Secularizados, mística y obispos

Después de mis pruebas…---- Informa Asce

12.06.18 | 11:27. Archivado en Secularizados de ambos sexos

Reanudo mi vida de Seminario

Después de los tres largos meses en casa, regreso… en un día bellísimo de mayo.
El Seminario se me hace duro, aunque no tanto como parece. La realidad es que por la noche me ha entrado gran optimismo porque espero que llegue a ser sacerdote. Se vislumbran horizontes turbios, pero no importa. Es necesario luchar e ir contra corriente. En el cumplimiento del reglamento he de obtener muchas victorias.
He de darle todo al Señor, pero siento en mí una tremenda lucha… y reacciono: he de ser ferviente. Para ser sacerdote tibio hoy mismo me marchaba. Aspiro a las alturas. He de ser generoso, darle al Señor todo. Consagrarme a Él del todo. Pido ayuda a mi madre la Virgen María.

Sí. Le demostraré al padre espiritual que estoy dispuesto a seguir al Señor por el camino de la virtud y del sacerdocio. Y a finales de mayo estoy con don Carmelo Velasco, el padre espiritual. Me encuentro tranquilo y con mucha paz en medio de la sequedad. Me ha dicho que si no consigo un equilibrio tendré que dejar la carrera. Yo le he preguntado si lo podré conseguir. Me ha dicho que sí. Pues, ¡a conseguirlo! Bien sencillo: no ha de haber en mí ni altos ni bajos. Me lo juego todo. Por tanto, a trabajar y a ser cada vez más fiel al Señor.

Quisiera tener a alguien que me comprendiera muy bien. Pero me acuerdo de la simple oración de San Francisco de Asís: “Que no busque el ser comprendido sino el comprender…” Días de intenso trabajo; se acercan los exámenes… y fin de curso.

>> Sigue...


Dificultades. Puntos de oración 12-6-18

12.06.18 | 04:24. Archivado en Espirtualidad mística

1.- No te inquietes por dificultades de la vida, por sus altibajos, por sus decepciones, por su porvenir más o menos sombrío.

2.- Quiere lo que Dios quiere. Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades el sacrificio de tu alma sencilla.

3.- Que pese a todo son los designios de su providencia.

4.- Poco importa que te sientas un frustrado, si Dios te considera plenamente realizado, a su gusto.

5.- Piérdete confiado plenamente en ese Dios que te quiere para sí.

>> Sigue...


Domingo, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca