Religión Digital

Los ateos hoy

23.10.17 | 10:23. Archivado en Nicolas Castellanos

Lo expresa gráfica y terriblemente Atahualpa  Yupanqui en estos veros:

Un día pregunté  yo: Abuelo, ¿dónde está  Dios?
Mi abuelo  se puso triste y nada me respondió.
Mi abuelo murió en los campos, sin rezo ni confesión
y lo enterraron los indios, flauta de caña y tambor.
Al tiempo pregunte yo padre, ¿qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio y nada me respondió.
Mi padre murió en la mina sin doctor ni protección.
Mi hermano vive en los montes y no conoce una flor:
Sudor malaria, serpientes, la vida del leñador.
Y que nadie le pregunte si sabe dónde está Dios.
Por su casa no ha pasado tan importante  señor.
Yo canto por los caminos y cuando estoy en prisión
oigo las voces del pueblo que canta mejor que yo.
Hay un asunto en la tierra más importante que Dios
Y es que nadie escupa sangre para que otro viva mejor.
¿Qué Dios vela por los pobres? Tal vez si y tal vez no.
Pero seguro que almuerza en la mesa del patrón.

Las preguntas desgarradoras, los gritos desesperados de Atahualpa Yupanqui es la aplicación clara y sin rodeos del dicho del Evangelio: “No podéis servir a Dios y al dinero" (Mt.6, 24).

Por lo tanto, enriquecerse algunos a costa del sufrimiento de otros, como dice  Yupanqui, quiere decir dos cosas para ellos su fe, su "dios" es el dinero. Y por otra parte, es la declaración más descarnada y cruel del ateísmo más evidente. Mientras unos pocos se enriquecen escandalosamente, la mayoría  sufren la máxima pobreza y exclusión. Es ese ateísmo voraz que le hace gritar: “que nadie escupa sangre para que otro viva mejor". Eso es lo que producen tantas estructuras injustas de pecado en la sociedad. El mayor escándalo es que los ricos insolidarios no realicen la conversión a la justicia social para que todo pobre tenga lo suficiente para vivir con dignidad.

Tanto  sufrimiento  se podía evitar si nuestro si nuestro "dios" no fuese el dinero. Con todo, el dolor, el sufrimiento, existe y acompaña la condición humana. Jesús desde la cruz, sin duda, gritaba sumido en el desamparo, en la oscuridad, en la soledad, al despedirse de este mundo. Jesús seguía buscando a Dios cuando estaba al límite de sus fuerzas, al final de su vida. Ahí podemos encontrar sentido a la vida cuando hemos practicado la justicia, como Jesús.

Y concluyó con José Maria Castillo, “No hay derecho. ¡Basta ya! ¿Hasta cuándo  tendremos que estar danzando en esta macabra danza de los ateos, cuyo ateísmo no es una cuestión de ideas o argumentos, sino el festín de la codicia que se alimenta  y se mantiene  con el dolor, la vergüenza y la muerte de los más desgraciados? 

 
Nicolás Castellanos Franco  osa

Hacer comentario


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha determinado que los medios digitales se tienen que responsabilizar de los comentarios publicados por sus lectores, restricción a la libertad de expresión que justifica en base al objetivo legítimo de protección del derecho al honor de otra persona. Por ello Periodista Digital ha decidido desarrollar una herramienta que permita monitorizar los comentarios de los lectores y hasta que esté implementada deshabilitará la opción de comentar anónimamente las noticias.

Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Sindicación