Secularizados, mística y obispos

Laicos y laicas

10.06.18 | 11:19. Archivado en Crítica


Hiere a mis oídos la palabra “laico” cuando es pronunciada en sermones y escritos por curas, obispos o seglares desde el ambón. En una ocasión un cardenal ya difunto, voceó en un discurso de veinte minutos diecisiete veces esta expresión, pero con una particularidad: siempre que lo decía en masculino, lo repetía en femenino, “los laicos y las laicas”. ¡Una hermosura! Total, multiplicando por dos la palabreja, fueron no diecisiete, sino treinta y cuatro las veces que lanzó su eminencia tal vocablo.

Sé el significado perfecto del verbo (1), y he de confesar que lo pronuncian con propiedad, no son incultos; tal vez sea un poco rareza mía. Pero cuando Juan Pablo II estuvo en España, recuerdo que al referirse a los cristianos no clérigos, usó la voz “seglares” tres veces, y tan solo en una ocasión pronunció mi palabra desagradable “laicos”, como sinónimo necesario en el período.

Hasta el último tercio del siglo XX, nadie o casi nadie pronunciaba la locución, pero unos años después del Concilio Vaticano II hizo furor. Además encanta a los oradores decirlo un sinnúmero de veces mientras pretenden deleitarnos con su plática. Y me molesta todavía más porque siempre lo escucho como marcando las distancias: “Nosotros los clérigos, vosotros los no elegidos”.

No me suena bien. Es una distinción no grata. Sé que me pueden replicar que veo fantasmas, que la intención del orador es mucho más sencilla. Me da igual, porque algo hay. Cuando la causa es común, de todos, de Cristo ¿a qué viene estar continuamente marcando distancias y diferencias? ¡Cuánto mejor sería pronunciar el “nosotros” sin distinciones, sin grupismos, como causa común!

>> Sigue...


Nos señala el camino. Puntos de oración 10-6-18

10.06.18 | 04:49. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Eucaristía: faro que nos señala el camino del Cielo. Guíame.

2.- Que no esté indiferente como ante la cruz los soldados.

3.- Ver a Jesús clavado. Que no esté injurioso como los soldados.

4.- Señor, escondeme en tu llaga del costado. Refugio. Puerto de tu corazón.

5.- Santuario de mi oración. Imán de mis amores. Esperanza en mi vida y muerte.

>> Sigue...


Sábado, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca