Ríase, aunque sea de mí

Niccolò, mi joven amigo toscano

Niccolò, dejó la vida ralentizada en la retina de sus verdugos.
Fueron días felices en tu Florencia natal, Niccolò, hace de esto algunos años, viendo descender las piraguas deportivas por el Arno en mitad del aroma de tu bella ciudad, tan acostumbrada al incomparable síndrome de Esthendal. En la casa del Romito, donde nos alojábamos por una temporada, se esperaba el regreso de nuestra hija de la Universidad recién estrenada en Novoli, después de las clases de Humanidades. Como tus padres, años después, esperaban la vuelta de su querido Niccolò, concluidas las vacaciones extraordinarias y divertidas por la costa vecina del Mare Nostrum y el atractivo centro veraniego que invita a pasarlo bien cuando se tiene la fuerza y el deseo de la juventud.
Tristemente, esperaba lo peor del ensueño: El golpe impresionante, certero y homicida de los verdugos que aguardaban a la puerta de la disco para segar la vida del sonriente toscano , dando con la joven y bella testa del David de Miguel Ángel sobre la losa de la muerte, en esa escena final de la ignominia, ralentizada por el cineasta anónimo, slow-motion de la carente y desvestida compasión.
Fue el momento, el instante en el que la indignación estalló en mis venas, con la pena y el dolor que asaltaron los muros de la conciencia por la bajeza de la patada canalla, certera, callada por los cobardes, y esos indolentes indecentes que habían de buscar la paz.
Un mundo mejor no cabe: no saben, Niccolò. No sabemos. Permitimos la desdicha, el derribo, la extrañeza viendo caer al ángel del cielo sin amparo, esperando que se estampe, para, después, cínicamente embozados en el arrepentimiento, lamentarnos con un gesto dudoso de misericordia. Mejor, nos vemos en el brocal del cielo mirando a este pobre mundo gris, joven amigo Niccolò.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 26 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930