Ríase, aunque sea de mí

La sociedad docente. Las banderías.

chris dos

Las personas que afrontan con valor y entereza la lucha desigual contra la soberbia, el engreimiento, la falsa autoridad y osadías de las fuerzas vivas de la llamada casta social, tienen todo el apoyo y simpatías de este cronista.

Me han contado, sé, afirmo, confirmo que después de un intenso pugilato dialéctico con uno de esos grupúsculos de la casta facultativa y sus argumentaciones falaces e insultantes, mostrando su incapacidad de academos en la comunidad docente, mas allá de la tesis puesta en discusión, este valiente gladiador, mostrando su desnudez, no tiene inconveniente en enfrentarse a los enemigos comanditarios de la Ley, que desde sus atalayas docentes, blanden las armas del arsenal que el Estado de Derecho puso a su servicio, irrumpiendo en el mundo del improperio, desacreditando los argumentos y a la persona que los formula, en una suerte de falaces descalificaciones tendenciosas y aniquiladoras del honor y el buen nombre del "discordante y atrevido" en la arena del Coliseo, si no fuera por su gladio fundido con la razón. Enrocados hijos de puta.

Admirable gladiador, si vences al pérfido Craso y sus banderías, la sociedad universitaria estará en deuda contigo.


Blanca Estrella Ruiz : Clara Campoamor.

CLARA

Blanca, querida Clara, sino fuera por mi admirado Joan Baptista Humet y su “Melancolía”, no acertaría con el poema que quisiera dedicaros por vuestro buen hacer y valentía. Y todo ha venido de improviso, rodado, por aquella triste intervención del diputado en su hip-hop ultramontano que mancilla y entristece. ¿Por qué huracanes si hablamos de la pena?

Y fue en Google donde encontré respuesta a estos discursos escuchando a Clara, donde la sabiduría llega con toda fluidez al diario de sesiones de la mano de un honrado escribidor del Congreso.

"Señores diputados: lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, señorita Kent, comprendo, por el contrario, la tortura de su espíritu al haberse visto hoy en trance de negar la capacidad inicial de la mujer. Creo que por su pensamiento ha debido de pasar, en alguna forma, la amarga frase de Anatole France cuando nos habla de aquellos socialistas que, forzados por la necesidad, iban al Parlamento a legislar contra los suyos.

Respecto a la serie de afirmaciones que se han hecho esta tarde contra el voto de la mujer, he de decir, con toda la consideración necesaria, que no están apoyadas en la realidad. Tomemos al azar algunas de ellas. ¿Que cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de Marruecos? Primero: ¿y por qué no los hombres? Segundo: ¿quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres? ¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidades del Ateneo, con motivo del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres?

¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?

Pero, además, señores diputados, los que votasteis por la República, y a quienes os votaron los republicanos, meditad un momento y decid si habéis votado solos, si os votaron sólo los hombres. ¿Ha estado ausente del voto la mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida política del hombre, estáis –fijaos bien– afirmando su personalidad, afirmando la resistencia a acatarlos. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con vuestra repulsa reconocéis y declaráis, por lo que cerráis las puertas a la mujer en materia electoral? ¿Es que tenéis derecho a hacer eso? No; tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el derecho natural fundamental, que se basa en el respeto a todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo.

No se trata aquí esta cuestión desde el punto de vista del principio, que harto claro está, y en vuestras conciencias repercute, que es un problema de ética, de pura ética reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos, porque ya desde Fitche, en 1796, se ha aceptado, en principio también, el postulado de que sólo aquel que no considere a la mujer un ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y del ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre. Y en el Parlamento francés, en 1848, Victor Considerant se levantó para decir que una Constitución que concede el voto al mendigo, al doméstico y al analfabeto –que en España existe– no puede negárselo a la mujer. No es desde el punto de vista del principio, es desde el temor que aquí se ha expuesto, fuera del ámbito del principio –cosa dolorosa para un abogado–, como se puede venir a discutir el derecho de la mujer a que sea reconocido en la Constitución el de sufragio. Y desde el punto de vista práctico, utilitario, ¿de qué acusáis a la mujer? ¿Es de ignorancia? Pues yo no puedo, por enojosas que sean las estadísticas, dejar de referirme a un estudio del señor Luzuriaga acerca del analfabetismo en España.

Hace él un estudio cíclico desde 1868 hasta el año 1910, nada más, porque las estadísticas van muy lentamente y no hay en España otras. ¿Y sabéis lo que dice esa estadística? Pues dice que, tomando los números globales en el ciclo de 1860 a 1910, se observa que mientras el número total de analfabetos varones, lejos de disminuir, ha aumentado en 73.082, el de la mujer analfabeta ha disminuido en 48.098; y refiriéndose a la proporcionalidad del analfabetismo en la población global, la disminución en los varones es sólo de 12,7 por cien, en tanto que en las hembras es del 20,2 por cien. Esto quiere decir simplemente que la disminución del analfabetismo es más rápida en las mujeres que en los hombres y que de continuar ese proceso de disminución en los dos sexos, no sólo llegarán a alcanzar las mujeres el grado de cultura elemental de los hombres, sino que lo sobrepasarán. Eso en 1910. Y desde 1910 ha seguido la curva ascendente, y la mujer, hoy día, es menos analfabeta que el varón. No es, pues, desde el punto de vista de la ignorancia desde el que se puede negar a la mujer la entrada en la obtención de este derecho.

Otra cosa, además, al varón que ha de votar. No olvidéis que no sois hijos de varón tan sólo, sino que se reúne en vosotros el producto de los dos sexos. En ausencia mía y leyendo el diario de sesiones, pude ver en él que un doctor hablaba aquí de que no había ecuación posible y, con espíritu heredado de Moebius y Aristóteles, declaraba la incapacidad de la mujer.

A eso, un solo argumento: aunque no queráis y si por acaso admitís la incapacidad femenina, votáis con la mitad de vuestro ser incapaz. Yo y todas las mujeres a quienes represento queremos votar con nuestra mitad masculina, porque no hay degeneración de sexos, porque todos somos hijos de hombre y mujer y recibimos por igual las dos partes de nuestro ser, argumento que han desarrollado los biólogos. Somos producto de dos seres; no hay incapacidad posible de vosotros a mí, ni de mí a vosotros.

Desconocer esto es negar la realidad evidente. Negadlo si queréis; sois libres de ello, pero sólo en virtud de un derecho que habéis (perdonadme la palabra, que digo sólo por su claridad y no con espíritu agresivo) detentado, porque os disteis a vosotros mismos las leyes; pero no porque tengáis un derecho natural para poner al margen a la mujer.

Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho, a la mujer que espera y confía en vosotros; a la mujer que, como ocurrió con otras fuerzas nuevas en la revolución francesa, será indiscutiblemente una nueva fuerza que se incorpora al derecho y no hay sino que empujarla a que siga su camino.

No dejéis a la mujer que, si es regresiva, piense que su esperanza estuvo en la dictadura; no dejéis a la mujer que piense, si es avanzada, que su esperanza de igualdad está en el comunismo. No cometáis, señores diputados, ese error político de gravísimas consecuencias. Salváis a la República, ayudáis a la República atrayéndoos y sumándoos esa fuerza que espera ansiosa el momento de su redención.

Cada uno habla en virtud de una experiencia y yo os hablo en nombre de la mía propia. Yo soy diputado por la provincia de Madrid; la he recorrido, no sólo en cumplimiento de mi deber, sino por cariño, y muchas veces, siempre, he visto que a los actos públicos acudía una concurrencia femenina muy superior a la masculina, y he visto en los ojos de esas mujeres la esperanza de redención, he visto el deseo de ayudar a la República, he visto la pasión y la emoción que ponen en sus ideales. La mujer española espera hoy de la República la redención suya y la redención del hijo. No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar; que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo para los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante, aplicándose a sí misma la frase de Humboldt de que la única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella.

Señores diputados, he pronunciado mis últimas palabras en este debate. Perdonadme si os molesté, considero que es mi convicción la que habla; que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría, como dije ayer, la cabeza y el corazón en el platillo de la balanza, de igual modo Breno colocó su espada, para que se inclinara en favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad, sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República española."


"La energía del perdón"

malvs
Acabo de ver un video del noticiario de BBC mundo que titulan “La energía del perdón”. Ustedes, seguro, conocerán la noticia del joven británico, artillero naval, que con su cañón derribó un caza argentino en la “guerra de las Malvinas”.

Me impresionaron las imágenes de entonces: Ejércitos enfrentados, con sus mejores hombres en liza, para resolver un conflicto minúsculo que podía haberse resuelto sobre la mesa camilla de los líderes de ambos paises, Gran Bretaña y Argentina.

Murieron infinidad de jóvenes de uno y otro lado en aquellas batallas relámpago. Jóvenes que no tuvieron la oportunidad de seguir viviendo, como yo mismo que observaba , cómodamente, como se batían a fuego y sangre, los barcos y aviones en el "videojuego" trágico de la realidad.

No me perdonaré esa guerra de la generación coetánea entre europeos y americanos. Y sí, estoy con ellos, con los protagonistas de esta historia, Velasco y Wilkinson, que aplican el perdón cuando el perdón emerge de sus memorias y sentimientos.


Salamanca me ata , hasta la extenuación, a mis 800 años.

picasion
Salamanca, dorada y plateresca, genuina y hermosamente provinciana; alegre y costumbrista. La piedra franca, sustantivo enredado en el propio adjetivo que la califica, es así: franca y llana. Extraída de las formaciones geológicas que brotan en las canteras mágicas de Villamayor de la Armuña, pueblo cercano e imprescindible de la capital; talladas y pulidas sus caras para embellecer y alicatar, hasta el ático , los bellos y vetustos edificios de la ciudad pregonera del saber, con ese make up magnífico, dorado al óxido de hierro, que bien podría promocionar Margaret Astor, o cualquier otra factoría de cosméticos, logrando que la luz tratada que perfora el cielo helmántico refracte en sus monumentos creando esos tonos ocres, áureos y discretos que cambian al compás, así vaya transcurriendo el día, venga la lluvia o aparezca el cardado suave de las nubes por estribor.

Salamanca no es solo ciudad universitaria, monumental y vieja; excelente y cultísima; carismática, subida al pedestal de Fray Luis de León para soltar su speach desde la cátedra de sus filosofías, refiriéndose al ayer lejano “como decíamos ayer”, con esos otros personajes imprescindibles bien caladas sus simientes eruditas en la noble tierra charra : Francisco de Vitoria, internacionalizando códigos; Unamuno, el rector y sus contradicciones; Torrente Ballester, con sus gozos y sus sombras por la calle Toro del brazo de Charo López. O mi admirada Martin Gaite, Carmen, hablando de su cuarto de atrás en la plaza de los Bandos.Y esos otros muchos personajes sin trampa y estrecheces.

Salamanca, aparte de ser museo de bellas artes, de arquitectura, de historia permanente: antropología pura y referencial de los mil caminos que nos llevan al conocimiento, es lugar exacto y preferido para pasar mis meditadas reflexiones idílicas, ahora instalado en las añadas de la tranquila madurez : sus noches de estío en las terrazas hablando del mar y de los peces con los amigos. O recorriendo sus calles a merced de los silencios: La Compañía, Tentenecio, Bordadores, el Corrillo: hermosas, pacientes y atentas mirando a sus catedrales (la antigua y la nueva) a la torre del Gallo desde el Patio Chico, al campanario impresionante de los mariquelos, -levemente inclinado por las presiones de su altivez y no por los sismos-, sin dejar de admirar a esas otras construcciones religiosas románicas , góticas, platerescas; órdenes de poderío antagónico: los jesuitas y los dominicos: la Clerecía y San Esteban. En fin.

La plaza Mayor de Salamanca, la mas grande y hermosa de los cosos, con sus amplitudes absolutas, sus arcadas, soportales que guarecen de las inclemencias, sus geometrías creadas por los veladores en estética posición atractiva para el drink o el coffee de los naturales y turistas en armonía; sus tondos explícitos, en bajorrelieve, de personajes imperantes en otro tiempo, importantes, también, y naturalmente, esculpidos en piedra franca de Villamayor, nos sitúa en el centro de la idea que vino a tener Churriguera y su proyecto para el deleite de la vida.

En el exterior, sentados en el suelo, formando pequeños círculos, aros olímpicos de la juventud, los chicos de otras latitudes y el whatsapp comiéndose los dedos free con la aplicación de moda: cursillistas de verano, Erasmus de todo el año, Sénecas, principiantes de la lengua llegados a la ciudad atraídos por su prestigio, recogiendo el trocito de impronta excelente de aquí a la eternidad.(James Jones: Burt Lancaster, Montgomery Clift, Deborah Kerr, Donna Reed y Frank Sinatra)

Y turismo, mucho turismo entendido ; de aquí de allá y de las cercanías, dando rienda suelta a su apetito cultural y a ese otro de pitanzas, de sabores, de pinchos variados y de magros ibéricos, ¡que también hay que comer, mirusted!

En Salamanca , como decía, no solo se percibe el aroma de sus piedras milenarias o su saber de caletres ilustrados, sino esos otros elementos literarios y románticos que germinaron en ella, mirando al Tormes, al encuentro de la puesta de Sol desde los jardines altiplanos de Calixto y Melibea.

Habría que sobrevolar, como Ramón Alonso en su aerobatic free style program, el río desde la orilla oriental, por el centenario puente de hierro Enrique Estevan (estevan con be baja), para percatarse de la recortada e impactante vista de la ciudad de las maravillas, espejo de aguas pacientes y tornasoladas.
Y a unos pasos, no mas de media legua, siguiendo el curso del río, el majestuoso e impresionante Puente Romano de los milenios, dos, solo dos, que vino a canalizar el paso de las legiones romanas, pretores, cónsules y algún emperador en imponente comitiva hacia esas otras tierras de la Hispania romanizada.

Salamanca, por muchas razones, diría, es poco o insuficientemente conocida; mejor, no lo suficientemente conocida. No queda suficientemente explicitada en las guias de turismo, en los textos eruditos que pueda considerarse, emitiendo juicio justo y de valor forense para crear una tesis doctoral de grosso cum laude. Lo atestigua un viajero del mundo que lleva viniendo a la ciudad casi cuarenta años por razones que atan.
Cada vez, me sorprende mas Salamanca, me implica mas y mas, me atrae y me acerca cuanto mas a sus posiciones humanistas y su geniales cargas de satisfacción. Pongo a Stendhal por testigo y a Florencia como referencia.

Aun vista con esos ojos lúdicos y verbeneros de tunas y “clavelitos”, con futbol codificado en los plasmas de las terrazas; desde el Garrido de Del Bosque al Tejares del Lute, (disculpe mi distracción: de los Pizarrales. En Tejares nació el Lazarillo). Desde la estatua ecuestre de Julian Sánchez el Charro, el guerrillero, al Alto del Rollo de la justicia, o a la iglesia románica y circular de la Puerta de Zamora. Dando vueltas a la girola, Salamanca sorprende.

Aun habiéndonos quedado sin la Unión Deportiva, aún nos queda el Salmantino del 2ª B con ascensor. El sport impera en todos su sistema nervioso de la helmántica: Circuitos pedestres y carril bici circundante, -cinta transportadora de la ciudad-. Campos de futbol, Canchas de basket - equipo líder de la liga nacional “Perfumerías Avenida”-, piscinas cubiertas, y paseos, muchos paseos por sus anchas y animadas avenidas para mover las bielas a voluntad. Y el río que nos lleva en piragua por ese parque fluvial con vistas, deliciosamente deportivo y frondoso.

Si lo que uno pretende, independientemente de los juegos y entrenamientos para lucir cuerpo, es el de elastificar las aturdidas neuronas de tanto flash informativo, nada mejor que el consejo culto y adecuado de los rectores de esas magníficas bibliotecas municipales. Frecuento un par de ellas en mis largas estancias: La “Torrente Ballester” cuadrangular belleza: diáfana y soberbia, en el Barrio Garrido-Chinchibarra. Y la de Gabriel y Galán en su placita y palacete, junto al conjunto escultórico de Juan Cristóbal, creador del Cid burgalés y sus enormes barbas combativas, con busto del poeta y la señora (Aurora Redondo modelo) y Ana María en su poema "Mi montarzaza".

Si el apetito le aprieta las hambres o pretende satisfacer el placer del bocado “master chef”, no hay mas que parar en uno de sus surtidos bares y tabernas para saciar ese deseo primario y necesario, tentempié, sin recurrir al nitrógeno ahumado, aún en pequeñas diocesis.

Particularmente me inclino, en la meditación lúdica y mañanera, por el pub Chaplin, lugar encantador , precioso y de película, en la misma Plaza de España, junto al hotel Alameda.
O, viniendo del rio, “El trastero”, junto a la iglesia románica Canterburiense de la calle Rosario, con vistas al medievo. Y para otro sí, “El Montadito de la calle Van Dick, con sus setas, su jamón y lomo ibérico, su tono amable y cordial de la Salamanca que se deja querer
. Y no les cuento mas de mi Salamanca que me ata tan fuertemente.


Te dejaste la vida a fuerza de ser bueno, Diego, Guardia Civil.

ko Después de un simple instante, al enterarme, la cara atenta como un devoto; la duda, el miedo,el vacío, el misterio. Podía caber la elegía, un lamento, un quejido, la esperanza en un nuevo día. Todo se desvanece junto al rastro triste del dolor, amigo mío. Volvemos a estar en los dominios celestiales donde los sentimientos quedan absortos ante tu franca mirada de generosidad y esa estela verde de los hombres nobles fraguados en las candelas del honor que nos sustenta, compañero de gestos.


