Secularizados, mística y obispos

VAMOS A SOÑAR

08.11.18 | 11:32. Archivado en Espiritualidad - Mística

Sí; vamos a soñar los dos, querido amigo. Pero no ensueños de lotería o viajes de placer. Vamos a imaginar algo que debe ser la aspiración suprema de todo cristiano con ansia de apostolado. Muy dichosos seremos, si conseguimos para nuestro corazón una escala de altos ideales. Por ella subiremos de virtud en virtud hasta contemplar a Dios.
Quisiera, Señor, sentirme seducido por ti: como San Pablo, Loyola o Javier. Quisiera disponer de fuerza interior para permanecer las noches en oración, y durante el día entregarme a predicar tu Evangelio, a practicar la caridad a fondo, como tus grandes santos.
¡Dejadnos soñar, Dios nuestro!

Gozar de tu amor; no por le placer que proporciona a nuestra alma, ni siquiera por gustar anticipadamente las delicias del cielo, sino para ser más efectivos en tu Reino. Sufro mucho al ver a la gente alejada de ti. Pero dadnos, Señor, santos abundantes, del temple de nuestros grandes místicos y apóstoles, como en otros siglos lo hiciste. Ellos arrastrarán en tu nombre a la virtud. Necesitamos sacerdotes que prediquen con la verdad de su vida enamorada. Que el mundo necesita de estos profetas capaces de entusiasmar para el triunfo de tu Reino.

>> Sigue...


En los brazos de Dios. Puntos de meditación 8-11-18

08.11.18 | 05:24. Archivado en Espiritualidad - Mística

1.- Entregarme en todo en los brazos de Dios. Lo hago ahora, dispón hoy de mí, de mis aficiones, de mis sufrimientos para tu gloria.

2.- Hoy deseo acercarme con frecuencia a ti. Deseo estar siempre contigo. Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío. En ti pongo mi esperanza y confío en tu Palabra. Ven, Señor, en mi ayuda; apresúrate, Señor a socorrernos.

3.- Envía tus dones a mi alma; que quiero influir en el cuerpo Místico de la Iglesia. Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Renueva así la faz de la tierra.

4.- Perdona mis pecados, mira que soy tu amigo, y no he sabido serte fiel, pero ábreme la puerta de tu amor, y moraré siempre en tu casa, Jesús misericordioso.

5.- Derrama sobre tu Iglesia los dones de tu gracia en abundancia.

>> Sigue...


Lunes, 10 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos