Ríase, aunque sea de mí

Margarita Robles y la llave allen perdida para armar a la justa presión.

margarita - copia
Conocí a Margarita hará cosa de cuarenta años, en un encuentro peculiar donde no hablamos ni palabra y sí nos comunicamos por gestos de desaprobación a una desagradable situación en un bar para jóvenes en los aledaños de Concha Espina. Desde aquel instante, me cayó tan bien la jurista, que su escalada y ascensos me llenaban de gozo. Es mas, cuando llegó como magistrada al Tribunal Supremo, sentí una alegría inmensa.

Ayer, después de las palabras de Margarita en la TV, despues de la investidura de Rajoy, decidí reflexionar a cerca de los valores y de los privilegios, del esfuerzo y de la dignidad.Hay momentos en la vida donde las ideas se acumulan ingrávidas y tajantes,defectuosas e ilusas, tratando de tiranizar de tal forma que, resulta uno ser más víctima de los enmarañados pensamientos que de las palpables y auténticas realidades. Y es que, cuando la neura loquilla actúa antojadiza, provoca, por inducción, que las ideas del ideario cambien, suban, bajen, pendulen, se acepten, se rechacen, trasieguen por las ondas como la poli de Fargo en busca de la verdad: juguete de Payá y sus indolentes jugadores que no cuajan en el sistema por tramposos.

Y viene a entenderse que, cuando nos atosiga esta neurosis, cuando la crisis de identidad te abochorna, cuando la mente se desabrocha y se astillan las cuadernas del barril donde guardamos la cordura, esas ideas que un día fueron inocentes, hacen presa del desencanto creando esa madre, ese fluido pegajoso que viene a alojarse en las cavidades profundas del alma, provocando alteraciones irrefrenables para decir sí, cuando debieran emplear el no superlativo en el adverbio del juego de tronos, que, maldita la gana para seguir tirando con los sentidos en esta rotonda de distribución del silencioso y estúpido juego de la tele mostrándonos las bondades de los nuevos líderes de cartón que desconocíamos hasta ayer . Disculpen que me abra y me estuche en la cama turca de mi estudio. Todo igual que en Ikea. Mas, en este caso, alguien perdió la llave allen para armar país, dando un portazo a la realidad con toda la soberbia. Lo siento, Margarita, por tu apoyo.


Sábado, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31