Ríase, aunque sea de mí

En la propia salsa de su mentor. Es lo que tienen los fly bots.

derf "En cuatro días, todo resuelto" me dijo un amigo, importante ingeniero de armamento y construcción, sin resultado alguno. Recurrir, después, a "Master Chef", donde mi dieron la pócima para eliminar al escarabajo precursor de este voraz apetito donde se como todo lo opuesto a la verdad, ¡vaya por Dios!. Mira que si fuera cierto y en cuatro telediarios quedara listo para servir el menú apetecido..? De todas formas, sin bicho o sin bicho, el bichito de cruz, es el peor: Te como los bajos sin enterarte. Hay mucho capado por esas tierras del mundo que no saben distinguir por donde se va al terrario, esa zona distraida don la virtud no es mas que la diversidad hecha semblante que no se entera de nada y deja pasar el tiempo hasta que aparezca la horma del mercenario de Rodas que con el bicho integrado en su camisón, padezerá Miasis en un santiamén.


Este viernes le toca a my Sharona

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)

>> Sigue...


De la buena música , "Tush"

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)

>> Sigue...


Crossfire de leyenda

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)

>> Sigue...


Lo inexplicable de la conciencia poco evolucionada.

4755196474_bcd7a5fc26_o (2) Siempre me viene esta imagen despues de la reflexion. Quien me manda andar de la ceca a la meca mirando, diciendo, observando con la idea de prosperar intelectualmente..? Yo no soy quien, yo no soy nadie para opinar, ni influir, y menos tratar con esos grandes pensadores del país, altruistas y desprendidos, que bien saben por donde se llega al mundo y su civilización. Al fin y al cabo, soy uno mas: No soy profesional ni, tal vez, ciudadano con capacidad para opinar una vez desenhebradas las agujas de la ciencia de opinar, si esto es una ciencia y no una confusión. No soy propenso a la discusión; ante estos hechos, me piro por donde vine portando las mismas ideas sobre la luz, no sobre la factura, sino como se hizo y construyó lo inexplicable, como se expande, como se polariza, como se distorsiona recurriendo a saltos profundos de desniveles inmensos, sino sorprendido por el como de aquello y el milagro de discurrir y de pensar a través de una serie de elementos bien ensamblados para idear obsesiones cuando aquello no funciona convenientemente. Aún así, cargar con el apreciado defecto, es sugestivo al conocer de la confusión cuando se tiene certeza del desorden, el desconcierto y la estupidez que generamos por mor de nuestra conciencia poco evolucionada.


Para qué habrán nacido..?

4755196474_bcd7a5fc26_o (2) Una discordancia espantosa entre mi estado interior y la atmósfera que se respira en Barrio Candela donde se proyectan las letras gordas del entendimiento de pobres ágrafos que terminan de sicarios sumergidos en las corrientes subterráneas del delito, subiendo y bajando sin encontrar salida por los diques y desagües de sus pobres vidas. Esclavos industriosos y ambiciosos sin efecto, emancipados de la buena gente, cuando no proscritos, que solo sirven para el pastoreo de esclavos y remisos en un continuo vagar por el infortunio y la tristeza de su mísera existencia. Para que habrán nacido ? Solo sentimos compasión y agradecimiento para los que corren hacia adelante con la cabeza vuelta hacia el atolladero.


"En el momento en que dejamos de luchar por los demás, en ese instante perdemos nuestra humanidad”

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)
Es la sentencia que he fijado en la puerta de mi pequeño estudio para recordar que no se necesita que el mundo se desplome para encomendarse a las obligación que de facto cada cual tiene con los demás, aún sin conocer. No voy a necesitar fijar mas tesis en el chapado de la hoja, ni firmar acuerdos con loables ong´s caritativas, cuando el receptor se encuentra tan cerca y necesitado, o tan lejos y necesitado, que ni te imaginas.

