Ríase, aunque sea de mí

¿Quién me va a curar el corazón partío entre tanto charcutero ..? (Me duele España cuando nadie me ve)

26.02.17 | 00:01. Archivado en LA MIRADA DEL CRÓTALO

IMG_20170114_112649Cuando me aprieta el deseo de escribir, me da por contar cosas con la mano de madera, acordándome de Bretón, el padre del surrealismo, André Bretón y su "escritura automática", muy dispuesto a entrar a saco en el inconsciente oxidado y herrumbroso del cacumen, desentrañando, si se puede, lo que escondemos en los distintos compartimentos del caletre para el susto transitivo de uno mismo y los lectores.

En el casillero de la desconfianza desajustada, vengo a recordar las horas que he perdido, durante la semana, escuchando y viendo la tele y a sus protagonistas de siempre, con sabor a garbanzos, descubridores de las bondades del Caso Noos, sin tener en cuenta a Jaime Peñafiel y sus colisiones con el artículo 80.3 del vigente Código Penal tras la Ley Orgánica 2/2015, de 30 de marzo, dos años ha, recordado por mi jurista de cabecera: “..podrá acordarse la suspensión de las penas de prisión que individualmente no excedan de dos años cuando las circunstancias personales del reo, la naturaleza de hecho, su conducta y, en particular, el esfuerzo para reparar el daño causado así lo aconsejen”.

¿"Que puedo pensar del asunto si ya está casi todo dicho?", comentan las novias de los letrados a la puerta de los ilustres colegios de abogados: apreciaciones de todo significado, unos atiplados y otros, no como los pimientos de Padrón. Verdades como obleas de canela, estupideces interpelativas que vuelven a caer en el error como el boomerang de granito que si no te quitas te endiña.

Cuando se resiente mi mano articulada, paro para no lastimar la sensibilidad de los viajeros, desenrosco la extremidad a un cuarto de libra de presión, colocando, en su lugar, un tapón de silicon valley. Para desintoxicarme, tomo el brioso tren de Cotos deseoso de disfrutar de la nieve. El supervisor de las vías, nos interroga antes de embarcar. El menda y sus secuaces, nos dejan en Navacerrada como fórmula magistral del silencio administrativo de los gestores del maravilloso artilugio de ingeniería que trisca por la montaña. Que pena que se acabara. Y el churrete blanco de la dignidad tirada al arroyo de las Guarramillas. El tipo aquel, engreído y soberbio, sicario de la estupidez asentada en la mentira, menciona, con el pulgar invertido, que se acabó: "hasta aquí hemos llegao", con esa cara de barrabás en la fábrica de chocolate, que no da miedo. ¿Quién te va a querer, viajero que buscas al dios en Peñalara? Y, en fin, este asunto de podría remediarse mandando a los agentes del tren de la nieve a la vía con las nalgas a la intemperie, por mucho frío que sientan en sus bajos cueros incapaces.

Y le dimos la llave para el star y solo se le ocurrió abrir el casillero esperando noticias de la comunidad de vecinos. ¡Que alivio!; todos se ahogan antes de llegar a la tribuna de oradores. O casi todos. Los que quedan, cuentan y creen que algún día podrían llegar a ser presidente, controlando la palabra de Rufián el achinado, con el magistral discurso de Castelar desde su escaño de la Castellana que mira sin mirar en uno. Nadie abandona. No hace frío en este febrero loco de abonos cortos. Y la calor que nos sobra sin tormentas.