¿Quién será el próximo elegido para gobernar la tierra de los orates?

img_20160329_141618 Soy el primero en reconocer que no estamos muy allá para elegir a un líder carismático con un programa excepcional, entre la muestra, una vez engullidos por los continuos fracasos de estos artistas de la política y la comezón. Se duda muy seriamente si existen o no, en este país de las maracas, campechano o campechana con suficiente amor al prójimo para postularse como presi de esta enorme escalera o comunidad de cincuenta millones del ala. Puede que, llegado el caso, y en un momento de júbilo y cordura, sea designado cualquiera de estas bellas personas que sea capaz de salir a la luz en este mundo alucinante que pierde fuerza y se desmorona, caído en el foso de la orquesta del teatro de marionetas, una vez metidos en democracia de la buena.

En la calle, ahora que nieva en Madrid, el ambiente es abrigado y gris; deprimente, a pensar del sol insinuante. Puede que abra la meteo pero me temo que los nubarrones continuarán por algún tiempo, si no lo remedian las isotermas políticas que no vengan de los extremos, por lo que tienen de aparato y poco ingenio los muy cabrones.

De repente, todos los actuales se han puesto de acuerdo en subir a los pensionistas lo que no está escrito en los presupuestos, con un desahogo tan desviado de la órbita de las entendederas, que a cualquiera le pueden dar vahídos, yuyus y otros alifafes difíciles de creer, con los años que nos quedan por vivir con Gloria Estefan y el chiste de Josema Yuste y la igualdad entre dos razones.La proporción.


Día del padre: felicitaciones, troncos!!!

kloiNo hay cosa mas bella que ser papá para el género que nos incumbe. Y mamá, para ese opuesto que nos atrae. No saben ustedes lo que me alegro de que nos feliciten los hijos, por muy mayores que estos sean, por muy pequeños que pretendan ser, por muy pocos alientos que puedan tener. Son los hijos!: esas criaturas queridas que vinieron a vernos con su ternura para hacernos menos cafres, mas humanos, obligados a experimentar esa grandeza de corazón que nos acerca a ser cada dia mejores personas, aun siendo tontos de remate por ver ese programa chorra de la tele, o bien intencionados a lo Tom Hanks en su película modelo de padre: Forrest Gump esperando el bus. También hemos tenido padres los demás, que nos han enseñado el bien a cada paso. "Mira hijo, aquí el Congreso de los Diputados donde se tramitan las cosas que nos incumben para la felicidad del ciudadano y tu futuro" Y nos poníamos a llorar en plena Carrera de San Jerónimo. Luego te compraban una milhojas en Casa Mira, antes de que llegara la tata Esteban de Medinaceli con sus propuestas, pasándote el berrinche con los leones de bronce como un San Mamés bendito. Así es si así les parece. Buen día papás de la patria.


Sicópatas, una profesión en alza.

desAunque suene a enfermedad o afección, es solo un modo de calificar el comportamiento de la grey insoluta que odia a todo dios con habitual desparpajo. En su colección de espejos deformes del callejón del Gato, aparenta ser el mas fuerte, el mas osado para trucar la norma, la razón, los sentimientos con sus bravatas picantes. Curiosamente, suele estar supeditado a las reglas de la contra cuando él mismo no se beneficia de las prebendas y toca poder. Aunque la sumisión a la manada del tenor y a sus líderes, es propio de la caterva. Cuando consigue el poder con sus triquiñuelas, puede general espanto y chirriar de dientes.. Durante años, he tenido ocasión de comprobarlo en análisis riguroso con varias unidades de la especie. Odia a cualquier prójimo que destaque o se oponga a sus estúpidas simplezas. Desconocen la conciencia, la empatía, el perdón, la emoción, la franqueza. Su risa sardónica, canta sus pasiones egocéntricas no mas convivir con estos un cuarto de hora. Son intrigantes, agreden a sangre fría no solo con su gesto metálico, sus ojos mirones, sus mentiras compuestas como buenos timadores sociales y manipuladores. Sin ningún rubor, engañan y actúan rompiendo lunas, humillando, intrigando, indignando, aplicando las tablas de la verdad y ecuaciones de Boole con su revés impresentable y sin valor; siempre ejerciendo el oficio del mal como fin. Lo mas triste y aterrador de estos sujetos, en su apariencia de normalidad, es que encubre la triste y gratuita disposición de destruirte por efecto de su gran estafa.


Jaime de Marichalar, un hombre lleno de energía.

5268530294_352b9063eb_o (1) Acabo de leer un artículo de la periodista asturiana M.E. Yagüe, arrojando esa luz diferente para conocer de cerca al papá de Felipe Juan Froilán. Jaime de Marichalar, no es solo el esposo que fuera de la Infanta Elena, o un dandy cuya visión del mundo de la moda trasciende al coñazo clásico de lo que se porta en los círculos financieros internacionales, creando ese estilo propio de la mano de su originalidad distinguida, sino que, sobre todo aquello, destaca una gran persona, todo un caballero que vagabundea por el mundo en eclosión, atento a observar todo lo que se mueve con la mayor soltura, importándole un bledo las movidas en papel cuché sobre su carácter, las heridas y las motos de agua salada. No se permitió nunca darse por vencido cuando los gigantes pendencieros trataron de atacar su robusta morfología, comportándose como un soldado de singular fortaleza, presto para la defensa de un mundo nuevo.


Cine España sin pelis.

