Secularizados, mística y obispos

José Ángel Pérez de Onraita

11.06.18 | 18:12. Archivado en Ejemplos de vida

Empleado de banco
III

y último
Considero a esta persona una de las más virtuosas de quines he tratado. Le dedico un tercer capítulo
Cuando enviudó

Un día José Ángel se quedó sin la esposa querida, aquella mujer con la que había compartido toda su vida. Ambos debieran ser objeto de una profunda investigación para poner ante nuestros ojos, poco fervientes, como modelo de santidad a este matrimonio del siglo XX, que, de una manera sencilla, pero a la vez sublime, ha vivido a fondo su ideal católico. Pero esto ya es harina de otro costal, y lleva consigo gran dificultad y a mí tampoco me compete el realizarlo. Ahí queda.

Supo nuestro amigo guardar el luto y, mejor diría el gozo y agradecimiento hacia aquella esposa fiel, que le precedió en la carrera hacia Dios. Lo veía sereno al señor Onraita. Un día fui a su casa, pocos días después del funeral, y quise consolarle, pero él estaba muy en paz. "Mira, me decía, no me siento solo, mira, mira toda mi casa, mira qué compañía tengo". Y en el pasillo aparecía una imagen grande de la Virgen de Fátima, en cada habitación cuadros, estampas, efigies con mucho gusto espiritual. Aquel domicilio era un santuario. No se aburría. No tenía tiempo ni siquiera para saborear la amargura de la separación del ser más querido. "Hablo con Dios, eso es orar, ¿no? Me dirijo a la Virgen, hablo con mi esposa. Estoy con mucha paz".

>> Sigue...


Copiar la paciencia divina

11.06.18 | 11:26. Archivado en Para los Obispos, Espirtualidad mística

Sean, por tanto, Obispos capaces de imitar esta libertad de Dios eligiendo cuanto es humilde para hacer visible la majestad de su rostro y de copiar esta paciencia divina en tejer, con el hilo fino de la humanidad que encuentren, aquel hombre nuevo que su país espera. No se dejen llevar por la vana búsqueda de cambiar de pueblo, como si el amor de Dios no tuviese bastante fuerza para cambiarlo.

Redescubran pues la sabia y humilde constancia con que los Padres de la fe de esta Patria han sabido introducir a las generaciones sucesivas en la semántica del misterio divino. Primero aprendiendo y, luego, enseñando la gramática necesaria para dialogar con aquel Dios, escondido en los siglos de su búsqueda y hecho cercano en la persona de su Hijo Jesús, que hoy tantos reconocen en la imagen ensangrentada y humillada, como figura del propio destino. Imiten su condescendencia y su capacidad de reclinarse. No comprenderemos jamás bastante el hecho de que con los hilos mestizos de nuestra gente Dios entretejió el rostro con el cual se da a conocer. Nunca seremos suficientemente agradecidos a este inclinarse, a esta “sincatabasis”.

>> Sigue...


Apegos. Puntos de oración 11-6-18

11.06.18 | 05:24. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Apegos de dinero, de comodidades, de pequeños placeres ligan mi alma. Exponerla al Señor. Pedirle fuerza.

2.- Muchas gracias, buen Jesús, dulce Huésped de mi amor. No te vayas, quédate en mi corazón. (Recordando la cancción)

3.- Si tu hiciste el Cielo, la luna y el sol: hazme santo y bueno, como tu Señor.

4.- Muchas gracias, buen Jesús, dulce Huésped de mi amor. No te vayas, quédate en mi corazón.

5.- Si Tú hiciste el Cielo, la Tierra y el Sol, hazme santo bueno, como Tú, Señor.

6.- Muchas gracias, buen Jesús, dulce huésped de mi amor...

>> Sigue...


Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca