Secularizados, mística y obispos

La medida del adelantamiento en la virtud

10.02.12 | 10:40. Archivado en Espiritualidad - Mística


Suelen decir que la medida del adelantamiento en la virtud es ver cómo va uno en el terreno de la mortificación. Es lógico.

La adquisición de hábitos buenos lleva consigo sacrificio y constancia. Humildad, dominar las pasiones, paciencia, retirarse de las aficiones del mundo, caridad, condescendencia... todo esto resulta costoso y exige mucho sacrificio.

A mi juicio la abnegación, renuncia, espíritu de mortificación es muy difícil de conseguir. Y es necesario comenzar por la oración diaria. Pedirle a Dios este don para poder avanzar. La honradez más elemental exige no aconsejar a otros lo que uno no practica o se esfuerza por practicar.

En mi vida he pasado temporadas alejado de la mortificación. Otras aspirando a ella. Pocas del todo metido en conseguir esta virtud. Y, la verdad, el tiempo de mayor fervor: cuando he sido más mortificado.
Claro ya lo tenemos. Por algo hemos leído Tissot. La penitencia por deporte, por ver hasta donde llego batiendo marcas, no la debemos practicar.

La mortificación no es más que un instrumento de la virtud a conseguir. También es un modo de manifestarle al Señor nuestro amor. Dios no se fija en la penitencia para conseguir metas egoístas.

Esta sería obstáculo en el camino de la perfección. Hemos de practicar la mortificación por amor, con humildad y paciencia perfecta. Y pensando las cosas; con el conocimiento verdadero de Dios y del propio yo.

Te recomiendo mi página web http://personales.jet.es/mistica
Más de mil artículos del autor sobre enfermos y debilidad en http://opina2000.com


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Alfonso de la Paz 10.02.12 | 19:13

    Cuando practicaba la mortificación como una especie de deporte, todo me iba mejor. Ahora me cuesta más; me he vuelto con el tiempo más perezoso, pero lo cierto es que además de la gracia de Dios, es necesario corresponder con nuestro esfuerzo.

  • Comentario por Alfaro 10.02.12 | 16:37

    Además de ejercitarse en la mortificación conviene pedir a Dios el don de abnegación, el don de penitencia.

  • Comentario por Alicia 10.02.12 | 11:22

    Nunca se ponderará bastante la mortificación o sacrificio personal para avanzar en el vida espiritual. Mientras nos mimemos tanto, es muy dificil que avancemos. Y no me refiero a penintencia cruentas que parece que hoy no tienen prestigio, pero existen miles para poder practicar todos los días y con frecuencia las rechazamos.

Lunes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930