Ríase, aunque sea de mí

Ya es primavera, primavera. Y ahora, qué, señor Sánchez..?

llego la primavera Desconozco lo que pueda pensar del buen tiempo el tribunal constitucional; del futuro, de la pesadez del señor Pedro Sánchez, el pivot del partido cañón desactivado para ganar encuentros en el Magariños, y de las decisiones sonadas. Mas lo veo así, igual que en meses atrás; con sus gestos sportivos superlativos, rodeado de la peña de Podemos con mas hambre de poder que Carpanta, y esos otros furtivos de la Diagonal que ahora encuentran distinto al solemne personaje rodeado de todos los Prímaos en erección continua sin tener en cuenta que la política hermafrodita que pretende, puede acabar en eyaculación precoz sin correr.

Hablar mucho de mecheros, no puede ser nada bueno si lo que se pretende es evitar el incendio de Roma. Y volvemos a la primavera; los viajeros, el perrito de lanas, las flores instaladas en los árboles primorosamente, la cortonsión de un semáforo encandilado tratando de convencer a la farola para sus cosas deslumbrantes, es pura ficción surrealista y sin chispa. ¡Aquí no hay yesca, sir!


Que bello es vivir cuando se tiene a mano la Sal amanca.

Vivir apasionadamente un jueves santoSiempre que me ocupo de la Paza Mayor de Salamanca, tal ve de las mas bellas del Mundo, siento como el efecto vida comienza a moverse en su coso dorado atraido, tal vez, por sus piedras, sus pilares de granito sujetando como un atlas la belleza, las confiterías burguesas, las terraza orientadas para mejorar el enfoque del personal visitante, y extasiarse mas de lo que sea monumento de efectos potenciales y síndrome de Stendhal, a fuerza de mirar y mirar.

Y la gente que cruza con su efecto radial y seguro, local y curvilineo, secante para entrar, sonriendo, desplazando al cochecito hermoso con un par de rorros a estallar: reprodución binómica y asistida para incrementar eso que lllaman natalidad, tan interesante para el después sgún la naturaleza de la existencia.

Los abuelitos y sus cachabas golpeando el granito de los días que restan, dispuestos a perforar la historia hasta llegar a la verdad a fuerza de cachar, porque, dicen, están hasta los cojones de escuchar a los pringadetes de la movida que predican mal y a deshoras: En maitines.

El nuevo Cruif de cinco años, lanza un libre indirecto contra la familia, dando el balón en las pieles de la tita Tula. "¡Espero que el baloncito no tenga barro en las costuras!" confiada y sonriente. El nene de las pelotas sigue tirando a dar hasta la hora del aperitivo aliñado en El trastero.


Jueves Santo en Salamanca.. Y más.

http://www.picasion.com/
El Sol nos vino de golpe después de los oscuros y borrascosos atlánticos, animando un poco al personal vecino y a los trotamundos de pateos dolorosos por Prior: pies cocidos por las procesiones y tremendos descansos en los baretos de cañizales: huevos con farinato para reponer, por favor, junto a la agradable cháchara con el aborigen de las cercanías. “¿Qué le parece a usted lo ocurrido esta semana en Bruselas y lo de las niñas Erasmus en Tortosa?” Una tragedia que se me hace difícil digerir : Lo uno, por la ley inexorable de la casualidad que se llevó a los ángeles, lo otro, por acojonar cuanto más, mas. Semana triste de pasión en el centro centrípeto de la Europa burocrática y acongojada donde las instituciones y el Parlamento extienden sus banderas, bien atadas al mástil, para legislar los fueros que se aprietan en comisión, dirigiendo a lo que sea Europa.

Y en un tris, sin anunciarse y esperarlo, alguien, criminales en kit acanallado, vino a derribar la fortaleza, la grandeza publicana de una Europa unida por los poros y poco cubierta por los encimas, sacrificándola y abochornándola. El capitán Alatriste, muchos años antes, profetizó, o pudo hacerlo en sus tercios, el terror a los fanáticos y a los sindiós que cruzan sus espadas indolentes en las esquinas por un por qué ancestral y desconocido cargado de odio subjuntivo.

Unos jóvenes estudiantes europeos de la USAL, extienden la bandera tricolor del país de sus dos pueblos en la Plaza Mayor, suplicando abrazos que reconforten sus tristezas: abrazos solidarios de cientos de salmantinos prestos y acogedores que derraman lágrimas. El carillón del ayuntamiento hace sonar el tiempo del mediodía recordando la tierra del gitano bueno de Martín Amor: Farina. El Sol sigue apretando en este Jueves Santo de primavera, recién estrenada con sangre en la sala de máquinas de la vieja y sorprendente Babel que ahora intenta entenderse, si no fuera por el ruido lento de las detonaciones.

Mirando al tondo de un Unamuno bien tallado en su medallón, las aristas señalan al genio esculpido a distancia. El escultor, lo clava. La cara de cabreo de don Miguel es inmensa. “Mañana me toca la visita al San Carlos Borroneo donde descansa su pureza, maestro”.
“¡Cuánto bombardeo de noticias fuleras con el caso, don Gonzalo. Hasta la UNO se disculpa del infortunio y las impurezas!”, comento con Torrente Ballester tomando una rubia con patatas fritas en el Novelty. “La civilización sumergida en las aguas turbias de una realidad mal dibujada, querido”, me dice el bronce del velador en su odisea diaria, junto a unas sirenas de blanco que despachan ricos helados por el hueco abierto en la cristalera de los soportales.

Buscando a la rana en la portada de la Universidad, me veo con Pedro Sánchez, el futuro formato de la política, el de los pactos, que, aun no siendo personaje verdad en esta disquisición, es incierto como su colega Rivera, el de la uve sin Víctor. ” Vamos a elecciones de nuevo, señor Rajoy. Su Bollywood genovés está de suerte, si es que no hay un juez que nos exponga más vergüenzas en el alambre de su colada”.

Me doy la vuelta por Libreros para evitar a Paz Padilla y a la Cinco que alborota a la figuración en el Circo Máximo. Monedero, tercio naif de la contienda política venido de Delfos, habla de memorias neoclásicas y sus círculos cuadrilongos arrojados por Tiberio Errejón. Y la Sexta de Ferreras, en el patio de la Bolsa de Bruselas, con su aspecto “Dame argo zeñorito”, agrupado en el aparataje progresista: Iglesias, líder carismático, indiscutible deidad para el culto, mirando a Madrid desde el Cerro del Tío Pío, el de Las Siete Tetas.

“El futuro no es oscuro, friend, tampoco luminoso; es como es, Monsieur. La Vía Láctea sigue ahí. Solo hay que adaptarse al mundo y apretar los glúteos”.

Hoy está hablador el bronce de don Gonzalo. Sin embargo, a mí me da por estar triste, observando al charro de las obleas que, con su cesta de grandes ostias, se asienta, quedo, en la silla baja de tijera. La gente disfruta de la Plaza. Miro hacia la espadaña de San Martin sin colirio y un milagro. La cigüeña gesticula con sus alas de joven plumón, amagando sin volar. Quiere subir al cielo por la puerta de servicio como un Pilatos impostor que haya vendido su alma a los halcones del sanedrín en un violento sueño.


Bruselas y el resplandor de los ausentes.

Bosque de los ausentes
Impresionado por las imágenes, impresionado por la osadía, impresionante de todo punto este tipo de terrorismos destructor cargado de odio hasta los infiernos de sus histerias, invocando a Dios, cuando no al pueblo oprimido, al país de los ancestros, contra el invasor y demás películas, tirando de cinturón cargado de muescas de muerte, pistoletazo en la nuca para no volver la vista atrás o voladura indiscriminada y por los aires en su festín de terror, es cosa que no cabe si se tiene cabeza humana para pensar o instintos brutales para ser mas canalla.

Si tuviera que enfrentarme con aquellos, los tremebundos justicieros del mundo de la hostilidad, de la muerte, del asesinato, antes de rebanarme el gañote a la usanza cabritera, o descerrajarme el tiro en el caletre con sabor a pólvora, bien volado por los aires con disponibles explosivos, cosas que venimos recordando de tiempo, le diría a estos artistas de la barbarie, machotes del grito fácil y bien amarrados por el mal, lo que Muñoz Seca le soltó a sus procaces eliminadores: «Podéis quitármelo todo excepto el miedo de este momento”

Y si, confirmo por experiencia que por el momento se puede provocar un miedo horrible al personal junto a la pena que no se borra, mas luego, y si a mano viene por esa cordura que infunde el cielo, suele desaparecer el canguelo, dejándonos de acojonar de súbito, por los muchos años de indignación y los muchos lloros soportados.¡ Eso sí, hijoputas: nunca me incluyais en vuestro círculo de amistades por el tiempo que me quede!


Bruselas: La capital de la vieja Europa, atacada.

muy oscuro Con el café con leche al microondas y las tostadas a punto de quemarse, me instalo en la sorpresa de esta mañana, suavemente triste por la lluvia y, ahora, por la indignación mas cabreante. Las noticias vienen a ser flojas, imprecisas, repetitivas en una tele que adolece de profesionales de vanguardia y cuyos segundos hacen lo que pueden entre imagen e imagen. Estamos en Semana Santa y la primera anda de vacaciones marcando el paso del gran poder. Sus costaleros, los contribuyentes, también pirados por pudor.

La prensa digital se emplea, ofrece información y elaboran reportajes fotográficos de lo que ocurre en la capital. Comenta a pie de obra. En algún lugar escucho a González Pons manifestando su repulsa desde el barrio europeo. Margallo, ahora de descanso, atribuye la acción al IS, enemigo a batir con dos yemas.

De nuevo, a los servicios secretos de occidente los pillan en camisón. La inteligencia, no supera 2.9 en la escala sismológica de la actualidad. Eso sí, en otros menesteres, mas eficaces que "el tio la lista" con esto de who is who protector contra las quemaduras de intocables.

Mientras tanto, los refugiados, migrantes y huidos, sufriendo las calamidades que las ONG´s achacan a la "perversión de Europa que cierra las fronteras al gusto de Tramp".

Obama en La Habana con los Castro defendiendo el Occidente con abrazos de rigor a la americana, en su particular "Bienvenido Mr. Marshall" una vez hundido el Maine por los malvados europeos.

La gente comienza a preguntarse en el viejo continente, ¿quien dirige Europa? ¿Quien puede defender eso que sea democracia sin tener que contratar a charlatanes de la política, besucones sofistas de la paciencia radical, mendas del panorama organizativo para la gresca, analistas motilones de las pelotas y otros prendas de nuestro panorama vital? . Veintiséis muertos por el momento, señores.


"Por la edad, ya no sirves":¿ Y esto que es, gilipollas..?

verja inspirada Examen a un jubilado harto de discriminaciones por el mero hecho de cumplir años. "Usted lo tiene todo hecho; ahora, a disfrutar". "Ya trabajó lo suficiente". "La juventud viene empujando". "Ahora, a descansar". "Ya tiene suficientes cotizaciones". "Los años no perdonan". "La tensión la tiene como las películas de Hitchcock : de alto voltaje" "Tómese estas cápsulas después del desayuno". "El alcohol, ni probarlo" "Ya acumuló su buena pila de experiencias"; "Ahora, piense en usted". "Si toma Viagra, no olvide el medicamento contra el olvido: Tiene que recordar para que sirve". Y otro ciento y mas de gilipolleces que hay que escuchar a diario de boca de los profetas cuya devoción por los consejos viene expuesto por su músculo anular o "esfinter de Milán".


Juzgados de la Plaza de Castilla y su reflejo en las aguas del Canal.

Juzgados Plz Castilla-MadridAyer fue un día excelente para mí. Despido energía vital por los poros; estoy eufórico con esa acción trascendente que supera mi envoltura de hombre libre (hombre-nadie, como Odiseo), por aquello que dije en un concierto con la banca: “No me gusta el MIBOR y, menos, usted” “Dirá el Euribor..” “Yo digo lo que quiero, porque el dinero no es de nadie como el éter, y usted, persona jurídica, no es quien por carecer de responsabilidad física alguna” Aquella frase me salió bordada, dejando al interlocutor, empleado vicario Sacarino de Ibañez, auxiliar de la oficina binaria O-1, con la boca semiabierta y bostezada: “Está claro como el humo, señor Gilipollas”No respondo; las hormonas intelectuales de su parecer resbalan por la fachada de pizarra de mi entusiasmo. En otro caso, hubiese sido fatal para mi temperamento.

Por fin, alguien me va a juzgar, no precisamente Dios, el referente cósmico que podría sujetarme con liga a esta tierra de guijarros para la eternidad, con sus ujieres y sus demonios encastrados como coyunta del mal. Dicen que las herramientas para llevar a cabo una justa equidad sobre las diferencias litigantes, es la Ley, aunque aquella persona jurídica desconocida y hormonada, siga siendo el rey de la liturgia y su coeficiente de Caja disparatado. ¿Será Draghi?

Por fin, como digo, después de diecisiete años esperando la apertura de las puertas de los juzgados de la Plaza de Castilla, me veo reflejado en las aguas del Canal abierto y su alto depósito a corto. Por fín, como decía, tengo vista (cansada y optométrica). ¿Tanto tiempo? Sí, sí; estamos así hasta ese otro sí . Fíjese como se despacha la juez de los ERES de Andalucía, Mercedes Alaya, a propósito. Aquella valiente que tomó el mecanismo de relojería de los expedientes de regulación de empleo en propia mano toda contenta, buscando ese final feliz que los juristas esperan como elixir de fortuna en defensa de la Ley, después de escudriñar, bucear y reparar, con la ayuda de la fuerzas policiales para encontrar verdad y lo que importa, a punto se estuvo del fracaso por la maldita demora y largo fiado.

Y no; doña Mercedes, su señoría se ha visto trabada, placada en sus potenciales, desplazada y enmudecida mas no humillada por las “tramas delictuales” a propósito de los macro procesos que tratan de darle al tiempo, tiempo, hasta que el infinito se haga eterno a la vista de todo dios e injerencias de las fuerzas perennes que actuan en concordancia como nuestro querido Brasil, a ritmo del auto bossa-Lula del Magistrado Itagiba Catta Preta Neto. En fin.


El Caso es que la habéis matado, TVE.

IMG_20160303_130602 Y ahí está quieta, desmontada, sin caballo, como un landó que deja de servir para aquellos paseos por Recoletos camino de Chamartín, viendo como la ciudad se ahorma y se convierte en edificio cordial y entendible al paso de los cascos de los jacos de ese devenir, adoptando tonos y ritmos de ciudad-estado eternamente luminosa.

Ya pasó el tiempo, muchos años; todos muertos. Hasta las lámparas de gas pasaron a ser eléctricas por ampliación de capital, a la par y de alumbrado perenne. Ya, la carroza no tienes nada que hacer en un mundo motor a caballos de vapor y el tráfago que media en las medianas de las medianías con el titiritero de las pelotas de colores, los aros giratorios que encarajan sus muñecas, haciendo girar la inversión, reinversión de los canales con la gravedad de El Caso, esa historia esperada, mal contada; esa serie de las noches que se tornó cutre, invasiva, histérica y desesperante.

Hubiéramos disfrutado mucho mas si fueras fiel, carroza; aun sin una sola idea interesante, sin que un solo plano, secuencia, pasaje se alojara como un fogonazo en el cerebro del espectador para comentar, con la euforia de la metadona de lo que vio, en el desayuno. Mas, nos has dejado con las ganas y sin un solo plano para gozar, carroza; sin un diálogo, un gesto, una emoción; un tic de continuidad.

Tú, a lo tuyo, carroza, con el entrecejo fruncido camino del Fernsehturm de O´donell, que los del foro llamamos Pirulí, importándote tres lo que echen en la uno, la dos y en las sucesiones patrimoniales del Estado.

¿Qué es de aquella niña risueña que disfrutaba como margarita por el Paseo de la Habana de la mano de Telémaco? ¿También murió a manos de unos verdugos enclenques e interesados? Solo era hija del pasado. Tal vez por ello y su concepción, había de pagar la pena. Mientras tanto, mas madera: El Caso, periódico de sucesos digital para envolver el siniestro share a justificar.


Susanna Griso, please: Cuando los tocapelotas de twitter son las estrellas.

IMG_20160313_124817 Leo el artículo de Susana Grisso publicado ayer en el Mundo, acerca de aquello que suele molestar a los grandes de la Supernova cuando Twitter tiende a perder la compostura impuesta, importándole un congo la cordura y las miserias de Júpiter cuando la ofensa es recíproca, permutativa y personal, sin ánimo de modificar.

Después de escuchar lo que se escucha en los medios por boca de los profesionales de los Mass, sus mantras, eufemismos dicharacheros al humo del cigarrillo de vapor, las poses, los capotes a los amiguetes políticos y chachis intimidando al personal; del valor de la razón, de los ejercicios del yoga yogui, y otra serie de imposturas aprobadas por la sonrisa débil de la deidad, a la gente de la peña twittera se le suele ir la olla confundiendo el engreimiento con la bondad y la arrogancia con el catecismo del padre Mariana, convirtiendo las redes en la estampida del bisonte allá por las estepas castellanas “al destierro con doce de los suyos”, donde el mas débil y tímido fauno, se desayuna con ácido sulfúrico colamalteado para tomar vigor y escalabrar, antes de que desaparezca la posibilidad de escribir un pensamiento, una poesía, un decir ilustrato, un cuento, yendo, directos, a la andanada de bucanero y a la descalificación del más pintado marhuenda.

El papel histriónico de los medios y su circo, da lugar a este desaguisado en las redes, donde el improperio, la infamia, los insultos y demás componentes ofensivos y violentos, forma parte del interés de medio, según la invalidez síquica de los expertos en share que lo sostienen. Pobres.


Aquel 11 de marzo del 2004, que fue ayer.

Bosque de los recuerdosComo todos los años en sus 11 de marzo, tomo el Cercanías en Alcalá después de dedicarle un beso bien llorado al grupo de bronce que junto a la estación me despide. La tragedia ya la había asumido antes con motivo y sin arrogancia. Como todos los años, tomo con fuerza el recuerdo de los ausentes para la compaña del viaje, mutando por las vías férreas del corredor del Henares, bien pulidas por tantos años en el convoy mañanero de los currantes.

Reflexiones e imágenes en las paradas de impacto; párpados enrojecidos; silbido intermitente y escalofrios cuando las puertas del vagón anuncian su cierre; velocidad impresa en el movimiento. Y miradas. Al final del recorrido, como era de esperar, estación términi: Atocha.

Marcho hacia la Glorieta, siguiendo el murete del recinto, contemplando la enorme estación de hierro y cristal que tantos adioses y alegrías acapararon en los estribos de mi niñez. Intacta, igual, soberbia bóveda de estufa fría. El día, radiante, invita a saborear el tiempo casi primaveral que nos aguarda en este fin de semana. Subo por la cuesta Moyano, dejando al prócer y a los libreros en lo suyo, hasta dar con el Cerrillo de San Blas y la entrada al Parque del Retiro.

Girando a la izquierda y a medio repecho, tocando la Chopera, el jardín silencioso del recuerdo que las autoridades llaman “Bosque del Recuerdo” y su contrapunto armónico. Para mí, como antes, “Bosque de los ausentes”. El recuerdo lo suelo llevar puesto desde que la tragedia se hizo real como tragedia en mis mientes.

Allí, todo listo para la conmemoración en cuanto lleguen las fuerzas vivias, las autoridades, los representantes oficiales de los distintos estamentos. Policía, medios gráficos para la foto, invitados, cintas de exclusividad acotando zonas, chalecos amarillos portados por los propios de la organización, y un pequeño escenario para los discursos del recuerdo.

Lucia Méndez, del Mundo, haciendo distingos de las víctimas en función de defunción, (11-M-ETA) con sus distintos yoes y numerus clausus de la razón en sus diferencias (?). Antes de que comenzaran a llegar los elegidos designados, y resignados del pueblo, me marcho del bosque de mis ausentes, para volver hoy mismo, mas tranquilo y hablador; mas reflexivo.


"Muerte de un Ciclista": A la memoria del querido Javier Vela.

Javier VelaTítulo tomado de la pelicula de Juan Antonio Bardem.
Acabo de pasar por el parking-bici de Alberto Alcocer junto al pequeño santuario cargado de flores que rinde homenaje y recuerda al querido Javier Vela, el joven ciclista de cualidades, que trató de respetar el medio ambiente con aquel gesto ciudadano, concienciado para la busca de una vida más amable, menos contaminada por la polución del egoismo universal, y menos devaluada, olvidando que en la existencia también actúan otros conceptos esquivos, otras fuerzas opuestas, inconcebibles, como en este caso, cuyo elemento de cargo queda representado por los jinetes apocalípticos en sus caballos bayos, simbolos de la sinrazón y la muerte, bien instigados por la prisa a ninguna parte, ciegos de ira, que no acierta a comprender ni respetar a sus iguales, y cuyo obsesión es solo reflejo de una conducta soberbia y supina dentro de aquella destructiva y escalofriante máquina letal que tiende a la huida cabalgando veloz en su estúpido trueno. Parece que ya fue detenido el personaje.

Javier quedará en el recuerdo de los suyos y en el nuestro, los que amamos la vida, como, aseguro, él mismo la amaba.


Congreso de los Diputados. "Yo soy diputado por Asturias": Dolores Ibárruri Gómez

300620153049 Siento y creo que la actual definición se ajusta a lo que alberga y representa el edificio de la Carrera de San Jerónimo, su simbología del tímpano y las fieras leonadas que, en el rellano de la escalera, escoltan al sacrosanto lugar. Que ahora vengan los señores de Podemos y Compromís intentando corregir la titularidad en aras a enfatizar el género de mujer en detrimento del llamado neutro gramatical y lo que significa, me parece, y si me lo permiten, una solemne gilipollez que resta fuerza al sentido de lo que es y sea la igualdad de los sexos.

Tratar de ordenar por medio de la palabra, que se discrimine en oficio el tipo de diputado que actúa desde sus escaños en función del genero gramatical y su sexo, me parece una de las formas mas impertinentes de discriminar a la mujer, haciéndola partícipe de ese ocaso lingüístico que algunos llevan hasta el extremo del esperpento, jóvenes y jóvenas, abundando en la diferencia y en la desigualdad mas ruin.

Véase la rotunda y vehemente afirmación de la "Diputado" por Asturias, en uno de los actos de afirmación a propósito, recogidos en filmoteca, en ese perfecto castellano y su fuerza expresiva lejos de ideologías: Dolores Ibárruri Gómez, "Pasionaria".


Jordi Évole y sus Salvados.

Salvados Solo nos queda, maíz, habas, centeno, y todo tipo de granos y acnés: Aquellos que devoran la esencia de la razón a fuerza de pellizcar en el granero de la cordura. Así es el programa de Jordi Évole , estrella de la tele de infarto y del consumo digital: Una abacería.

El programa está muy bien hecho. Impecable y mas que excelente, bajo el punto de vista cinematográfico, estructurado para televisión; no así el ético cuando destila parcialidad y demagogia a raudales con unas gotas de Vitriolo rojo, para macerar las entendederas de los televidentes con ganas de mas sulfato.

El estudio del comunicador y su tropa de entregados, vibra en esa longitud de onda potente y demoledora que estremece a la conciencia del espectador sin tener en cuenta la verdadera razón que mueve a manifestar aquello tan grave cuyo silencio empata con el deseo de la cadena de su consideración : la verdad no importa, es mucho más rentable la media aritmética, o el share.

No es la imaginación lo que impere en ese espacio, precisamente, tal como uno la entiende. “La imaginación es la voz de los atrevidos de buena voluntad”. La buena voluntad, señor Evole, nos acerca al cielo no a los colorines digitales de los interesados que pretenden asaltarlo.

El propio Creador fue el único que se atrevió a imaginar un mundo feliz exento de purgatorio, y lo llevó a cabo gracias a la imposición de la verdad. Ah, pero vinieron aquellos díscolos con su propia reflexión por exclusión demandando porvenir para ejercer de dioses. Para ello, nada mejor que implantar el sacramento de lo irracional desviando la verdad a fuerza de mentir con los planos del gesto; los planos cortos, largos, la maquinaria de rodar y la plaqueta. Ese es el discurso y la puesta en escena. El escenario del señor Evole y sus dulces afectos de grueso calibre, prestos para la tergiversación sutil donde la inteligencia corriente y de buena voluntad, no se de por aludida.

“No creáis nada, aunque lo haya dicho yo. A no ser que coincida con vuestra propia razón y vuestro propio sentido común” Aquello lo dijo un gran pensador que no mantenía filiación con partido político alguno, carecía de cadena mediática de cobertura y su mundo es la razón.

Los grandes son grandes por su indiferencia con todo esto No pretenden que seas, solo persiguen que con su conducta puedas crearte un referente, un ejemplo, una dignidad que te haga huir del lecho del rio para no ser efecto de la ganancia de ambiciosos pescadores.

Como semilla, comienza el todo, y como salvado se alienta la dignidad si dejamos que la mentira no nos conmueva, Évole.


Presidente Patxi López: Veo un beso de tuerca en el hemiciclo.

Beso de tornillo y tuerca La riqueza emocional que encierra el episodio que se vivió en el mismo centro del hemiciclo ayer mismo, protagonizado por sus señorías Pablo Manuel Iglesias y su colega del grupo Catalán Xavier Domènech, con esa toma de deseo de los aguerridos representantes de la soberanía para comerse la boca en el acto de investidura de Pedro Sánchez, no tiene precio, teniendo en cuenta que ninguno de los dos miembros de la cámara tiende a Zero. Y aunque así fuere.

Que dos diputados representantes de la soberanía Nacional se besen porque les va el chinpón y el disparate en sus tristes términos, que vaya. Que se levantan machotes y se acuestan al revés sin haberlo pretendido, eso sí que es noticia de pregonero en esta vida loca, loca, loca de Francisco Céspedes, sobre todo porque las clases menos favorecidas querrían ver detalles más sutiles y menos acalorados con respecto a lo que iba a ser la sesión de investidura. Si no, que se lo pregunten a Guindos y su carita de sorpresa en el ámbito institucional. (A él también lo abrazan y besan en Bruselas, como vemos en la tele, pero no así con torniquete)

No está bien, don Patxi, usted que viene del país Vasco. Aquella embestida de sincera amistad que se produjo sobre la bella alfombra de la antigua Fábrica de Tapices a la vista de todos y de los medios, posiblemente usted, Presidente, no la hubiera tolerado si el sujeto activo y atrevido, hubiese sido Mariano Rajoy Brey, en su particular feber, actuando del mismo modo, o con aullido salvaje del monte, contra una diputada o diputado que respondiera a sus mismas señas identitarias por el calor y la sobre imprimación.

¡Ah!, entonces, hubiera usted parado en seco al indolente y fogoso presidente del aparato, tachándole de depravado y machista. Un ujier, una broma de mal gusto, un susto; una carcajada lejana en el salón de los pasos perdidos.

Nadie puede provocar más confusión en el hemiciclo que estas personas que se emocionan con cualquier manifestación de amistad, expresiones engoladas, atiplada y radiofónica voz con telepronter, dando a entender que por no llevar corbata y chaqueta se es más chachi, más sexi y mas de izquierdas, "y mas valiente que tú; mas torero y mas gitano" Nada mas lejos de Carrefour, ahora que compro mis prendas en el mercadillo de Palomeras. ¡Bueno va!

Todo esto, en fin ,señores diputados, puede terminar como el rosario de la aurora; acentuando el carácter eterno de la lucha de clases y escalas funcionariales, y viendo, al mismo tiempo, como los líderes se degustan las comisuras tras el triunfo de una posible éxito poselectoral.

Sánchez se ha llevado un gran disgusto. Y no le digo nada Tony Cantó que se veía presidente del Congreso en cuanto se descuidara la presidencia y su campanilla; la de llamar al orden. Lo sensato sería no desearse en el hemiciclo y querer mas al pueblo que lo sustenta, como Héctor y Aquiles, símbolo de la guerra caballerosa. (Leer la Iliada hasta el final)


Desamor

IMG_20160218_113227

𝓠𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓶𝒆 𝓶𝓲𝓻𝒆, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸. 𝓠𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓶𝒆 𝓼𝓲𝒆𝓷𝓽𝓪, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓻𝒆𝓬𝓾𝒆𝓻𝓭𝒆, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓼𝒆 𝓪𝓼𝓾𝓼𝓽𝒆, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸. 𝓠𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓶𝓲𝓭𝓪 𝓶𝓲𝓼 𝓹𝓪𝓼𝓸𝓼 𝓷𝓲 𝓶𝒆 𝓹𝓵𝓪𝓷𝓬𝓱𝒆 𝓬𝓪𝓶𝓲𝓼𝓪𝓼, 𝓷𝓲 𝓶𝒆 𝓱𝓪𝓰𝓪 𝓹𝓻𝓲𝓶𝓸𝓻𝒆𝓼, 𝓷𝓲 𝒆𝓼𝓸𝓼 𝒆𝔁𝓺𝓾𝓲𝓼𝓲𝓽𝓸𝓼 𝓶𝒆𝓷𝓾́𝓼 𝓭𝒆 𝓶𝒆𝓭𝓲𝓸 𝓭𝓲́𝓪, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸: 𝓢𝓾 𝓿𝓲𝓭𝓪 𝔂𝓪 𝓷𝓸 𝒆𝓼 𝓵𝓪 𝓶𝓲́𝓪. 𝓠𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓶𝒆 𝓸𝓭𝓲𝒆, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓵𝓪𝓼𝓽𝓲𝓶𝒆 𝓵𝓸𝓼 𝓼𝒆𝓷𝓽𝓲𝓶𝓲𝒆𝓷𝓽𝓸𝓼. 𝓠𝓾𝒆 𝓷𝓸 𝓼𝒆 𝓪𝒇𝓵𝓲𝓳𝓪, 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸. 𝓢𝓲 𝒆𝓼 𝓺𝓾𝒆 𝓷𝓸, 𝓺𝓾𝒆 𝓽𝓻𝓪𝓽𝒆 𝓭𝒆 𝓽𝓻𝓪𝓽𝓪𝓻𝓶𝒆 𝓬𝓸𝓶𝓸 𝓵𝓪 𝓷𝓪𝓭𝓪, 𝓺𝓾𝒆 𝓶𝒆 𝓲𝓰𝓷𝓸𝓻𝒆 𝓼𝓲𝓷 𝓲𝓰𝓷𝓸𝓻𝓪𝓻 𝒆𝓵 𝓿𝓪𝓬𝓲́𝓸 𝔂 𝓼𝓾 𝓷𝓸 𝓲𝓷𝒇𝓲𝓷𝓲𝓽𝓸 𝒆 𝓲𝓷𝒇𝓸𝓻𝓽𝓾𝓷𝓪𝓭𝓸. 𝓐 𝓹𝒆𝓼𝓪𝓻 𝓭𝒆 𝒆𝓵𝓵𝓸 𝔂 𝒆𝓷 𝓵𝓪 𝓬𝒆𝓻𝓻𝓪𝔃𝓸́𝓷 𝓭𝒆 𝓵𝓸 𝓹𝓻𝓪́𝓬𝓽𝓲𝓬𝓸, 𝓹𝓪𝓼𝓪𝓻𝒆́ 𝓬𝓸𝓶𝓸 𝓾𝓷𝓪 𝓼𝓸𝓶𝓫𝓻𝓪 𝓹𝓸𝓻 𝓵𝓪 𝓬𝓪𝓼𝓪, 𝓼𝓲𝓷 𝓶𝓸𝓵𝒆𝓼𝓽𝓪𝓻, 𝓼𝓲𝓷 𝓺𝓾𝒆 𝓻𝒆𝓬𝓱𝓲𝓷𝒆𝓷 𝓵𝓸𝓼 𝓰𝓸𝔃𝓷𝒆𝓼 𝓭𝒆 𝓵𝓪𝓼 𝓹𝓾𝒆𝓻𝓽𝓪𝓼, 𝓼𝓲𝓷 𝓺𝓾𝒆 𝓶𝒆 𝓼𝓲𝒆𝓷𝓽𝓪 𝓸𝒇𝒆𝓷𝓭𝓲𝓭𝓸 𝓸 𝓬𝓪𝓼𝓽𝓲𝓰𝓪𝓭𝓸 𝓹𝓸𝓻 𝓵𝓪 𝓶𝓪𝓵𝓪 𝒆𝓼𝓽𝓻𝒆𝓵𝓵𝓪, 𝓬𝓪𝓭𝓪 𝓿𝒆𝔃 𝓶𝓪𝓼 𝓪𝓵𝒆𝓳𝓪𝓭𝓸 𝔂 𝓽𝒆𝓷𝓭𝓲𝒆𝓷𝓭𝓸 𝓪 𝓵𝓪 𝓸𝓼𝓬𝓾𝓻𝓪 𝓷𝓪𝓭𝓪. 𝓢𝓾 𝓬𝓸𝓷𝓸𝓬𝓲𝓶𝓲𝒆𝓷𝓽𝓸, 𝒇𝓾𝒆 𝓾𝓷 𝓰𝓻𝓪𝓽𝓸 𝓹𝓪𝓼𝒆𝓸 𝓹𝓸𝓻 𝓵𝓪𝓼 𝒆𝓼𝓽𝓻𝒆𝓵𝓵𝓪𝓼, 𝔂 𝔂𝓪 𝓿𝒆𝓷𝓲𝓶𝓸𝓼 𝓭𝒆 𝓿𝓾𝒆𝓵𝓽𝓪 𝒆𝔁𝓱𝓪𝓵𝓪𝓭𝓸𝓼.


Ser viejo no solo supone ser mayor, si no invisible.

Coordenadas del tiempoPor mucho que se prodigue Einstein tratando de convencernos de lo que es el tiempo, afirmando que esta cosa del reloj no es mas que una magnitud que disminuye en función de la velocidad del móvil que nos desplaza, y no de las manillas, deja la duda y la afirmación de los que venimos barruntando lo de que esto es corto. No se si lo dijo el afamado sabio o hubo otro brillante cerebro que definió la cosa matemáticamente, llenando encerados enteros de operaciones y letras griegas, para demostrarnos que el tiempo es efímero y un asco si se tienen en cuenta las funciones de-funciones en el cálculo infinitesimal.

Me tendrán que disculpar; ayer mismamente, cayó, a escaso centímetros de mi persona, la carcasa de la consola del aparato de aire acondicionado, mal anclada, de un establecimiento de repostería del centro. Mi Angel de la guarda, atento y protector, sin tener en cuenta la duración de la caída, el móvil y otras variables formales del tiempo y su dimensión, me salvó la vida para disfrutarla un tiempo mas, dejando para los sabios las formalidades y enredos del doctorado catedralicio.
Es aquí cuando nos tendríamos que entusiasmar con el descubrimiento como detalle que trate de apaciguar nuestro sinvivir cuando el sinvivir no está lejos, fuera de los límites de esos percances fortuitos, según las estadísticas y Cronos.

Ocurre que, cuando se viene a cumplir ese tiempo en el peldaño de la pirámide de edad, la sociedad comienza a ignorar a todos aquellos que están en el vértice a punto de precipitarse al vacio. Es entonces cuando la invisibilidad se hace patente para la función, excepto para los intereses de los grupos de presión que pretenden, a fuerza de mensajes en la red, convencernos del consumo de prótesis si queremos llegar a Alfa, aprovechando las ofertas.


¡Chao, bacalao!

NAVIDADES 2014 033 - copia Cuando observo un cierre de cochera decorado, no tengo por menos que lanzarle una foto. Encuentro a estos artistas de cierres y trapas de persiana en garajes públicos, como excelentes artistas callejeros que si no es por el Arco oficial, donde asisten las autoridades que definen el gusto con su presencia y artículos, diría que son excelentes personajes que saben dar el toque a lo gris para que el color no nos coma de lleno el pergamino.

No hay cosa más bella que, con el conque de lo serio, alguien te distraiga de este modo tan peculiar y sugestivo sin tener que acudir al WhatsApp para decirle al menda que se vaya corriendo a la vía y no te importune. Ya no llores mas. Ni siquiera en el bus. Y a él, tampoco le hagas llorar como una niña. Todos tenemos derechos.


Abogado de oficio, abogado del Estado: Distingo de letrados.

señor verdadTengo que confesar la envidia que siento de los abogados del Estado del Reino de España: Seres superiores cuya estructura intelectual y alcance ya quisiera uno para sí, como diría el malogrado Presidente Suárez González a cerca de sus complejos y a propósito de los colegas ilustrados del gobierno , excedentes temporales del cuerpo metidos a políticos, siendo él un simple letrado de número de un modesto Colegio profesional de provincias.

Llegar a tanto, requirió, desde luego, para aquellos licenciados con visos, ímprobos esfuerzos si pretendían conseguir la escarapela del alto funcionariado después de superar las duras y reñidas oposiciones para el benemérito cuerpo que ha de servir al estado de derecho.

Mas, siento no envidiarlos en algo cuando quiero alabar a un profesional del derecho en toda su extensión del tableado talar, su brillantez y valía. Para ello me centro en el modesto abogado de oficio, que pudiendo ser colegas de los ejercientes, incluidos los funcionarios, son distintos por definición del que define esos planos que constituyen el ángulo diédrico de las diferencias.

Que la distinción está en la oposición, su posibilidad de mutar a puestos de mayor responsabilidad a través de la excedencia, no me es suficiente para demostrar su valía y el tal servicio a la patria que se exige, y se extingue entonces y en el instante.

Sin embargo reconozco, que el abogado de oficio o líbero que colabora con la justicia sensata y gratuita, no llegó a opositar nunca, ni siquiera lo intentó por perspectiva. Obtuvo su título en derecho con no muchos esfuerzo, y la prueba de ingreso en la profesión gracias a ese interés por el mundo de las Leyes, el deseo de utilidad, y aquella vocación audaz para proteger todo lo que sea derecho de la razon pura, líquida y meridiana . Vestir la toga y defender la causa de la ciudadanía desesperanzada, es suficiente para reunir los requisitos de un Atticus Finch ante los tribunales a cambio de una regañada y modesta suma de nueces para la supervivencia profesional.

Mas, conviene aclarar que los abogados del Estado no son simples abogados de toga sin corchetes, ni funcionarios auxiliares de cuerpos a extinguir, ni vulgares servidores públicos con recortes de conciencia y pundonor, ni siquiera personajes envarados exentos de críticas .Son, eso, superiores, claros y evidentes-clarividentes cuando se abrochan las gafas del argumentario, como el señor Conde, o el señor Pizarro en sus respectivas excedencias o jubilaciones.

Casi trescientos excedentes voluntarios de seiscientos togados, en un Cuerpo Superior del Estado cuyos medios para poder exceder son tales que, seguro, se requerirán ingentes convocatorias para llenar los huecos vacantes de temporalidad contínua y en progresión, aun siendo del Estado, cuando el Estado somos todos.¿O es un mero slogan publicitario como afirma la letrada del Cuerpo Dolores Ripoll a propósito de Hacienda en el caso Noos?


Sábado, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031