Secularizados, mística y obispos

Me dieron la Unción

11.02.12 | 10:45. Archivado en Enfermos y debilidad
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Hace unos días me encontraba por la calle con una señora de setenta años a quien conozco desde hace mucho tiempo.

-¿Sabes? -me dice-. Me dieron el mes pasado la Unción. Quedé sorprendido al verla con tan buen aspecto. No parecía enferma. Pero ella me lo aclaró:

- Sí; pertenezco al grupo parroquial de "Vía ascendente". Nos hablaron de la Unción de Enfermos. Preguntaron quiénes, dentro de los que teníamos enfermedad crónica importante, se decidían a recibir este sacramento en una celebración parroquial. Como yo padezco del corazón, me apunté. Fue una ceremonia muy entrañable y llena de alegría.

Probablemente se pasaron los organizadores de este acto. Pienso que la Santa Unción no se ha de confundir con una fiesta de tercera edad; sería trivializar el Sacramento. Pero sí resulta esperanzador cuando se administra comunitariamente en la parroquia a enfermos graves que pueden acudir al templo o a ancianos ya decrépitos.

Un sacerdote celoso nos decía: "En mi parroquia hemos administrado comunitariamente la Unción en tres ocasiones. La celebración fue sencilla, pero muy sentida y vivida. Los fieles oraban con los enfermos y por los enfermos. Ellos se sentían queridos y fortalecidos en su debilidad, por la ayuda de Dios y la acogida de los hermanos."

Para algunos pacientes resulta esta práctica verdadero tiempo de conversión.

Este cambio en la mentalidad no parece fácil, ni suele ser rápido. Pasar en la apreciación de los fieles, de mirar la Unción como la "puntilla" que se da al enfermo cuando está expirando, a celebrarla como una fiesta de esperanza y consuelo, no se puede conseguir en un día. Es cuestión de proponerlo con suavidad, sin estridencias, como un bien para los enfermos; sin forzar nunca situaciones: respetando la libertad de los pacientes y su familia.

El hecho de que haya personas que lo aceptan, ya es positivo. Los más reticentes terminarán mirando la Unción como sacramento de vida y de salud.
En todo caso siempre es necesaria la visita del sacerdote a los enfermos de su demarcación bien sea en casa o en el hospital. Esto
no se puede suplir con nada. Es preciso conservar la costumbre de llamar al párroco cuando un familiar entra en enfermedad grave o duradera. La palabra sacerdotal, llena de amor a Jesucristo, con nada se puede suplir.

Te recomiendo mi página web http://personales.jet.es/mistica
Más de mil artículos del autor sobre enfermos y debilidad en http://opina2000.com


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Lumen 11.02.12 | 19:55

    Lo mejor es avisar a la familia que llamen al sacerdote cuando nos encuentren con cierta gravedad y que nos dé entonces la comunión y la unción: sin ningún miedo. Es el mejor auxilio para los enfermos graves.

  • Comentario por Emérito 11.02.12 | 16:41

    Se dan con este sacramento los dos extremos: quienes lo reciben en la parroquia solamente porque han cumplido los ochenta, o setenta, y quienes ni lo piden en caso de gravedad o los familiares que recusan al sacerdote cuando va a visitar al enfermos como si fuera un ave de mal agúero. Yo pedí la Unción cuano iba a sufrir una operación grave y me fue administrada. Creo que Juan Pablo II la recibió cuatro o cinco veces.

  • Comentario por Emérito 11.02.12 | 16:37

    Acólito siempre ha sido bien acogido en este blog, que yo sepa. Si tuvo algún encuentro con alguien en concreto, no por eso ha sido expulsado; el que haya dejado de escribir habrá sido decisión propia. Sigo este blog desde sus comienzos y soy testigo de que nadie le ha echado y de que tiene las puertas abiertas. Solamente se echó de este blog, según me consta, a un ateo, porque no respetaba ni fe, ni cultura, ni nada cristiano o religioso, y estaba de más. Al parecer quería deshacer; no dialogar ni construir.

  • Comentario por Emérito 11.02.12 | 16:33

    Acólito siempre ha sido bien acogido en este blog, que yo sepa. Si tuvo algún encuentro con alguien en concreto, no por eso ha sido expulsado; el que haya dejado de escribir habrá sido decisión propia. Sigo este blog desde sus comienzos y soy testigo de que nadie le ha echado y de que tiene las puertas abiertas. Solamente se echó de este blog, según me consta, a un ateo, porque no respetaba ni fe, ni cultura, ni nada cristiano o religioso, y estaba de más. Al parecer quería deshacer; no dialogar ni construir.

  • Comentario por religiosa exclaustrada 11.02.12 | 11:48

    No comprendo como tu y gelo,echasteis a acolito.Una persona maravillosa.Lo leo en otros blogs. Es una persona culta y bien formada.

  • Comentario por Félix María 11.02.12 | 11:03

    A a Santa Unción no hay que tenerle miedo: ayuda al enfermo grave. Pero tampoco vanalizarla ni darla a cualquiera.

Jueves, 23 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación