Secularizados, mística y obispos

El Cardenal Pedro Segura, ejemplo para no imitar sus aspectos negativos

21.05.18 | 11:09. Archivado en Crítica

Fue el cardenal Segura una maravilla de obispo celoso y con afán de santidad, en muchos aspectos, pero aquí me voy a fijar en SUS SOMBRAS, para que sirva de reflexión a nuestros queridos obispos y dignatarios eclesiásticos y no tropiecen en parecidas piedras. Pero, repito, el Cardenal Segura fue buenísimo en muchas cosas. Sigo en mi exposición crítica lo escrito en el libro “Pedro Segura, un cardenal de Fronteras de Francisco Gil Delgado. Editorial La BAC. Resumen hecho por José María Lorenzo Amelibia para uso privado.

Nace Pedro Segura en el pueblecito de Carazo (Burgos) el 4 de diciembre de 1880; fue bautizado al día siguiente de nacer. Sus padres son maestros de la localidad: Santiago Segura y Juliana Sáenz.

Sacerdote y párroco
Fue ordenado sacerdote en las témporas de la Santísima Trinidad de 1906 en la capilla de la Universidad de Comillas, y allí mismo celebró su primera Misa. Después de doctorarse en Derecho Canónico, le nombraron párroco de Salas de Bureba. Fue muy querido en el pueblo. Llevaba con empeño e ilusión la catequesis de niños y aparte la de las niñas. Cuentan que les obsequiaba en su tiempo con cerezas. Un año justo permaneció en este lugar. La gente hablaba de él como de un santo.
Profesor en Burgos

En 1909 marcha a Burgos en septiembre para explicar en el Seminario Derecho Canónico, Griego y Sociología. Daba muy bien sus clases. Estuvo tres años. Dicen que fueron los más grises de su biografía, tal vez por el tiempo que le llevó preparar sus clases y sus oposiciones de canónigo.
Canónigo de Valladolid

Poco más de tres años bastarán a Pedro Segura para pasar de canónigo doctoral de Valladolid a obispo auxiliar. Cuando accede a la doctoralía tiene treinta y un años. El Cardenal De Cos lo irá llevando de la mano, aunque al final de su vida dudará del acierto en la generosidad que tuvo con Segura. A Segura no le gustó nunca cultivar la relación horizontal entre compañeros del mismo nivel. Prefería mantenerse exento y cultivar la relación hacia las cúspides.

Ejemplo: en febrero del 14 acompañan veintidós canónigos a despedir a la estación a Manuel Castro que va a tomar posesión del obispado de Jaca. Pero Segura no aparece por allí.

El Cardenal De Cos, su Arzobispo, le empieza a empujar hacia arriba: Cátedra de Decretales en la Universidad Pontificia de Valladolid; prefecto de estudios; discurso inaugural del primer congreso catequístico nacional. En esta ocasión Segura da ya muestras de su rigidez. (Se declara contrario a la supresión del catecismo en verano). El Cardenal De Cos está por Segura. Sigue éste "calladito": del coro a sus clases, lejano a sus compañeros, pero ganándoles el terreno ante el Cardenal De Cos. Y el año 1915 va a resultar decisivo para la escalada rápida de Segura.

Pedro Segura apenas suena en la Ciudad, pero se está metiendo en su puño al Cardenal De Cos. Ese mismo año recibe el nombramiento de secretario de cámara y gobierno, lo que le obliga a la intimidad gubernativa con el Prelado. Toda administración de la Diócesis pasa ya por sus manos. Las pastorales del Arzobispo han de llevar ya su refrendo. El primero de septiembre recibe el nombramiento de administrador de la Bula de la Santa Cruzada. Lo tiene todo en sus manos, menos la vicaría general y el provisorato (juez). Al fin, cuando declinan las fuerzas del Cardenal, se hace con todo.

Obispo auxiliar de Valladolid
Y ahora comienza ya su ascensión a las altas esferas. Fue promovido a obispo auxiliar de Valladolid, en la sede misma de Cos. La ordenación, en Comillas. El primer alumno de la Universidad que llega a obispo. Es el 13 de junio de 1916; a los cuatro años de ser canónigo, a los 35 años. Gran carrera. Es nombrado gobernador eclesiástico "sede plena". Todos los poderes. Quien en realidad manda ya en aquella diócesis es Pedro Segura, un joven todavía. Los compañeros canónigos, una vez promovido a obispo, le ponen el cojín en el coro para que se arrodille. Hace ocho años que dejó las aulas de Comillas. Tuvo gran habilidad para ganarse al achacoso Cardenal De Cos.

