Secularizados, mística y obispos

Con mitra y báculo

28.10.18 | 11:52. Archivado en Crítica

No entiendo demasiado de ornamentos pontificios, y mucho menos de esa otra vestimenta que se otorga a ciertos monseñores y moseñorcillos, premio de un trabajo continuo por el Reino de Dios – generalmente administrativo – , que ha sido reconocido por algún jerarca importante. Siempre tales pequeños honores han de ser propuestos al Vaticano por alguien de gran influencia eclesiástica o política.

Me gusta seguir todos los domingos, durante varios minutos, las misas que televisan por la cadena dos. Son liturgias vistosas, atractivas, casi exquisitas; y benefician a un número considerable de enfermos y ancianos, impedidos para acudir a la iglesia a cumplir con el precepto dominical. Cada vez aparecen más en estos actos nuestros obispos. Me gusta escuchar su palabra, bien preparada y con frecuencia leída, pero he de confesar con pena que en muchos casos me parecen discursos para cumplir el expediente; no transmiten vivencia de fe.

Gran parte de los obispos aparecen con mitra y báculo. ¿Cuándo suprimirán esos gorros tan horribles y ese mazo tan pesado? – “Mira, decía un obispo a un cura algo rebelde – no hagas que pose en ti mi báculo”. ¡Un baculazo! ¡Qué horror! No me imagino a Jesucristo revestido con ornamentos pontificales. Los liturgistas otorgan, eso sí, mucho simbolismo a todos esos cacharros. Y hemos de tener en cuenta que también los han llevado sobre su cabeza y en su mano muchos obispos santos. ¡Nuestro respeto! Pero, por favor, que no los utilicen con tanta frecuencia. El rey de España ostenta el cetro y la corona una vez en su vida: en su proclamación; y ni siquiera los toca: yacen sobre un cojín de terciopelo.

Nuestros obispos debieran tener menos apego a toda esta indumentaria. Utilizarla el menor número de veces posible. Incluso que vayan cayendo en desuso como sucedió con el sombrero de teja, la coronilla y la sotana. El obispo ha de sentirse, sí, sucesor de los apóstoles, pero no orgulloso de su categoría, sino humilde, porque no es digno de tal honor, y también por cuantos antecesores suyos han sido obispos malos, guerreros, políticos, de mala vida. Eso sí, su autoridad sea servicio y amor. Y los ornamentos especiales utilizarlos cuando el acto lleva consigo trascendencia; como un cura normal y corriente, que se reviste con alba y casulla para celebrar la Misa.

Me parece poca madurez y poca seguridad personal e incluso de fe, la necesidad de apoyarse a todas las horas en sus distintivos. Más sencillez en el vestido. Somos, ante todo, personas; y el sentido de igualdad ha de ayudarnos a no querer distinguirnos de nuestros semejantes. Siempre existe un terreno inmenso de superación: el amor, el buen ejemplo, el hacer algo por el bien de nuestro prójimo. En esa línea, todo lo que queráis. Como el tan poco recordado por nuestros jerarcas, el padre Vicente Ferrer.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Jorge Espinal 19.09.11 | 16:53

    Acabo de leer una entrevista hecha al arobispos jubilado Sebastián. Dice: "Respecto de las críticas a la Iglesia y a los obispos, apunta: "Hay medios que se divierten metiéndose con nosotros. ¿Que podemos ser mejores y más listos? Sí, pero no somos los peores". Y añade: "Esa falta de confianza se debe a que tocamos temas que duelen".

    Mi opinión es que este prelado es enemigo de la crítica intraeclesial. Porque a mí no meduelen cosas que dicen los que rigen la Iglesia. Me duelen actitudes eclesiales y de los jerarcas que no las veo nada acordes con el Evangelio. Una de ellas es tanto perifollo de vestimenta, tanta ostentación. Y esto en cosas pequeñas....

  • Comentario por Iñigo 15.09.11 | 18:58

    Me parece bien el readmitir a los lefevbianos, pero que no nos impongan sus ornamentos trasnochados, sus caudas largas, sus antiguallas. Que las usen ellos en su foro interno, y nos dejen en paz. Hermanos sí, pero sin que quieran encima dominar el cotarro.

  • Comentario por José Antonio 15.09.11 | 10:46

    Los baculazos a los curas no han pasado a la historia. Hoy también existen. No solo en tiempos del cardenal Segura. Dios nos libre de un baculazo, porque si, además de no tener con quién desahogarte, te marginan hasta el final de la diócesis, estás bueno. Por eso, como me decía un compañero: lo mejor no acercarte al obispo; po si acaso.

  • Comentario por Pilar 14.09.11 | 22:15

    En realidad somos, ante todo, personas; y el sentido de igualdad ha de ayudarnos a no querer distinguirnos de nuestros semejantes. Pero los obispos, aunque en teoría lo reconozca, en la práctica están convencidos de que son distintos de los demás. Más que la mayoría. Y esto les hace daño tanto en su maduración humana como en la espiritual. "No soy como los demás hombres" decía el fariseo. Si obran así, los obispos, aunque no se lo formulen, es muy malo para su labor de apostolado.