IMG_20180104_163516Como un hombre discretamente atractivo que cumple años, ahora objeto lastimoso de animosidad en su inmune tendencia a la fealdad, no cabía otra razón que no fuera la piqueta para desmontar el entusiasmo de aquella leyenda erguida, al pairo de sus historias, los recuerdos ensamblados en el paraiso disfrutando de esas miles de estrellas, las nubes, estando contigo en technicolor con Marisol, la niña de los ojos blues. Entre películas prestas para hacernos felices. Y sin darnos cuenta, en una noche sin ruidos viniendo de la estación, un espacio grande, quieto, intenta secuestrar nuestros momentos borrando aquellos encuentros entre candilejas: Ojos cautivos, risueños, tus manos y las ganitas enormes de estar contigo. Y el cielo inmenso en la espesura virtual de la gloria, además. Ahora, los focos de cañón de aquel derribo, insisten: "Ya no existe nada para vosotros, carrozas". Lo vés? Nos intentan quitar el poco, el todo, los sentimientos, el perímetro de nuestra vida, como si fuera fácil arrebatarnos lo que encontramos a oscuras en la sesión de tarde apretando tu mano chiquita cuando las luces se apagaban en el momento tan esperado donde aprovecho para certifica mis besos de colores y el corazón, sincronizado para bombear amor al son de las trompetas de Cifesa.


A las trincheras que viene el diluvio!!

img_20180307_170223 Las aguas se detienen sobre la mítica prenda, como un detente carlista bordado en el cuello camisero. Nacida en los talleres de la retaguardia, la trastornada maquinaria de guerra se pone en marcha con la belicosa idea de eliminar al enemigo, a los hombres, a los soldados del otro lado de la alambrada, después de verse las caras y comprobar ese odio sin fronteras que cada cual lleva estampado en el cromosoma pringoso de las médulas, aprovechando cualquier motivo para dar suelta a nuestro instinto grave, donde la guadaña, presta, juega a la destrucción llevándose por delante a millones de jóvenes rotos mirando al cielo que ya no era azul. Picasso no estaba.

Sí, después de una centuria, así luce de mona en los escaparates de los establecimientos de moda, de la milla bajando Serrano, tratando de evitar los aguaceros que a cada paso nos anuncian las noticias; los telediarios cargados de isobaras y del forro de las turmas interesadas; y otros modales del cisma, con una copa de chianti toscano en la mano y el discurso de cenutrio en la otra para convencer a la tanguista que lo duro estaba cerca y no en la batalla. Para eso estudió para espía difundiendo rumores, calumniando a Sampedro o difamando a Sanjudas. Haciendo ímprobos esfuerzos para que la cosa fuera de mal en peor en reconocimiento del sastrecillo valiente apodado siete machos. ¿Es que no tienes sentimientos? Así me busco la vida. El mundo necesita trincheras bien apañadas para estos nubarrones.


"The good doctor" contra el doctor Bacterio.

img_20180222_113029 - copia Sí, se que es una serie de televisión que viene siendo emitida por las cadenas de pago. Mas, no quiero referirme a la tele como argumento de las cosas de curar y la mano santa en la ficción, sino a mis médicos reales, a los que veo, a los que estimo, a los queridos galenos que me atienden, que me entienden, de la misma sustancia que uno mismo, que a fuerza de ser entrañables, he logrado conectar el fusible y superar todo tipo de marcas y retos, aguaceros mentales y alifafes propios de este incorregible; mas allá del júbilo y la manifa pidiendo seriedad. Y me refiero a la sonriente doctora de atención prima, que consigue equilibrarme para que el vuelo sea lo suficientemente estable como para sentirme pájaro una nueva temporada, dentro de la burbuja de ese tiempo que me asignan. Hasta la próxima visita. Luego está el equipo A de a dos, de la mejor beta: dos hombres buenos, como aquellos creados por el gran Mallorquí en mi infancia, que han hecho que vea mas allá de la frontera , lejos de aquellos otros "Bacterio´s" de Mortadelo y Filemón que se empeñan en insuflar que uno no es mas que figura de arcilla común y como tal había que ser tratado y modelado con ese ingrediente evasivo que te certifica a lo ignoto, al bolero, a la trola, al cuento chino donde puedes sucumbir empapado de canguelo. Ante aquello, solo mis ángeles de la guarda.


"Y al final del estrecho corredor, la recompensa ". Que os habéis creído, gilipollas..?

IMG_20170130_111543 Eso, realmente, es lo que te cuentan estos ignotos personajes convertidos en curanderos, a tanto la ciencia, que te aseguran borrar la realidad del mundo que llevamos dentro, ofreciéndote el cuento de Caperucita y el cazador de reconpensas, que se cargó al pobre lobo sin juicio previo. Como uno no está para esas gilipolleces, prefiero renunciar a las piruetas sintácticas del menda, tirando a la basura sus amenazas, la mortaja para la eternidad, y la piruleta enorme que gira y gira en su geometría hiperbólica hasta el infinito. "No creáis nada, independientemente del medio de difusión. Aunque tu propio padre, entusiasmado, te intente convencer, a no ser que su verdad coincida con la razón y tu sentido común.


Qué difícil es hablar el español (si capullo es un insulto, quien me explica la canción del alelí...?


Mis amigos de la ciudad, tienen nombre y apellidos. Y un recuerdo en este día.

