Ríase, aunque sea de mí

La " reputación ética" de los politicos se lava con Colón.

tttttttttEso de lavar las negruras con pasta del erario, se aleja bastante de lo ético, de lo moral y "de los dineros del Rey", en una suerte de delito que va mas allá del trile y su bolita oculta bajo la chapa de refresco.Y no vale mas ni otras cántigas de trovadores, en cuanto a la limpieza en seco de los pecados de los mandas, que la pura «Laundry Time» en giro contínuo hasta que la mancha desaparezca por sus buenas acciones y no por las agencias especializadas, con mendas ad hoc dispuestos a impartir el EGO TE ABSOLVO A PECCATIS TUIS a cambio de un buen puñado de dólares.

Hablar del dilema del tranvía donde el corazón se encoge y las lagrimas manan sin consuelo a la hora de tomar partido por el pobre gordo o por los cinco inocentes de la vía, me parece opción terrible. Mejor quemamos el tranca antes sufrir tanta angustia.

Un tranvía descontrolado se dirige hacia cinco personas. El sujeto se sitúa en un puente sobre la vía y podría detener el paso del tren lanzando un gran peso delante del mismo. Mientras esto sucede, al lado del sujeto sólo se halla un hombre muy gordo; de este modo, la única manera de parar el tren es empujar al hombre gordo desde el puente hacia la vía, acabando con su vida para salvar otras cinco. ¿Qué debe hacer el sujeto?. No pagar para mejorar la reputación, señora Barreiro.


Lunes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031