Secularizados, mística y obispos

Una carta ya antigua

21.08.17 | 11:48. Archivado en Secularizados de ambos sexos

Esta carta fue escrita el año 2001, con ocasión al nuevo rescripto de secularización. Pocas diferencias existen con el antiguo: que ahora lo expiden desde la Congregación del Culto y Disciplina de los Sacramentos (antes era la C. de la fe) y que han suprimido la frase "queda reducido al estado laical" , por ser contraria a los cánones de Trento. Siguen prohibiciones absurdas y discriminatorias. Ante esta situación, en vez de conformarnos con lamentos, hemos dirigido una carta a la Congregación para que tomen conciencia del asunto:

Emmo. Mons. Jorge A. Cardenal Medina Estévez
Querido Señor Cardenal: El Señor con nosotros. He leído el rescripto de secularización recientemente otorgado a un compañero. Me siento en conciencia en el deber de manifestarle algo que me parece muy grave; alguna consideración en torno al rescripto. El rescripto, comparado con el que yo recibí hace treinta años cambia muy poco. Siguen en él con una serie de prohibiciones que a todas luces son exageradas, e incluso miradas con ojos críticos pudieran calificarse de farisaicas. No me van a decir que el prohibir a un secularizado hacer de monaguillo en las Misas, leer la epístola, desempeñar una serie de cargos, etc. etc. no es exagerado y que incluso puede rayar en lo farisaico. ¿Por qué digo esto?
En mi nación española (y creo que no será la única del mundo) se comprueban dentro del clero en activo ataques a nuestro dogma católico denunciados muchas veces por distintos medios y que nunca se corrigen. Cito unos cuantos: Absoluciones colectivas del todo abusivas. (Existen parroquias donde nunca, desde hace más de 25 años, se imparte la absolución individual). Simulación del sacramento del la penitencia con engaño de los fieles en reuniones "penitenciales". Celebración del perdón, no sacramental, con asistencia de numerosa feligresía, con visos de protestantización. Aconsejar como mal menor en cursillos prematrimoniales el mal uso del matrimonio. Desautorizar públicamente en homilías el Catecismo de la Iglesia Católica. "Inventar" celebraciones eucarísticas en la que lo único que queda en pie es la consagración y la comunión...

Llevo treinta años asistiendo a Misa como simple seglar en muy distintas parroquias. En este tiempo ha sido totalmente excepcional las veces en que he oído hablar de la gloria de Dios, de la adoración a Dios, del pecado en sí, del infierno, de la confesión, de las disposiciones necesarias para comulgar... Se está perdiendo la conciencia de pecado en el Pueblo de Dios. Y apenas se oye una voz tímida que recuerde esto a un clero que parece más preocupado con otros problemas.
No eran precisamente sacerdotes secularizados quienes durante décadas han estado impartiendo en gran parte de las diócesis enseñanzas contrarias al dogma y la moral. Sabían hacerlo de tal manera que en caso de denuncia podían defenderse utilizando la ambigüedad, pero las consecuencias han sido nefastas para nuestra fe católica en grandes sectores.
Querido señor Cardenal, mientras tanto siguen estas prohibiciones ridículas al sacerdote secularizado.
No me voy a meter con la ley del celibato; soy consciente de las ventajas que tiene, sobre todo desde el punto de vista económico, para el clero. Pero creo que por encima de esta ley, la cual la sostienen, y no lo critico, a rajatabla (aunque cada vez sean más frecuentes las enormes violaciones de ella), por encima de esta ley humana está el derecho divino de mantener la fe en la Iglesia de Dios.
Comprendo que es fácil criticar todo esto; que es dura la tarea que ustedes tienen. Pero mucho más, sí se puede hacer. Hay muchos curas que en estos treinta años han causado mucho daño a la fe y siguen campando por sus respetos. Ahí están. Ellos, eso sí, públicamente no todos dan escándalos contra su celibato.

Pienso que lo que de verdad debiera fomentarse desde nuestras altas esferas eclesiales es una campaña imparable a favor de la santidad de los sacerdotes y de las almas consagradas. Me contento en esta carta si ustedes, los dirigentes de la Iglesia, toman conciencia y ponen los medios para esto: fomentar de verdad la santidad de nuestros obispos, sacerdotes y personas consagradas. Creo que por ahí hay que empezar; de lo contrario estamos dando palos de ciego.
Un saludo muy cordial, querido señor Cardenal. Pido por usted al Señor, affmo. Amigo: J.Mª Lorenzo, presidente de ASCE

José María Lorenzo Amelibia
Si quieres escribirme hazlo a: josemarilorenzo092@gmail.com
Mi blog: http://blogs.periodistadigital.com/secularizados.php
Puedes solicitar mi amistad en Facebook pidiendo mi nombre Josemari Lorenzo Amelibia
Mi cuenta en Twitter: @JosemariLorenz2


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 18 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930