Mordiéndome los labios, compro un relicario de las puertas del cielo, en Arco, donde, dicen, los artistas están estacionados en la zona de la incompresión para ser despeñados en la Peña Celestina. Que penita me da cuando nadie me ve. Yo, este año, no he vendido ningún cuadro directivo de los contadores de Endesa, a pesar de sus resultados. No gustan por que dicen que son demasiado caros para los erarios tiesos pegando a la magia de la electricidad. Y dicen, también, (habladurías), que va a bajar el precio del kilovatio si no se aplica antes el tocomocho de Preciados con Carmen entre el "agua" y la pasma junto a la estatua del Rey de Nápoles en la puerta del Sol, Charlie III y la Cifuentes, que monta tanto, celebrando su cumpleaños de los 300 del monarca, que ya son años para una estatua que no se mueve cuando ve pasar a la rumanas mangando carteras en tres dimensiones. Y sus troncos apañados, bien maqueados, pelando el cable con los caninos para afanar el I-phone de la casa de la manzana Aple, donde, en tiempos pasados, se alojaba Rubén, el del Cortejo.

Sin incisivos nos quedaremos cuando venga el redentor de la mano de Maduro forrándonos a hostias por fascistas antirrevolucionarios. Y sin cuartos. Y sin pensiones pá que mos coma las carnes morenas.

¿Para qué quiero llorar si ya no tengo presión en las venas..? El corazón lo tengo partío en dos tiempos, partido, repartido entre los tres continentes. ¿O son cuatro los continentes del contenido..? Mas bien cinco. Me olvidaba de África y del Quiñón de Seseña.


El sastre de Panamá no paraba de hacer trajes a medida para los ignorantes depositantes.

fontaneros
“Todo conectado” dicen que dijo Bravo Murillo, el ilustre "fontanero" de Madrid, Presidente entonces, cuando, por fin, se consiguió que las aguas de Lozoya borbotearan por los surtidores de la calle ancha de San Bernardo allá por los años 50 del ottocento , gracias a las presiones y al canalillo, como popular y graciosamente llamaban los madrileños al Canal de Isabel ii.

"Los tritones y las sirenas de las fuentes borboteaban su risa quimérica, y las aguas de plata corrían con juvenil
murmullo por las barbas limosas de los viejos monstruos marinos que se inclinaban para besar a las sirenas, presas
en sus brazos.Ramón María del Valle-Inclán"


Y de ese Canal, y en la calle que lleva su nombre, las grandes instalaciones y depósitos de las ricas aguas del Guadarrama que se expanden por Madrid como una bendición gracias a los plomeros que la canalizan para dar esplendor a la city, gracias a la reina de las aguas, la borbónica incomprendida. A pesar de ello, unos años después, la joven monarca tuvo que salir de naja hacia el exilio por una serie de asuntos de Estado y del enfrascado de Castelar, cosa que, tal vez, tuvo que ver el glorioso Canal.

Y hablando de canales, hablemos de los expertos profesionales del Canal de la Moncloa que vienen ahora a canalizar asuntos escabrosos, señales, sentidos y calibres de las antiguas tuberías de plomo, que nos recuerdan tiempos extraños donde se dañaba a otros cuerpos extraños y al propio Estado de derecho desde esas cloacas oscuras y cenagosas que sabe Dios quien propicia, moviendo las piedras del camino y las esclusas para herir a la valiente letrada Virginia López Negrete, a propósito del amargo trullo de los dirigentes sindicados y de las ocupaciones rendidas a las supuestas extorsiones a los magníficos letrados de la Infanta Cristina: oreados, desprendidos y rodados después de comparecer ante el Magistrado Castro, rama de la justicia y vida mas que sabida del Derecho, con casuística imperativa y legal.

Y de ese otro Canal, el de Panamá, que viene a crearnos zozobra y angustia cuando no chirriar de dientes por la vergonzosa tangana de los dineros offshore y las explicaciones de los mofetas, zorrinos, zorrillos y chingues. que, en recaudo y custodia, tenían su masita en ese lugar bello y sin discordia, océanos tocando, donde el sastre de Panama de Le Carrè confeccionaba trajes a medida para evadir y seguir el destino de sus dineros en la gloria. Dineros opacos, dineros oscuros venidos de los otros garitos,con los patrones y hechuras de la ilegalidad en papel de estraza junto a nombrados y afamados testaferros. Y recuerdos de puta madre para los pensamientos legales de don Cristóbal y sus retablos: banderas al viento del descalabro adúltero mientras el ecuador se derrite por las contorsiones.


“Economistas, políticos y otros animales” del señor MAFO para Mafalda y otros incautos personajes.

Tondo

Últimamente, y cada vez que cruzo por Cibeles para subir por Alcalá camino del Popular Bank con Blasillo, el personaje de Forges, tomo la acera contraria a la acostumbrada, frente a la del Banco de España y su bello edificio colmado de gusto por la arquitectura decimonónica, con aquellos tondos con caras reflexivas y seriedad contagiosa, que miran al ciudadano, compasivas. Podría seguir haciéndolo a pesar de la arpillera que cubre gran parte de la fachada por obras, pero, sinceramente, no me apetece nada, después de todo.

Hace un tiempo que prefiero no toparme con su enrejado y estampaciones en piedra de Colmenar , que tanto admiro, y la estrambótica fórmula del interés contra natura, que alguien se sacó de la manga para llamarle "intereses negativos" a los cálculos mercantiles, con intención de suavizar el efecto chusco que despierta el asunto en manos inconvenientes, y la inmensa deuda pública que tan bien administran los expertos en pasivos de la casa, que, no olvidemos, somos todos, a pesar de la interpretación que pudiera dar la abogacía del Estado, como en el caso Noos, que no ruega por nosotros.

En este instante, desconozco, a propósito, quien es el Gobernador de la institución, muy señor mío, no por otra razón mas que por desidia o pereza, por desconfianza , siguiendo el trato impropio que recibí en los últimos tiempos cuando mis efectos de ahorro, en letras, era pura soplapollez de un ciudadano, sin derecho a a casi nada y sí a cargos complementarios aprobados por la superioridad, que para eso mamaron en las fuentes y teorías económicas de don Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gurú de los dineros en aquellos tiempos de Eldorado, y su intelectualidad, que ahora refleja en el libro recién horneado “Economistas, políticos y otros animales” , ultima perla de los administradores de la patria en letra impresa , donde se viene a decir que, como yo, el señor MAFO pasaba por allí cuando encalló el buque insignia de todos los españoles, clon del malogrado Costa Concordia, por aquello de los timacos de las acciones preferentes; las Cajas cooperativas y de ahorro, travestidas; Bankia, nacida del oso y los coeficientes trucados por la panda, y otros sucesos dignos de mención que toma la tercera persona del plural, como pronombre, para salir por la primera de la rotonda y dejar de ser imbécil por un día, viniendo a creer en la seriedad de los lidios (inventores del dinero) , en la CNMV (Comisión Nacional de Mercado de Dinero), en la ingravidez de las torres inclinadas de la plaza de Castilla (equlibrio imposible), en la campana de Rato (campana de Gauss y el carácter sociológico de los incautos), y por último, en la pluma de MAFO (premio World Fantasy Awards de la Gastronómica de los hostiles) y de las soflamas de los siete niños de Ecija, antaño conocidos como los siete magníficos, junto a Juan Palomo ( Navaja de Ockham: «La explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no necesariamente la verdadera»), y otros descosidos de Mafalda y Felipe, empeñados en crear un mundo mejor a fuerza de integridad.


Onega y el Rey Juan Carlos: Una odisea en el espacio intercostal flamíbero.

guidoQue a estas alturas de los precios el señor Ónega nos venga a decir, con su voz grave y mitológica de caverna platónica, en los programas malones de la tele, cosas sobre su libro para regalar en reyes, a propósito del Rey bis, Juan Carlos, me resulta tan impropio de su voz, que si viera al anciano Luis del Olmo, su valedor, por el hotel Miguel Ángel, de costa a costa de sus programas radiofónicos, le diría que mintió a tantos y durante tantos groseros años, que no tiene perdón de Dios.

