Ríase, aunque sea de mí

Don´t worry, aunque nos llamen fascistas y nos puedan dar por el culto.

9031517481_8fc7914c44_o Posiblemente desconozca el significado envuelto en el insulto y la demagogia que se emplea para señalar al entusiasta de la libertad de las personas buenas y llanas, sin mencionar las esdrújulas, tímido muñeco creído y sonriente, sin pizca de maldad, desconocedor de la fuerza del sino y de los episodios nacionales en los que Galdós no pudo entrar por falta de tiempo. Tanto lo han engañado a través de la historia y sus siglos, que ha quedado así, soportando la cruz que no le corresponde por defecto de su composición geométrica y espiritual. Seguir creyendo en el honor, no es cosa que se lleve en este instante baldio de consideraciones. Fascista tambien se emplea para demonizar al creyente que porta su religión en el fondo mas íntimo de su sercreencias.

El joven de la coleta fosca, con tablas suficientes y escaleta para memorizar planos, ordenó al cámara uno americano con toda la amistad, para que el clamor del auditorio de Vistalegre lo elevara unos palmos del suelo hasta llegar a tocar el cielo violeta de la carpa. ¿Dónde pongo el sentido del honor que llevo en los bolsillos?, preguntó a uno de los correligionarios encargados de los focos. Allí, Paulo, junto al sentido del humor. Un poco alto, verdad? No creas. El cielo está enladrillado presto para desmontarlo.

¿Y los fascistas, dónde están? ¿A que fascistas te refieres; a los nuestros o a los otros? Silencio. No se sabe pero entiendo que a punto de caer todos en el mismo lado de nuestros piés, como Robespierre. Así lo dicen los troleros y redactores de los mass media. Si, tienen esa personalidad dimorfa que los inclina a desear lo mejor para el pais sin saber qué es lo demás y cuánto cuesta. Es inaudita.

Además, son muy tiernos; no saben mentir. En cuanto aprenda, encárgate de hacerlos de los nuestros. ¡Pero si son fascistas de la contra, cojones! No importa; nosotros también lo fuimos alguna vez en el presente. Una eternidad nos va a costar para convertir a estos en el fulcro de nuestro pensamiento cosmético pero, lo lograremos con la ayuda de la barra de Arguelles, la calidad del speaker y la profunda implosión de estas ideas cósmicas.

Tendremos que hilvanar bien todo esto de la historia y eliminar vestigios para que no nos tachen de incultos. A ver ¿Quién fue el Príncipe de Vergara? . Un príncipe fascista con boca en la linea uno del metro de Madrid.


Sábado, 20 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29