Secularizados, mística y obispos

Las órdnenes en el Seminario

14.11.18 | 11:39. Archivado en Secularizados de ambos sexos

Voy a gusto al Seminario. Las circunstancias lo exigen. El penúltimo curso de la carrera, a menos de dos meses de las órdenes menores. Esto se acerca. Al llegar, visito a Jesús antes que a otros, media hora con Él. Le hablo del paso que me queda para mi ingreso en el clero, le pido fuerza.

Pocos días más tarde, a Palacio. Examen de órdenes, requisito indispensable. Curioso control: traducir algo del Catecismo de San Pío V; Teología Fundamental, y Moral. Lo aprobamos todos; por eso, todos habíamos de pasar hacia la sagrada tonsura.

Otro requisito: estar con el Padre Espiritual. Poco a poco se han ido disipando los nubarrones psicológicos. Velasco me da el plácet. Con Don José Mª Pérez comento los acontecimientos que se avecinan; le agradezco todos sus desvelos. "Dale gracias a Dios", me decía con humildad Lerendegui.

>> Sigue...


La parábola de los talentos. Puntos de meditación 14-11-18

14.11.18 | 04:52. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Considero hoy con la imaginación la parábola de los talentos. Miro al señor que va a viajar a lejanas tierras, cómo entrega a cada uno de los tres criados su capital... Voy pensándolo con detalle. Y miro el momento del regreso. Los que recibieron dos y cinco talentos habían conseguido algo. El otro, nada. Y fue castigado éste. Miro la vergüenza que se pasa. Y enseguida veo la aplicación a mi vida.

2.- Yo no quiero ser el vago que no explota sus talentos. No tengo mucho ahora, más bien poco. Acabé mi trabajo remunerado y me queda ahora todo el tiempo para gastarlo por el Reino de Dios. Señor, aquí estoy en oración contigo. Te ofrezco este trabajo sencillo de pedirte.

3.- Tú mismo dijiste, "Rogad al Señor de la mies que envíe operarios a su heredad". Y aquí estoy; te pido eso: que envíes a tu Reino trabajadores dignos, llenos de celo. Y a mí, ya mayor, dame fuerza para estar hasta el último momento de mi vida haciendo algo por tu Reino.

4.- Pero dame fuerza para trabajar, para orar, para vivir con la única ilusión de ser útil en tu Reino, de cumplir tu voluntad. Que me dé cuenta que lo poco que yo puedo hacer, no lo hará ni el Papa, ni el mayor talento del mundo.

>> Sigue...


Viernes, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos