Religión Digital

Por Ayotzinapa, examen nacional

07.11.14 | 20:49. Archivado en Felipe Arizmendi

VER La desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, en el Estado mexicano de Guerrero, así como su posible ejecución, ha removido la conciencia nacional. ¿Qué pasa en nuestro país? ¿Cuáles son las causas de estos vergonzosos hechos, que lamentablemente no son únicos? Se han encontrado fosas clandestinas con muchos cadáveres de desconocidos, de quienes no había noticia. Hace años, en San Fernando, Tamaulipas, hicieron algo parecido con migrantes centroamericanos. Esto significa que Ayotzinapa no es un caso aislado. Por la despiadada guerra entre cárteles de la droga, hay asesinatos de toda índole, con un sadismo inaudito. A algunos les cortan la cabeza y la exhiben públicamente. Eso es inhumano, aberrante, señal de una descomposición de las personas y de la sociedad. No valen principios ni sentimientos humanos y cristianos. Y muchos de los autores se declaran creyentes…

>> Sigue...


Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán

07.11.14 | 20:37. Archivado en Mario Alberto Molina

La fiesta de hoy produce perplejidad. ¿Por qué debemos celebrar nosotros, que vivimos en Guatemala, el aniversario de la dedicación de una iglesia en Roma? Además, ¿qué tanta importancia tiene esta fiesta que la liturgia propia tiene precedencia sobre la del domingo? Esa iglesia es la catedral de Roma, dice la primera respuesta, que no nos deja del todo conformes. Pero si miramos más de cerca los textos bíblicos y litúrgicos propuestos, veremos que celebramos algo que nos queda más cerca.

Celebramos una realidad en la que vivimos y existimos. Celebramos que somos la Iglesia de Cristo. Queremos alegrarnos de nuestra Santa Madre Iglesia. Y el aniversario de la dedicación de la catedral de Roma resultó una fecha de conveniencia. Así como celebramos la eucaristía el día de Corpus, así celebramos la Iglesia en la fecha de hoy. Es la Iglesia única, la misma aquí en Los Altos como en Roma; que es nuestra madre en la fe; que es el pueblo de Dios que da sentido a la historia humana; que es la ciudad construida en el monte que a todos convoca; que es el anticipo en la tierra de la nueva Jerusalén a la que esperamos llegar en el cielo.

La Iglesia, nuestra Iglesia. A lo largo de la historia ha sido perseguida, censurada, mofada y humillada, muchas veces por ser auténtica, por ser signo del Reino de Dios, por ser fiel. Pero que también a veces nosotros mismos hacemos impresentable y objeto de desprecio, de rechazo, porque la desprestigiamos los pastores, obispos y sacerdotes, cuando llevamos una vida contraria al evangelio que debemos proclamar y cuando no nos mueve ni la caridad de Cristo ni su misericordia ni su obediencia a Dios. La desprestigian los y las religiosas y personas consagradas cuando nos dejamos mundanizar y secularizar en vez de ser testigos de la vida alternativa.

La desprestigian también los laicos cuando llevan el nombre de cristianos católicos pero se comportan como paganos. Pero todo este desprestigio que le viene a la Iglesia de parte de no pocos de sus hijos puede ocultar pero no anular el hecho de que ella sigue siendo la santa madre Iglesia que da vida de Dios a los santos, que por su caridad, su humildad y su sencillez son testigos del evangelio. Ella es la amada esposa de Cristo que le guarda fidelidad hasta la sangre en tantos mártires que a lo largo de los siglos han resistido la persecución y han dado su vida por Dios.

Ella es la servidora fiel que como Cristo lava los pies de los hermanos enfermos, migrantes, niños y ancianos abandonados, drogadictos y encarcelados. Ella es la discípula que se sienta a los pies de Jesús y elige la mejor parte para ofrecer a este mundo la luz de una forma de vida alternativa en la que la única riqueza es el mismo Dios y la única fuerza es la humildad y la gracia.

La Iglesia es el templo espiritual que Dios se ha establecido en este mundo para ser su morada con nosotros. Todos hemos visto cómo en los espectáculos sea en el teatro o en la televisión, con frecuencia se utiliza un haz de luz que ilumina un escenario oscuro y en tinieblas. La luz dibuja un círculo luminoso en el suelo y los actores entran en el círculo y quedan iluminados y los vemos. Pienso que la Iglesia es como un haz de luz que Dios ha lanzado desde el cielo para crear así un ámbito de claridad, de santidad y de esperanza en medio de la historia humana. Quienes entran en el haz de luz por la fe y los sacramentos, por la conversión y la caridad quedan iluminados por Dios y son inicio de humanidad alternativa. Esa es la Iglesia, cuyo haz de luz se ensancha a medida que más y más personas se dejan iluminar por el Evangelio y la gracia de Dios. A veces los que estamos bajo esa luz levantamos una polvareda negra que oculta la claridad, pero la luz está, y cuando en tiempos de gracia, la polvareda se aplaca, vuelve el esplendor que santifica y da vida.

