Religión Digital

¡Queremos ver a Jesús!

15.03.18 | 16:39. Archivado en Mario Moronta

Narra Juan en su evangelio, que un grupo de griegos peregrinos en Jerusalén para la fiesta de la Pascua se encontraron con Felipe. A este discípulo de Jesús le hicieron una petición: “Señor, quisiéramos ver a Jesús”. Felipe, en compañía de Andrés, fue a decírselo a Jesús. Este respondió diciendo que había llegado su hora. Y, añadió: “El que quiera servirme, que me siga, para que donde yo esté, esté también mi servidor”. Surgió, además, una voz proveniente del cielo para referirse a Jesús: “Lo he glorificado y volveré a glorificarlo”.

Parece extraño que en vez de decirles a Felipe y Andrés que invitara a los griegos del relato a venir a su encuentro, Jesús hizo una presentación de su Persona y de su pasión, pronta a realizarse. Si leemos con atención la intencionalidad del autor sagrado, sin duda podemos intuir que los griegos sí llegaron donde Jesús. Pero éste aprovechó la ocasión para auto-presentarse. Lo hizo indicando que ya había llegado su hora. Estos griegos llegaron en el momento preciso, cuando Jesús iba a ser glorificado, como lo expresó la voz venida de lo alto. Y les indicó cuál era la condición para estar con Él: servirle y seguirlo.

Hoy, en el mundo, hay mucha gente que quiere “ver a Jesús”: esto implica conocerle y dar el paso para creer en Él. En estos días de cuaresma se producen muchos programas de radio y televisión, películas, comentarios, análisis que se refieren a Jesús. En las redes sociales y en los medios de comunicación se habla de Jesús. A veces de una manera contraria a lo que nos presentan los evangelios y la Palabra de Dios. Hay quienes osan dar una especie de explicación científica de su Persona y doctrina, pero acaban por desvirtuar su verdadera figura. De todos modos, sea por esos medios o por las enseñanzas de la Iglesia, o por algún otro motivo, no deja de haber personas que “quieren ver a Jesús”.

Los cristianos, hoy, tenemos el deber de llevarlas donde Jesús. Para ello, con nuestro testimonio de vida y con la enseñanza que podamos ofrecerles podrán ir conociendo al Señor y, a la vez, hasta decidirse a seguirlo. Es uno de los objetivos del testimonio de vida. Gracias a la acción decidida de tantos discípulos misioneros, seguidores de Jesús, son muchos los que se van acercando a conocer y a optar por Jesucristo. Se animan a profundizar en su Palabra y a identificarse con Él por el bautismo. Incluso muchos que estaban alejados, retoman el camino de la novedad de vida, gracias a la acción de tantos cristianos.

Pero también se corre el riesgo de alejar a muchos que querían “ver” a Jesús, o que ya lo estaban viendo y conociendo, debido al mal testimonio y a los escándalos existentes entre los creyentes. ¡Cuánto mal ha hecho la serie de escándalos dentro de la Iglesia! Muchos han preferido o irse a otros pastos, o a encerrarse en sí mismos o dejar a un lado a la Iglesia y al mismo Dios. ¡Cuánto mal ha hecho el mal trato, la regañadera, las falsas exigencias de sacerdotes y agentes de pastoral! Predican el amor que no viven y así impiden la llegada a Jesús o propician el alejamiento de tantos que tenían una fe débil. ¡Cuánto mal ha hecho el no predicar del evangelio sino dedicarse a cosas profanas por parte de algunos en la Iglesia! Así no acogen a quienes buscan un rayo de luz y de misericordia, pues muestran a la Iglesia y el seguimiento de Jesús como si se tratara de una asociación profana o de un dirigente con el cual se simpatiza.

Nos corresponde la tarea de mostrar a Jesús a quienes lo andan buscando o desean conocerlo. Lo primero que hay que hacer es haber optado por el Señor: haberlo visto y creído en Él, para así tomar la decisión de seguirlo en el servicio de la caridad a los hermanos. Con ello, además de cumplir con una tarea propuesta por el mismo Jesús a sus discípulos podemos decir que somos testigos convincentes del Señor y de su Palabra.

+Mario Moronta R., Obispo de San Cristóbal.

Hacer comentario


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha determinado que los medios digitales se tienen que responsabilizar de los comentarios publicados por sus lectores, restricción a la libertad de expresión que justifica en base al objetivo legítimo de protección del derecho al honor de otra persona. Por ello Periodista Digital ha decidido desarrollar una herramienta que permita monitorizar los comentarios de los lectores y hasta que esté implementada deshabilitará la opción de comentar anónimamente las noticias.

Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Sindicación