En Comillas fue consagrado obispo, en aquella Universidad de sus éxitos académicos. Irá el Cardenal De Cos, acompañado de los obispos de Santander y Salamanca, a presidir la ordenación; y lo apadrinaron la marquesa de Comillas y el marqués de Movellán, en representación de Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas. Pedro permanece en la Universidad, en luna de miel de su episcopado, una semana. ¡Primer obispo salido de las aulas de Comillas!

Una vez en Valladolid, impulsa la ascensión de su hermano Emiliano como fiscal de Curia, y en enero del 17 lo nombra canónigo, por designación real, previa oposición sin oposición, pues no tuvo competidores. ¡Cualquiera lo hacía! En la primera visita pastoral se hace acompañar por su otro hermano sacerdote, Quintín. Pero éste no formó parte del cabildo de Valladolid. Pronto siguió viviendo su vida de sacerdote normal, sin querer aprovechar la oportunidad de su hermano obispo.

Pág. 1 2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Melquiades 06.06.11 | 13:53

    Que Dios nos libre de obispos de este tipo, aunque tengan mucha pinta de superpiadosos. Creo Creo que también hoy los tenemos, pero prefiero no meterme en camisa de once varas, por si acaso. Pero hemos de tener precacuión.

  • Comentario por ACOLITO 05.06.11 | 23:59

    JOSEMARI.-Totalmente de acuerdo con tu privado.Eso lo sabia yo.

  • Comentario por Marina Sola 05.06.11 | 23:37

    Así nos dice Pío XII en la Mystici Corporys Crhisti: "“Los Obispos no solamente han de ser considerados como los principales miembros de la Iglesia universal, como quienes están ligados por un vínculo especialísimo con la Cabeza divina de todo el Cuerpo, sino que, por lo que a su propia diócesis se refiere, apacientan y rigen como verdaderos Pastores, en nombre de Cristo, la grey que a cada uno ha sido confiada63; pero, haciendo esto, no son completamente independientes, sino que están puestos bajo la autoridad del Romano Pontífice, aunque gozan de jurisdicción ordinaria, que el mismo Sumo Pontífice directamente les ha comunicado. Por lo cual han de ser venerados por los fieles como sucesores de los Apóstoles por institución divina64, y más que a los gobernantes de este mundo, aun los más elevados, conviene a los Obispos, adornados como están con el crisma del Espíritu Santo, aquel dicho: No toquéis a mis ungidos”.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 23:24

    y,seguimos hablando de Pildain.A la playa iban los hombres por un lado y las mujeres por otro y separados por una gran cuerda.A los sacerdoteslos los excomulgaba si se les ocurria ir a ver un partido de futbol.

  • Comentario por Rufino Mellado 05.06.11 | 23:08

    Dejarse llevar del ansia del halo de culto a su personalidad, le gustaba a Segura y les gusta a otros muchos Seguras de hoy; les encanta se les halague, se les diga cosas buenas de ellos, se les saque fotos, se ponga su nombre en las revistas y periódicos mil veces... es su pan y su alimento. Los simples mortales nos contentamos con ver nuestra imagen reflejada en el escaparate o vernos alguna vez por carambola en la tele. Estos personajes o personajillos lo tienen más fácil. Pero ¿pueden considerarse como servidores del Evangelio cuando se trata nada menos que de obispos?

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 23:06

    El mes pasado hizo 38 años del fallecimiento del Dr.Pildain

  • Comentario por Rodero 05.06.11 | 22:26

    Oigo de Pildain; otro caso patológico digno de ser estudiado como se ha hecho con Segura. Se tarda en publicar asuntos de personajes turbios o discutidos, porque según la legislación - al menos la que yo estudié - habían de pasar cincuenta años después de la muerte de alguno de estos personajes para que la familia no pudiera querellarse contra el estudioso. Tal vez de Pildain no hayan pasado todavía tantos años, pero es un personaje digno de ser estudiado por su intransigencia y manera ultraconservadora de dirigir una diócesis.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 19:24

    Y,decir que el cardenal,prohibio las misas de campaña asi como los bailes entre chicos y chicas.Y,como tenia poderes en todos sitios,lo consiguio,ayudandole mucho Monseñor Pildain un obispo canario,franquista y ultra conservador.-

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 19:19

    MISCO.-Llevo mas de treinta años,casi desde jovencito,estudiando este mundo apasionante de la episcopologia con sus pros y con sus contras.Logicamente lo hago por hobbie,y no tengo ni parroquia que perder ni ascensos que me quiten.Podria estar hasta mañana hablando de su Eminencia Reverendisima,pero te aseguro que por hobbie,como un aficcionado habla de toros y un futbolero habla de futbol.Un cordial saludo.

