Secularizados, mística y obispos

UNA VOZ INTERIOR: CONFÍA

19.06.18 | 11:21. Archivado en Enfermos y debilidad

En un momento dado puedes oír una voz interior que te dice: “Confía”. Tal vez la hayas escuchado en más de una ocasión y te ha dado aliento. Tal vez llegues a oírla: no la desprecies; atiéndela como lo hizo María Luisa Lozano, una mujer joven, soltera y sin hijos. Es profesora de marketing y disfruta de otros títulos y ejerce numerosas actividades.
Cuando tenía treinta y seis años, llevaba más de quince sin religión ni creencias, y entonces redescubrió al Dios a quien hasta su juventud había amado. Había caído enferma como consecuencia de mucho estrés y conflicto interior; pero su mal no era tan sólo de tipo psicológico: su hígado no filtraba bien y permaneció en baja laboral durante varios meses. Dispuso entonces de mucho tiempo para pensar y se dio cuenta de que hacía años que no le gustaba el ritmo de vida que se había impuesto. Su tristeza era grande; cayó en depresión, pero en un momento de gracia de Dios se volvió a Él y le dijo: “Yo, Padre, dejo mi vida en tus manos, porque no la sé dirigir; y lo hecho hasta ahora no me satisface”.

No se trataba de una emoción pasajera: María Luisa oía un día y otro en su interior: “Confía, hija, confía”. Y escribía después: “Estas tres palabras contenían una fuerza y un amor que me dieron una gran paz, y el llanto paró y me fui sintiendo más calmada. Mi vida cambió por completo y necesitaba encontrarme de verdad con Jesucristo. Si alguien me pregunta, “¿Qué sientes?” Yo le diría: “Mucha paz, mucho amor y como si estuviera envuelta en una luz blanca””.
¡Qué bueno es Dios! Cuántas personas deben su conversión, su felicidad, el rumbo nuevo y venturoso de su vida a una enfermedad providencia! ¡Y... a simple vista nos parecía una desgracia!


El psiquiatra y profesor Eugenio Fizzoti, de Roma, nos dice que el sufrimiento tiene significado: también en él podemos realizar algo válido y auténtico. “Al igual que el grano de mostaza del Evangelio, el hombre puede entregar en el sufrimiento el máximo de sí, con tal de que no ceda a la tentación de declararse vencido”. Además el dolor le permite encontrar, de una manera un tanto misteriosa, la propia satisfacción a nivel existencial y profundo. Más allá de lo agradable y lo desagradable.
El testimonio de María Luisa y de tantos otros que disfrutan de una felicidad nueva confirma la doctrina de este hombre sabio.

José María Lorenzo Amelibia
José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 22 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930