Secularizados, mística y obispos

¿Cómo te atreves a escribir a los Obispos? Quedé perplejo. 30 abril 2002

12.11.18 | 11:14. Archivado en Crítica

Querido amigo Don X: Fue para nosotros muy gratificante el encuentro contigo del 8 de abril, cuando estábamos terminando nuestro retiro de Pascua en la capilla del Hospital de Pamplona. Unos días después llegó la noticia de tu cese como obispo residencial, que deseo hayas acogido con el gozo que da el descanso y el poder dedicarse más a la oración, ilusión de todo apóstol, después de largos años de ministerio. Pido al Señor por tus familiares que estaban enfermos; mucho te va tocando a lo largo de la vida, pues sois muchos hermanos.
Quedó pendiente para mí el dar respuesta a una pregunta que me hiciste, porque se desvió la conversación por otros derroteros. Me dijiste, cuando me presenté: "¿Cómo te atreves a escribir a los obispos?"

Es una pregunta que yo mismo me he hecho muchas veces. Y, a pesar de que mis escritos son siempre llenos de respeto y consideración a vuestra dignidad sacramental, me encuentro lleno de apuro interior cada vez que escribo a mis queridos obispos. Pero es como una exigencia, como un impulso y deseo constante de la oración. Durante muchos años lo he hecho en conjunto con Don Félix Beltrán, que firmaba conmigo, y con Don Miguel Sola que, aunque no firmaba, nos estimulaba e incluso él quería colaborar costeando los gastos de envío. Los dos han muerto en olor de santidad, y me he quedado solo con una mayor perplejidad de seguir adelante. Sé que no soy digno de nada, pero me parece que el Señor me lo sigue pidiendo y mis dos amigos me estimulan desde el Cielo. Y es que, aunque sé muy poco de toda la problemática de los obispos, algo sí sé a través de las más de quinientas cartas que conservo de ellos y de algunas conversaciones privadas que he mantenido con varios.
De todos los modos tal vez puedas comprender un poco mi atrevimiento, si te analizas a ti mismo, al comprobar el apuro enorme que te dio aceptar el episcopado. Estoy seguro de que también dirías: "¿Quién soy yo para tal honor y para una misión tan difícil?" Y es que las personas somos tan poca cosa con relación a Dios...

>> Sigue...


Dentro de tus llagas, escóndeme. Puntos de meditación 12-11-18

12.11.18 | 05:11. Archivado en Espiritualidad - Mística

1.- Dentro de tus llagas, escóndeme. Señor, que dijiste, mi paz os dejo; mi paz os doy; no mires mis pecados, sino la fe de tu Iglesia y a ella, según tu voluntad, dígnate pacificarla y dale la unidad.

2.- Dentro de tus llagas, escóndeme. Deseo, Señor, vivir todo el día en tu paz interior, en tu amor.

3.- No permitas que me aparte de ti en ningún momento y siempre con esa paz que me das.

4.- Te agradezco esta paz que me ayuda a vivir siempre junto a ti.

5.- Dame tu luz, dame el don de consejo que lo necesito para iluminar a las personas que me lo piden.

6.- Dame fervor para calentar en el alma a personas que pueden estar zozobrando.

>> Sigue...


Viernes, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos