Secularizados, mística y obispos

LA MUERTE NO HA DE SER UN TABÚ

16.12.17 | 11:22. Archivado en Enfermos y debilidad

A los nueve años me enteré de la muerte porque vi en cuerpo presente a una monja de clausura en un monasterio benedictino. Íbamos allí por curiosidad, pero nuestros padres y maestros se encargaron de explicarnos con claridad que en este mundo todos estamos de paso. Hablar hoy de la muerte a los niños es un tema tabú, a pesar de que para los telediarios sea la noticia preferida. A los nietos se les impide con frecuencia acudir al funeral de sus abuelos.

Un chaval moría de repente en mi colegio mientras jugaba de portero en un partido de fútbol. El profesor – entrenador reunió enseguida a los alumnos y les dijo: “Bueno, ya no hablemos más de lo sucedido. ¡Ahora, a olvidar!” Y le parecía que ponía una pica en Flandes. ¡Oh si tuviéramos presente mayores y pequeños esta realidad! A buen seguro no viviríamos aquí como en una morada perpetua.

Cristina Martínez, orientadora familiar, decía: “Los mayores afrontamos el último trance con ojos de adulto, mientras los niños simplifican el problema y lo superan con mayor facilidad”. Y afirma sin titubeos: “No sorprende esta realidad a los niños, porque es un hecho que nos acompaña toda la vida”. Yo pienso que es materia imprescindible en la educación escolar. Y, por supuesto, cuando ocurra la defunción de un ser querido, es preciso llevar a los niños al funeral. Es inevitable que el pequeño sienta dolor; al adulto corresponde darle aliento, hablarle del Cielo, explicarle que todos caminamos hacia la casa del Padre Común. Es necesario estar siempre preparados. Estas explicaciones nos ayudan también a nosotros a mantener la virtud de la esperanza.

Yo no veo otra manera mejor de enfrentar el problema de la muerte que apoyarse en la fe. ¿Y si no se cree? El ejemplo de quienes creemos puede hacer mella en su corazón, y ayudarles a replantearse el problema de la trascendencia.
Me encantaban las alusiones que muy a menudo – sobre todo en la última etapa de su vida – hacía Juan Pablo II ante la proximidad de su muerte.
Y cuando ocurre el tránsito de un ser querido, hemos de ser conscientes de que no nos quedamos solos. Es preciso no aislarnos por tiempo indefinido en una soledad triste y malsana. Una vez llorada la ausencia, mirar lo positivo: la misericordia de Dios, la esperanza, los ratos buenos pasados con él. No sentirnos culpables por distraernos para disipar la angustia. El Señor nos llama cuando Él quiere, y la consecuencia es clara: vivir con las maletas preparadas.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Junio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930