Ríase, aunque sea de mí

Don José Ignacio Wert, listo para la galería de hombres ilustres.

ig wert - copia Hay que señalar, antes de presentar la obra, que el señor Wert trató con Antoñito López para la realización de su retrato institucional, conociendo la originalidad del artista hiperrealista que clava detalles en clave fotográfica. El autor de "El Sol del Membrillo", se negó en rotundo, alegando que sobre un coche chocón no era propio retratar a una autoridad académica tan influyente en el ámbito de la educación. Como nuestro país es como es y cualquiera puede,con cuatro monigotadas, alegar que es el mismo Goya el afrancesado, don José Ignacio se embarcó en la aventura de ser mas original que los Chichos cantando Yesterday, dándole a la acción y tomando de la mano a un gran artista de personajes ilustres, para colgar. Y así fue.

Como podrán observar, Wert mira al espectador asegurándose de que la pose adoptada sea motivo de comentario, sin pretenderlo; más de trampantojo que de realidad virtual. Su figura de conductor lúdico sobre la pista metálica en el recinto de la Verbena de la Paloma, es un desafío directo a la mediocridad de la prensa amarilla que todo lo confunde. Tal vez por ello, ni siquiera a Rosa Villacastín invitó, a pesar del color.

El coche chocón del continente simbolista, fabricado en la Alemania del Este, es replica fiel del famoso Trabant cuya cilindra daba el par suficiente para alcanzar los 100 Km/h en días punta sin contaminación. El profesor Wert, viste traje de Emidio Tucci, corbata Hermes, camisa de popelín Thom Browne, puños abotonados, sin gemelos, y complementos sencillos de Eso, antes de la reforma de su sucesor.


Martes, 23 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031