img_20160311_112203

Eva Belén Abad Quijada, Óscar Abril Alegre, Liliana Guillermina Acero Ushiña, Florencio Aguado Rojano, Juan Alberto Alonso Rodríguez, María Josefa Álvarez González, Juan Carlos Del Amo Aguado, Andriyan Asenov Andrianov, María Nuria Aparicio Somolinos, Alberto Arenas Barroso, Neil Hebe Astocondor Masgo, . Ana Isabel Ávila Jiménez, Miguel Ángel Badajoz Cano, Susana Ballesteros Ibarra, Francisco Javier Barahona Imedio, Gonzalo Barajas Díaz, Gloria Inés Bedoya, Sanaa Ben Salah Imadaquan, Esteban Martín de Benito Caboblanco, Rodolfo Benito Samaniego, Anka Valeria Bodea, Livia Bogdan, Florencio Brasero Murga, Trinidad Bravo Segovia, Alina Maria Bryk, Stefan Budai, Tibor Budi, María Pilar Cabrejas Burillo, Rodrigo Cabrero Pérez, Milagros Calvo García, Sonia Cano Campos, Alicia Cano Martínez, José María Carrilero Baeza, Álvaro Carrión Franco, Francisco Javier Casas Torresano, Cipriano Castillo Muñoz, María Inmaculada Castillo Sevillano, Sara Centenera Montalvo, Oswaldo Manuel Cisneros Villacís, Eugenia María Ciudad-Real Díaz, Jacqueline Contreras Ortiz, María Soledad Contreras Sánchez, María Paz Criado Pleiter, Nicoleta Deac, Beatriz Díaz Hernández, Georgeta Gabriela Dima, Tinka Dimitrova Paunova, Kalina Dimitrova Vasileva, Sam Djoco, María Dolores Durán Santiago, Osama El Amrati, Sara Encinas Soriano, Carlos Marino Fernández Dávila, María Fernández del Amo, Rex Reynaldo Ferrer, Héctor Manuel Figueroa Bravo, Julia Frutos Rosique, María Dolores Fuentes Fernández, José Gallardo Olmo, 60. José Raúl Gallego Triguero, María Pilar Gámiz Torres, Abel García Alfageme, Juan Luis García Arnáiz, Beatriz García Fernández, María de las Nieves García García-Moñino, Enrique García González, Cristina Aurelia García Martínez, Carlos Alberto García Presa José García Sánchez, José María García Sánchez, Javier Garrote Plaza, Petrica Geneva, Ana Isabel Gil Pérez, Óscar Gómez Gudiña, Félix González Gago, Angélica González García, Teresa González Grande, Elías González Roque, Juan Miguel Gracia García, Javier Guerrero Cabrera, Berta María Gutiérrez García, Sergio de las Heras Correa, Pedro Hermida Martín, Alejandra Iglesias López, Mohamed Itaiben, Pablo Izquierdo Asanza, María Teresa Jaro Narrillos, Oleksandr Kladkovoy, Laura Isabel Laforga Bajón, María Victoria León Moyano, María Carmen Lominchar Alonso, Myriam López Díaz, María Carmen López Pardo, María Cristina López Ramos, José María López-Menchero Moraga, Miguel de Luna Ocaña, María Jesús Macías Rodríguez, Francisco Javier Mancebo Záforas, Ángel Manzano Pérez, Vicente Marín Chiva, Antonio Marín Mora, Begoña Martín Baeza, Ana Martín Fernández, Luis Andrés Martín Pacheco, María Pilar Martín Rejas, Alois Martinas, Carmen Mónica Martínez Rodríguez, Míriam Melguizo Martínez, Javier Mengíbar Jiménez, Álvaro de Miguel Jiménez, Michael Mitchell Rodríguez, Stefan Modol, Segundo Víctor Mopacita Mopacita, Encarnación Mora Donoso, María Teresa Mora Valero, Julita Moral García, Francisco Moreno Aragonés, José Ramón Moreno Isarch, Eugenio Moreno Santiago, Juan Pablo Moris Crespo, Juan Muñoz Lara, Francisco José Narváez de la Rosa, Mariana Negru, Ismael Nogales Guerrero , Inés Novellón Martínez, Miguel Ángel Orgaz Orgaz, Ángel Pardillos Checa, Sonia Parrondo Antón, Juan Francisco Pastor Pérez, Daniel Paz Manjón, Josefa Pedraza Pino, Miryam Pedraza Rivero, Roberto Pellicari Lopezosa, María del Pilar Pérez Mateo, Felipe Pinel Alonso, Martha Scarlett Plasencia Hernández, Elena Ples, María Luisa Polo Remartínez, Ionut Popa, Emilian Popescu, Miguel Ángel Prieto Humanes, Francisco Antonio Quesada Bueno, John Jairo Ramírez Bedoya. Laura Ramos Lozano, Miguel Reyes Mateos, Marta del Río Menéndez, Nuria del Río Menéndez, Jorge Rodríguez Casanova, Luis Rodríguez Castell, María de la Soledad Rodríguez de la Torre, Ángel Luis Rodríguez Rodríguez, Francisco Javier Rodríguez Sánchez, Ambrosio Rogado Escribano, Cristina Romero Sánchez, Patricia Rzaca, Wieslaw Rzaca, Antonio Sabalete Sánchez, Sergio Sánchez López, María Isabel Sánchez Mamajón, Juan Antonio Sánchez Quispe, Balbina Sánchez-Dehesa Francés, David Santamaría García, Sergio dos Santos Silva, Juan Carlos Sanz Morales, Eduardo Sanz Pérez, Guillermo Senent Pallarola, Miguel Antonio Serrano Lastra, 168. Rafael Serrano López, Paula Mihaela Sfeatcu, Federico Miguel Sierra Serón, Domnino Simón González, María Susana Soler Iniesta, Carlos Soto Arranz, Mariya Ivanova Staykova, Marion Cintia Subervielle, Alexandru Horatiu Suciu, Danuta Teresa Szpila, José Luis Tenesaca Betancourt, Iris Toribio Pascual, Neil Torres Mendoza, Carlos Tortosa García, María Teresa Tudanca Hernández, Jesús Utrilla Escribano, José Miguel Valderrama López, Saúl Valdés Ruiz, hondureño, Mercedes Vega Mingo, David Vilela Fernández, Juan Ramón Zamora Gutiérrez, Yaroslav Zojniuk, Csaba Olimpiu Zsigovski.

Después de este enorme holocausto, nada puede salvarnos ahora. En aquel entonces, 14 años ha, al enterarme, alguien me vino a preguntar que es lo que me pasaba. De inmediato lo reconocí: Era el atrofiado cretinismo de uno de los oscuros jinetes del apocalipsis, frecuente en mi habitat. No respondí; me comí las lágrimas.


Aprenda un idioma nuevo y con futuro: El andaluz.

IMG_20170114_112649

Estaba uno pescando cangrejos en una de las zonas exclusivas de la geografía andaluza, antes de la prohibición, cuando me vino un paisano sonriente a preguntarme algo del todoterreno que tenía aparcado unos metros, cerca de la ermita y el puente, como en una copla de Marchena. Disculpe, no entendí bien lo que dijo, preparándome para la prueba. "Usté no eh deporaqui, verdá". No señor; vengo de vez en cuando. Me encanta este paisaje , esta luz, este lugar. "Entonses no conose usté lo que pasó en la charca dahí cuando las ranas prezentes cantaban fandangos sin porfiar y sin que nohotros, alelaos por el esspectácuo, mos diéramos cuenta de los heshos trastornaos..?" "Me zigue usté?" No entiendo muy bien, respondí. Es mu difissi entendernoç con estos axentos, no ya por la lengua enzí ni por su frenezí, sino por la rapiez conque desimos lo que xpresamos por medio de la velosiá. Si quiere usté entender nuestra forma de xprezarnos, tiene que studiá andaluz, que jahora lo tiene usté fâxilmente. Dentro poko, se pondrá ma dificurtoso pa los forastero leer los cartelea de las carreteas sin ertropearse la vista: Cai, Graná, Zebiya, Güerva y tos los topónimos de la andalusía. Se lo digo yo!


Homenaje a la mujer: Porteadoras de Melilla.

CRUC Nadie se apiada de aquello, aunque sea de vez en cuando?Tienen que cumplir un rito de desespero ? Tienen que hacer valer su lugar fronterizo? Tienen que mirar atrás y exhibirse con su carga full-up a sus espaldas llena de señales? Como es que están ahí tan cerca e invisibles por nuestras calles; ánimas de pena plástica bajo el bulto transportado. "Moza de cuerda" palabra vulgar de horror e indignación que no se erradica por ningún medio. Tremenda vocación, tremendo lección, hasta que el ser llegue a ser humano y elimine esas cargas sobre los cuerpos frágiles y encorvados donde desvanece la esperanza a fuerza de esfuerzos. Para qué la arrogancia y el engreimiento cuando la humillación sirve de portada al post? Se podría remediar o tienen que pasar otros mil años y una noche para que la miseria del mundo se cebe en la mujer como objeto de deseo (de carga). Tengo la sensación de que no seriamos capaces de tal hazaña esgrimiendo el retraso del vecino. Y hay organismos internacionales para paliar esa diferencia abismal: Comité de Derechos Humanos, Comité para la eliminación de la discriminación de la Mujer; ONG.s capaces, y mucha gente dispuesta a la batida. Mas, queda mejor mirar al otro lado de la valla para arrojar las culpas. Nos sonreirán los hijos cuando lleguemos a casa después de la manifa..?


Pobre pájaro depredador.

IMG_20180306_084842Un joven ejemplar que pretende imitar a la naturaleza pasando al ataque desenfrenado en su imperfecto picado, desfaciendo bolardos con el lujoso buga de acero blindado, y alunizando, por fin, con el insistente y feroz trueno de Júpiter en cualquier boutique de la Milla de Oro, presta para afanar marcas de ese mundo idílico y exclusivo que le reportará lujos efímeros con sus desgracias, por culpa de la debilidad que le vino por consejo de ese par desquiciado y obtuso que logra despersonalizar su ser a través de sesiones espiritistas sobre máquinas registradoras preñadas de billetes, multiplicadas por doquier en farolas, bulevares y cornisas, entre Serrano y Juan Bravo; o en Jorge Juan y su sextante de marcar distancias; o en la Plaza de la Independencia tomando un daikirí en la terraza de las mil bombillas de filamentos tristones, con faraones y nobles en el patio acotado de las la vanidades y su brevedad, frente a la Puerta de Alcalá, que nada tiene de envidiable. Pobre pájaro depredador!


Madrid, llueve conmoviendo.

lluvia Por fin llegaron los grises a difuminar(no sea tan imaginativo, porfa). Las lluvias, el chapoteo por la ciudad. Iba a decir los tranvías a estas alturas...pero también viendo esa magnífica pieza de Martinez Cubel representando la Puerta del Sol en un día de aguacero de 1900. Hoy no se prestaría el escenario, no ya para pintar sino para tirar una foto y extraer belleza de la imagen. Demasiados adminículos y chirimbolos puestos por la autoridad :La bicha de cristal de la estación subterránea de ferrocarriles interurbanos; la estatua ecuestre y volumétrica de Carlos III ; la removida y característica del Oso y el Madroño, la fuente de geometría variable de chorros continuos, los pupis disfrazados, los equilibristas, las manifas con tenderete y decibelios, y así, un sinfin de cosas que no te deja respirar, a no ser que pretendas vender oro en el quicio de un portal. Y el vecino Juan Gris, en una esquina, añorando aquellos tiempos.Pero cualquiera se atreve con doña Rita en el balcón consistorial de Cibeles, poniendo orden de carillón a deshoras.

Doña Manolita, también salió del recinto aprisionado, instalándose en la calle del Carmen con sus premios. Mas la añorada paz, requisito de una plaza, la encontramos en este bello lienzo de lluvia, calesas, tranvías y personajes tranquilos llenos de armonía. En la calle de Fuencarral y frente al Tribunal de Cuentas, allí le espera la obra para su deleite, en ese Museo Municipal de Madrid que antes fuera hospicio y que Pedro de Ribera adornó con su fachada barroca, para deleite bis de los que por allí pasaban camino de Francia desde el hotel París.


He quedado con Peggy, después del fracaso con Gustavo y Évole.

sty Peggi, está realmente preocupada. Amable y risueña como siempre, con ese candor rubiajo, pestañas de abanico y aquel par de ojos negros que contrasta con su piel blanca y su inconfundible melena rubia, me sirve un café cortado strong y charlamos sin dejar de mirar a la lluvia acogedora en su apartamento de la calle Carnicerías. Ella, prefiere su acostumbrada infusión de té rojo, bajo en colesterol. Me avanzó algo interesante por whapsupp. Peggi comparte apartamento con una compañera extraordinariamente famosa que, me dice, no para de ganar dinero con sus hamburgueserías franquiciadas en todo el mundo. “Personaje de la tele que se llama como yo, y tan famosa como una”: Peggi Sue.

Entramos en harina acomodados en la salita de estar sobre unos apasionados sillones rojos de Gastón y Daniela y cojines de topitos sonrosados sobre raso hueso en trama de hilo. Le pregunto por Gustavo.”Sí, hablamos de vez en cuando”. “Hace bolos en Sálvame con Paz Padilla” , sin más. Mira al suelo. Retoma la conversación en un cambio brusco de figura dialéctica, que sorprende: No entiendo la actitud de Évole, poco ética, bajo mi punto de vista, sobre la industria cárnica porcina y las imágenes de aquel asalto de cuatreros, que viene a enfrentar a la ficción con la estremecedora y diabólica realidad . En el mundo de los teleñecos jamas podría darse tamaña canallada teniendo en cuenta que los animalitos de la tele, con sus distintas morfologías, tenemos nuestro corazoncito; somos respetuosos con el medio, hablamos con nuestros amigos lo niños y difundimos el bien de todas las especies que pueblan la tierra en este mundo ideal, que el señor Évole ha tratado de confundir, dentro de estos mundos de Jupy. La rica chacina ibérica, es la ambrosía caída de los cielos para nuestro alimento racional. De sacrificios, no queremos hablar.


La culpa contra el otro. No hay mas.

img_20180219_175944"Se pierde el miedo, se pierde la vida y se pierde el caparazón de la ilusión". Todo esto puede ocurrir si el cielo no se apiada y cierra las puertas de la impunidad a cal y canto, con el suelo embarrado en este mar de invierno que desencadena la furia entre olas y lluvia, viento y nieve; vida al pairo, tiempo de los elogios, capitanes intrépidos que solo valen una pena, aun con sus destrezas, sus astucias, su fuerte soberbia. Y siguen los trovadores de la angustia. La suerte, la soledad, la amargura, los fracasos. La claudicación, tu destino, el dolor. Uno solo no puede; tampoco nadie. Y tiene razón la ironía : A nadie puede preocupar mi preocupación.


"Lo interesante es que llueva y nieve". Supuestas declaraciones del jefe RTVE.

4k - copia (3) - copia - copia Estamos tranquilos. No pasa nada. Lo interesante es que llueva y nieve, se congelen las pensiones y las calles se conviertan en cascadas de vejetes reivindicando la paga de sus señorías, que buena pasta se llevan carrera abajo de san jerónimo, hasta llegar al tridente del amo de la mar salada. Y todo, de repente y sin publicidad. A mi nadie me avisó, cojones, eso es discriminación. Pues entonces que pasó exactamente? No entiendo nada, canalla. Ahora toca hablar de sexo en el Congreso, de género y número, de las jóvenes promesas de concursos en la Uno para acabar con el paro. "Mamá, quiero ser artista". El jefazo del ente, quiere mas trajín de focos y colores en los platós; mas fiesta, mas luces, mas moñas de jazmín, mas telediarios con nieve a rebosar y así informar de la nieve a cada hora, 24 horas de nieve con Zancajo: porque está nevando, Nieves !. Las autonomías, bien, esperando presupuestos que financien sus quereles, claveles y los libros del buen amor de un Estado solidario. Será por dinero..? Rajoy lo tiene claro: el esquema Ponzi lo soluciona todo: punto de fuga en geometría descriptiva del buen gobierno de las finanzas. Y todos a cantar en el Niágara y sus cascadas. O en el río Mundo que son chorros
mas cercanos y en caída libre hasta la estampación con burbujas (glú-glú). También, si hay tiempo y dinero, podemos visitar el Jardín Sagrado de los Penes en Bangkok, y contemplar los mandados de los dioses a cada cual, sin complejo y añoranza. En fin, mil posibilidades para que pase el tiempo hasta la llegada de la primavera en el Corteinghlés y las nuevas elecciones al Congreso de los Diputados, con listas abiertas de par en par, si puede ser, y no los calditos calientes y constitucionales del 8 de diciembre.


Felipe de Borbón y Grecia, una suerte (con lo que está cayendo).

cvbnInterrumpo, hoy jueves (lo pillan?), para expresar lo que me viene y siento sobre el monarca elegido por la Ley Constitucional del 78 (man que escueza) como monarca, a imagen de esos otros paises tradicionalistas en consolidadas democracias, que ha sabido despejar afrentas de aquellos personajes que se jactan de atacar, con vileza y deslealtad, al sistema refrendado democráticamente. Andan con la gresca a cuestas pidiendo mas madera, bien uncidos a los celos y las disputas políticas con mochila de su idea retro, deliberadamente simple e ingenua de los tiempos del bronce y la bayoneta calada, remake de estos fanáticos cangrejeros de media libra, que pretenden atenazar a los hombres y mujeres de este país de los santos inocentes.

Estos prendas, harto de caminar como patos por las calles vacías de las cities marcándose un blues carente de ritmo y sin corcheas, pretenden romper el jarrón caro de la cómoda de la abuelita, por cojones. Partiendo de esta premisa para fastidiar la vida a todo dios, y como buenos violadores de camioneros de la M-30, comienzan a platicar su rap sin reparar en el paraguas roto que portan con ellos, y esa calamidad de discurso que agota y disloca, a los maniqueos que no saben maniobrar con el volquete, para romper a cantar en el subsuelo de la obra, dando hostias al cielo, al agua destilada, a un bocata de jamón con clorofila; haciendo cosas inauditas para ser reyes (monarcas) del mambo con el nombre de Mambrú en la guerra de sucesión del Borbón. Que casualidad. Demasiado escabroso, demasiada ignominia. Perpetrando su escandallo con los ingredientes full de una parida pendiente, bien repartida por un un miserable y sus oros, sus loros; un Jueves santo santificado por sus alardes de poco peso. Una herramienta mas para para maniobrar en esas guerras de sucesión/secesión de los Sánchez. Pobre hombre que se jacta de insultar a lo que duele a costa del propio suicidio egoísta e infantil en su pose de cartón. Que inconsciente e indolente, criatura querida!


Sábado, 21 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031