Franciscanos seglares hoy (OFS Palma de Mallorca)

La Providencia nace en la Cruz.

20.06.11 | 15:08. Archivado en Sacramentos

Dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el punto 302:

"La creación tiene su bondad y su perfección propias, pero no salió plenamente acabada de las manos del Creador. Fue creada "en estado de vía" ("In statu viae") hacia una perfección última todavía por alcanzar, a la que Dios la destinó. Llamamos divina providencia a las disposiciones por las que Dios conduce la obra de su creación hacia esta perfección.
Dios guarda y gobierna por su providencia todo lo que creó, "alcanzando con fuerza de un extremo al otro del mundo y disponiéndolo todo con dulzura" (Sb 8, 1). Porque "todo está desnudo y patente a sus ojos" (Hb 4, 13), incluso lo que la acción libre de las criaturas producirá (Cc. Vaticano I: DS 3003)".

Esta presencia permanente de Dios en la Creación, que lleva a cabo desde el Paráclito, tiene su origen, como decimos, en la efusión del Espíritu, la cual es culmen de la tríada Pasión - Redención - Derramamiento del Espíritu.

La Cruz - Stauron - nos remite a la Salvación - Soterion -, que empieza en el Reino ya incoado. Por tanto, inaugura una nueva forma de estar ante y con Dios: las teofanías del AT pierden ya sentido, en cuanto que para hablar con Dios dejan de ser necesarias las figuras: Sinaí, maná, roca que mana agua... Ahora, por el contrario, hablamos cara a cara, lo tenemos físicamente en nosotros (Eucaristía).

El agua que brotó de la roca apagaba la sed sólo de forma temporal; la Gloria que manifiesta Yahveh en el Sinaí es tan sólo figura de la que contendrá el Nuevo Reino inaugurado por Cristo; el maná no llena: "vuestros padres comieron del maná y murieron" (Jn 6, 58).

Jesús transfigura y lleva a plenitud estas y todas las figuras del AT: "Quien bebe de esta agua volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le diere no tendrá jamás sed, que el agua que yo le dé se hará en él una fuente que salte hasta la vida eterna" (Jn 4, 13-14); “El que come mi carne y bebe mi sangre, vive de vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día” (Jn 6, 54). También se declara superior a Abraham, Moisés y Jacob (Jn 8, 56-58: "Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó. Dijéronle entonces los judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has visto á Abraham? Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo Soy - ego eimí -"; Jn 5, 45-46: "No penséis que os voy a acusar yo delante del Padre. Vuestro acusador es Moisés, en quién habéis puesto vuestra esperanza. Porque, si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió de mí"; Jn 4, 12-14: ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados? Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna).

Por tanto, desde estos textos y tantos otros que ponen de manifiesto la novedad y superioridad de Cristo, vemos que Dios va disponiendo la Historia del Mundo, que es la misma Historia de la Salvación / Alianza, en una línea ascendente y perfeccionante: el hombre pasa de depender de lo material e inmediato a poder vivir en un estado de total abandono en los brazos de un Dios que se ha revelado como Padre (y esto es lo más importante aquí), y que procura para sus hijos redimidos (segundo paso importante) ya no aquello que les saciará de forma temporal, sino aquello que los conduce a una unión más perfecta con Él y, por ende, a un estado de plenitud y crecimiento espiritual. Lo material pasa, por tanto, a un segundo plano:

"No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. Porque la vida es más que el alimento, y el cuerpo más que la ropa. Considerad los cuervos, que ni siembran ni siegan; no tienen bodega ni granero, y sin embargo, Dios los alimenta; ¡cuánto más valéis vosotros que las aves! ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Si vosotros, pues, no podéis hacer algo tan pequeño, ¿por qué os preocupáis por lo demás? Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¡cuánto más hará por vosotros, hombres de poca fe! Vosotros, pues, no busquéis qué habéis de comer, ni qué habéis de beber, y no estéis preocupados. Porque los pueblos del mundo buscan ansiosamente todas estas cosas; pero vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. 31 Mas buscad su reino, y estas cosas os serán añadidas".

(Lc 12, 22-31).

Por tanto, esa relación ahora directa con Dios es expresión de un orden nuevo: las figuras del AT son ahora signos, que Jesús establece y trasnfigura en realidades del Reino incoado pero incompleto todavía: el Pan, el Agua, el Vino, la Luz del mundo, el Hombre Nuevo, la Resurrección, el hijo del centurión... que recoge San Juan en el llamado "Evangelio de los signos" - capítulos 1 a 12 de su Evangelio - expresan el nuevo modo de ser y estar ente Dios y, sobre todo, EN Dios.

La Providencia se concibe en consecuencia como la expresión de Dios en su ser-Dios, es decir, Dios es "ad extra" y así se manifiesta al mundo. Nosotros, participando de la Divina Providencia - más bien, beneficiándonos de Ella -, somos meros espectadores implicados de la acción creadora de Dios, que lleva a término por el Paráclito, gracias al Sacrificio de su Hijo. El alimento, el trabajo, lo que llamamos "casualidades" o "suerte" no son sino el hecho consumado de la Providencia, que actua en todo y en todos. El pan, o el trabajo, o ese dinero que nos hacía falta son la concreción de ese Amor Paternal de Dios, que cuida de nosotros, y deben remitirnos a una relación más profunda y pura con Él.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 22 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930