Franciscanos seglares hoy (OFS Palma de Mallorca)

A propósito de mi Diócesis de Mallorca y Monseñor Murgui

06.02.11 | 15:20. Archivado en Iglesia, Actualidad

No viene de ahora la situación de división interna profunda en la diócesis de Mallorca, mi diócesis, aquella en la que nací, crecí como católico, me hice franciscano seglar y me consagré a Dios.

>> Sigue...


Beato Juan Pablo II.

01.02.11 | 15:25. Archivado en Iglesia, Papado

Me alegré mucho cuando supe que Juan Pablo II será beatificado el próximo 1 de Mayo. Su papado empezó cuando yo ni había nacido, pero debo decir también que ni en mi infancia ni en mi adolescencia apenas me fije en él, por mucho que siendo el Papa le guardaba respeto y admiración.

>> Sigue...


Teología sin Oración: la letra mata , el Espíritu vivifica - Hans Küng (y II)

15.04.10 | 15:19. Archivado en Papado

Al Papa le crecen los enanos, un día sí y otro también. No es suficiente con recibir de fuera, que le tiene que llover dentro de casa. Ciertamente, el Papa es un ser humano y puede que cometa errores, pero si nos llamamos católicos y nos decimos Hijos de la Iglesia, deberíamos empezar por prestarle nuestro apoyo incondicional, aun cuando las cosas se pongan feas.

>> Sigue...


Tres pilares que son frágiles

17.03.10 | 15:39. Archivado en Iglesia

Últimamente la Iglesia está muy revuelta. Aquí y allá aparecen nuevos casos de pederastia por parte de sacerdotes y/o religiosos, otros que cuelgan los hábitos y disputas teológicas y de autoafirmación en doctrinas u opiniones.

>> Sigue...


El Diablo sí existe

08.03.10 | 15:26. Archivado en Iglesia

El Diablo ha sido una realidad muy discutida desde antiguo en la cristiandad. No así en el mundo judío, donde la fe veterotestamentaria en un "satán" es firme, desde el relato del Paraíso hasta la formulación de la fe escatológica del Pueblo Escogido.

>> Sigue...


Alabanzas al Dios Altísimo

04.03.10 | 15:51. Archivado en Iglesia

Estas palabras dijo Francisco cuando, en el Monte Alvernia, el Señor le distinguió con las Sagradas Llagas:

Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas.

Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres altísimo, tú eres rey omnipotente, tú, Padre santo, rey del cielo y de la tierra.

Tú eres trino y uno, Señor Dios de dioses, tú eres el bien, todo el bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres amor, caridad; tú eres sabiduría, tú eres humildad, tú eres paciencia, tú eres belleza, tú eres mansedumbre, tú eres seguridad, tú eres quietud, tú eres gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres justicia, tú eres templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción.

Tú eres belleza, tú eres mansedumbre; tú eres protector, tú eres custodio y defensor nuestro; tú eres fortaleza, tú eres refrigerio.

Tú eres esperanza nuestra, tú eres fe nuestra, tú eres caridad nuestra, tú eres toda dulzura nuestra, tú eres vida eterna nuestra: Grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador.

Quizá en una época como la que estamos viviendo a nivel tanto nacional, eclesial o internacional necesitemos más que nunca aprender a rezar y a alabar a Dios en mitad de todos los desvaríos, desastres naturales, polémicas y abusos. Que no perdamos de vista al Dios que lo es todo, y al que Francisco entona este bello canto, sabiendo que Dios es Todo en Todos.

Pace Bene.


La Penitencial, una ceremonia a veces confundida.

