Secularizados, mística y obispos

2ª parte SAN BONIFACIO, OBISPO de Maguncia Y MÁRTIR

16.06.18 | 14:14. Archivado en Para los Obispos

Apóstol de Alemania
* Kirton (Inglaterra) + Dokkun (Alemania) Memoria, 5 de junio


El gran obispo misionero

Determinó más tarde ir a Roma, para echarse a los pies del Papa y pedirle le señalase su misión. Declaró al Papa el deseo que tenia de dedicarse enteramente á la conversión de los infieles; aprobósele mucho Su Santidad, y, dándole todas las facultades y poderes necesarios para su misión, escribió á todos los príncipes que podían favorecer y contribuir á las empresas de su apostólico celo.

Entró en Alemania por la Lombardía, se encaminó de¬rechamente á Turingia, después á Frisia y al país de Hesse, consi¬guiendo en poco tiempo ver á todos estos países convertidos á la fe.

Resonaba por todas partes la fama de tantas maravillas, y, llegan¬do á los oídos del Papa, quiso tener el consuelo de ver otra vez al nuevo apóstol. Obedeció, y partió á Roma después de haber dado providencia en las necesidades espirituales de aquella nueva cris¬tiandad , y el mismo Papa le consagró por obispo el día de San Andrés de 723, mudándole el nombre de Winfrido en el de Bonifacio.

Hizo otro viaje á Turingia, donde en poco tiempo volvió á despertar en todos el espí¬ritu de verdadera virtud; y dejando en ella celosos predicadores, fue á llevar la luz de la fe al ducado de Baviera. Desterró de él á un pernicioso ministro del demonio, llamado Eremwulfo, que, mezclando mil supersticiones gentilicas con algunos ritos y ceremonias cris¬tianas, inficionaba el país llenándole de groserísimos errores.

Por asuntos de las iglesias se vio precisado á volver tercera vez á Roma en el año de 738, y fue recibido del papa Gregorio III. Quiso Su Santidad que asistiese á un concilio que había convocado, y, después de haberle resuelto algunas dudas sobre dife¬rentes puntos de disciplina por lo tocante á Alemania, le dio licencia para que volviese á continuar su apostólica misión.

Le exhorta el Papa a que no fije su residencia en algún lugar determinado, sino que visite y corra toda la Alemania, llevando por toda ella la fe de Jesucristo. Corrió todo aquel vasto país con infinitos trabajos, pero con, un fruto muy co¬rrespondiente á la inmensa dilatación de su celo. Erigió otros cuatro obispados.

Convocó después otros dos concilios. Y fue grande su preocupación de fundar monasterios.

Guerra y martirio

La guerra que en todas partes declaraba al vicio y á la herejía fue causa de que padeciese muchas persecuciones, particularmente por parte de algunos eclesiásticos relajados.

Llamó a las santas Tecla, Lioba, Valbuivga, Vertigita y Contrudis, a quienes encargó el gobierno de los mo¬nasterios de vírgenes.

En ninguna parte todavía había fijado su residencia; pero, habiendo vacado en este tiempo la Silla episcopal de Maguncia, el papa Zacarías le obligó á aceptar esta Iglesia; pero pronto renunció esta dignidad en su discípulo San Lulo, y partió para la Frisia septentrional.

Después que bautizó un gran número de ellas la vigilia de Pentecostés, señaló un día de la semana para conferir á todas el sacra¬mento de la Confirmación; y, por ser tantos, determinó adminis¬trarle en el campo. Los sacerdotes de los ídolos, rabiosos de ver abatidos sus templos en todas partes, juntando una tropa de genti¬les, vinieron á echarse, sobre los santos misioneros con espadas desnudas.

Viendo el Santo cumplidos sus fervorosos deseos, se hincó de rodillas, y, levantando los ojos y las manos al Cielo, rindió mil gracias al Señor por la merced que le hacía de que terminase sus trabajos apostólicos con la corona del martirio. Volviéndose después á sus amados compañeros, los exhortó á dar generosamente su san¬gre por la fe de Jesucristo. No le dejaron los bárbaros pasar más adelante, y, arrojándose sobre él, le quitaron la vida á cuchilladas, juntamente con el obispo Eobán, con los tres presbíteros, los tres diáconos, los cuatro monjes y más de cuarenta personas de los fieles que estaban ya dentro de la tienda.

Así consiguió San Bonifacio, apóstol de Alemania, la corona del martirio, con otros cincuenta y dos compañeros, el día 5 de Junio del año 754 ó 55, á los setenta y cinco de su edad, treinta y seis de su obispado y á los cuarenta de su entrada en Alemania. Su santo cuerpo fue conducido á Utrecht; de allí, dentro de poco tiempo, fue trasladado á Maguncia, y en fin á Fulda. P. Juan Croisset, S.J.

José María Lorenzo Amelibia

Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 17 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930