Religión Digital

La fe y la política se abrazan (I): motivación

25.08.13 | 11:55. Archivado en Luis Infanti

(Reflexiones en el Año de la Fe -primera parte-).- Las “Semanas Sociales” son una larga y fecunda tradición en el quehacer pastoral de la iglesia. Aysén también participa de esta iniciativa eclesial con su modesta reflexión, pues como personas y comunidades de fe tenemos una responsabilidad social en nuestra región y en nuestro país.

En estos últimos años nuestras Semanas Sociales han abordado temas referentes al país y al Estado que quisiéramos, en relación al país y al Estado que somos y protagonizamos, y a las repercusiones sociales y pastorales de lo que ha significado el Movimiento Social “Aysén, tu problema es mi problema”.

En este proceso social la iglesia de Aysén ha participado activamente, desde su misión pastoral, aportando su visión y presencia evangelizadora. Esto le ha valido también criticas, acusaciones, descalificaciones de algunos sectores sociales que manifestaron que “la iglesia se mete en política”, que “está abanderizada con la Teología de la Liberación”, que “los católicos se preocupen de su iglesia y dejen que los políticos solucionen los problemas sociales”, que “el obispo se dedique a rezar”, y expresiones similares. Ya en otras épocas y en otras latitudes había sucedido lo mismo.

En el fondo de estas posturas podemos percibir una opción de fe, según la cual “la política” debería ser el campo “terrenal” de los políticos y ajena al campo “celestial” de la fe, de la moral, de la ética, de las personas religiosas. Y a su vez, que la fe se oriente hacia Dios, y no se “ensucie” con las cosas terrenales.

En esta Semana Social de 2013, bajo el lema de “La Dimensión Política de la Fe”, quizás logremos descubrir más claramente que la fe y la vida no pueden sufrir un divorcio, como ya nos advertía el papa Pablo VI (Evangelii Nuntiandi, 20).

La política es una dimensión relevante, no la única, de nuestra vida, pues es nuestro ejercicio y participación cotidiana en la búsqueda del bien común, de la justicia y de la paz.

La práctica política algunos la ejercen incorporándose a partidos políticos, otros la asumen como un profesión, otros participan desde organizaciones sociales, hay también quien prefiere marginarse de participar dejando a otros el protagonismo. Todas estas son opciones políticas y tienen significativas repercusiones en la vida, decisiones y proyecciones de nuestro pueblo, de nuestras comunidades, de nuestras familias y de cada uno de nosotros, pues somos ciudadanos, pero también somos personas de fe. Desde la fe sentimos la noble misión de ser protagonistas de nuestra historia, animados y guiados por Cristo y su Evangelio de Vida.

En el Año de la Fe que el papa emérito Benedicto XVI nos llamó a celebrar, nuestra Semana Social, quiere promover un abrazo entre fe y política, para que ambas dimensiones de nuestra vida se vean enriquecidas y potenciadas. Es una tarea y un desafío que complementa las múltiples expresiones con que estamos celebrando este bendecido Año de la Fe.

Esta no es una Carta Pastoral, sino son unas reflexiones para ayudar a una profundización de la fe en su dimensión más cercana a la vida real de cada día y que proponemos para nuestras comunidades cristianas y para toda persona de buena voluntad que le interese el tema.

Quiero agradecer muy fraternalmente los numerosos aportes de muchas personas a estas reflexiones, que plantearemos desde la perspectiva del VER – JUZGAR – ACTUAR.

La fe es la chispa de Dios que enciende el fuego de la espiritualidad, y que las religiones, en especial la católica, queremos vivir, celebrar y comunicar decidida y gozosamente a través de la evangelización y la catequesis (fe anunciada), a través de la liturgia (fe celebrada) y a través de la solidaridad (fe encarnada). Todo esto en comunidades fraternas vivas y dinámicas, diversificadas en ministerios y servicios, vivificadas por el Espíritu en la comunión en la diversidad, comprometidas con la historia y la cultura del pueblo en que viven.

Éstos caminos de la fe son los privilegiados para alcanzar la santidad (vocación, tarea y meta de todo hijo e hija de Dios) y se recorren necesariamente por los caminos de la vida: en las comunidades eclesiales, en la educación, en la cultura, en la economía, en la política, en los medios de comunicación social, en el deporte, en la familia, en las instituciones, en el trabajo, en las profesiones, en las organizaciones sociales,…

Sin ánimo de politizar la religión, ni endiosar la política, creo sea alentador sondear y discernir caminos de “santidad política”
, como tantos hermanos lo han testimoniado desde distintos ámbitos: Alberto Hurtado alcanzó la santidad, como sacerdote, inyectando fe y espiritualidad en las decisiones y estructuras políticas, cuestionando, desafiando y orientando a los políticos y religiosos de su tiempo; Clotario Blest consagró su vida de fe al mundo obrero, en oración y lucha; Oscar Romero consagró su sacerdocio sirviendo a su pueblo en la opción por los pobres y la no violencia, alcanzando la santidad hasta el martirio; Ceferino Namuncurá, sin ninguna “obra llamativa”, consagro su juventud para ser “útil a su pueblo” Mapuche. Sus ejemplos nos muestran con claridad la dimensión política de la fe, siendo la voz de los sin voz.

Estos, y miles de hermanos, han tenido profundas incidencias políticas en las estructuras sociales de su tiempo, al igual que Jesús, hacia quien recayó la sentencia de crucifixión y muerte desde los poderes políticos y religiosos del Imperio Romano y de la religión de Israel. ¿Se repetirá hoy la misma historia? La iglesia (personas, comunidades, mensajes…) ¿Deberá o no “meterse en política”? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Intentaremos por ello discernir estos interrogantes, como un PLANTEAMIENTO DE FE A PROFUNDIZAR.


Mi apoyo al plebiscito para una Nueva Mayoría

06.06.13 | 09:15. Archivado en Luis Infanti

En 2008 escribí la Carta Pastoral “Danos hoy el agua de cada día” en que, desde Aysén y desde el problema del agua se abre un profundo discernimiento sobre una estructura de poder y una cultura que va creando una creciente inequidad entre pequeños grupos cada vez más poderosos y sectores sociales cada vez más excluídos (no pobres, sino EXCLUÍDOS), en Aysén y en todo Chile.

>> Sigue...


Francisco: un pontífice para una Iglesia con fuerza Laical

29.04.13 | 09:50. Archivado en Luis Infanti

Iglesia, ¿qué dices de ti misma? Nos pregunta la gente hoy, frente a tantos hechos ingratos y cuestionadores, pecados (y hasta delitos). ¿Qué credibilidad y validez tienes, iglesia, en nuestra cultura y sociedad? La misma pregunta nos la hace Jesús. Desde cada iglesia local, pasando por cada país y continente, y hasta el Vaticano, deberíamos dar una respuesta. No será una respuesta única. Lo importante es que sea sincera, real, desde la fe y la humildad, desde la mirada de Jesús y su proyecto del Reino de Dios.

>> Sigue...

2 comentarios


Carta abierta a los señores ministros

09.01.13 | 09:48. Archivado en Luis Infanti

Muy Estimados Señores Ministros: Me es grato saludarlos y desearles un fecundo año 2013, especialmente para su relevante tarea de orientar e impulsar coordinada y sabiamente, políticas que ayuden a la administración del Estado para crecer en democracia, equidad, justicia y fraternidad. Les escribo desde la Patagonia, haciéndome eco de un pueblo que exige respeto, valoración y participación en las decisiones que vayan en beneficio del desarrollo y crecimiento del país.

>> Sigue...

1 comentario


¡Escucha...Iglesia!

04.12.12 | 11:42. Archivado en Luis Infanti

“Escucha, Israel…” es la célebre profesión de fe del Antiguo Testamento, como llamado de Dios a su pueblo. La prosperidad, la paz, la felicidad del pueblo depende de la fiel escuela de la Palabra de Dios. Y Dios mismo es un Dios que escucha. Escucha el clamor de su pueblo oprimido por la esclavitud, escucha el grito de conversión de los profetas sensibles a los pecados del pueblo, escucha las súplicas de los humildes, de los enfermos y de los pobres. Dios escucha y responde liberando y sanando.

>> Sigue...


¿Las personas merecen más protección que los árboles?

12.11.12 | 18:31. Archivado en Luis Infanti

El 1º de septiembre de 2008 publiqué la carta pastoral “Danos hoy el agua de cada día”. Muchos la denominaron “la carta del agua”, y no faltó quien me denominó “el obispo del agua”. La verdad es que el agua fue el tema “detonante” de la carta, que además plantea una visión del mundo actual (inestabilidad, globalización, estructuras de poder, crisis ecológica), el agua y el medio ambiente, las energías (de vida y de muerte), los proyectos hidroeléctricos que se plantean en Aysén (HidroAysén y Xtrata Cooper), los inmundos negocios del agua embotellada.

>> Sigue...


Te Deum

02.11.12 | 13:38. Archivado en Luis Infanti

“¡JOVEN, A TÍ TE DIGO, LEVÁNTATE!” (Evangelio: Lucas 7, 11-17). Muy distinguidas autoridades y fieles todos aquí presentes y los que nos acompañan a través de Radio Santa María: Nuestra Patria se viste de fiesta en estos días por su 202 aniversario. Como en toda fiesta, desborda en nosotros la alegría de un año más de vida como nación, por sus logros y éxitos. Se fortalece la fraternidad y el compromiso, la responsabilidad y la fe en que el nuevo año será bendecido por Dios con la paz, fruto de la justicia.

>> Sigue...


Domingo, 17 de febrero

BUSCAR

Sindicación