22.02.10 | 15:05. Archivado en Iglesia

XI La celebración del sacramento de la Penitencia

1480 Como todos los sacramentos, la Penitencia es una acción litúrgica. Ordinariamente los elementos de su celebración son: saludo y bendición del sacerdote, lectura de la Palabra de Dios para iluminar la conciencia y suscitar la contrición, y exhortación al arrepentimiento; la confesión que reconoce los pecados y los manifiesta al sacerdote; la imposición y la aceptación de la penitencia; la absolución del sacerdote; alabanza de acción de gracias y despedida con la bendición del sacerdote.
1481 La liturgia bizantina posee expresiones diversas de absolución, en forma deprecativa, que expresan admirablemente el misterio del perdón: "Que el Dios que por el profeta Natán perdonó a David cuando confesó sus pecados, y a Pedro cuando lloró amargamente y a la pecadora cuando derramó lágrimas sobre sus pies, y al publicano, y al pródigo, que este mismo Dios, por medio de mí, pecador, os perdone en esta vida y en la otra y que os haga comparecer sin condenaros en su temible tribunal. El que es bendito por los siglos de los siglos. Amén.".
1482 El sacramento de la penitencia puede también celebrarse en el marco de una celebración comunitaria, en la que los penitentes se preparan a la confesión y juntos dan gracias por el perdón recibido. Así la confesión personal de los pecados y la absolución individual están insertadas en una liturgia de la Palabra de Dios, con lecturas y homilía, examen de conciencia dirigido en común, petición comunitaria del perdón, rezo del Padrenuestro y acción de gracias en común. Esta celebración comunitaria expresa más claramente el carácter eclesial de la penitencia. En todo caso, cualquiera que sea la manera de su celebración, el sacramento de la Penitencia es siempre, por su naturaleza misma, una acción litúrgica, por tanto, eclesial y pública (cf SC 26-27).
1483 En casos de necesidad grave se puede recurrir a la celebración comunitaria de la reconciliación con confesión general y absolución general. Semejante necesidad grave puede presentarse cuando hay un peligro inminente de muerte sin que el sacerdote o los sacerdotes tengan tiempo suficiente para oír la confesión de cada penitente. La necesidad grave puede existir también cuando, teniendo en cuenta el número de penitentes, no hay bastantes confesores para oír debidamente las confesiones individuales en un tiempo razonable, de manera que los penitentes, sin culpa suya, se verían privados durante largo tiempo de la gracia sacramental o de la sagrada comunión. En este caso, los fieles deben tener, para la validez de la absolución, el propósito de confesar individualmente sus pecados graves en su debido tiempo (⇒ CIC can. 962,1). Al obispo diocesano corresponde juzgar s i existen las condiciones requeridas para la absolución general (⇒ CIC can. 961,2). Una gran concurrencia de fieles con ocasión de grandes fiestas o de peregrinaciones no constituyen por su naturaleza ocasión de la referida necesidad grave.
1484 "La confesión individual e íntegra y la absolución continúan siendo el único modo ordinario para que los fieles se reconcilien con Dios y la Iglesia, a no ser que una imposibilidad física o moral excuse de este modo de confesión" (OP 31). Y esto se establece así por razones profundas. Cristo actúa en cada uno de los sacramentos. Se dirige personalmente a cada uno de los pecadores: "Hijo, tus pecados están perdonados" (Mc 2,5); es el médico que se inclina sobre cada uno de los enfermos que tienen necesidad de él (cf Mc 2,17) para curarlos; los restaura y los devuelve a la comunión fraterna. Por tanto, la confesión personal es la forma más significativa de la reconciliación con Dios y con la Iglesia. (Catecismo de la Iglesia Católica)

>> Sigue...


Promesa de Obediencia

15.12.09 | 15:33. Archivado en Iglesia

No me gusta entrar en estos "fregados", pero esta vez no quisiera dejar de hacerlo. Me refiero a la reacción que, según he podido leer, han tenido los curas de Guipúzcoa ante el nombramiento de Monseñor Munilla como Obispo de San Sebastián. Se permiten opinar y valorar dicho nombramiento. Por otro lado, parece imperar en ellos más el nacionalismo que el cuidado y la atención en lo que es de veras importante en el cuidado pastoral. No dudo de sus buenas intenciones, Dios me libre. Pero creo que todo presbítero y todo consagrado debe revisar sus conductas y actos (sobre todo si son públicos) en base a la concordancia que tengan con sus promesas (caso de los sacerdotes) o votos (religiosos y consagrados). Se trata de ser fieles. Insisto, es urgente que cultivemos ante todo la vida de oración y la vida sacramental. Sólo así nuestra vida tendrá más luz.

Pace Bene.


"Un regalo para el mundo".

14.12.09 | 15:21. Archivado en Iglesia

He leído en los medios de comunicación la carta que los obispos españoles han dirigido a los sacerdotes. En ella, se les anima a un apostolado activo, tanto por su condición de sacerdotes, como por necesidad, prácticamente, debida la inquietante situación de nuestra Iglesia Española.

Pienso también que son un regalo, puesto que sólo ellos pueden administrar el Sacramento de la Eucaristía y los demás Sacramentos. Pero les diferencia, por encima de todo - y así lo veía Francisco - el Don que les ha concedido el Altísimo de poder consagrar, de tener en sus manos el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por eso, el Poverello los veneraba, no tanto por ellos mismos, sino más bien en razón de su Ministerio.

