Religión Digital

El sembrador

13.07.14 | 08:46. Archivado en Mario Alberto Molina

Dos parábolas hemos escuchado hoy. El profeta Isaías nos presenta la Palabra de Dios como la lluvia que cae y empapa los campos y los reverdece y hace germinar las semillas. Su Palabra siempre ejecuta su voluntad y cumple su misión. Jesús por su parte, cuenta la parábola del sembrador. Al explicarla dice que la semilla que siembra el sembrador es la palabra del Reino. El sembrador es él mismo, que ha venido a anunciarlo y a hacerlo presente. La semilla que siembra el sembrador muchas veces se malogra. Pero muchas veces también germina, crece, florece y da fruto, unos, ciento por uno; otros, sesenta; y otros, treinta.

>> Sigue...


El negocio del tráfico de personas

12.07.14 | 02:01. Archivado en Cardenal Sistach

El sentido social del papa Francisco tiene una de sus manifestaciones en la preocupación por el fenómeno del llamado tráfico de personas. Los especialistas de Naciones Unidas y de la Unión Europea estiman -y es sólo la punta del iceberg- que hoy sufren esta situación en el mundo unos treinta millones de seres humanos y que esta cifra se incrementa cada año en dos millones más. El tráfico de personas es el negocio más grande de la globalización. Algunos observadores afirman que para el crimen organizado comienza a ser ya más lucrativo dedicarse al tráfico de personas que al tráfico de armas o de droga. El ochenta por ciento de estas personas terminan en el mundo de la prostitución y el veinte por ciento restante en el trabajo forzado.

>> Sigue...


Lealtad y encubrimiento

11.07.14 | 08:48. Archivado en Baltazar Porras

La realidad y el pragmatismo llevan al ser humano a justificar su modo de pensar y actuar, más allá de cualquier prescripción. Por eso, es necesaria la existencia de leyes extrínsecas, pensadas y aprobadas para el bien común y no el particular; y la obligatoria existencia de poderes públicos autónomos para que la impunidad y el abuso del poder no se conviertan en la norma de quien tiene la sartén por el mango.

>> Sigue...


Un verano y unas vacaciones para anunciar a Jesucristo

10.07.14 | 10:53. Archivado en Carlos Osoro

No perdamos el tiempo, anunciemos a quien nos salva. En la familia, en los campamentos, en las diversiones, entre los que necesitan de los demás, entre quienes sufren. ¿No es esto lo que van a hacer los jóvenes y a ello nos van a animar? El proyecto está en marcha: “Construir la nueva ciudad”. Una semana en la que vamos a ver jóvenes que, como mandó el Señor, salen sin nada, sólo con su adhesión sincera a Jesucristo por nuestras ciudades y pueblos.

>> Sigue...


La Virgen del Carmen

10.07.14 | 10:49. Archivado en Jaume Pujol

Numerosos profetas del Antiguo Testamento, algunos tan importantes como Elías y Eliseo, predicaron y vivieron en cuevas del monte Carmelo, en Tierra Santa. Su ejemplo de oración y penitencia fue continuada siglos más tarde por cristianos que vivieron allí como eremitas.

>> Sigue...


Para Enrique Angelelli, pastor de tierra adentro y mártir prohibido

10.07.14 | 10:44. Archivado en Pedro Casaldáliga

Caíste en el camino, desabrochando el Llano,  
con los brazos abiertos en asumida Cruz.  
(Mientras agosto calcinaba de odio, chapado en las guerreras.  
Mientras la Iglesia echaba sus cerrojos prudentes,  
negándose a la Muerte y a la Resurrección.  
Mientras sobre la Pampa quebraban sus relinchos  
los mil potros domados,  
hijos del viento indómito,  
y el gaucho Martín Fierro  
lloraba 
de vergüenza…  
Patria de San Martín, libertadora un día,  
triste llama celeste, ¡tu bandera arriada!) 

>> Sigue...


Libres o esclavos del celular

10.07.14 | 09:46. Archivado en Felipe Arizmendi

VER El entrenador de la selección mexicana de futbol dijo en una entrevista que, durante su participación en Brasil, los jugadores hicieron el pacto de apagar sus celulares (móviles) a la hora en que estuvieran compartiendo los alimentos, para convivir entre ellos y reforzar su integración, pues era muy molesto que cada quien estuviera con el suyo y no platicaran ni disfrutaran ese momento.

En un programa de radio que tengo semanalmente, llamado “Pregúntale al Obispo”, una joven me preguntó: “Acudí a confesarme; pero cuando estaba diciendo mis pecados al padre, me dio la absolución aun cuando yo no había terminado. El sacerdote en todo momento estuvo con su celular y no alzó la mirada y no me puso atención a lo que le decía; ¿es válida esa confesión?”

Es muy lamentable, vergonzoso e injusto que dicho sacerdote se comporte como un esclavo, con una total falta de respeto a las personas y al momento tan sagrado que vive. Lo mismo pasa con quien no apaga su celular en la Misa, o al estar atendiendo a las personas en dirección espiritual o en las consultas que le hacen.

Muchas veces somos testigos de novios, esposos, amigos y compañeros que están muy entretenidos con sus celulares, y no platican, no comparten, y si lo hacen es con mucha superficialidad. Hemos visto a quien tiene dos y hasta tres celulares, y se siente muy mal si le falta alguno. No sabe vivir sin ellos; se siente perdido e inquieto; es incapaz de guardar silencio, reflexionar, analizar y contemplar.

