Secularizados, mística y obispos

Monjas de clausura, a veces con serios problemas por culpa de...

26.05.18 | 15:16. Archivado en Crítica

Nuestros queridos jerarcas tienen mucho miedo a que se enfervoricen demasiado las monjas de clausura, porque "al estar en ese ambiente cerrado, son como una perola hirviendo que puede estallar" (lo entrecomillado son palabras de un obispo).

Yo quedé escandalizado por la afirmación del obispo. Me dio pena que temieran incluso el fervor y el entusiasmo de unas religiosas. ¿Qué había ocurrido? Algo muy sencillo: Yo les escribía y animaba a las monjas de clausura a una campaña de oración a favor de la santidad sacerdotal. ¡¡¡Y esto le preocupaba a mi amigo el obispo!!! Que hirvieran en fervor aquellas monjas. Por eso me llamó, para pedirme por favor que dejara de mandarles cartas. No le hice caso, por supuesto.

Lo que quieren los obispos con relación a los conventos y a todo el ambiente clerical es tranquilidad para poder gobernar sin traumas personales.

¿Qué ocurre en los conventos de clausura? No quiero generalizar pero abunda algo de lo que ahora expreso: las superioras-prioras-abadesas, o sea las que mandan, infantilizan, o pretenden infantilizar a las monjas. Y da la impresión de que no se enteran de que son personas mayores de edad, que necesitamos su propio terreno íntimo. Quieren las superioras saberlo todo, todo, todo: tienen miedo a las cartas que escriben y reciben las religiosas, al internet, al teléfono… Da la impresión de que están tratando con niñitas de colegio.

 Ciertamente es un abuso de autoridad continuo. Y para que no pase nada la religiosa experimentada ya de guardar silencio total; callar, obedecer; la misma vida un día y otro, sin iniciativas por parte de nadie, como no sea alguna favorita de la superiora.

Da la impresión de que las superioras son muy mal pensadas. Por supuesto que cualquier medio puede usarse bien o mal; pero ¿por qué han de estar siempre sospechando? ¿Y ellas mismas, las superioras, cómo obran? Ellas a mandar, el resto a obedecer.

¿Qué ocurre, por ejemplo, con el teléfono? Hoy van dejando acceso al mismo, porque es indispensable para poder vivir y relacionarse en lo profesional y en lo familiar. Hemos observado algunos conventos, no todos pues es imposible: tienen varios teléfonos por la casa, pero todos conectados entre sí, y de esta manera la superiora u otra delegada, pueden escuchar por uno, lo que están hablando en otro. Y por supuesto, se utilizan con este fin.

Es una deformación y abuso de la autoridad. Cuando alguien llama al teléfono de comunidad, preguntan y preguntan demasiado; han de cerciorarse. Y luego vienen los cotilleos consabidos. “¡Eso no se hace!” – decía una religiosa. “Tengo más años de vida consagrada y de comunidad que la propia priora, y ¡demasiada experiencia encima!

Hay veces que la religiosa se siente como secuestrada por exceso de control.

 
Una comunidad ideal no existe en ningún lado. Pero al menos podrían tener cuidado de no caer en posturas inquisitoriales, pensando que en todas las partes hay peligro, queriendo librar de esos peligros a las monjas, pero consiguiendo que sean siempre unas infantiloides.

A los Superiores eclesiásticos y a las superioras les conviene tener borriquillas más que personas, ovejas de un rebaño sin concederles lo mínimo de libertad interior, porque hasta en cuestión de confesores se meten, también como sucedía hace cincuenta años.

La monja que le cae bien a la superiora vive, las demás vegetan. Hay tanto desconocimiento y pretensión de infantilismo hacia los “súbitos”, precisamente, precisamente por parte de los superiores...

Todas estas cosas, por supuesto y lo repito, no deben interpretarse como una generalización. Hay muchísimos conventos que funcionan de maravilla. Pero se dan con frecuencia estos casos. Por eso los denuncio.