En efecto, sin ellos nuestra vida espiritual y cristiana carecería de lo más esencial. Cierto que Dios siempre provee, pero no quisiera verme en la tesitura de "a ver cómo comulgamos" puesto que ya no quedan sacerdotes. Desde luego, a tal situación no se llegará. Pero sí es cierto que, hoy por hoy, muchos sacerdotes necesitan ayuda, puesto que suelen llevar dos o tres parroquias a la vez. Por tanto, los laicos debemos jugar nuestro papel, ayudando en lo que podamos. Y de aquí se puede desprender una mayor comunión con ellos, siendo también deseable y necesaria una unión entre los mismos sacerdotes, entre ellos y con su Obispo. La unión es Signo, y los Signos son los que atraen, a los que estamos dentro y a los que están fuera y quieren (o aún no) entrar.

Son un Don, si bien tienen sus funciones, que no se pueden ni se deben confundir con las de los laicos y consagrados. Cada cual lo suyo. Pero eso no quita que debamos apoyarnos y colaborar, en lugar de tirarnos piedras unos a otros, criticando ahora a este sacerdote o a este obispo, ayudando así a disgregarnos. Creo que lo importante, la esencia para que recuperemos la unidad es la Oración y la Vida Sacramental. Un contacto, pues, sincero con Dios. Y, desde ahí, lo demás irá brotanto, poco a poco. Dios es Providencia. El problema es que queremos serlo nosotros, muchas veces. Y no es posible.

Pace Bene.


El laicismo, una bendición

24.07.09 | 18:35. Archivado en Iglesia

Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo. Acordaos de la palabra que os he dicho: El siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; si han guardado mi Palabra, también la vuestra guardarán. Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa de su pecado. El que me odia, odia también a mi Padre. Si no hubiera hecho entre ellos obras que no ha hecho ningún otro, no tendrían pecado; pero ahora las han visto, y nos odian a mí y a mi Padre. Pero es para que se cumpla lo que está escrito en la Ley: "Me han odiado sin motivo". Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí. Pero también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio.Os he dicho esto para que no os escandalicéis. Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he dicho esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. No os dije esto desde el principio porque estaba yo con vosotros. (Jn 15, 18 - 16, 4).

>> Sigue...


Carlo Carretto: La elocuencia de los signos

22.07.09 | 15:33. Archivado en Iglesia

En mi entusiasmo un poco infantil, a menudo he soñado con vender el Vaticano para darlo a los pobres y poder decir a la Igleia que necesitaria comenzar a tomarse las cosas en serio, poniendo hechos al anuncio del Verbo. Ahora también yo he madurado y asi como no me preocupo
delante de un gran convento, lo mismo puedo dar la vuelta a todo el Vaticano sin enojarme.

Sin embargo, convencido como hace ocho siglos de los signos que he puesto ante mis hermanos y de su eficacia debo aun deciros algo. Y también aquí sin polémica. Imaginaos que os unís en Roma a los peregrinos con la dicha de orar en las basílicas tan bellas y de ver al Papa para
oir su voz como si fuera Jesús.

Y bien...

¿Os gustaría encontrar al otro lado de la puerta de la campana, al otro lado de la puert de bronce, al otro lado de la puerta de Santa Ana, al otro lado de la entrada a los museos, una pequeña puerta sobre la cual esté escrito: "Venid a mi todos los que estais cansados y agobiados, y yo os aliviaré"?

Y entrar y hallar un lugar simple, pobre pero acogedor, donde el encuentro con un hombre o una mujer viva les dé el sentido de una Iglesia viva y abierta al pobre. Oh, no es que en el Vaticano o en sus obras falte la caridad.

Diré que todo es un hecho de caridad, sin embargo lo que falta a menudo es el signo. O si está, es un signo tan grande, tan vistoso, tan eficiente,que los pobres no pueden comprender, como un nuncio apostólico, como una estación de radio, como una catedral, como el departamento de un cardenal de una vez.

Hoy la humanidad es sensible a los signos pequeños, pero concretos, inteligentes y, sobre todo, frutos de un acto de amor, inmediato y vivido con fuerza y constancia, hoy.

El papa Wojtyla que alza a un niño en la asamblea, que se inclina para besar la tierra, que llora ante una escena dolorosa, que entra en una cabaña africana o en una favela sudamericana
pone signos que hablan de por si y que lo ponen en comunión con los pobres.

¿Acaso no es así?

Y es por eso que os digo que si voy a Roma, escondido en alguna peregrinación, buscaré ver si en los famosos muros se ha abierto una puerta pequeña y adecuada para mí, Francisco de Asís.

"Yo, Francesco", de Carlo Carretto.


Padre, que todos sean uno

03.06.09 | 20:10. Archivado en Iglesia

Jn 17, 21:

Que todos sean uno como tú, Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.

>> Sigue...


Jueves, 22 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930