A veces nos olvidamos de aquello, pretendiendo descabellar al indio, pintar de verde al marciano, crucificar al político, dar de beber al hambriento y gabelas a los cafrecillos correosos y burlones y otras obviedades de ese vals angustioso de las malas personas, que las hay hasta aburrir: Véase la tele.

¿Y cuando llegue el fin del mundo, qué?. No se asuste todavía, no se asuste, por favor, que hay terreno para todos en el Campo Santo. Pero darse, podría darse la interrupción del giro copernicano de la tierra, es decir, parando el seco. O lo que sería aún peor, que el giro fuera dado a la inversa y no fuera Copérnico el achacado sino una burla. Ahí si que nos podemos caer y otras cosas de la ingravidez, todos juntos , sin tierra donde sostener nuestros pies, sustentar nuestra morfología, nuestra humanidad, nuestra soberbia, nuestra iniquidad. ¿Se imaginan?.

Tal vez esta película venga a salvarnos de las estúpidas aversiones y tristezas en esta infancia estúpida de la humanidad que no se mejora ni con lujos ni discursos críticos. Ya ven ustedes como anda la geografía mundial. mirando al sol los lunes en infinita terquedad creyendo que el tiempo se paró. Tampoco podremos remediar ni controlar emociones rompiendo farolas con monedas de a dolar.

Probemos, entonces, a vivir sin miedo, curados y sin celofán. Hay que ser hombre y valiente. Los hombres nunca lloran.(Cuando aparentemente expreso el género en estas cavilaciones, en absoluto me refiero al macho sino a la generalidad neutra, aun reconociendo que el que lo es lo es.) y hay que seguir el camino que no es tan difícil como aparece en los anales de la historia del caminante.

La vida es dura como un tranvía, pero grata. Emocionante, suspicaz, endocrina, soberbia, tibia y resultante como un vector.

Si yo pudiera querer sin pensar, amaría a todo el mundo sin excepción, (sí con paréntesis). Más, como no puedo abrazar esta ilusión teniendo los años que vengo a tener ? Se hacen difícil el empeño cuando cada cual vive en su carro y a su bola, que es la de todos, usurpada sin piedad hasta en el pensamiento.

Aún viendo los controles y sensores , pierda cuidado: el mundo se puede venir a bajo en cualquier momento pero, eso sí, nos quedará la ilusión de haber vivido unos años. No tendremos la oportunidad de París.


Cromosomas, para qué os quiero..?

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)Hablan de inmoralidades los trucados personajes que se debaten entre lo impúdico y lo canalla. Van, y nos vienen a dar consejos y lecciones con el viático en mano para largarnos y la marcha sea leve. Y son, y vienen, y actúan impasibles, con sus santas carencias en sus baúles de perversión. Y su osadía cetrina y lasciva, fosilizada en sus cromosomas de betún. Y así, hasta el fin de sus días. Mas tarde, pasados los siglos, los arqueólogos sociales descubrirán un trocito de mentira en la hélice de sus huesos. Y mas mentiras en su ADN intelectual e infecto. Y, a seguir hablando del personaje unos miles de años mas como si fuera presente remasterizado para disfrute de las nuevas generaciones esquilmadas. Es mas, algunos, tomando antecedentes de hechos sin probar, contarán que era malvado el personaje fruto de la conciencia pecaminosa de la época y otras tumorosas aseveraciones. Y ya está. Pasaran gigas de tiempo apremiando, y aquí ningún vestigio del entorchado, de sus fueros, de sus verdades, de sus desgracias, de sus fosas nasales. Es mas, sus detractores, en el mismo estado de putrefacción, gozarán del mismo favor de la tierra asumida para siempre jamas. Amen.


Mar de Antígola, una mañana.