Y no consideramos aquí a ciertos conventos modernos que tienen cierto parecido con sectas.

José María Lorenzo Amelibia

Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Lola 15.01.13 | 18:46

    Querido José María: gracias por el artículo. Vivo en un convento de clausura en el que, gracias a Dios, estas cosas que cuenta no se dan, al menos, en la medida que usted expresa. Aunque, tristemente, todavía se pueden intuir vestigios de estas conductas...

    Espero que vengan mujeres actuales, con criterio, que no se dejen manipular para rescatar lo mejor de esta vida -lo esencial que, a menudo, ha quedado enterrado bajo millones de tonterías- y así darle continuidad. Si no es así, es preferible que esto muera. Porque seguir repitiendo los mismos errores me parece realmente triste.

    Dios dirá... De momento a mí me ha traído a la vida claustral y no estoy dispuesta a pasar por según qué aros,,, ;) Reciba un cordial saludo y mi enhorabuena por su valentía.

  • Comentario por Fani 05.11.12 | 11:38

    Los conventos de clausura son lugares en que las crisis se multiplican; si no existe humanidad y después santidad, están perdidos.

  • Comentario por Nuin 04.11.12 | 18:51

    He conocido varios conventos de monjas. Casi todos, una maravilla. Pero había uno que se refleja en este post. Y no creo que fuera el mismo. Basta una superiora dictadora o alguna monja con ganas de enredar para que se rompa la armonía que ha de reinar en estas casas de oración, respeto y amor.

  • Comentario por Monja exclaustrada 04.11.12 | 11:22

    Soy una monja que salió y no fueron mis motivos el no entenderme con las compañeras ni vejaciones recibidias por parte de nadie. Tampoco por casarme. Y aqui estoy viviendo "por libre" mi entrega al Señor. Mantengo muy buenas relaciones con todas mis compañeras antiguas que son amigas.

  • Comentario por Bego 03.11.12 | 23:22

    El problema de los conventos de clausura es enorme. Aparte de la extrema ancianidad de la mayoría, aparte de las fusiones que por necesidad se están haciendo, viene la convivencia, el autoritarismo de tantas. Pienso como el blogger que existen conventos maravillosos, actualizados, de vida evangélica bien llevada, pero la dificultad de la convivencia es tremenda. Debieran analizar el caso con serenidad y criterio humano, sin olvidar el cevangélico.


  • Comentario por ACOLITO 03.11.12 | 18:23

    Tenia un amiga que ingreso en clausura.Era muy jovencita.En el monasterio habia 9 monjas.La mas joven con 80 años.Asi se convirtio en "Mula de carga".Todo el trabajo para ella.Cocina,limpieza,lavadora,bañar a las imposibilitadas,vestirlas....acabo...en la calle,aquello era una esclavitud y encima "obediente".Sin poder protestar.

  • Comentario por Yañez 03.11.12 | 18:21

    Es pena que se pueda aplicar a algunos conventos aquello de los asilos de antes: "Vienen sin conocerse, viven sin amarse, y mueren sin llorarse".

  • Comentario por ACOLITO 03.11.12 | 18:17

    Cuando se salen,la mayoria no se casan y siguen ahi....ni dentro ni fuera...

  • Comentario por Fidel 03.11.12 | 16:34

    Conozco a algunas monjas que se salieron no porque querían casarse, ni porque no tenían vocación, sino porque se les hacía la vida imposible.

  • Comentario por ACOLITO 03.11.12 | 13:27

    Toda la razon Josemari,y te has quedado corto...yo,podria escribir un libro de anecdotas reales.

  • Comentario por Remedios 03.11.12 | 12:26

    Es un problema las monjas de clausura. Debe de haber algún libro sobre ellas. Monjas que salen suelen tener fuertes experiencias pero rehusan casi siempre contarlas fuera de la intimidad. Esto debieran conocer los obispos y autoridades.

Jueves, 15 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930