Ríase, aunque sea de mí

El esquema Ponzi y los figurantes de la izquierda populista.

ddddddUno, que se encuentra en el mismo país de las sorpresas que los demás, también se cabrea. Me cabrea España porque no nos cabreamos suficientemente los del foro, cargados de tantas razones, con los desaforados engullidores que dejan la finca arrasada y sin piñones para las nuevas generaciones, a fuerza de deglutir de lo común a manos llenas, que, si a mano viene y se llevaran bien las cuentas, el españolito machadiano que viene sin encomendarse a dios por esa fuerza natural de la multiplicación demográfica, trae consigo una deuda tan impagable y descomunal que llamaría a la providencia a prolongar su existencia en centurias mas para quedar liberto de los numeros rojos provocados por sus antepasados, sobre todos los llamados populistas de la izquierda budú, que pinchan en cualquier nalga con tal de obtener algún rédito del esquema Ponzi.

Mientras tanto, aquellos que revestidos de esa purpurina troncal que los ha llevado al poder por casualidad, se suben los sueldos a modo, colocan a la familia sin modos, saquean las arcas, la sal, la harina de lo común sin miramiento; comisionan las mil comisiones a esgalla, e insultan al vecindario a través de la ondas hertzianas con las milongas de los mas variado del mariachi alardeante, para aparecer impolutos y angelicales dando bendiciones, ofreciendo honestidad a los desfavorecidos, y bien cargados de ayudas subvertidas en desviaciones presupuestarias, dándole la bienvenida a la fortuna por la gloria de los déficits aprobados.

¡Ya vale de caridades, señorías, y de interpretaciones de su cielo! Ustedes son simples representantes que han de canalizar nuestros deseos, gestionar nuestros bienes y actuar como los buenos padres de familia, evitando que la desnutrición no provoque huecos en las conciencias de tanto pardillo crédulo que se come la tele como si fueran verdades, cuando no son mas que meras atrocidades de la economía financiera. Se dan cuent..?


Camba y Rajoy, ambos gallegos.

http://picasion.com/i/1TeIn/Pocas veces coincido con Julio Camba en la calle del Turco (hoy Marqués de Cubas) después del trágico atentado al general y presidente Prim. Tampoco hoy. Sin embargo, ambos nos vimos sorprendidos con la presencia del Presidente Rajoy en el restaurante rápido “100 Montaditos”, acompañados, casualmente por unos niños mirones, una bicicleta rampante de hacer la cabra, y una señora mayor agradablemente arropada por el presidente, soportando la lluvia de estrellas de los flashses de tanto gráfico-press allí concentrado. Mientras me comandaban la oferta de lunes y martes con birra hermosa en terraza, miro al Presidente, esperando su mano guay que no llega.

Don Julio, que acababa de salir del Congreso, me vino a saludar alegre y chispeante después de tantos años leyendo sus comentarios parlamentarios y su chispa de ácrata cabroncete y reconvertido. Uno, antes de toda aquella condición, andaba entretenido mirando a los muñecos del reloj de la compañía de seguros del esquinazo, que representan pasajes de la vida palaciega durante el reinado de Carlos III: figuritas en danza de una corte sincronizada con el carillón de la Compañía y su música atacante en punto y a las medias.

"Me hace ilusión, señor Camba, ver a un Presidente derrochando simpatía entre el personal de la terraza y el niño de la bici, ¿Qué quiere usted que le diga?" Rajoy se dirige, por fin, hacia mí, afable y dicharachero de monólogo." ¿Que tal por ahí, contribuyente?"Tomando una pinta, presidente."Hay demasiados pintas por el mundo cabalgando en la milonga", sonríe el presidente.

¿No va a visitar a Tita Cervera al Tyssen-Villahermosa y sus cienmil hijos de san Luis?.
"Son demasiados hijos para una dama como ella. Seguro que tiene descuento en Renfe por familia numerosa. Además, no tengo tiempo. Me espera el gobernador del Banco de España y los hermanos Garzones para cambiar impresiones sobre la economía del país". Cuando se pone a mostrar su vena con acento, no hay quien pueda sujetarlo. En los consejos de ministros, se parten el eje sus componentes. Una UVI medicalizada espera siempre a la puerta del Palacio.

Tyssen, Congreso y Palace están tan íntimamente ligados a la historia reciente del país, que no se entendería relacionar el hotel sin Julio Camba y sus crónicas parlamentarias; el Congreso, sin Tardá negando cienmil veces cien cualquier cosa: Y los Cienmil hijos de San Luis del Tyssen-Villahermosa, esperando mesa libre en la terraza de los Cien montaditos y al duque de Angulema pidiendo al camarero la cabeza de Riego.

Me vino a contar el cronista, ya mas tranquilos de bullangas, a propósito de la calle del magnicidio, calle del Turco, que en poco tiempo cambiaría el nombre del otomano singular por la del Marques de Cubas, mas noble y prudente, aliviando y disolviendo, con su mensaje subliminal , la carga histórica contemporánea por orden municipal, sin ampliar detalles de ese otro magnicidio de Canalejas donde Pardiñas, un conocido, fue su ejecutor.

"O sea, que esta costumbre aparentemente arbitraria del cambio del callejero, viene de lejos. No es solo cosa de la alcaldesa Carmena y su equipo. Viene de antiguo la cosa"

"Así es, amigo mío. En este país nuestro, los cambios se han producido siempre con dolor y forces. Una constante den trasiegos ideológico entre apostólicos y progresistas; izquierdas y derechas, franquistas y republicanos, ciudadanos y ciutadans, podemos y pueda, en subjuntivo. Así lo imponen los elegidos por los pactos, los acuerdos y los convenios chungos de estos últimos tiempos"Cuando así hablaba, la comitiva del presidente desaparecía, San Jerónimo abajo, camino de cualquier otro santo del callejero de la ciudad, si es que se mantiene intacto desde ayer.


Sábado, 20 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031