4755196474_bcd7a5fc26_o (2) Esta mañana me perdí por parajes distintos a los capitalinos, dando un voltio por los alrededores de Aranjuez, dejando un tanto atrás la interesante historia del real sitio. Precisa caminata con mis deportivas azules y mi bastón telescópico para ayudar. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de la naturaleza vecina, tan bien cuidada y a escasa distancia de Madrid bajando hacia el Sur. Para la hazaña, me calcé los rockeros "zapatos de gamuza azul", que no son propios, lo se, pero sí mas cómodos para trazar estas aventuras sobre la mar cercana y desconocida, calma chicha de un silencio entre carrizos. En fin, que como buen ilusionista, tomé el Crossfire muy de mañana, y con la fresca me puse en carril hasta plantarme en Palacio y sus jardines en poco mas de media hora. Después de una intensa caminata, presto quedé entre la fauna del pequeño paraiso y ese mar que se me antoja pequeño y quieto donde, dicen, pudo inspirarse Henri Charrière para escribir su mítica obra "Papillón", muy entregado a la observación de las mariposas entre el tomillo y el romero y el vuelo inquieto de la Curruca mirlona sobre aquel plácido lugar de la mancha toledana. Libre como el viento, dejando para la historia y sus éxitos la hostilidad vivida en aquellos centros de reclusión de la Guayana.


La sentencia de "La manada" como ejemplo desintegrador.

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)Todo convulso y guapo. Manifestaciones, algaradas. Ahora, la sentencia de "la Manada" desvía la atención del hecho real y el sufrimiento de la víctima por la politización organizada y el olvido de esos otros asuntos que se solapan a cada segundo cargados de actitudes interesadas donde la jerarquia juega un factor importante en la mugre intelectual que nos viene a invadir con su antropofagia cainita. Que confuso e intrincado es todo: Delincuentes palabreros; prevaricadores entre fogones; homicidas amistosos; troleros profesionales en los púlpitos; terroristas germinales dando la paz; rojos de cromosoma nazi enfrascados en sus paradojas; pacifistas que te hostian, narcisos con ideales en cajetillas de a veinte para fumar. Y políticos legisladores que ahora se sorprenden de su propia ciencia/conciencia cuando se puede estar hasta las trancas de prevaricación en rama. Sabemos que la lentitud en la justicia es un modo de fraude que todos aceptan como virtud de ley. La ley que se aplica, como la doctrina, no tiene la menor relación con las necesidades humanas cuando el tiempo se dilata incumpliendo con sus preciosos instantes para enderezar y corregir aplicando un seguro "tutor" como huso del Guadarrama. Todo esto, perpetrado y muy medido en el túnel de objetivos de ese cuarto poder de plastilina en ese tótum revolútum.


El barco de Ruiz Gallardón, por el Canal de Lezo.. !Me cachis en la mar! (Remake)

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)Estábamos en una de las magníficas playas de Nerja, la de “Verano azul” y los niños de Antonio Mercero, el inolvidable, tomando los baños salinos tan plácidamente. A lo lejos, mar a dentro y calle abajo del mar, una lancha navegando con problemas de motor. Estornudos y petardeos con síntomas de fatiga por el evidente encharcamiento de sus cilindros de dos tiempos, hasta el punto de que , aquellos bañistas ociosos que miran al sol y a las chicas de buenas sedas, se ponen en guardia como verdaderos y abnegados socorristas del prójimo, prestos para actuar. Entre ellos, recién quemado y embadurnado de Nivea, servidor.

Unos lustros hace de esto, cuando don Alberto Ruiz Gallardón consiguió su primer nombramiento de concejal en el Ayuntamiento de Madrid, con muy pocos años. No sé si fue Chanquete, el famoso marinero de la serie, o un señor de Murcia quien dio la voz de alarma cuando este se disponía a clavar la sombrilla en la arena, siguiendo el rito de la Polinesia. No recuerdo.

