Secularizados, mística y obispos

¿Qué hacemos con los menores?

19.08.18 | 10:57. Archivado en Crítica


Una mala educación causa estragos. Y los menores necesitan ser atendidos para formarse íntegros en el cuerpo y en el alma. No podemos abandonar ningún aspecto de la educación de nuestros niños.

Mientras escribo estas líneas, en una casa alejada de la ciudad, están plantando una serie de árboles tiernos; me he distraído un rato y he contemplado lo que hacen varios operarios; después, se me ha ocurrido escribir el artículo. ¿Qué hacían? Con una máquina, un agujero en el suelo; colocaban en él un árbol tierno de poco más de dos metros; hincada en el mismo cepellón, una estaca vertical y bien adherida al suelo; del pivote, al arbusto, una correa resistente para sujetarlos. Así el vegetal crecerá derecho, se defenderá de vientos y huracanes; será mañana un bello árbol que dé frutos y sombra.

Hace algún tiempo leía dos noticias muy duras de adolescentes. Siete menores violaron a una niña de 12 años en unas fiestas. Otra adolescente de 13 había consentido con unos muchachos relaciones íntimas, obligada bajo el chantaje de mostrar unas fotos de ella misma anteriormente obtenidas con violencia. Y parecidos sucesos están ocurriendo muy a menudo entre nosotros. Algo está fallando. Los mayores no nos empeñamos en ayudar a nuestros seres más queridos en una formación en virtudes, en austeridad, en valores humanos y cristianos. Parte de nuestra juventud está creciendo sin normas, a la deriva, como árbol sin rodrigón. Y así se desarrollan débiles de espíritu, aunque fuertes en el cuerpo.

Hemos de ayudar a fortalecer la debilidad del psiquismo infantil. ¿Y qué hacer con los menores cuando cometen verdaderos delitos? Se está extendiendo en nuestra sociedad una idea: el tratamiento penal por conductas delictivas de estos sujetos es demasiado benigno; por eso cada vez son más irresponsables. “Habría que escarmentarlos” – dicen algunos. Pero el método idóneo no es la severidad, sino la prevención. Desde muy niños es necesario convencerles de que abusar de los semejantes es infame, degrada a quien comete la falta. Es necesario crear convicciones profundas de bondad, cariño, tolerancia, respeto, altruismo, sinceridad, religiosidad, amor.

Lo del rodrigón junto al árbol es una imagen sabia: el niño junto sus padres y educadores; seguro de su fortaleza; vigilado, querido ayudado. Cuando poco a poco vaya aprendiendo a volar ya lo hará. La misma naturaleza lo irá aconsejando. Pero habrá asimilado una serie de virtudes muy olvidadas por un sector numeroso de jóvenes delincuentes.

“Atajar al principio el mal procura: si llega a echar raíz, tarde se cura”.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Azores 11.08.11 | 10:24

    Cada vez son más vulnerables los menores, desde que la mujer trabaja fuera del hogar. No tiene ya vuelta atrás el hecho de que la mujer trabaje fuera. Son ellas de gran categoría intelectual y laboral; están igual de prparadas que el hombre y por otra parte la familia carece de la estabilidad de antaño. Los niños son quienes pagan las consecuencias. En muchas ocasiones los abuelos suplen en parte la presencia de la madre. Pero solo en parte.

  • Comentario por Mateo Calavia 10.08.11 | 16:30

    Me impresionan los niños cuyos padres se han separado, sobre todo y se han casado con otra persona. Se les nota. Por muhco que quiera paliarse la situación los que más sufren en su formación son los niños.

  • Comentario por Ana Luisa Allende 10.08.11 | 08:30

    Si desde pequeños infundimos en los niños el amor a a la Eucaristía, su educación está garantizada. De ahí sacarán fuerza para toda la vida.

  • Comentario por Inés Sucunza 09.08.11 | 22:52

    El niño necesita ser cuidado; en su infancia ni se da cuenta de ello; pero a los cuatro o cinco años es muy consciente de esta necesidad y busca la ayuda del mayor. Los padres y los abuelos son los princpales educadores de la primera infancia; después se ayuda en las guarderías y colegios; pero la principal responsabilidad está en los padres.

  • Comentario por Samuel 09.08.11 | 22:29

    El niño es muy débil en cuestión de fuereza de voluntad; es necesario ayudarle a vencerse, porque él mismo dice con sinceridad: quiero ser bueno, pero no puedo. Hemos de estimularle, ayudarle con consejos, premios y algún castigo cuando su comportamiento es malo de verdad.

  • Comentario por Celia 09.08.11 | 17:29

    Tengo dos hijos, de 11 y 9 años. Me preocupan mucho y procuro estar siempre cerca de ellos; pero su padre, sí, los quiere, pero los trata poco. Ese es mi problema y el de casi todas las amigas. Y el niño necesita de la educación de los dos.

  • Comentario por Jerónimo Merca 09.08.11 | 16:40

    El menor necesita la presencia del mayor: si el mayor le ofrece además de amor y simpatía, una buena formación y educación, está todo superado. Pero si el mayor le ofrece el lbiertinaje y la soberbia de la vida como objetivo, todo se estropea. Por la indolencia de los buenos, fracasan los niños.

  • Comentario por Aleceia 09.08.11 | 16:19

    “Atajar al principio el mal procura: si llega a echar raíz, tarde se cura”.


Lunes, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930