Ríase, aunque sea de mí

Plaza Mayor de Salamanca en esta Semana de Pasión.

PLAZA MAYOR Un día cualquiera de una jornada normal detrás de una hermosa copa de cerveza contemplando los diedros y arcadas de mi querida plaza Mayor mirando al tondo de Unamuno. Es hermosa mi plaza, sin duda. Leo la prensa del día, poniéndome en guardia por lo que pueda pasar cuando las cosas no son como se cuentan ni siquiera por historiadores afines a la simpleza, que ahora arrasa el perfil bajo el contrato útil del amiguete. Hay mucho interesado, Don Miguel. Aunque usted intuía el descalabro desde ese otro velador contiguo del Novelty, vino a sentarse ahí mismo muy consciente, mirando al Corrillo sin miedo y ofreciendo la resistencia de la razón a esas enfrascadas locuras enfrentadas y aquellos bélicos argumentos de vencedores en el Paraninfo de la Universidad: “Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llamarlo de algún modo, del general Millán Astray que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao y el obispo, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona".

Poco le quedó de existencia, don Miguel, después de aquellas sabia reflexión sobre la vida, que cada 31 de diciembre recuerdo con una flor en el San Carlos Borromeo, donde también descansan los míos.


Josë Ángel Hidalgo: Brian Cohen de los Maine Coom de Estremera de Tajo.

who is .El periodista con carnet y carcelero en la jail house de Estremera, sin rozar la incompatibilidad, manifiesta su disgusto político por la ocupación de los señores de la guerra en las tierras de Judea. Mientras reflexiona en su torre de los lamentos bajo los auspicios de la libertad de expresión, mira con cariño a los "gatitos" apresados de la insurrección. Mientras asiste al Sermón del Monte de Jesús, Brian/ Hidalgo se enamora de su obra levantisca plasmada en el diario digital de cientos de entradas, cundiendo en sus fueros el deseo de acabar con el Estado de Derecho y unirse a los CDR de la quinta columna, o "Frente Popular de Judea", uno de los muchos movimientos de independencia rebeldes que pasan más tiempo discutiendo sobre la estrella única que anulando tickets en los peajes de las AP´s gratis total. (Para cuando la AP 6..?)

Después de varias entrevista en los periódicos amarillo-chillón encuadrados en el orbe del niño viejo y otros mundanos camareros de Espejo Público disparando contra el Supremo, tan poco delicados como la lija gruesa, decide aventurarse y largar lo que no está escrito en los estatutos del funcionario público y de Poncio Pilato.

Brian/Hidalgo, el activo, terminará discutiendo con todo cristo a cerca de la bondad, la mística y el sindicato de funcionarios de prisiones en desacuerdo con la medida del Sanedrín, los fiscales germanos y el derecho visigodo: código de Eurico y en el Breviario de Alarico sobre los cuales han surgido las teorías de Rencesvinto que para nada le suena lo que sea Derecho.

Brian/Hidalgo, quiere ser famosa a toda costa como la muñeca del cuento y el portal, donde atraer a toda la gente deseosa de cambio e intriga. Mas por casualidad, Brian/Hidalgo se hace dios, el de los milagros del Palmar, en esa noche triste junto al Tajo, bautizando a todo aquel que quiera ser su presa favorita en el módulo ad hoc de conversión. Es tal el fervor que despierta, que el centro de Estremera puede que sea el Santuario del nuevo Mesías, según acuerdo de las cámaras de vigilancia, la junta de portavoces de la prisión y todo aquel que se sienta atraído por su idoneidad. Mas muchos otros piensan que Brian/Hidalgo no es el Mesías, es solo un funcionario travieso lleno de complejos que hizo la oposición por aburrimiento. No hay Mesias pues. Hay desastre El desventurado Brian/Hidalgo es incapaz de escapar de sus propias intrigas; incluso de la casa de ejercicios aun rodeada por una multitud enorme y embelesada. Cientos de turistas venidos de centroeuropa, arrastran sus cuerpos afligidos hacia él, exigiéndole curas y responsabilidades por las heridas provocadas por las concertinas. Su orden de impasibilidad, finalmente se transmite a los guardias civiles destacados, cuya escena parodia el clímax de la película "Espartaco" donde varios crucificados dicen ser "Brian/Hidalgo de Madrid VII. El hombre equivocado de Estremera, quizas deje de soltar el rollo a borbotones en sus posibles best sellers. Que cruz, señor!!!


Sábado, 21 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30