Secularizados, mística y obispos

¿ASILOS O CASAS?

06.11.17 | 11:05. Archivado en Enfermos y debilidad

Un amigo mío, Manuel, quedó viudo a los 65, pero nunca lo vi deprimido. “No me siento solo, – me decía – mi casa es como un santuario. Entra y mira”. Y allí pude observar una imagen grande de la Virgen María, en otra habitación el Corazón de Jesús y en otros lugares varios cuadros, copias de arte sagrado. “No me siento nunca solo – añadía Manuel –. A veces toco en el piano canciones religiosas. Y todos los días voy a ayudar a casa de mi hija en el cuidado de los nietos, y les hago los recados”.

Pero Manuel, a lo largo de los años ha caído en la enfermedad de Alzheimer. Ahora también lo veo contento acompañado de su hija, y todavía teclea sus canciones religiosas favoritas. ¡Genio y figura!

No todos los ancianos tienen la suerte y disposición de ánimo de mi amigo. El quince por ciento de las personas de más de 65 años forma el colectivo de los ancianos – golondrina.

Vive de forma itinerante en dos, tres y más hogares. Se desplaza cada trimestre de la casa de un hijo a la siguiente. Estos hombres o mujeres corren el riesgo de contraer enfermedades peculiares, y el tratamiento de sus achaques entraña mayor dificultad.
¡Ojalá todos fueran capaces de vivir como Manuel! Es más humano que la persona mayor sea atendida en el propio hogar o en la casa del hijo que tenga mayores posibilidades, ayudado del resto de hermanos, y sólo salga de allí a otras casas por propia voluntad, o para dar vacaciones al hijo hospedero.
Nos dicen los médicos de atención familiar las dificultades que encuentran en los ancianos – golondrina. Se ven obligados a rehacer una y otra vez la historia clínica del paciente.
Cuando yo era joven me tocó visitar con frecuencia un asilo. Lo hacíamos como una obra de amor a aquellas personas que pasaban los últimos años de su vida en un lugar retirado, donde eran atendidos por religiosas. Rezaban los quince misterios del Rosario y durante la jornada el régimen era de internado, sin apenas libertad. No salían del recinto si no eran acompañados por alguien. Hoy se nos antoja aquello como algo inhumano. Nunca pudimos penetrar en la mentalidad de aquellos residentes. Era tema tabú.
Más duro aún residir en casa de un hijo sin poder salir de la propia habitación a convivir con el resto de la familia o tener que dormir en la cocina. Y las personas mayores lo merecen todo, porque todo lo han dado: comprensión, acogida, agradecimiento infinito.
El problema del anciano marginado ha existido siempre. Ayer de una manera; hoy de otra. Porque los viejos, refugiados hoy en cómodas residencias, no siempre tienen el cariño y estima que merecen por parte de su familia.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 20 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930