  • Comentario por misco 05.06.11 | 19:04

    acolito, perdona mi curiosidad ¿no serás cirujano, verdad? Porque con la precisión con que despellejas al citado se puede conjeturar tu profesión. Es broma.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 17:38

    Y,tambien se cuenta que le hizo pasar muy mal a su coadjuctor con derecho a sucesion Bueno Monreal.Y,que el cardenal De Cos,dudara al final de su vida del acierto en la generosidad que tuvo con Segura.

  • Comentario por Rodero 05.06.11 | 17:33

    Este artículome ha impresionado. El recuerdo de años pretéritos en los que dentro del clero existían curas, frailes, y por lo que se ve algunos obispos, que enseñaban una vida espiritual nada atractiva. Pero el colmo es cuando en ellos mismos se veía un afán desmedido de medrar, de ser respetados y admirados, como en el caso que nos ocupa. Por fortuna el enfoque de la religión en la actualidad es más sereno y humano, respetando, eso sí, lo trascendente.

  • Comentario por Serenata 05.06.11 | 16:45

    Se comentaba que las sabatinas por él presididas eran algo únco por la devoción que suscitaban. Hoy parece que la crítica se está volviendo más severa con él por lo que aquí leo, y espero seguir leyendo. Acólito, gracias por tus comentarios que aunque hoy los miramos como chascarrillos, en aquellos tiempos tuvieron que levantar los ánimos.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 16:43

    Tuvo una hija secreta.-

  • Comentario por Serenata 05.06.11 | 16:40

    Durante mis años de estudiante mirábamos al Cardenal Segura como un ser extraordinario. Sabía criticar en aquellos tiempos incluso al Generalísmo. Era valiente y decidido.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 16:04

    En Sevilla tuvo problemas con correos.Una mañana y para vengarse se dirigio a esta entidad para certificar personalmente una carta.Se colo a las 9 en punto de la mañana (hora de apertura) y como quiera que tardaron unos minutos en atenderle,llamo al palacio del Pardo.....!!menuda bronca!!.Algo parecido ocurrio cuando visito un cuartel,sin avisar..llamo al Pardo y...otra bronca.-

  • Comentario por Jerónmio Merca 05.06.11 | 16:00

    Padeció el tal cardenal Segura una enfermedad que aparece con mayor frecuencia en el clero. Está todavía sin catalogar y podríamos llamarla "clericalitis". Es un síndrome de egoismo en generosidad; de piedad y morfificación dentro de la más intolerable intransigencia; de envidia y bondad. Algo raro de unir en una misma pesona. Estas gentes son juzgadas de una u otra manera según le haya tocado recibir al "juez" favor u oprobio. Segura, así como otros muchos de su patología así son.

  • Comentario por acolito 05.06.11 | 15:58

    El amor por su hermana era "patologico".Cuando murio esta,en medio del velatorio grito:!!"Señor,resucitala,como resucitaste a Lazaro"!!.Logicamente la difunta ni se movio.Luego no se si hubo Gregorianas,o novenarios o yo,que se.Si, poseo las homilias que pronuncio en esas misas y bien guardaditas,si las pronunciaria hoy un cardenal,pensariamos inmediatamente que estaba loco.

  • Comentario por misco 05.06.11 | 12:43

    Otrosí acerca del comentario de Margarita: Según creo, un cura santo, muy piadoso, muy cercano a los niños, todo bondad y piedad nunca tendría que dar la talla para ser Obispo. Si se encuentra un "mirlo blanco" de esas características (y perdone la expresión) tendría que quedar al lado del pueblo; ese pueblo que necesita la proximidad de personas como esas para fortalecer su fe. Recuerde al Cura de Ars. Un Obispo será absorvido por la burocracia pastoril y no será aprovechado más que por sus superiores siéndole difícil poder, desde su puesto, subsanar grandes cosas "por lo piadoso, bondadoso..." Le ruego lo vea como una opinión más, no como una cátedra , por otra parte, bastante inculta.

  • Comentario por misco 05.06.11 | 12:23

    Esta forma individual de tutelar a un sacerdote creo que ya no existe (a Dios gracias) . Eran tiempos de los mini-Borgias . Hoy, con la C.E. y la mano que mece la cuna, perdón, quise decir la mano que la dirige, está más controlado el asunto. Puede pasar, ya que vemos la redirección que tomó el "camino" y como en poco tiempo se elevó al título de autopista, pero ya está más centralizada la influencia. De todas las maneras, un buen resumen de esa biografía y que no solo los políticos tienen vocación de trepas.

  • Comentario por Margarita 05.06.11 | 12:03

    Conocí a un señora hace muchos años, natural de Salas de Bureba. Ella me contaba maravillas de aquel cura: era un santo; muy pidadoso, muy cercano a los niños, todo bondad y piedad. Nadie podía hablar nada mal de él. Tenía talla de obispo ya desde joven.

Jueves, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930