Hemos escuchado hoy tres lecturas que nos hablan del misterio de la Iglesia. El evangelio según san Juan nos dice que la Iglesia es el nuevo templo de Dios que es el cuerpo de Cristo. El cuerpo de Cristo es ámbito de comunión de las personas con Dios y entre sí. En su cuerpo nos incorporamos por la fe y el bautismo, sobre todo por la eucaristía. Y quienes somos parte del cuerpo de Cristo vivimos en unidad y caridad.

San Pablo continúa con una imagen parecida. Ustedes son la casa que Dios edifica. La Iglesia es una casa que se construye sobre la verdad del Evangelio y el testimonio de los apóstoles. Pablo dice que él como buen arquitecto ha puesto los cimientos, porque nuestra Iglesia se remonta al testimonio de los apóstoles. Es otro quien construye sobre ellos. Y san Pablo hace una advertencia: Que cada uno se fije cómo va construyendo.

Desde luego, el único cimiento válido es Jesucristo y nadie puede poner otro distinto. Todos los que formamos parte de la Iglesia somos sus constructores, pero hay unos responsables de guiar la construcción, que son los sucesores de los apóstoles, los obispos y sacerdotes. ¡Qué gran responsabilidad tenemos cuando en vez de construir destruimos! Quien destruye el templo de Dios será destruido por Dios, sentencia san Pablo.
Finalmente el profeta Ezequiel habla de un río que mana del templo y va dando vida a su paso y fluye hacia las aguas salobres del Mar Muerto y las sanea para volverlo en mar de vida. Esa es la otra imagen de la Iglesia que es corriente de agua que fluye desde el templo de Dios e irriga la tierra y por donde pasa da vida. Los lugares a donde lleguen estas aguas quedarán saneados y por donde quiera que el torrente pase, prosperará la vida.

Santa Iglesia que somos nosotros mismos. Seamos ese río de agua viva, seamos ese haz de luz, seamos esa casa acogedora, seamos ese cuerpo de Cristo que crea unidad. Dios ha abierto para nosotros un ámbito de santidad y de luz en el mundo y en él hemos entrado. Ensanchemos ese ámbito de luz con nuestro testimonio de vida, con nuestra palabra evangelizadora que descubre el sentido de la vida, con nuestro servicio de caridad que crea unidad. Construyamos la Iglesia que hemos recibido. Hagamos fecunda a la madre que nos ha dado a luz en la fe para que siempre nazcan nuevos hijos de Dios. Un río alegra la ciudad de Dios. Es la alegría del evangelio, es el gozo del amor de Dios, es la confianza de la esperanza. Demos gracias a Dios por nuestra Santa Madre la Iglesia y seamos santos para que la santidad de ella fulgure en nosotros.

 Mario Alberto Molina, O.A.R.
Arzobispo de Los Altos, Quetzaltenango – Totonicapán


Justicia inspirada en el amor

07.11.14 | 13:48. Archivado en Jaume Pujol

Quienes vivimos en Tarragona, y especialmente los residentes en su parte alta, tenemos muy presentes a nuestros ojos la antigua civilización romana. Pero no son las piedras lo más sólido que nos dejó Roma, sino sus instituciones, y entre ellas el Derecho.

>> Sigue...


Iglesia en salida

06.11.14 | 18:01. Archivado en Baltazar Porras

La jornada mundial de las misiones 2014, el DOMUND, coincide este año con la beatificación del Papa Pablo VI, el primer sumo pontífice misionero que pisó tierra de todos los continentes en gesto de cercanía y compenetración con todas las razas, culturas y religiones.

>> Sigue...


Como Santa María hagamos la cultura del encuentro

06.11.14 | 11:57. Archivado en Carlos Osoro

Vamos a celebrar este próximo fin de semana la fiesta de la Virgen de la Almudena. Como siempre, el Señor nos sorprende y nos regala este encuentro con su Madre, la Santísima Virgen María, con esta advocación entrañable para todos los madrileños, Santa María la Real de la Almudena. Este encuentro con la Virgen María tiene mucha importancia, pues ella nos enseña y nos regala el rostro de Dios y nos dice que hay que dar espacio al Señor en nuestras vidas, que debemos dejar tiempo en la jornada de la vida diaria para que Él actúe en nosotros y a través de nosotros. Nos enseña a verificar que no puedo estar ocupado en hacer yo las cosas y no acordarme de dejarle entrar, “porque para Dios nada hay imposible”.

>> Sigue...


En mis primeros días de arzobispo de Madrid

01.11.14 | 09:45. Archivado en Aborto, Carlos Osoro

En estos primeros días de estancia en Madrid, muchas preguntas me han realizado y muchas respuestas he dado. Pero de todas ellas, en mi valoración, después de responderlas, he llegado a la conclusión, que lo más importante que dije, es que en mi misión lo más necesario, es que he venido a ser “testigo” y hablar de Dios con palabras y obras, he venido a hablar de quien se nos ha mostrado y han visto los hombres, Jesucristo. Os lo digo con franqueza y con verdad, nada hay más necesario para esta humanidad que necesita una profunda renovación de la mente y del corazón de los hombres, de relaciones entre los hombres de fraternidad y de una profunda renovación cultural, que acoger a Dios en su vida y en su historia. Él, cambia el modo de pensar, de ser, de obrar y de vivir.

