Ríase, aunque sea de mí

Para Rato, la cosa fue el espectáculo en una calle del Bronx hispano.

fiesta Infinidad de actores desfilan por las cercanas aseveraciones del señor Rato, cuando Bankia se hundía a sus pies tocando la campana del Titanic en el Colgate Gardens del Bronx. "Nadie está libre de pecado", afirman los prelados de las finanzas cepillándose los dientes con fruición, habiendo contado con la piedad del Monte que fuera esquilmado en una mala acción que ahora nadie se acuerda. "El Monte era de todos, y no solo del señor marqués de Jaume Perish, cuando estos prendieron yesca para fumarlo sin contar con los verdaderos propietarios de la madera, de los activos y del usufructo de los impositores para las buenas acciones y las ánimas del purgatorio del padre Piquer". En en una suerte de trile inesperado, todo se vino a bajo para reaccionar y dar la voz de "fuego"con las campanas al vuelo". ¡Que valor, señor!. ¡Y nos dejaron en cueros!. Habrase visto tanto descaro..?


Jueves, 19 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031