Secularizados, mística y obispos

MIS PRECISIONES SOBRE EL CELIBATO...

04.03.18 | 11:14. Archivado en Secularizados de ambos sexos

¿OBLIGATORIO U OPCIONAL?
(a propósito de las declaraciones del Papa a su regreso de Tierra Santa)
Granada, 31 de mayo de 2014
___________________________
___

¿SIEMPRE FUE ASÍ?
No. Ciertamente Jesús fue célibe, algo que debió llamar poderosísimamente la atención a la gente de su tiempo: escogió esta particular forma de vida para testimoniar su entrega absoluta a la voluntad de Dios, a la misión; dicho de otro modo: fue célibe por el Reino de los Cielos (Mateo 19, 12). Los apóstoles –si no todos, casi todos– estaban casados. El mismo Pedro estaba casado (recordemos que el Evangelio nos dice que Jesús sanó a su suegra). Si bien se dice que 'abandonaron todo' por seguir a Jesús, lo cierto es que resulta difícil pensar que se olvidaran sin más de su mujer e hijos: a la vuelta de sus campañas misioneras, volverían a sus casas para encontrarse gozosamente con su familia. San Pablo posiblemente estuvo casado y enviudó; quizá fuera soltero. Lo cierto es que las cartas pastorales recomiendan, en una sociedad poligámica, que el obispo sea hombre de una sola mujer (1Timoteo 3, 2), por lo cual es obvio que los propios obispos estaban casados, ni qué decir de los sacerdotes.

¿POR QUÉ ENTONCES EL CELIBATO?
Hay que tener presente, en primer lugar, el gran prestigio de esos hombres que en el siglo III y IV se retiran al desierto para 'morir al mundo' (monjes) y viven sin casarse, mayor aún cuando el cristianismo se convierte en religión oficial del Imperio y las exigencias evangélicas decaen. Son los iniciadores de la actual vida religiosa o consagrada.
En segundo lugar están las cuestiones de pureza ritual: es común en distintas religiones que quien ofrece sacrificios ha de ser puro; las 'relaciones conyugales' vendrían a suponer una impureza. Ello viene avivado por filosofías que despreciarían el cuerpo, algo que simplemente es contrario a la teología católica.
En tercer lugar, la cuestión administrativa y de disponibilidad, aparte de razones pastorales: parece que quien es célibe, vive absolutamente entregado al Señor, con un 'corazón indiviso', tanto en lo que se refiere a la espiritualidad como a la disponibilidad de tiempo; su altruismo, por otra parte, parece más garantizado que el de un casado, que podría verse tentado a favorecer (económicamente) a su propia familia.
Todo ello hace posible que progresivamente se vaya prefiriendo y exigiendo que los sacerdotes sean célibes o guarden continencia.
Aunque distintos concilios marginales (Elvira, s. IV; Aquisgrán, s. IX) piden continencia a los sacerdotes (donde queda claro que el problema no es el matrimonio sino la pureza), parece que cuando realmente se exige es en el II Concilio de Letrán (s. XII), sin que hayamos de suponer una aceptación masiva de esta medida, que vendría más bien a realizarse y favorecerse en el Concilio de Trento (s. XVI) por la instauración de nuevas medidas para la formación y vida sacerdotal, la institución de los seminarios, etc. El Concilio Vaticano II (1962-1965) no trató este asunto, por expreso deseo del papa Pablo VI, que dos años después publicó una encíclica en la que mantenía la obligatoriedad del celibato.

¿EL CELIBATO ES UN DOGMA?
No. Se trata de una cuestión disciplinar o, como dice el papa Francisco, de una 'regla de vida'. Aunque no sea un dogma, ciertamente obliga a los sacerdotes y faltar a ella supone infidelidad y escándalo.

4) El Señor, que ha suscitado el don de la consagración en su Iglesia, seguirá llamando a jóvenes generosos al celibato por el Reino de los Cielos
No. No puede ocultarse que existen muchas voces disidentes en torno a la obligatoriedad del celibato. El propio Joseph Ratzinger, después Benedicto XVI, en el año 1970 imaginaba en su obra 'Fe y futuro' una Iglesia del año 2000 normalizada con la existencia de sacerdotes casados. Teólogos de la altura de Rahner, Kasper, Lehmann, Semmelroth o Schnackenburg pidieron formalmente en el año 1970 revisar de un modo urgente la cuestión.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: jmla@jet.es
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 10 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31