>> Sigue...


Todos los Santos y el recuerdo de los difuntos

01.11.14 | 01:42. Archivado en Cardenal Sistach

Hoy vivimos exageradamente al día. Tenemos poco tiempo para mirar atrás de vez en cuando y recordar. Los dos primeros días de noviembre nos ayudan a tener un momento de recuerdo para nuestros antepasados. Al principio de este mes celebramos la doble fiesta de Todos los Santos y la conmemoración de los difuntos.

>> Sigue...


Ciudadanos del cielo

31.10.14 | 17:57. Archivado en Mario Alberto Molina

El problema más inquietante que deben confrontar las personas es la búsqueda del sentido de la vida frente al hecho inexorable de la muerte. ¿Qué sentido tiene la vida si termina con la muerte? ¿Por qué vale la pena empeñarse en hacer el bien, en vivir rectamente, si de todas formas hay que morir igual que muere el delincuente y el criminal? ¿Acaso hay algún tipo de existencia después de la muerte puesto que tampoco hay ningún tipo de existencia antes del nacimiento? ¿Para qué vivir si tenemos que morir? ¿Qué sentido tiene el anhelo de felicidad y plenitud que palpita en toda aspiración humana si esa felicidad y plenitud son inalcanzables?

>> Sigue...


Seminarios de Venezuela

31.10.14 | 09:01. Archivado en Felipe Arizmendi

VER Tres obispos mexicanos, designados desde Roma por la Congregación para el Clero, estamos realizando una Visita Apostólica a los Seminarios que hay en Venezuela, con el objetivo de dar seguimiento a las inquietudes que planteó el Concilio Plenario que se llevó a cabo en este país en el año 2006, en particular sobre la formación de los candidatos al sacerdocio, como la conveniencia o no de seminarios menores y provinciales, los cursos introductorios, la formación intelectual y espiritual, el acompañamiento vocacional y pastoral, el paso de un seminario a otro, etc. No vinimos a fiscalizar, ni a dar normas, sino a acompañar y animar los procesos que esta Iglesia quiere dar, para formar buenos pastores para su pueblo.

>> Sigue...


Caminos para alcanzar la paz

30.10.14 | 19:18. Archivado en Baltazar Porras

La Campaña “Abrazo en familia” que desde hace 24 años promueve la Conferencia Episcopal Venezolana, se iniciará del 2 al 9 de noviembre próximos. La familia, caja de resonancia de todo lo que acontece a su alrededor, padece en su interior los mismos males que aquejan a la sociedad. El lenguaje del odio y la descalificación, la inseguridad y la violencia que campea por doquier, la agresividad de la que nos cargamos todos, nos lleva instintivamente a buscar la destrucción del otro y no la fraternidad y el afecto que une.

>> Sigue...


La vida que no termina

30.10.14 | 11:42. Archivado en Jaume Pujol

San Juan de la Cruz fue un místico, pero no un hombre apocado y de vida pasiva, sino azarosa, con estancia en prisión incluida, de la que se fugó según el sistema tradicional: atando sábanas y descolgándose por una ventana. Hallándose en su lecho de muerte sonaron las doce en el campanario de una iglesia vecina y un hermano le informó: “Están tocando a maitines”. El santo contesta unas últimas palabras: “¡Gloria a Dios, que al Cielo los iré a decir!”, tras lo cual besó un crucifijo y expiró.

>> Sigue...


Una misión con acento mariano es una misión con alegría

28.10.14 | 17:52. Archivado en Amadeo Rodríguez

Queridos misioneros:
1. “Con Jesucristo nace y renace la alegría”. Esta es una expresión ya emblemática del Papa Francisco, que está marcando el rumbo espiritual y pastoral de la Iglesia. Pues bien, con este título y situándome en su mismo clima misionero, os acabo de escribir una Carta Pastoral en este Año de la Misión. Si os sirve de estímulo para leerla, os diré que la he escrito con mucho amor a Jesucristo y con verdadera pasión por vosotros y por todos los que el Señor me ha encomendado, para que los guíe por el sendero de la fe y de la vida. En esta Carta que hoy se os va a entregar solemnemente, he diseñado un itinerario misionero inspirado en el de Emaús, he apuntado unos criterios para la misión y he puesto de relieve varios acentos que deberíamos de tener en cuenta en todo nuestro quehacer en la Misión. El último de estos acentos, que es transversal a todo lo que estamos haciendo desde el primer día, es el acento mariano. Por eso estamos hoy aquí, del mismo modo que estuvimos en “El Castañar”, cuando apuntamos por primera vez hacia este proyecto, que entonces era sólo una deseo de futuro y ahora es ya una realidad: “Cada parroquia una misión. Cada cristiano un misionero”.

>> Sigue...


Jueves, 27 de noviembre

BUSCAR

Sindicación