PENSAR

El Papa Francisco nos dice, al hablar de las tentaciones que nos pueden afectar a los agentes de pastoral: “Hoy, que las redes y los instrumentos de la comunicación humana han alcanzado desarrollos inauditos, sentimos el desafío de descubrir y transmitir la mística de vivir juntos, de mezclarnos, de encontrarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de una verdadera experiencia de fraternidad. Salir de sí mismo para unirse a otros hace bien. Encerrarse en sí mismo es probar el amargo veneno de la inmanencia… El Evangelio nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro. El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura” (EG 87-88).

El celular nos puede acercar a los demás, nos ayuda a encontrarnos, a darnos ternura, a estar juntos a pesar de las distancias, a incrementar los lazos familiares, a disfrutar las amistades, a responder a las inquietudes y necesidades de los otros, a estar disponibles para el servicio; en una palabra, a vivir la fraternidad. Su buen uso, nos hace libres para movernos, para acercarnos, para amar y servir.

Sin embargo, también te puede esclavizar; puede ser una cadena que no te deja libre para orar, meditar, atender a las personas en la relación personal. Por ello, yo he decidido no mantenerlo encendido, sino sólo cuando preveo emergencias. Lo uso para hacer las llamadas que necesito. Esto tiene sus limitaciones, pues a veces tardan para localizarme, aunque saben dónde ando. He analizado que, si lo tengo encendido, en cualquier momento me pueden llegar mensajes o llamadas, y por atenderlos, no escucharía bien a las personas con quienes estoy tratando asuntos, algunos muy delicados. Aunque lo tuviera en vibrador, al sentirlo, me inquietaría pensando en qué puede ser, y eso me impediría poner el cien por ciento de mi mente y de mi corazón en la persona que estoy atendiendo. He preferido usar más el correo electrónico, que me permite estar muy comunicado, pero a la hora en que yo puedo escribir algún mensaje; la otra persona lo ve y me contesta a la hora que tenga tiempo, sin interferir en sus actividades, y yo veo los mensajes que me han mandado a la hora que estoy libre. Mi situación, sin embargo, no se parece a la de un funcionario, a unos padres de familia y a otros casos. Muchos sacerdotes lo mantienen encendido para atender enfermos y asuntos de su parroquia a la hora que se necesite. Esto es muy encomiable, pues ponen todo su tiempo y su persona para servir a su pueblo.

ACTUAR

Aprendamos a ser libres en el uso del celular, para servir y amar, para la fraternidad. Eduquemos para esta libertad.

+ Felipe Arizmendi Esquivel

Obispo de San Cristóbal de Las Casas


Conducir responsablemente

05.07.14 | 12:14. Archivado en Cardenal Sistach

Las carreteras y las autopistas se llenan de coches durante los meses de verano, con motivo de las vacaciones. Esto puede comportar también un aumento de accidentes. Bueno será que pensemos un poco en el deber cívico y moral de conducir respetando las normas de tráfico, con prudencia y con mucha solidaridad. Esta es la finalidad de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico que promueve la Iglesia católica el primer domingo de julio, en la proximidad de la fiesta de San Cristóbal, patrón de los automovilistas, que se celebra el 10 de julio. El lema escogido este año es una frase del Evangelio de San Lucas en la narración de los discípulos de Emaús: "Jesús se acercó y se puso a caminar con ellos".

>> Sigue...


Lourdes: la alegría de la conversión

04.07.14 | 12:43. Archivado en Jaume Pujol

Bernadette Soubirous vivía en una callejuela medieval de Lourdes, en una casa muy pequeña que antiguamente se utilizó como prisión, función de la que aún conservaba como testimonio los barrotes en sus ventanas.

>> Sigue...


Para tener el mismo latido del corazón de Cristo

04.07.14 | 12:37. Archivado en Carlos Osoro

Acabamos de celebrar la fiesta del Sagrado Corazón. Siempre he vivido esta fiesta con una especial profundidad, quizá porque en mi casa siempre hubo una imagen del Sagrado Corazón a la que siempre nos remitían y nos decían que había que tener ese mismo Corazón. Hoy doy gracias a Dios de aquella impronta que creó en mi vida esa enseñanza.

>> Sigue...


Mundial de fútbol

03.07.14 | 18:05. Archivado en Baltazar Porras

Sin duda, el mundial de futbol es uno de los acontecimientos que atrae la atención de las mayorías. Es una realidad controvertida porque más allá de lo deportivo se ha convertido en un emporio económico y en una ventana a través de la cual se expresa, directa e indirectamente, algo tan serio como la cultura política, social y religiosa de jugadores y países.

>> Sigue...


Don Ramón J. Velásquez

29.06.14 | 09:18. Archivado en Baltazar Porras

Desde muy joven tengo memoria de haber oído hablar del hijo de Don Ramón, “Ramoncito”, porque mi tío Marco Antonio Porras se jactaba de la amistad que tenía con Don Ramón, con quien conversaba con frecuencia en las puertas del Diario Católico de San Cristóbal, periódico que le había sido confiado por Mons. Tomás Antonio Sanmiguel. El contacto con su obra histórica, indispensable para conocer mejor la Venezuela desde Guzmán a nuestros días, me llevó a conversar con él y descubrir a través del investigador, la calidad humana, la sencillez de trato y la agudeza para relacionar el pasado con el presente. Doy gracias a Dios por haberme honrado con su amistad y haber podido compartir deliciosas jornadas en las que me enriqueció con su sabiduría y sapiencia.

>> Sigue...


Jueves, 31 de julio

BUSCAR

Sindicación