Este hombre que ahora escribe sobre nuestro antiguo Rey, sabe poquito de Juan Carlos, menos que el resto de españoles, viniendo a inventarse las mil milongas y una campanas monárquicas que le suenan para animar al personal y darle vidilla a esos espacios televisivos donde Marhüenda, el hombre de los ejes flojos, no sabe de rock; gato tampoco de saxofón, el 47 le dirá a Castrillón "párate ahí quieto y no toques el trombón".

Ninguno de los mendas allí presentes sabe que hacer si no son loas lo que aplican, asustando a la diosa verdad, deidad que está mal vista en los estudios de Sanse bulevard cuando se habla de la cosa y del salario de Rajoy: "mal pagao" y en alpargatas. ¡Asauras!

El tronco dirá al bolo: "Es mi oportunidad, un nuevo contrato y me puedo pelar a inciensos. Tu haz lo que quieras pero yo no voy; no quiero dejar de bailar el rock, todo el mundo bailar, todo el mundo en la sesión, corrieron a bailar el rock".

Ónega, con su milonga porteña "El Rey Cojonudo", en "La Viruta" bonaerense, mas que en "La catedral".


La Sexta On Air y desquiciante.

cutrez Todos tenemos en mente y fijación, durante un tiempo, la mala follá que se gastan ciertos elementos de los Mass Media en este mundo global del país de las hespérides, aun siendo la Navidad.

Y nada mejor que señalar, con guirnaldas y regalos de su propia cosecha, a sus huestes, a sus quitas, a su Sexta de televisión, a sus tres toreros en el redondel del panorama.

Con su barbaridad de share, estos mendas nos flagelan, nos condenan, nos derrotan, acojonan y alborotan corriéndonos a dentelladas con sus modos.

Cientos de cortes en la película, señores de la VIª : anuncios sofisticados; relojes que te advierte para visitar el excusado en cordial convencionalismo.

Segundo corte, ascensor, natural, para la crítica entendible, contemplando el segundero. Tercero y siguientes a discreción acumulando paciencia.

Cuarto, quinto y ene, explosivos, cabreantes como para renunciar al plasma si no fuera porque el espectro que se mueve por las nieblas, es de todos,( p.l.c.)

En fin, que la hijoputez está servida en una noche de fiesta navideña, con los expertos programadores convencidos del deber cumplido, montados en su spitfire virtual con polvorones de fuego real . Estos, seguro, soñarán, a propósito de responsabilidades, con sus bombardeos virtuales de la Sexta Air Force matando tiempos y sin refugio para los que pretenden compartir buenas intenciones (share) con todos los hombres de buena voluntad ¡Aleluya!

¡Nunca tan pocos han cabreado a tantos y en tan poco tiempo, siendo Navidad, Mr Churchill!


Bankia : Un largo fin de semana para solapar sustos con otros espantos.

sorpresaCasi habíamos olvidado el asunto Blesa, las tarjetas negras, al señor Rato y su campanilla arrítmica y demás bankias con el osito mimosín de fusión fría ( BFA de larga toxicidad), haciéndole caricias a los consejeros político-sindicales-amiguetes y demás currutacas del mogollón con cigala en mano y el Frob en el congelador con estupor, cuando nos viene ahora inoportuno el de Cibeles mirando a poniente por babor.

Sí, el Banco de España con sus integrales potenciales, pasándole un informe serio y absoluto por aséptico, al señor juez de la Audiencia Nacional, parlando en letra cabreada sobre la imagen infiel contable de la institución-empresa-financiera y de troncharse, si no fuera por la columna incolapsable del monolito Bankia de Moneo simbolizando a Midas, ahora que se esperaba, después de tanta lluvia en el patatal, la máxima fidelidad a contribuyentes, impositores y accionistas corrientes: 347.338, sin olvidar a los indignados “pancartistas” confiados en el gesto y labor de Goirigolzarri , y que, al parecer, de la mano de Deloite, ni siquiera ha tenido en cuenta los principios fundamentales de la teneduría de libros para conocer y dar vida a su/nuestro negociado.

Resulta que, a estas horas, lo único que se sabe de este temblor inesperado, es que los grandes números de la entidad no cuadran con la realidad ni se ajustan a los principios contables de obligado cumplimiento, y sí se intuye un cierto pasteleo detectado y cargado de soufflé con harina de garbanzos, que vino a tomar cuerpo por disposición del gran chef. Vaya usted a saber por qué y quién lo puso en la cocina, padre Piquer.

Mientras tanto, eso sí, en este puente de la Constitución, nos olvidaremos de Errejón, del CNI, el Príncipe de Nicolás con chocolate, Margüenda y su share, Pedro Jota con sus cuitas mundiales, Garzón y otros chicos del montón, si es que nos dejan y podemos.


Pequeño Nicolás: Agente Charlie

Agente Charlie Me tiemblan las carnes. Escuchar tamaña gilipollez, ni siquiera me hace reflexionar si no es tomándome un traguito de paciencia para digerir lo que acabo de leer en el Mundo, a propósito de las influencias y demás arbitrios de la clase parchís de nuestra política.

¿Cómo es posible tamaña osadía? Que el CNI pueda tener sus soplos divinos a través de esos especialistas de la confidencia, puede ser hasta natural, pero que estos, con el marchamo Eco Charlie, sean personajes tan de corro, de consola, de las tres en raya y otras lisonjas infantiles jugando a Million dólar baby, no entra en mi mollera.

Si así fuera, la cosa requeriría colocar en ON todas las alarmas del Estado de derecho y dispositivos a mano, prestos para el desembarco en esas instituciones de seguridad de la Señorita Pepis, cuyo muñeco se ha revelado en la tele como tierno objeto de gracia de los conductores , cuando no es mas que un producto chuki sin homologar, importado de ciertos lagares de la osadía política para aterrorizarnos. Y nosotros, mientras tanto, creyendo que estábamos en manos de magníficos ángeles custodios. ¡Pordiós!


Pequeño Nicolás: “Por España; todo por España"

Spiderman

Pequeño Nicolas: No te preocupes; jamás escribiré nada de ti o sobre ti, y menos del arduo trabajo que desarrollas en las galerías subterráneas del Estado junto a toda esa pléyade de personajes Forbes Nash y los hombres araña, que procuran el amejoramiento del ciudadano totalmente free. Los mass-media te lo agradecerán, destinando el importe íntegro a su cuenta de resultados, a no ser que el acuerdo diga lo contrario.

Ayer te vi en la Cinco TV, rodeado de afectos y palmaditas; sonrisas y afinidades por parte de destacados periodistas (eché de menos a Gloria Serra) y excelentes técnicos con sus distintos lenguajes: Preguntas concretas, concisas y directas; planos cortos, planos americanos; todo tipo de planos y diedros e iluminaciones. Y allí te vimos, recatado en tu asiento, hecho todo un personaje, hablando de modo formal como lo hacen los personajes de espacios esponsorizados en la prensa yelow y en las teles agrupadas para el rendimiento share.

Tienes veinte años, una edad maravillosa para curtir la mente, que pasó por mi chepa hace de esto mucho tiempo, de la mano de la ilusión: quería ser piloto, ya ves tú. Y como tú , estudié lo que pude, trabajé en lo que vino, mientras tanto, y fui feliz con mis amigos, preocupándome de los demás el poco tiempo que me dejaba el curro y los estudios, en la calle Diez en Palomeras Altas. Allí conocería al famoso cura Castro con sus bendiciones.

Cuando he visto en ti ese desparpajo, esa capacidad de relación, iniciada , digamos, diez años ha en la tele, con motivo de la visita del Papa , ese don de gentes, ese estar con los influyentes en el teatro de operaciones del Estado; ese background del spanish James Bond 007 con su Aston Martin, licencia para matar sin carnet, con tan solo tus años, me sorprendió tanto tu generosidad, “Por España, todo por España” , que, presto, me fui derechito al sobre de amianto llevando conmigo a Babieca, el caballo del Cid.


