibieza? ¿Por qué nos cuesta tanto sacrificarnos por el prójimo? Si tuviéramos una fe más profunda, subiríamos más y más en nuestro amor a Dios. Escalaríamos las montañas en nuestro amor a los semejantes.

2.- He leído no hace mucho la vida de San Francisco Javier. Hombre ferviente en su fe y amor. Parece que lo veo en el invierno japonés recorrer grandes distancias entre la nieve, con los pies descalzos, retando al viento helado que le azota. Y ni siquiera notaba el frío. Marchaba como absorto; como en éxtasis; tal era su fe y amor a Dios. Yo le digo muchas veces en mi oración al Señor, cuando leo vidas de hombres santos: "Yo creo, pero aumenta mi fe". Antes el símbolo de los apóstoles, el credo, lo recitaba medio distraído. Ahora para mí es una oración hermosa. Lo rezo con gran amor y admiración.

>> Sigue...


Unido al amor de Dios. Puntos de meditación 24 -11-18

24.11.18 | 04:48. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Concédeme, Virgen María, la gracia de estar hoy unido al amor de Dios. Dame fervor, más fervor. Pídelo al Padre, por tu Hijo. Que hoy viva del todo una vida digna de un hijo de Dios.

2.- Mirad que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de vos como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar.

3.- Mirad que soy muy débil y caigo a cada paso y necesito apoyarme en vos para no desfallecer.

4.- Apoyado en ti, Señor, en tu Cuerpo y Sangre presentes en la comunión. Me daré cuenta al comulgar de que eres Cristo vivo; no un recuerdo.

5.- Ven a mi alma. Ven a mí y que jamás me aparte de ti. Te alabo, Señor, con todos cuantos te alaban; me uno a todos cuantos se levantan y a primera hora están ya contigo. Te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos.

>> Sigue...


Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por