Ríase, aunque sea de mí

"The good doctor" contra el doctor Bacterio.

img_20180222_113029 - copia Sí, se que es una serie de televisión que viene siendo emitida por las cadenas de pago. Mas, no quiero referirme a la tele como argumento de las cosas de curar y la mano santa en la ficción, sino a mis médicos reales, a los que veo, a los que estimo, a los queridos galenos que me atienden, que me entienden, de la misma sustancia que uno mismo, que a fuerza de ser entrañables, he logrado conectar el fusible y superar todo tipo de marcas y retos, aguaceros mentales y alifafes propios de este incorregible; mas allá del júbilo y la manifa pidiendo seriedad. Y me refiero a la sonriente doctora de atención prima, que consigue equilibrarme para que el vuelo sea lo suficientemente estable como para sentirme pájaro una nueva temporada, dentro de la burbuja de ese tiempo que me asignan. Hasta la próxima visita. Luego está el equipo A de a dos, de la mejor beta: dos hombres buenos, como aquellos creados por el gran Mallorquí en mi infancia, que han hecho que vea mas allá de la frontera , lejos de aquellos otros "Bacterio´s" de Mortadelo y Filemón que se empeñan en insuflar que uno no es mas que figura de arcilla común y como tal había que ser tratado y modelado con ese ingrediente evasivo que te certifica a lo ignoto, al bolero, a la trola, al cuento chino donde puedes sucumbir empapado de canguelo. Ante aquello, solo mis ángeles de la guarda.


Martes, 19 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031