El pequeño Nicolas, en El Mundo para salvarnos.

correos - copia - copia

Acabo leer en El Mundo digital, las manifestaciones de este joven personaje dando detalles de sus actividades, trabajos, acciones y correrías por cuenta ajena y a cargo del Estado. Con sinceridad, ¡no me lo puedo creer!

Mas, reflexionando, si lo que aquí se dice y cuenta es cierto, el cuento de Blanca Nieves y los siete enaninos, o el de Caperucita Roja encarnada de rubor, y el lobo, junto a los Presupuestos Generales del Estado, fue una certeza bien construida en el laboratorio de la calle Jazmín para que mi mente infantil, libre de sospecha, se creyera a pies juntillas lo que de ello se dice.

Esto, mis entendederas me dan a entender, no puede ser, no puede quedar el asunto como una realidad seria y extraordinaria cuando la frivolidad ha recorrido ya mis venas y anegó los sentidos chuflos de mi mente. Mas, como dice el personaje en sus manifestaciones, esto no es un cuento fabuloso extraido de Calleja, no.

Este hombre cabal, joven, ya sabe vivir, volar y conducirse, aunque no manejar, en el mundo que le dieron a explorar . Además, no se llama Nicolas como el patito chuleras, deslenguado y pendenciero nacido para marioneta en la mismísima Puerta del Sol madrileña.

Este nuevo personaje del país de las sorpresas, se llama Franc y vive y se desvive para salvar España, aunque así no lo entienda en CNI y las fuerzas vivas de la Cosa imponente. En fin. Creo que esta misma noche comienza la turné por las teles para presentar al salvador que viene a decir lo que tenga que decir. A mi, particularmente, me gustaría que lo presentara Gloria Serra, aun siendo la Cinco.


Que se apiaden de ti y de tus cicatrices, querida España.


Operación Púnica: Indignidad, impunidad.

IndignaciónLos agraviados de esta montaña de corrupciones, no grita contra aquellos responsables políticos que rompieron su compromiso. No claman para que estos impresentables muerdan el polvo de sus tropelías; no levantan la voz de su indignación contra aquellos farsantes que rompieron sus ilusiones; no se manifiestan para que la canalla insolidaria pueda pagar sus penas tras los barrotes de la indignidad, no. Se manifiestan, representando el grito de Munch, para llamar la atención del mundo por su país, el país de las Hespérides, mi país, ahora que se tambalea dentro de la violenta galerna corrupta que nos azota.


Operación Púnica: "Mil maneras de morder el polvo"

detras de la reja Estaba muy animado con el artículo del profesor Centeno en "El Confidencial" donde el ilustre salmantino de la Chinchibarra habla a calzón quitao sobre la corrupción, de la mentira, de milagrero Montoro, del noviciado del doctor Sánchez y otras opiniones presupuestarias, cuando me veo en este digital que me soporta, con la notica de que los chicos UCO de la Guardia Civil (¡viva-la-guardiacivil!) están de lleno entregados a la investigación del asunto de los escándalos y la corrupción siguiendo instrucciones de la Audiencia Nacional, sus Jueces, sus Fiscales, el tan denostado "Poder Judicial", y las ganas de torcerles el brazo a tanto criminal corrupto.

De lo que escucho en las noticias y tertulias, es que se intenta tirar de la anilla y destapar la supuesta enorme trama de corrupción en consistorios, diputaciones, autonomías de Madrid, Murcia, León , Valencia y lo que pueda venir en la cola de la cometa.

Mas de cincuenta detenciones, cientos de registros y la leche en bote, como en la Guerra de las Galaxias contra el planeta full de la corrupción que nos lastra.

"No ha de haber, no hay impunidad ni debe haber punibilidad selectiva", alguien dice. En fin, querido profesor Centeno, ahora tendrá ocasión de manifestar sus alegrías, las de tantos, en su próxima columna. Tiene usted tanta razón...


Martes, 25 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31