El señor no gritó “el barco zozobra”, como hubiese sido corriente y marinero, si no, “mira tú, Fuensanta, ese barco...¡me cachis en la mar!”, a su mujer.Algunos playistas, después de observar que nadie se ahogaba batiendo sus brazos, continuaron jugando a la pala, indiferentes. Cuando el fuera borda, con ayuda de las olas, se encontraba a unas yardas de la orilla, dos jóvenes atléticos, fibrosos y con gafas de pasta, ejecutivos sin duda, saltaron al agua desde la embarcación solicitando de los bañistas su favor para sacar a la motora del mar y ponerla a salvo de posibles envestidas.

Todas aquellos hombres, padres de familia la mayoría, acudieron a socorrer a los tripulantes como un solo hombre. “¿Qué hacemos?”, dijo un señor. “Tirar de cabestrante”, ordenó el patrón de la embarcación siniestrada. “¿Y eso que es?”, pregunto el turista de la tumbona verde. “La maroma”. “La cuerda”. “Hay que tirar de la soga para sacar a la embarcasión”, aclaró el experto, práctico jubilado.De súbito apareció una enorme cuerda marinera con el sabedor protocolario: “Se necesitan más manos”. Al oír esto me levanté de la hamaca dispuesto a defender los colores de la familia.

El experto siguió dando órdenes: “esto es como el soka tira” (era de Bilbao el señor, recriado en Málaga). En poco tiempo, la barca quedó varada en la arena, a salvo de tempestades.

¡Ah, señores!, cuando me fijé en los tripulantes de la lancha, inmediatamente reconocí a uno de ellos. Era, sin duda, don Alberto Ruiz Gallardón, concejal del Ayuntamiento de Madrid, mi pueblo, edil poco modosito en los enfrentamientos dialecticos con los mayorzotes de la oposición de siempre.“¡Anda, coño!”, me dije con una cierta alegría postraumática.

Ambos capitanes, muy seguros de sí, considerando que era obligación de los plebeyos la ayuda prestada, se abrieron sigilosamente rumbo a los pabellones de "Educación y Descanso", sin mostrar razonable agradecimiento. Ni intención.(¡Mecachis en la mar!) Desde aquel instante me juré que no tiraría nunca mas de maroma engañosa alguna, por muchos adornos de sencillez que muestren los imprescindibles personajes de nuestra política. Que golpe con los botes!!!


Cristina Cifuentes y la pena negra.

4755196474_bcd7a5fc26_o (2)
Lorca "Las piquetas de los gallos/cavan buscando la aurora/cuando por el monte oscuro/baja Soledad Montoya"

Y en llegando hasta aquí, solo los que han podido perder la razón, pueden comprender esta serie de episodios que nos han venido acompañando en este intrigante territorio que, por mas señas, viene a ser el centro de gravedad de nuestro querido país en esta querida tierra. Despertar y no creerse lo que vimos en aquel video de desgracia donde una pobre mujer hundida, humillada, sin tino, pretende justificar la sustracción de dos tarros de elixir para la juventud, tratando de eludir y librarse de un pago nimio si lo comparamos con el cash devengado por razón de su cargo político. ¡Ay!, Soledad Montoya. No se puede entender su actitud si no se ve la acción a través de una actitud desequilibrada de la dirigente. Trastorno psíquico que puede hacer de doña Cristina acreedora de la compasión debida.

Me viene a la memoria la película de Hitchcock, "Marnie", una bella cleptómana que roba compulsivamente siguiendo los dictados de su personalidad convulsa, extraordinariamente traumatizada por episodios de su vida anterior. No se si este es o fue el caso de la hasta ahora presidenta de la Comunidad de Madrid, elegida por mayoría para el cargo de presidente de Madrid y ahora teñida de realidades, calumnias y cintas de video. Mas hubiera sido de agradecer que en aquel instante, alguien de conocimiento suficiente, antes de llegar a esta dramática situación política, se hubiera preocupado mas por la salud de la señora Cifuentes y el bienestar último del modesto ciudadano anonadado.


Domingo, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031