Secularizados, mística y obispos

EN BUENA HORA LLEGÓ LA LEY DE DEPENDENCIA

17.10.18 | 11:20. Archivado en Enfermos y debilidad

Calculan en estadística que una de cada seis personas mayores de sesenta y cinco años necesita ayuda para vestirse, asearse o salir a la calle. Se construyen muchas residencias, pisos tutelados y hospitales de día, pero nunca es suficiente. Ha llegado una ley, una de las mejores leyes de los últimos años, para ayudar a las personas cuidadoras de estas otras minusválidas por edad o enfermedad.

Quien no muere joven está llamado a envejecer. La familia con apoyo de la sociedad procura que la senectud transcurra en las mejores condiciones. Los viajes organizados para personas de tercera edad, los grupos de vía ascendente en las parroquias, los programas culturales de distintas organizaciones van logrando que la etapa de jubilados sea agradable y deseada por la mayoría de los trabajadores. Y dentro de este grupo, por supuesto, incluimos a las amas de casa, que bien merecen el descanso y todas las facilidades y ventajas de la edad superadulta.

>> Sigue...


El tributo al César. Puntos de meditación 17-10-18

17.10.18 | 05:13. Archivado en Espiritualidad - Mística

1.- Señor, parece que estoy viendo la escena cuando querían hacerte caer en la trampa con lo del tributo. Y la moneda te dio la solución. "Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios".

2.- Al César, Señor, más o menos ya le doy lo suyo; además, no hay otro remedio. Eso lo hace todo el mundo, aunque muchos escamotean. Pero ¿quién da a Dios lo que es de Dios? ¡Cuántos pasan, Señor, del tema! Yo hoy me ofrezco a ti. Te entrego todo mi ser.

3.- Dadme el don de oración, el don de abnegación, la perseverancia final y celo por la salvación de las almas.

4.- Concédeme, Virgen María, la gracia de estar hoy unido al amor de Dios. Dame fervor, más fervor. Pídelo al Padre, por tu Hijo. Que hoy viva del todo una vida digna de un hijo de Dios.

5.- Y ahora me ofrezco de nuevo a ti desde el fondo de mi ser. Quiero que sea verdad todo el día mi ofrecimiento: Tomad, Señor, y recibid, toda mi libertad; mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Todo mi haber y poseer. Vos me lo disteis; a Vos, Señor, lo torno. Todo es vuestro, disponed de todo a vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia que esta me basta.

>> Sigue...


Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos