Secularizados, mística y obispos

06.10.17 | 18:02. Archivado en Ejemplos de vida

Joaquín Goicoecheaundía Pagola
Conocí a Don Joaquín el año 1960 en la escuela de Ejercicios Espirituales en el Seminario de Vitoria. Me impresionó. Era un sacerdote enamorado de Jesucristo y de su sacerdocio. Tenía entonces 55 años, lo mejor de su vida. Había nacido cerca de Tolosa, en Lizarza, el 20 de abril de 1905. Daba sus clases sobre el sacerdocio de pie; llevaba en su mano un manuscrito lleno de apuntes que luego ciclostilaba y nos aprovechábamos de aquel tesoro de ciencia de Dios. Me impresionaba Don Joaquín.

Mantuve contacto relativo con él durante varios años. En tiempos de mi ministerio sacerdotal me proporcionó oportunidad para dar Ejercicios Espirituales a sacerdotes en distintos lugares de España. Fue mi maestro y me abrió camino en estas lides apostólicas tan gratificantes. Siempre me sentiré agradecido a este hombre de Dios.
Entusiasmo y celo. Sus seminaristas.

Don Joaquín Goicoecheaundía llenaba de entusiasmo a sus seminaristas, pues era su director espiritual. Y contagiaba su celo y amor a cuantos le rodeaban, sobre todo a sacerdotes jóvenes. Aquellos retoños clericales estaban distribuidos por las tres provincias vascas; formaban equipos de amistad espiritual muy profunda; perseveraron con esa ilusión muchos años, hasta que llegó la crisis postconciliar en que casi todo se vino abajo.
Era muy ferviente don Joaquín. Daba gusto oírle predicar. Desde muy joven había sido profesor del Seminario de Vitoria. Su gran maestro - amigo de espíritu fue otro sacerdote maravilloso, Don Rufino Aldabalde, motor del movimiento sacerdotal de Vitoria, del que Joaquín fue continuador. Hubiera sido nuestro cura un buen profesor, pues era talentudo; pero su tendencia era la espiritualidad, y hacia esta maravilla tendió siempre su filón de sabio y santo. Simultaneó alguna clase con la dirección espiritual de los seminaristas, que era lo más suyo. Y desde el seminario se lanzó al clero diocesano.
Sale del seminario y regresa al fin

Pero en el año 38 se le ocurrió sacarlo del Seminario al Obispo Lauzurica y enviarlo a Ortuella, una parroquia vizcaína ambiente minero. Marchó sin rechistar, pero creo que sufrió con el traslado. Antes se curtió en Saturrarán y Las Arenas. Desde Ortuella escribía: "El sacerdote que ama, en su afán de amar ensaya todos los procedimientos, desde los más fáciles a los más costosos y difíciles". En aquel entorno fomentó las misiones parroquiales y consiguió amplio fruto espiritual.
El año 42 sale de Ortuella y lo envía el obispo a la casa de Ejercicios Espirituales de Begoña. Aquello rimaba más con su finura de espíritu. Fue director de aquella Casa. Pero… regresa ya para siempre a lo más suyo, al Seminario. A calentar de nuevo a sus queridos seminaristas: "O santo, o por la ventana". Y aquellos estudiantes vivían en santa tensión para ser de verdad un día sacerdotes fervientes. Era el año 1945. Sus pláticas ya desde entonces y siempre fueron cálidas, ardientes y vigorosas. Aconsejaba lo que él practicaba: la oración continua; el sacrificio constante para vencer el temperamento comodón y poder ser de verdad de Jesús; servicio continuo a sus semejantes; huir de la crítica y alabar moderadamente al compañero para animarle; corrección fraterna positiva y llena de amor; amar, amar… y organizar reuniones con seminaristas. Y ¡lo suyo de verdad!, ir creando desde el seminario los grupos de amistad sacerdotal.
El despacho de nuestro santo estaba siempre muy concurrido: había que pasar con solicitud por aquella habitación del director espiritual para aumentar el fervor. "El estudio teológico del dogma trinitaria debería haceros más santos", decía a sus discípulos. Aquello era no una fábrica de hacer curas, sino un horno para calentar en el amor a Dios.
Y así, año tras año. Pero con el Concilio llegó el crac. ¡Cuánto sufrió nuestro cura! Entonces siguió intentando influir en los suyos, pero daba la impresión de que todo era predicar en desierto, o poco más. Algunos siguieron finos a su ideario. Otros… ya sabemos cómo se fue desarrollando todo.
Escritor
Fue también escritor Don Joaquín: sobre todo articulista en revistas; el periodista de todo el movimiento sacerdotal. Cientos de artículos. Y después de la muerte de Aldabalde fue motor, alma y vida del todo, tomando la antorcha de su amigo, y siguió con ímpetu a favor de la santidad de los clérigos. Desde esta perspectiva impulsó la famosa revista "Surge", la herencia de don Rufino.
El final
Se entregó más de lleno entonces a su fundación religiosa: las auxiliares del clero. Fueron años duros. En una ocasión yo le visité. No perdía la paz. Me ayudó para encontrar direcciones de sacerdotes secularizados; me atendió con cariño. Me habló de su diabetes que le traía un poco esclavo. Se le veía pasear en torno a su casa en aquellos últimos años, apoyado en una muleta. El año 1993 llegó su fin en este mundo. El 6 de mayo lo ingresaron en el hospital. Marchaba en la ambulancia sentado en una silla; parecía que durante el viaje se despedía de su Vitoria. Hablaba, miraba las casas, los tejados. Decía: "¡Qué bonito es Vitoria! ¡Qué a gusto he vivido aquí!" Sobre la mesa de su despacho dejó un papel con este escrito: "¿Quién dices que soy yo?" A esta pregunta de Jesús contesto: Tú eres mi mejor amigo y amigo de todos los días. Porque eres la luz que ilumina y da sentido de verdad a mi vida. Eres el amor sin fin al hombre y estimulas mi amor y generosidad en el apostolado. Eres mi gozo y consuelo y felicidad… Todo esto lo experimento en mi interior como don y regalo de mi amigo".
Don Joaquín, sacerdote santo y santificador.
Para profundizar, ver la biografía publicada en la BAC por Félix Núñez Uribe.

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 23 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031