Secularizados, mística y obispos

Algunos con la capa de santidad… fastidian al prójimo

02.11.18 | 11:56. Archivado en Crítica

Mi padre era un autodidacta. Sin jamás sentarse en los pupitres del aula, llegó a una situación económico – social aceptable. Y sobre todo disfrutaba de un gran sentido común y práctico. De niño nadie le había hablado de Dios; mi madre decía que su primera Comunión la realizó en día de su boda.

Pero yo le conocí siempre como hombre de una gran fe y profundo sentido religioso. Aunque nunca cayó en el pueril papanatismo de algunos meapilas. Me solía decir cuando yo estaba en mis primeros años de Seminario: “Algunos con la capa de santidad joden al prójimo”.Yo casi me ponía rojo; aquello me parecía injusto y tardé muchos años en barruntar que podía tener al menos parte de razón.

Hoy, a mis setenta y cinco bien cumplidos, me doy cuenta de que era clarividente; que nadie se la daba con queso; y que tenía más razón que un santo. Podía yo escribir una lista larga de personas de esa categoría de falsa santidad que disfrutan fastidiando a su prójimo, a cambio de mostrase ellos mismos puros y perfectos, como los fariseos a quienes Jesús condenaba.

No daré nombres por caridad, pero conozco personas que han disfrutado denunciando a compañeros para mostrarse ellos dignos ante el superior; amigos que han llegado a abandonar a personas buenas, de quienes han recibido favores y beneficios, por considerar que estaban en pecado mortal, metiéndose nada menos que en la conciencia del prójimo, en el santuario más profundo del ser humano, porque sí, por sentirse por encima de los otros. A pesar de todo no me atrevo a juzgarlos; pienso que en su fuero interno pensaban que hacían un obsequio a Dios. Superiores hipócritas que condenaban a sus subalternos por una debilidad, mientras se complacían en su propio orgullo y vanidad.

Y todo ello con la capa de santidad. Son de aquellos que dicen: “Señor, Señor…” Y no recuerdan en el Evangelio la frase de Jesús: “No todo aquel que dice, Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos”.

Es hora de reflexionar; momento de autocrítica; tiempo de que cada uno de nosotros pensemos a ver cómo tratamos a nuestros semejantes en sus debilidades; si nos gusta ponernos como ejemplo, precisamente humillando, insultando y fustigando las culpas hipotéticas de los demás, mientras nada hacemos por corregir nuestros propios errores”.

Si mi padre levantara ahora la cabeza, le pediría perdón por no haber llegado a comprender antes la frase gráfica que decía cuando acusaba a aquellos que bajo la capa de santidad maltrataban a su prójimo. Y cuando vivía mi padre, en teoría ya había pasado la inquisición. Pero todavía quedan resabios.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Francisco Macaya 31.05.10 | 16:52

    Estoy conforme con tu crítica, Josemari, pero quiero hacer una observación sobre esas palabras que dices: "A pesar de todo no me atrevo a juzgarlos: pienso que en su fuero interno pensaban que hacían un obsequio a Dios". Quizá esas personas, en su madurez, piensen que su manera de actuar es conforme a los deseos de Dios. Pero, ¿no habrá una culpa personal al comienzo de su autoconvencimiento? Estas personas son soberbias, desprecian a los demás, se creen santos. Cuando se iniciaron en su vida estos sentimientos, ¿no crees que fueron totalmente concientes de que estaban yendo por un camino no del todo correcto? Yo creo que fueron conscientes, pero no quisieron darle la verdadera importancia que iban a tener en su vida posterior esos sentimientos. Por ello, yo los considero, en general, cumpables "in causa". Todos hemos conocido personas que cuando eran niños o adolescentes pensaban así y no quisieron escuchar los consejos de los demás.

  • Comentario por Ramón 30.05.10 | 19:32

    Tienes mucha razon. Yo conozco a muchos asi; y se ponen frenético por dentro. Por prudencia y convivencia aguanto. Pero, la verdad, campan por sus respetos. Ya lo dice el refrán: "El santurrón todo lo cubre con su devoción".

  • Comentario por uno que pasaba 29.05.10 | 22:17

    Josemari, llevas toda la razón....

  • Comentario por acolito 29.05.10 | 14:35

    Eso ha ocurrido en todos tiempos.Se ha hecho daño en Nombre de Dios.Tambien se da ahora.eso es muy peligroso."Guardate Dios de los beatos"me decia mi padre.

Miércoles, 20 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728