Ríase, aunque sea de mí

Infusión de tila con escapulario desechable, después de los disgustos del Supremo.

tila Pretendo exagerar para que cunda el crujir de dientes, como una broma mas añadida a este halloway trajico-festivo disfrazado de importante en la plaza de la Villa de París después de los sufrimientos que hemos venido teniendo desde este apacible rincón de Madrid zarzuelero. Y el sinvivir en uno y todos al símbolo colorino colgado en los balcones de la vecindad para que se vea lo familiares que somos los españoles con el resto de españoles y foráneos que no se dejan. Ahora, alegando que quieren ser únicos indivisibles por ene cuando ene tiende a infinito. De este modo, difícil de encontrar posturas intransigentes por mucho que se prolongue la disputa de los que violentan la convivencia con estos nuevos implantes sin corona y el odio entre sus caries.

De todas formas, no es de ley separar las sangres con lo bien que nos llevábamos los que quieren y los que no, como los pimientos de Padrón. Las cosas no son tan fáciles pero si sustantivas y sustituibles cuando a uno le hierve la sangre en las terminales de los aeropuertos. Y para estos tifosi va el mensaje: No os dais cuenta que os plantáis en el ridículo mas espantoso poniendo a parir al opuesto por el hecho de pensar en analógico y no en digital..? Para eso, el corolario de los hechos en la Plaza de la Villa de París donde vive el invocado Supremo de la Leyes que lo sabe todo, con la Audiencia Nacional. Mientras tanto, mucha tila, dejando el escapulario sin tragar como faquir, que es cosa de mala educación.


Sábado, 25 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930