  • Comentario por Esférico 14.09.11 | 21:17

    Hace algo más de un año miré por encima unos comentarilos de un blog sobre distintas vestimentas de obispos, cardenales y monseñores. Había allí gente que entendía mucho del asunto y me llenó de admiración escandalosa que, mientras el mundo está separándose de la fe, se pierda el tiempo con ornatos vanos y estériles dentro de los eclesiásticos. Es bochornoso.

  • Comentario por Pomar 14.09.11 | 17:17

    Los obispos se han tomado muy en serio salir en las misas de televisión. ¿Ya evangelizan? ¿O miden sus palabras para que nadie pueda reprochar nada? ¿Por qué no hablan desde su vivencia de fe? Porque quiero suponer que viven la fe hoy, no solo cuando eran seminaristas. Si son perfeccionadores, han de vivr su fe y transmitir su vivencia.

  • Comentario por Julio 14.09.11 | 16:41

    Me parece que la frase de Luis Mari hace pensar: "cuanta más puesta en escena veas en un templo, más vacío está el responsable, por muchas palabras grandilocuentes que use, por mucho desparpajo que se le vea, vacío". Y lo digo sin querer meterme en los interiores de "los pontífices" en las grandes celebraciones, sino en mí mismo. Porque siempre que he acudido a estas enormes liturgias he salido vacío, aburrido y cansado. Confieso que una liturgia bien hecha y con cierta solemnidad expresa trascendencia. Pero algo miga tiene la frase de Luis Mari. No está reñido lo uno con lo otro.

  • Comentario por Luis Mari 14.09.11 | 14:13

    Las capas, los adornos excesivos en los templos, las procesiones "politicas" con dieta y guardaespaldas a costa del de siempre, la aromaterapia inciensal, las celebraciones dieciochescas y toda la parafernalia no hacen más que tapar la vaciedad, cuanta más puesta en escena veas en un templo, más vacío está el responsable, por muchas palabras grandilocuentes que use, por mucho desparpajo que se le vea, vacío.
    El adorno que da brillo y esplendor está adentro y se cultiva en la sencillez, se riega con la oración, el silencio, pasando a segundo plano sin buscar ser un símbolo mediático omnipresente.

  • Comentario por Emeterio Roldán 14.09.11 | 10:58

    Como Burgos pienso en la inmadurez de los obispos que vuelven a ponerse las capas largas de siete metros; que se encuentran muy a gusto con esos disfraces; que volverían al señorío de los obispos de la edad media; que sufren porque les llega la hora de la jubilación. Las personas normales casi todas deseamos vernos libres de trabajos para hacer los que nos gustan. Pero como a muchos obispos los que les gusta es presidir, ser alguien, que cuenten con ellos para todo... ¿Por qué no miran a los apóstoles? ¿Los ven con mitras, báculos, capas...?

  • Comentario por Burgos 14.09.11 | 10:35

    Con frecuencia personas que ostentan el poder son unos inmaduros. Están acostumbrados a que toda su camarilla pelotera esté cerca de ellos haciéndoles hasta lo más insignificante. A veces ignoran las cosas más elementales de la vida social. Terminan no sabiendo más que firmar y mandar.

  • Comentario por Paco Vilariño 13.09.11 | 18:51

    Una consideración... ¿No será la mitra la prolongación hacia arriba de un gran vacío? ¿Alguien ha visto con ella al obispo Pedro Casaldáguila? Pues como no.
    Un saludo desde Pennsylvania USA, la tierra --y no es coña-- en la que hay más iglesias (de todas las confesiones, claro) que tabernas (la administración del estado es muy restrictiva con las licencias de apertura para la venta de alcohol).

  • Comentario por Joge Espinal 13.09.11 | 16:53

    Conozco a un obispo que se ponía la mitra incluso cuando iba a una ermita con unos familiares a celebrar. Sin querer faltar al respeto pero sí con grafismo: para algunos la mitra es tan esencial como los calzoncillos y la camiseta.

  • Comentario por SEBAS 13.09.11 | 13:10

    PERFECTA CRÍTICA QUE SIEMPRE HE SENTIDO DENTRO, COMO CURA, Y QUE ME SIGUE MOLESTANDO.
    RECUERDO A UNOS MUERTOS EN LA CARRETERA...EN ALMANSA. TODA LA PRISA DEL OBISPO ERA QUE "LE TRAJERAN SUS ORNAMENTOS:MI TRA Y BÁCULO...
    LO DEMÁS NO LO CUENTO. GRAC IAS.

  • Comentario por Araceli 13.09.11 | 12:30

    Deseamos obispos sencillos. Es verdad que van dejando poco a poco tanto atuendo, pero gustan mucho de ello y siguen con estos disfraces que podían servir solo como símbolos, pero no como indumentaria.

  • Comentario por Rubén 13.09.11 | 12:06

    Y lo grave es que en un sector de la jerarquía comienzan de nuevo incluso a utilizar la cauda larga de comienzos del siglo XX. Ya Pablo VI ordenó suprimirlas. Pero ahora vuelven. No lo entiendo.

Martes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728