Secularizados, mística y obispos

HACERSE FUERTE

06.10.18 | 18:57. Archivado en Enfermos y debilidad

No hay más remedio: nos hacemos fuertes o vivimos una historia lánguida. Nuestra mente y sobre todo nuestra voluntad consiguen maravillas a todos los niveles, ayer hoy y siempre. ¿Pero, de dónde sacar energía cuando uno se encuentra limitado en lo más elemental?

San Agustín era muy débil de joven en su vida moral, pero, leyendo vidas de personas célebres por su santidad se dijo: "Lo que éstos y éstas han podido, ¿por qué no yo?" Fue el comienzo de salir de una mediocridad duradera. La Historia está llena de casos célebres que nos invitan a cambiar nuestra actitud enfermiza por una decisión de superación constante.

En el siglo XX hubo dos casos que llamaron la atención, dos mujeres: Anne Sullivan y Hellen Keller. La primera era la mayor. Se quedó ciega en la infancia. Era huérfana de madre, y su padre la abandonó en un hospicio. Tras muchas operaciones recuperó algo de vista, y poco después de los veinte años era maestra de ciegos. Se transformó en una chica fuerte y llena de ilusión. Le ofrecieron entonces ayudar en un caso perdido. Sacar adelante a una niña, Hellen Keller. A los 19 meses perdió la vista y el oído. Era necesario ayudarla a emerger de aquel pozo negro. Y su gran amiga y tutora, Anne, lo consiguió gracias a la fuerza de voluntad de ambas.

>> Sigue...


DADNOS, SEÑOR, MÁS SANTOS

06.10.18 | 14:17. Archivado en Espirtualidad mística

Año tras año repite nuestra liturgia la solemnidad de Todos los Santos. Siempre me suena a nuevo; nunca me acostumbro. A muchos se les antoja como triste; tal vez porque la naturaleza nos habla de hojas caídas y pocas horas de sol. Quizás por la visita a los cementerios. Para mí resulta esperanzadora esta fiesta; como un aviso largo a la santidad: lo único de verdad necesario.

Y corre por mi mente la vida de muchos santos de Dios.

"¡No es amado el Amor; no es amado el Amor"" gritaba como fuera de sí San Francisco! Y apenas dormía. Las noches las pasaba en oración. Durante el día hablaba de Dios; influía en todos los ambientes: pueblos, grupos de hombres, por él capitaneados.

-"¡No es amado el Amor!" Este pensamiento espolea tu celo apostólico; hace sangrar tu corazón y cambiará el curso de tu vida. ¿Quién medianamente enamorado de Dios podría soportar que no sea amado el Amor?

>> Sigue...


DOMINGO 27º DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

06.10.18 | 09:21. Archivado en Homilías

7 octubre DEL 2018. Mc. 10, 2-16
1.- Dos cosas muy distintas en el Evangelio de hoy. Primera: la cuestión del divorcio. Dice claramente Jesucristo, cuando le replicaron que en la ley de Moisés estaba permitido el divorcio: "Por vuestra terquedad dejó Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre". So uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio".

2.- El divorcio es algo del todo contrario a nuestra doctrina cristiana. Por consiguiente solamente tiene valor civil. Desde el punto de vista cristiano se comete cuando se casa alguno por lo civil, después de estar válidamente casados por el sacramento del matrimonio.

3.- El segundo asunto de hoy: los niños. Es un privilegio ser niño para Jesús: "Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis; de los que son como ellos es el Reino de los cielos. Os aseguro que quien no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él".

Pág. 1 2


Animarme con Jesús. Puntos de meditación.6-10-18

06.10.18 | 05:22. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Con tu ayuda, Señor, jamás me desanimaré. Siempre adelante por la cuesta arriba. Me resulta duro el orar, porque soy un mar seco. Te miro y no veo nada. Ayúdame.

2.- Quiero imaginarte manso y humildad de corazón y me inundan las tinieblas. Me siento seco como el tejado en verano, y ni siquiera cae sobre mi alma la lluvia de una tormenta.

3.- Y te agradezco esto, porque es lo que merezco; me pongo ahora a tu lado como la bestia de carga junto a su amo. Pero dame la humildad. Hazme manso y humilde de corazón y que de esta relación sencilla brote, Señor la verdadera caridad.

4.- Concédeme, Padre todo esto en nombre de Jesús tu Hijo, que pasaba las noches en oración. Y danos sacerdotes santos.

5.- Concédeme, Virgen María, la gracia de estar hoy unido al amor de Dios. Dame fervor, más fervor. Pídelo al Padre, por tu Hijo. Que hoy viva del todo una vida digna de un hijo de Dios.

>> Sigue...


Sábado, 17 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos